viernes, 22 de marzo de 2013

Una final en el Maksimir

El grupo A de la fase de clasificación europea para el Mundial de 2014 es sin duda alguna uno de los más atractivos. La ausencia de una gran potencia continental deja totalmente abiertas las respectivas luchas por la primera y la segunda plaza. No hay un favorito preestablecido y varias selecciones iniciaron la fase de grupos con el propósito de estar en ese Top 2. A punto de alcanzar el ecuador, Bélgica y Croacia dominan y pueden dejar prácticamente fuera de la pelea este viernes a sus dos inmediatos perseguidores (Serbia y Macedonia). 

El del Maksimir será el primer Croacia-Serbia de la historia, el primer partido de fútbol en categoría absoluta desde que ambas son naciones independientes. En 1999, rumbo a la Eurocopa de Bélgica y Holanda, la selección croata se enfrentó en dos ocasiones a Yugoslavia, entonces integrada aún por Serbia y Montenegro. Igor Stimac, seleccionador croata, aseguraba esta semana que “cada partido vale los mismos puntos y todos los rivales son complicados”. Sabe, no obstante, que el de hoy es un six-pointer, una oportunidad para lograr que Serbia casi se despida de sus opciones de estar en Brasil. Las cuentas son sencillas: un triunfo de Croacia esta tarde alejaría a Serbia a 9 puntos faltando 5 jornadas para el final. 

Cumplirá próximamente un año en el cargo Sinisa Mihajlovic y, por el momento, los resultados y el juego no acompañan. En su equipo apreciamos dos estructuras muy diferenciadas. Una defensa de garantías formada por zagueros contrastados y que compiten cada semana en los mejores clubes del continente: Branislav Ivanovic, Neven Subotic, Matija Nastasic y Aleksandar Kolarov. Y juventud de mediocampo hacia delante. Ahí surgen las dificultades de Mihajlovic, consciente de que su país no cuenta actualmente con nada parecido a un '9' de primer nivel, de ahí que Filip Djuricic haya sido utilizado en varias ocasiones como falso '9', algo que no favorece al talentoso mediapunta del Heerenveen, uno de los mejores futbolistas de la Eredivisie. El buen momento de Nenad Krsticic en la Sampdoria de Delio Rossi podría abrirle las puertas del once inicial, mientras que una lesión nos priva de ver a Lazar Markovic, la gran sensación joven del fútbol serbio.


La enésima reválida belga
Skopje es protagonista también de un compromiso decisivo en el grupo A. Bélgica puede encarrilar o complicarse en Macedonia su acceso al Mundial. Puede irse de Skojpe con una ventaja de tres, seis o nueve puntos sobre los balcánicos. Durante el último lustro se ha esperado con ansia la explosión de 'Les diables rouges', una explosión aún por producirse, ya que decepcionantes han sido la gran mayoría de las actuaciones belgas durante este tiempo. Posible alineación esta noche de Marc Wilmots, con Kevin de Bruyne siendo ahora mismo el 'tapado' del equipo y con Vincent Kompany aún no recuperado al 100% de su lesión: Courtois; Alderweireld, Van Buyten, Vertonghen, Vermaelen; Witsel, Dembélé; De Bruyne, Fellaini, Hazard; Benteke (Lukaku).

Esta selección belga ha sido, es y será una gran nómina de excelsos futbolistas, pero todavía le falta por demostrar que también es un buen equipo. Cada partido es una oportunidad para confirmar que lo expuesto en Belgrado en el mes de octubre no fue un espejismo. Brasil 2014 está a la vuelta de la esquina.