jueves, 10 de enero de 2013

La zurda de Quintero y el fútbol ausente de Argentina

Era el más destacado y conocido de cuantos actores participaron en el partido inaugural del Sudamericano sub'20. Juan Fernando Quintero no decepcionó ni un ápice en el Colombia v Paraguay con el que arrancó el torneo. No es que Quintero cumpliese con lo esperado, sino que además se sobrepuso a las adversidades: jugó a pesar de la gripe que sufría. Las comparaciones con James Rodríguez están, por múltiples motivos, a la orden del día. Ambos lucen el dorsal número 10 -de hecho, James lo portó en el anterior Sudamericano sub'20 y ahora lo ha heredado Quintero-. Los dos son zurdos. Se aprecian ciertas similitudes en su físico -si bien Juan Fernando es bastante más liviano-. Y, siendo dos futbolistas polivalentes, anoche Quintero partió por momentos desde la banda derecha, a pierna cambiada y con libertad para irse hacia el medio, como tantas veces ha hecho James en Do Dragao. "Estamos para ganar, para ser campeones", advertía Juan Fernando Quintero hace una semana.

Precisamente proclamarse campeona debe ser el objetivo inequívoco de la anfitriona, de Argentina. Mientras que varias selecciones tienen como reto conseguir un billete -se reparten cuatro- para el próximo Mundial de la categoría, a Argentina y a Brasil, por historia, por nombre y por jugadores, sólo les vale ganar. Y es por ello que la decepción suscitada en el estreno de la albiceleste en el torneo ha sido mayúscula. Marcelo Trobbiani, su seleccionador, no dudó a la hora de alinear a todo el arsenal ofensivo del que dispone: Iturbe, Centurión, Lanzini, Vietto y Alan Ruiz. El equipo, sin embargo, fue víctima del propio individualismo de estos jugadores, siendo especialmente desesperante en el caso de Juan Manuel Iturbe y Ricardo Centurión. La sensación imperante era la de que el futbolista argentino de tres cuartos de campo, a excepción de Alan Ruiz, al recibir el esférico ya estaba pensando en la forma de finalizar él mismo la jugada, ya estuviese a 35 metros de la portería o rodeado de cuatro rivales. "En Argentina siguen surgiendo futbolistas con grandes habilidades pero con poco conocimiento del juego", reflexionaba Diego Latorre tras el partido.
La imagen superior ilustra el caos que fue por momentos el conjunto anfitrión, donde apenas Alan Ruiz, que ni siquiera tuvo una gran noche, fue capaz de organizar y dar sentido al equipo. En este combinado argentino sub'20 surgen ya dos problemas. Primero, la necesidad de solucionar el mal juego exhibido ante Chile. Segundo, buscar la fórmula para compensar los problemas goleadores que se le pueden presentar a Argentina. Ni Vietto es un gran goleador, ni los futbolistas de tres cuartos de campo destacan por sus cifras goleadoras. Talento hay. Dudas también.

En la debacle argentina también jugó un papel decisivo el planteamiento chileno. No deja de ser curioso que sea tan organizado un equipo cuyo seleccionador, Mario Salas, lleva únicamente un mes y medio en el cargo. Sólo desde una organización casi perfecta se entiende que un equipo -con menos talento que Argentina- pueda ganar un encuentro en el que jugó con diez futbolistas desde el minuto 43 y con nueve desde el 72'. Con dos nombres propios, eso sí. Nicolás Castillo, delantero centro, enseñó un amplio abanico de recursos técnicos. Darío Melo, inspirado bajo palos, recordó a los buenos años que ofreció hace un lustro Cristopher Toselli en la portería chilena. La presencia de Diego Rubio en la banda derecha, la calidad de Bryan Rabello, el propio orden chileno y la presencia en las áreas de Castillo y Melo parecen elementos suficientes como para ser un buen aspirante a estar en el próximo Mundial sub'20 de Turquía.

Top 3 del primer día de competición -sin un orden determinado-: Darío Melo (Chile), Nicolás Castillo (Chile) y Juan Fernando Quintero (Colombia).

3 comentarios:

Joan Gene dijo...

Gran artículo, por supuesto, Sergio, como siempre, pero sólo un apunte: deberíamos decir (me incluyo, porque a veces también lo digo mal) en el Dragâo o en O Dragâo, pues en Do Dragâo es como si dijéramos en Del Dragón.
Te lo comento porque el otro día vi que un usuario anónimo portugués se quejaba en Marca que los castellanoparlantes muchas veces cometemos este error. Nada, te lo digo porque creo que estaría bien que nos lo intentáramos corregir.
Y nada, sólo éso y decirte otra vez que buen trabajo.

Crios dijo...

Sergio,
Gran nota. Aunque sería bueno que la actualices, ddo que Brasil y Argentina han sido eliminados y sin duda eso es un notición.

Paraguay es un equipo muy interesante, con buenos valores. Uruguay no gusta, jugó pésimo contra Perú y ganó por dos errores garrafales de un peruano. Otro jugador que me gustó mucho es Reyna, el peruano. Mira sus goles en la competición y verás definiciones de killer.

Creo que entre Paraguay, Colombia y Uruguay sale el campeón.

emilio lorenzo gonzalez dijo...

Sergio, genial post como todos, creo que Quintero va para futbolista de los gordos para tener en cuenta pronto, y pensar que en el pescara lo llegaron a poner de regista....
PD: Espero que le puedas echar un ojo al blog que he empezado.

http://futbol5continentes.blogspot.com.es/2013/01/el-descubrimiento-futbolistico-de.html