lunes, 8 de abril de 2013

Moyes y las dos caras de Lloris

No le pidas al Everton que se entretenga en la elaboración del juego. No esperes que David Moyes renuncie a sus habituales dos líneas de cuatro. No pienses que a estas alturas de la película los ataques directos dejarán de caracterizar al Everton. Porque ninguna de estas cosas tienen visos de ocurrir. 

Los toffees se jugaban en Londres mantener vivas sus opciones de pelear por los puestos de liga de campeones. Dentro de ocho días, en el Emirates frente al Arsenal. Y primero, en White Hart Lane ante el Tottenham, sin Gareth Bale y sin Marouane Fellaini. No se puede calificar de sorpresa que los spurs acusasen más que el Everton la ausencia de su mejor futbolista. Logró, no obstante, André Villas-Boas que su equipo no se empeñase en entrar por el carril central como en algún compromiso reciente le ha sucedido, sino que hubo amplitud, con la inestimable colaboración de los laterales Walker y Vertonghen. El rol de líder, en ausencia del galés, lo asumió Mousa Dembélé, apoyando a Scott Parker, dando salida al juego del Tottenham y haciendo daño en campo contrario. Aunque aquello duró 45 minutos y el belga fue una sombra de sí mismo tras el descanso.
En el Everton la baja de Fellaini reduce considerablemente el número de envíos por alto, pero no implica que los ataques dejen de ser rápidos, directos y verticales. Son algunas de las señas de identidad de la escuadra de Moyes, cuyo rígido esquema tuvo para el joven Ross Barkley similares consecuencias que para Mikel Arteta temporadas atrás. En sus últimos tiempos en Liverpool, Moyes tomó a menudo la decisión de situarle pegado a la banda, nada que ver con la posición de mediocentro que ocupa en el Arsenal o la de mediapunta que con tanto éxito desempeñó a orillas del Mersey. Idéntico rol se le encargó a Barkley, obligado a actuar en un costado, en el estadio de los spurs, donde el Everton demostró una semana más que para ejecutar su plan no necesita disponer de centrales que saquen el balón con brillo ni tampoco contar con una figura clara de organizador en la medular.

La doble cara de Hugo Lloris 
No es una labor demasiado complicada trazar ciertos paralelismos entre David de Gea y Hugo Lloris, dos de los mejores guardametas de la Premier League y que, a su vez, comparten virtudes y defectos. De reflejos van ambos sobrados, de inspiración en los momentos decisivos también. De la misma forma que sus dificultades para solventar las acciones por alto o a balón parado en la liga inglesa se intuían cuando se vincularon con el Manchester United y el Tottenham respectivamente. El Everton empató ayer en White Hart Lane aprovechando una jugada en la que la tarea asignada a Victor Anichebe era realizar una especie de 'pantalla' al portero galo en un corner. Otro equipo de Liverpool lo había hecho la temporada pasada en Anfield, sin ningún disimulo y con reiteración en el área pequeña de De Gea. Lloris pagó su indecisión y ese error a balón parado le costó un gol a su equipo. Y un gol fue lo que salvó en los minutos finales, en un mano a mano ante Anichebe, en el que lejos de existir demérito del nigeriano lo que se produce es una reacción rapidísima del francés. Una de cal y una de arena. Las dos caras de Hugo Lloris.

2 comentarios:

conequisdezonamixta dijo...

Creo que lloris es un porterazo, es verdad que el gol del córner del evertón es una cantada monumental y que un portero de su nivel no puede tener ese error, porque la indecision de salir o no fue la causa del gol, aún así este portero le ha dado muchos puntos a este equipo en la presente campaña. Ojalá se clasifiquen para la Champions pero si no se recupera Bale lo tendrán muy difícil. Además quiero añadir que otra de las causas de la gran temporada de los Spurs es su entrenador, Villas-Boas, que después de irse del Chelsea parecia que no iba a hacer nada más en su vida, pero ha demostrado que es un grandísimo entrenador, sobre este entrenador escribí el otro día en blog, os paso el enlace para que le hecheis un ojo: http://minutosdetanteo.wordpress.com/2013/03/20/villas-boas-la-estrella-emergente-desde-los-banquillos/

Sergio Santomé dijo...

Ha tenido algunos errores graves últimamente (el de Anfield fue clamoroso), pero coincido en que la temporada de Lloris es notable, está dando bastantes puntos al Tottenham y justificando sobradamente lo que pagaron los spurs por él.