martes, 31 de julio de 2012

Segunda oportunidad para Zeman

Verano de 1998. Zdenek Zeman, entrenador de la Roma, cansado de lo que estaba ocurriendo, decidió denunciar el dopaje existente en el fútbol italiano. Aseguró que "algunos jugadores del fútbol italiano no saben renunciar a ciertas sustancias". "Los futbolistas están tan condicionados por los intereses de los clubes que no se preocupan por su salud y son incapaces de resistirse a la píldora mágica", añadió el técnico checo. Declaró que el fútbol debía salir de las farmacias, culpó a Marcello Lippi del dopaje de los jugadores de la Juventus y señaló que no solo la Juve se dopaba, sino que había más equipos que recurrían a sustancias dopantes. También reconoció, no obstante, que algunos futbolistas suyos tomaron sustancias prohibidas. "Los jugadores que iban a la selección me dijeron que allí les daban creatina. Yo le pregunté al médico qué era aquello y dije que lo podíamos dar en dosis de dos gramos. Luego leí que en la Juventus tomaban 40 gramos al día, me parecía exagerado". Años más tarde un juez sentenció que la Juve había cometido un "fraude deportivo continuado" entre 1994 y 1998.

Aquellas acusaciones de dopaje le costaron muy caras a Zeman, quizás más de lo que él había supuesto, ya que al finalizar la temporada 1998/99 los dirigentes de la Roma pusieron punto y final a su etapa como entrenador giallorosso. Zeman manifestó recientemente su visión de los hechos en el programa 'Fiebre Maldini': "Creo que el sistema se lo tomó muy mal. Según mis modestos cálculos, nos quitaron 20 puntos esa temporada [98/99]. El presidente de la Roma vio que conmigo no podían competir, ya que sería penalizado por mi presencia".

Llegó entonces una época en la que Zeman, triunfador en el Calcio de los 90s (con el Foggia, la Lazio y la Roma), se alejó del primer plano mediático durante bastante tiempo. Más del que él hubiese deseado. Durante la última década dirigió a Fenerbahçe, Nápoles, Salernitana, Avellino, Lecce, Brescia, Estrella Roja, Foggia y, por último, Pescara, el club al que ascendió la pasada temporada a la Serie A. Después de ese éxito -por resultados y por juego-, la Roma volvió a confiar en él. Volvió a apostar en Zdenek Zeman, esta vez como sustituto de Luis Enrique.

Muchas cosas han cambiado en el fútbol italiano a lo largo de los trece años que han transcurrido desde la última vez que Zeman se sentó en el banquillo giallorosso, pero su estilo, su hoja de ruta y sus características permanecen intactas. El esquema 4-3-3 será el pilar sobre el que se construya la Roma 2012/13. Aleandro Rosi, Nicolás Burdisso (si no llega otro central), Leandro Castan y Federico Balzaretti (ya hay acuerdo con él y solo falta cerrar la negociación con el Palermo) deben formar la línea defensiva que proteja al guardameta Stekelenburg, mientras que Daniele De Rossi y Michael Bradley se perfilan como titulares en la medular. Luego nos encontramos con muchos candidatos para ocupar el puesto de tercer centrocampista: desde Miralem Pjanic hasta Francesco Totti, pasando por Marquinho, Perrotta, Pizarro o el sub'21 griego Panagiotis Tachtsidis, al que algunos ya se apresuran a catalogar como posible revelación y sorpresa del equipo capitalino.
En ataque, las condiciones del fichaje veraniego más caro de la Roma (Mattia Destro) son propicias para que sea el delantero de banda derecha, con el fenomenal Erik Lamela como inquilino de la banda opuesta. Dos cosas parecen claras: Borriello y Bojan lo tendrán muy difícil para ser titulares este año, mientras que Osvaldo sigue siendo el mejor '9' del equipo. Más difícil de descifrar es el enigma Totti. Ahora que el 'Il Capitano' está a punto de cumplir 36 años, no creo que esté capacitado para ser extremo en el esquema de Zeman. Sus minutos la próxima campaña deben llegar como '9' -posición que no le resulta en absoluto desconocida- o más retrasado, en una posición cercana a la de su amigo Daniele De Rossi.

Obtener una plaza entre los tres primeros de la Serie A ha de ser el objetivo. La Juventus será prácticamente inalcanzable para la Roma y quizás el Nápoles también esté medio escalón por delante. Pero Zeman no debe temer a un Milan sin Ibrahimovic y sin Thiago Silva, como tampoco a un Inter de Milan que, de momento, ofrece más dudas que certezas. Después de dos temporadas sin clasificarse para la Champions, la afición de la Roma sueña con regresar a la máxima competición continental. Es una posibilidad. Lo que es una realidad es que con Zeman en el banquillo los encuentros de su equipo serán entretenidos.

miércoles, 25 de julio de 2012

La realidad económica del Milan

'The Swiss Rambler' se encargó de analizar recientemente en su magnífico blog la situación económica del Milan. Un par de meses más tarde, las finanzas de la entidad lombarda se convirtieron en el principal motivo por el que Zlatan Ibrahimovic y Thiago Silva viajaron con destino a Paris. La economía rossonera ayuda a entender todos y cada uno de los pasos que ha dado y dará Adriano Galliani en la planificación deportiva del club.
La imagen superior ilustra el rumbo que han tomado las arcas del Milan en el último lustro. 2011 supuso el quinto año consecutivo en el que registró pérdidas. Y es que ni siquiera la millonaria venta de Kaká impidió que el Milan perdiese dinero en 2009. En total, una suma de casi 250 millones de euros en el último lustro. ¿Consecuencias? En lo económico, la deuda prácticamente se ha duplicado durante este corto periodo de tiempo. En 2006, la deuda era de 151 millones de euros y ascendió progresivamente hasta alcanzar los 301 M € en 2009.

En lo deportivo, la necesidad y casi la obligación de prescindir de los mejores jugadores de la plantilla. Los titulares de la prensa deportiva europea los han acaparado Zlatan Ibrahimovic y Thiago Silva, pero también han sido "víctimas" de la crisis Alessandro Nesta, Clarence Seedorf, Gennaro Gattuso, Mark van Bommel, Gianluca Zambrotta o Filippo Inzaghi. Todos ellos tenían un denominador común: su elevado salario. Incluso la dirección deportiva consiguió reducir un tercio el salario de Mathieu Flamini, que percibía 4.5 millones de euros y que ahora únicamente ganará 1.5 M €. Como consecuencia, Alex Pato, Robinho y Philippe Mexès poseen ahora las fichas más altas (4 M €). De manera incomprensible, un equipo que en 2006 destinaba 137.8 M € a las fichas de sus empleados, en 2011 gastó 206.5 M € en esta misma partida de salarios. Un aumento solo asumible si los ingresos crecen de manera proporcional, cosa que no ha ocurrido. De hecho, el Milan genera menos dinero que en 2006. El volumen de negocio (turnover, en verde) no ha seguido la misma trayectoria que los sueldos (wages, en rojo).
El cálculo a vuelapluma de lo que se ahorrará en salarios el Milan gracias a las operaciones realizadas este verano ronda los 40-45 millones de euros anuales. Los rossoneri se deshacen de las elevadas fichas de jugadores veteranos, a los que ya le quedaban pocos años de fútbol, mientras que también ahorran vendiendo a Thiago Silva e Ibrahimovic, por quienes además ha recibido 65 M € por parte del PSG. En términos económicos, el verano milanista roza el éxito -cabe recordar que por necesidad y no por voluntad propia-. En materia deportiva, el éxito no es tal. Adriano Galliani ha fichado a coste cero a Riccardo Montolivo, Bakaye Traoré y Sulley Muntari, mientras que ha logrado la cesión de Kévin Constant y ha pagado cuatro millones por el central Francesco Acerbi y menos de uno por el guardameta brasileño Gabriel. Balance: 65 M € recibidos y 4.5 M € gastados. También muchos millones ahorrados al reducir la partida de salarios.

De los catorce futbolistas del Milan que más cobraban la pasada temporada, la mitad se han ido este verano. ¡La mitad! A uno le han reducido 3 M € la ficha y otros como Robinho, Massimo Ambrosini o Alex Pato tienen algunas papeletas para dejar la Lombardía en un futuro cercano. "Fininvest y yo estamos intentando reducir la cantidad de dinero que destinamos a salarios. El Milan está obligado a ello. Es difícil aumentar los ingresos, así que tenemos que rebajar los sueldos y espero que los futbolistas lo entiendan", aseguraba Galliani el pasado mes de abril, fecha en la que se hicieron públicas las cuentas del Milan en el ejercicio económico 2011. No se dio demasiada relevancia a aquellas declaraciones, que semanas más tarde tendrían su efecto. Uno detrás de otro, los Nesta, Seedorf, Gattuso, Van Bommel, Inzaghi, Zambrotta y cía, confirmaban su adiós. Posteriormente llegó el turno de los mencionados Ibrahimovic y Thiago Silva. El brasileño se apresuró a declarar que "no es un mercenario" y que "no quería dejar el Milan". Ya lo decía Kaká cuando se fue de Milán en el verano de 2009: "El club está sumido en una gran crisis financiera".
"Tengo malas noticias que darte"
"Tuvimos 33 jugadores en la plantilla esta temporada, pero eso fue porque debimos realizar ajustes en enero debido a las lesiones", afirmaba el entrenador, Massimiliano Allegri, al término del curso. "Tendremos una plantilla de 25 jugadores la próxima temporada", concluyó. Nada ha sido casual este verano en las oficinas del Giuseppe Meazza. Nada ha sido improvisado.

¿Pero qué ha llevado al Milan a la actual situación? El propio Galliani se encarga de contestar a esta pregunta: "Hace veinte años el Milan facturaba más que el Real Madrid. Hoy solo la mitad. Ese es el verdadero problema". El gráfico inferior refleja la evolución que ha experimentado el volumen de negocio milanista, en contraste con el del Barcelona. Con respecto a 2005, el Barça ha multiplicado un 117% su volumen de negocio, el Real Madrid un 74%, el Bayern Munich un 69%, el Manchester United un 49% y el Arsenal un 47%. Durante este tiempo, por el contrario, el crecimiento económico en el Giuseppe Meazza ha sido minúsculo. Un 9% que provoca que el Milan no pueda competir deportiva ni económicamente con sus rivales europeos, ni por asomo. El volumen de negocio del Milan (235 M € en la 2010/11) no puede competir con el del Bayern Munich (321 M €), Manchester United (367 M €), Barcelona (451 M €) o Real Madrid (479 M €).
Buscar la fórmula adecuada para incrementar los ingresos ha de ser el propósito de la entidad a lo largo de los próximos años. No hay otra. "Si quieres ganar algo, no puedes hacerlo sin ellos. Si el propósito es ajustar las cuentas y tener resultados aceptables, entonces puedes deshacerte de uno de los dos". Esa fue la opinión que manifestó la leyenda Paolo Maldini en relación a los traspasos de Ibrahimovic y Thiago Silva. Y esa premisa es extensible al futuro milanista. Una vez que el club ajuste sus cuentas, debe decidir cuál será el trayecto que seguirá para que este coloso mundial -campeón de Europa en siete ocasiones- vuelva a reinar en el fútbol europeo. No será sencillo.

A menudo los mandamases rossoneri, ya sea en palabras de Galliani, de Silvio Berlusconi o de su hija Barbara, hacen referencia al actual modelo inglés y alemán. Ese que ha permitido que el volumen de negocio del Bayern Munich haya crecido desde los 190 M € de 2005 (año de inauguración del Allianz Arena) hasta los 323 M € en tan solo cinco años. Ese que permitió al Arsenal aumentar su volumen de negocio desde 192 M € (2006, año de inauguración del Emirates Stadium) hasta los 264 M € en tan solo doce meses. Estrenar un estadio moderno significa que a corto, medio y largo plazo las posibilidades económicas de un club mejoran.
El grueso del volumen de negocio de los grandes clubes continentales se divide en tres elementos: ingresos comerciales, contratos televisivos y "match day revenue" (los conocidos como ingresos del día de partido: entradas, palcos privados, restaurantes dentro del estadio, eventos no deportivos, etc). Como se aprecia en la imagen superior, en la temporada 2010/11 (la última de la que hay datos), el Manchester United obtuvo unos beneficios de 130.3 M € en relación a este denominado match day revenue y no estuvieron lejos los 111.7 M € obtenidos por el Arsenal. Sin embargo, el Milan obtuvo (35.5 M €) pingües beneficios -casi la cuarta parte que el Man Utd- de match day revenue en comparación con otras entidades europeas. En lo que respecta a los ingresos comerciales, también hay decenas de millones de euros de diferencia entre los actuales ingresos comerciales del Milan y los del Bayern Munich -posee la supremacía mundial en ese sector-, Real Madrid o Barcelona.
Las declaraciones de Adriano Galliani parecen una declaración de intenciones: "Un nuevo estadio es esencial para un club que quiere competir en un futuro". En el caso del Bayern Munich, que inauguró el Allianz Arena en 2005, las cifras hablan por sí solas: el volumen de negocio de los bávaros ha crecido un 69% durante este tiempo.

Barbara Berlusconi, que desde hace casi un año y medio pertenece a la directiva, ha reconocido la necesidad de un nuevo estadio. Fue tras su viaje al encuentro que su equipo disputó ante el Arsenal en la Champions League: "Los estadios en Italia no están hechos para las familias. Un estadio como el del Arsenal, con restaurantes, bares o tiendas genera dinero cada día de la semana. Destruir algo histórico como Highbury sería una herejía para nosotros, los italianos, pero no debemos descartar la idea de cambiar de casa". Maurizio Beretta, presidente de la Serie A, muestra una visión similar de los hechos: "En Italia, los estadios están proporcionando únicamente el 12-15% del volumen de negocio de los clubes porque son viejos, inseguros y, en algunos casos, demasiado grandes para el mercado local. Necesitamos una nueva generación de estadios, más tecnología y una mayor atención a las necesidades de los espectadores y de los clientes del estadio".

Actualmente el Milan no solo comparte el Giuseppe Meazza con el Inter de Milan, sino que el estadio no les pertenece. Es propiedad del ayuntamiento desde que el Milan se lo vendiese allá por el año 1935 y el actual contrato de arrendamiento estipula que el club rossonero ha de pagar algo más de 4 M € anuales hasta 2030. Confiaba la familia Berlusconi en que si Italia conseguía albergar la Eurocopa de 2016 San Siro podría verse beneficiado por una remodelación. Dicha Eurocopa se disputará finalmente en Francia, así que esa renovación no llegará. Dos posibles alternativas le quedan a Silvio Berlusconi: comprarle al ayuntamiento el Giuseppe Meazza o buscar la financiación necesaria -vendiendo los derechos del nombre del estadio se obtiene bastante dinero- para construir un nuevo campo.
"Las pérdidas han sido totalmente cubiertas por Fininvest. Se lo agradezco al presidente". Con estas palabras dio a conocer Galliani que el Milan había cerrado 2011 con un deficit de 67.3 M € y que estas habían sido cubiertas por Fininvest, una de las sociedades de Silvio Berlusconi. Pero, como ya explicábamos anteriormente, 2011 era quizás el último año en el que el propietario iba a poner dinero de su bolsillo. No tardará en entrar en juego el famoso 'Financial Fair Play' que la UEFA implantará en la temporada 2013/14. Ya habrá tiempo en próximas fechas de explicar detenidamente en qué consiste el FFP, pero a grandes rasgos significa que los clubes europeos no podrán cubrir sus pérdidas con la ayuda de un adinerado propietario. Y que estas tendrán que ser bastante más reducidas que los 66.8 M €, 69.8 M € o 67.3 M € de deficit que ha registrado recientemente el Milan.
La misma Vecchia Signora que conquistó en mayo el Scudetto se ha reforzado este verano con Isla, Asamoah, Giovinco o Lucio -y quizás fiche a Robin Van Persie-. Es decir, que mejora su plantilla al mismo tiempo que el Milan se debilita como pocas veces en su historia. Si nada cambia, se avecina en Italia una poderosa hegemonía de la Juventus durante los próximos años. ¿Cuánto tardará el Milan en volver a reinar en Italia y en Europa? 

Casi 78.000 aficionados acudían cada semana a ver jugar al 'Milan de los holandeses' hace dos décadas. Sin embargo, la afluencia de público en la temporada 2009/10 a los encuentros del Milan fue de 43.000 espectadores. Y 49.000 la pasada campaña, cifra que parece imposible mejorar ahora que se han ido Ibrahimovic y Thiago Silva. La plantilla de Massimiliano Allegrini es la menos ilusionante que se recuerda en la ciudad.
Fuente principal: 'The Swiss Ramble'

miércoles, 18 de julio de 2012

La italianización del PSG

No solo su entrenador y su guardameta son italianos, sino que además su director deportivo estuvo durante muchos años ligado al Calcio y los mejores y más caros fichajes realizados por el grupo inversor qatarí desde su aterrizaje en Paris han sido futbolistas procedentes de la Serie A: Zlatan Ibrahimovic, Thiago Silva, Ezequiel Lavezzi, Javier Pastore, Jérémy Ménez, Thiago Motta, Momo Sissoko y Marco Verratti. Su italianización convierte al PSG en uno de los ocho máximos favoritos a pelear por la próxima edición de la Champions League, junto a Real Madrid, Barça, Bayern Munich, Juventus, Manchester City, Chelsea y Manchester United.

No supone ninguna sorpresa que tres (Lavezzi, Ibrahimovic y Thiago Silva) de las cuatro operaciones más costosas del verano lleven la firma del club galo. Sí sorprende que un gigante del fútbol mundial, como el AC Milan, traspase a sus dos mejores futbolistas, sobre todo cuando el precio de la venta no parece especialmente elevado -en comparación con, por ejemplo, los 40 millones que el Paris Saint-Germain pagó por Javier Pastore doce meses atrás-. Se deshace el Milan de los elevados emolumentos de las que eran sus estrellas, a pesar de que 23 m de euros no sea el verdadero precio de mercado del delantero sueco.

En el primer año del proyecto, y a pesar de cambiar de entrenador a mitad de temporada (destituido Kombouaré; contratado Ancelotti), el PSG sucumbió ante la regularidad del modesto Montpellier, cuya victoria al comenzar la liga se pagaba a 88 €, consecuencia de los más de 100 millones de euros que separaron la inversión en fichajes de unos y otros. Aun habiendo fracasado en su primer intento de conquistar la Ligue 1, el objetivo primordial para la próxima temporada quizás no sea referente al título liguero sino a la Champions League. Puede y debe vencer en el campeonato doméstico, pero Carlo Ancelotti tendrá que definir cual es la prioridad. En la rueda de prensa en la que Nasser Al-Khelaifi y Leonardo han presentado a Ibrahimovic no se ha hablado de la Ligue 1 y sí de la máxima competición continental.
También ha manifestado el director deportivo del club que con Zlatan se cierra el mercado de fichajes del PSG. El tiempo dirá si efectivamente el brasileño cumple su palabra, pero analizando su actual plantilla uno entiende que pocas posiciones necesita reforzar el Paris Saint-Germain. Parece claro que el lateral derecho, ocupado por Christophe Jallet, y el lateral izquierdo, propiedad de Maxwell, son los puntos débiles, de la misma manera que no son demarcaciones fáciles de apuntalar.

El flamante nuevo fichaje del PSG se situará en el segundo escalafón de futbolistas mejor pagados del mundo. Mientras tanto, Najat Vallaud-Belkacem, portavoz del gobierno francés, ha vuelto a hablar este miércoles sobre el proyecto de aplicar un impuesto del 75% a aquellos que ganen más de un millón de euros. Aprovechando la llegada de Ibrahimovic a Paris, Vallaud-Belkacem ha recordado que "no hay motivo por el que los deportistas deban escapar de este nuevo tramo del impuesto excepcional del 75%". Después del verano, el presidente François Hollande presentará un proyecto según el cual las nóminas superiores al millón de euros deberán pagar el 75% al fisco bajo carácter "excepcional" y por "unos pocos años". La nueva reforma tributaria francesa -siempre y cuando no formulen la versión gala de la 'Ley Beckham'- puede provocar que al PSG le salgan especialmente caros los 13 m € netos de Ibrahimovic.

martes, 3 de julio de 2012

Los deberes de Villas-Boas

El 3 de marzo de 2012 André Villas-Boas dirigió su último partido como entrenador del Chelsea. Cuatro meses más tarde, el 3 de julio, firma su segundo contrato en la Premier League, esta vez para convertirse en técnico del Tottenham Hotspur. A sus 34 años, el curriculum de André ya cuenta con experiencias en clubes como el Oporto, el Chelsea o el Tottenham -y estuvo como asistente en el Inter-. Después de su breve y convulsa etapa como entrenador del Chelsea, el portugués mantuvo su residencia fijada en Londres, donde ha firmado un contrato de tres años.

Harry Redknapp puso el listón alto, ya que en las tres últimas ediciones de la Premier los spurs fueron cuartos, quintos y de nuevo cuartos. Además, la prensa inglesa analizará con lupa el trabajo de Villas-Boas en White Hart Lane, por lo que la presión a la que se someterá y el miedo a una segunda decepción serán elevados. A corto plazo Daniel Levy, dueño del club, no exigirá al luso conquistar la Premier League, sino establecerse como el cuarto mejor equipo de la liga inglesa y asentar un proyecto estable, prolongado y de calidad. Para que eso ocurra André tendrá que hacer los deberes este verano.
1) Luka Modric. El eje del Tottenham sobre el césped y el epicentro de las noticias que está generando ahora mismo el club londinense. Le quiere el Real Madrid, le quiere el Manchester United y le quiere el Chelsea. No obstante, los que conocen a Levy cuentan que el propietario inglés difícilmente venderá a Modric a un rival directo, es decir, a otro club inglés. Lo primero que hará Villas-Boas en White Hart Lane será intentar convencer a Luka Modric -que podría solicitar el transfer request por segundo año consecutivo- de que no abandone el equipo. Menos problemático parece el futuro de Gareth Bale, quien recientemente amplió su contrato hasta 2016.

2) El '9'. En la temporada 2010/11 el máximo goleador del Tottenham no fue otro que Rafael van der Vaart -Bale fue el tercero-, así que quedó demostrado que el club necesitaba un '9' que ofreciese un mejor nivel que Peter Crouch o Roman Pavlyuchenko. El elegido, después de interesarse en varios delanteros del panorama continental, fue Emmanuel Adebayor, cedido por el Manchester City. En su primer y único año con el Tottenham, el togolés no se acercó a la treintena de goles que en su día llegó a anotar con la camiseta gunner, pero alcanzó la notable cifra de 18 dianas. Su rendimiento fue alto y sus virtudes se complementaron muy bien con las características de sus compañeros de equipo. A Adebayor le quedan dos años de contrato en Manchester, donde Mancini no cuenta con él, y será altamente improbable que los spurs encuentren una opción mejor para el puesto de '9' en el mercado, por lo que creo que están condenados a entenderse el Tottenham y Emmanuel Adebayor, siempre y cuando el africano acepte rebajarse el sueldo.

3) Portería y pareja de centrales. Pasan los años y el centro de la zaga sigue siendo el punto débil del equipo del norte de Londres. Resultar imperioso encontrar un acompañante a Younès Kaboul. Quizás sea Jan Vertonghen, con quien el acuerdo está muy cercano, ese central zurdo que busca el Tottenham. También tendrá que tomar una decisión importante Villas-Boas al respecto del guardameta titular. ¿Es Brad Friedel, a sus 41 años y a pesar de su buena temporada, el portero idóneo para un club que aspira a codearse con la clase alta de la Premier League?

4) Estilo y vestuario. “No es solo cuestión de ganar, sino de ganar con un cierto estilo” dijo Villas-Boas en su presentación como técnico del Chelsea hace doce meses. Finalmente ni ganó ni jugó "con un cierto estilo". Sin embargo, la principal causa por la que no triunfó allí tuvo que ver con su incapacidad para manejar uno de los vestuarios más complicados que podían existir. Llega ahora a un equipo en el que el vestuario tiene unas características distintas. Los pesos pesados de White Hart Lane no son veteranos como Terry, Lampard, Cole o Drogba y este vestuario parece más dócil. Sí tendrá que trabajar AVB para que su nuevo equipo tenga un estilo definido, como tenía su Oporto en la temporada 2010/11 y como no tenía su Chelsea.