jueves, 28 de junio de 2012

Revancha de 1970, 1982 y 2006

Siete títulos de campeón del mundo y cuatro de campeón de Europa se dan cita este jueves en Varsovia. Solo Brasil puede presumir de haber conquistado más Mundiales que la selección alemana y la selección italiana. El componente histórico, por lo tanto, ofrece una aureola especial a la semifinal entre Alemania e Italia.

Se han enfrentado en treinta ocasiones y solo siete veces la mannschaft ha salido victoriosa. Ha habido siete duelos entre ellas en fases finales de Eurocopas o Mundiales y los germanos nunca han sumado un triunfo. Pero lo que convierte a Italia en clara dominadora de esta rivalidad futbolística es el resultado de sus dos enfrentamientos (1970 y 2006) en las semifinales de un Mundial y de su duelo en la final de la Copa del Mundo de 1982. Los tres encuentros los venció Italia, dos de ellos en memorables prórrogas, y es por ello que el ánimo de venganza estará presente este jueves. Franz Beckenbauer, que participó en el partido de 1970 y que lo terminó con un hombro dislocado y el brazo en cabestrillo, no olvida la derrota sufrida en México'70. Ni él ni ninguno de sus compatriotas.
El 17 de junio de 1970 Italia y Alemania Federal disputaron en el Estadio Azteca el que algunos califican como "partita del secolo" (el partido del siglo), un encuentro en cuya prórroga -quizás la más mitificada de la historia- hubo cinco goles y un intercambio de golpes sin precedentes. Gianni Rivera, autor del definitivo 4-3, no cree que fuese el partido del siglo, sino "30 minutos muy vividos, los de la prórroga, de máxima tensión". Ocho años más tarde, Alemania Federal e Italia se reencontraron en la segunda fase del Mundial de Argentina, pero no sería hasta 1982 cuando los germanos tendrían su gran oportunidad de tomarse la revancha, nada menos que en la final de un Mundial. Resultado: derrota germana sin paliativos. "A la tercera va la vencida" pensaron cuando el destino los volvió a cruzar en julio de 2006. El escenario de esta nueva cita no tenía nada que ver con los anteriores de México o Madrid. En esta ocasión, Alemania ejercía de anfitriona y en el minuto 119 sucumbió, una vez más, ante su bestia negra. Tres derrotas en las instancias finales de distintos Mundiales y todas ante un mismo rival. Varsovia será este jueves la revancha de 1970, 1982 y 2006, tres generaciones distintas que volvieron a casa derrotadas por la selección transalpina.

Trayectorias opuestas en el último lustro. La mannschaft, finalista en 2008 y semifinalista en 2010, ha recibido un sinfín de elogios durante este tiempo debido a su estructura y a la calidad de su fútbol. Por el contrario, Italia solo ha ganado dos encuentros -en una fase final- desde que se proclamó campeona del mundo por última vez. El elegido -ya había firmado antes del Mundial de Sudáfrica- para capitanear el nuevo proyecto fue Cesare Prandelli, en lo que se trató de una decisión coherente y elogiada desde el primer momento. "¿Qué Italia veremos en la Eurocopa?", le preguntaron. "Un equipo moderno, capaz de poner en práctica un estilo ofensivo. Me inspiro en el "fútbol total" practicado en los 70s por el Ajax, un equipo adelantado a su tiempo", contestó Prandelli, que ya ha manifestado que ante Alemania -un rival, sobre el papel, superior- su selección no modificará su manera de jugar. La época de "primero defiendo y luego ataco" es cosa del pasado.

Alcanzó un 68% de posesión Italia en cuartos de final, causando que Inglaterra tuviese su peor estadística de posesión en una Eurocopa o Mundial desde el año 1980. Se juega al ritmo que manda Andrea Pirlo, de la misma forma que en el vigente campeón de la Serie A todo gira en torno a él. Los doce últimos meses de su trayectoria profesional merecen un capítulo aparte. Se fue del Inter de Milán para labrar su figura de leyenda rossonera, para ser durante años el mejor mediocentro del planeta y para conquistar todo lo habido y por haber, incluyendo dos Champions y un Mundial. Pero en 2011 su contrato finalizó y el Milan y Pirlo no se pusieron de acuerdo para prolongar un matrimonio de una década. Los dirigentes milanistas no satisficieron las demandas, entorno a 5 millones de euros anuales, del jugador -que venía de firmar una temporada discreta, con problemas físicos y en la que, a pesar de ello, su equipo ganó el Scudetto- y este se mudó a Turín, donde la Juventus sí estaba dispuesta a ofrecerle a un salario de 4,5 millones anuales por tres temporadas -una más que las que ofrecían Berlusconi y Galliani-.

Pirlo se mudó a Turín para que la 'Vecchia Signora' cambiase de estilo. Las similitudes entre su equipo y su selección saltan a la vista. Unos alzaron el título de liga en mayo y Andrea pretende que los otros levanten la Eurocopa el 1 de julio. Si eso se produce, su candidatura al Balón de Oro será muy sólida y firme. Se espera que para superar el penúltimo obstáculo Prandelli mantenga la línea de 4 defensas y que, por tanto, Daniele De Rossi actúe en la medular junto a Claudio Marchisio. Una de las dudas es si el cuarto centrocampista, el que ejerza de trequartista, será Thiago Motta -se perdió los cuartos de final debido a molestias físicas- o Riccardo Montolivo. Más problemas tiene en defensa Cesare Prandelli, ya que Giorgio Chiellini, ausente el domingo, se ha recuperado de su lesión pero al seleccionador italiano no parece entusiasmarle la idea de deshacer ahora la pareja de centrales, así que el bianconero Chiellini podría jugar en el lateral izquierdo. La última incógnita es si se verá modificará la habitual delantera formada por Cassano (buen rendimiento en la Euro) y Balotelli (discreta actuación) para dar entrada a un hombre gol, que no es otro que Antonio Di Natale -autor de 88 tantos en las tres últimas campañas-. Y es que si algo preocupa en Italia es que al buen juego del equipo no le acompaña una adecuada capacidad goleadora. Y esa es la principal diferencia entre una selección y otra.

Efectividad de Italia en la Eurocopa: 4.6% - 87 disparos, 50 entre los tres palos, 4 goles

Efectividad de Alemania en la Eurocopa: 15% - 60 disparos, 33 entre los tres palos, 9 goles
Mucho se ha hablado en Alemania del estado físico de Bastian Schweinsteiger. Terminó con problemas su temporada en el Bayern y no solo no llegó en plenitud física a Polonia y Ucrania, sino que en cuartos de final intuimos que su tobillo había empeorado. Se confirmó esa impresión cuando un par de días después supimos que ese maltrecho tobillo le había hecho perderse varios entrenamientos. Era inevitable que a Joachim Löw le preguntasen insistentemente por ese asunto. "Ningún jugador será titular si está al 80, 90 o 95 % de sus capacidades. Bastian tuvo problemas con su tobillo ante Grecia. Cometió varios errores ese día, pero lo positivo es que él es muy autocrítico. Es un líder emocional para nosotros". Esa fue la respuesta de Löw, que, salvo sorpresa de última hora, alineará esta noche al centrocampista del Bayern. Después de que Mario Gomez, Lukas Podolski y Thomas Müller desapareciesen del once titular el pasado viernes, esas tres demarcaciones vuelven a suponer el único misterio que envuelve a la alineación germana. Se espera que Miroslav Klose mantenga su puesto como '9' gracias, entre otras cosas, a su fabuloso entendimiento con Mesut Özil. Más dudas existen en los extremos, donde Podolski, Müller y Marco Reus parecen competir por dos puestos.

martes, 26 de junio de 2012

El mercado, a 26 de junio

A escasos días de que concluya la Eurocopa de Polonia y Ucrania, el mercado de fichajes aumenta su actividad. El último movimiento importante que se ha producido es la marcha de Olivier Giroud al Arsenal por 15 millones de euros. Giroud, máximo goleador de la Ligue 1 2011/12, se convierte de esta manera en el tercer futbolista más caro de este mercado de verano. No es ninguna sorpresa que en dicho top 5 se encuentren 4 futbolistas firmados por clubes ingleses: Eden Hazard (40 m €, Chelsea); Marco Reus (17 m €, Dortmund); Olivier Giroud (15 m €, Arsenal); Shinji Kagawa (15 m €, Man Utd) y Lukas Podolski (13 m €, Arsenal).
No existen apenas dudas sobre la adaptación de Hazard al Chelsea y de Reus al Borussia Dortmund. El belga convivirá en los tres cuartos de campo de Stamford Bridge con Juan Mata, mientras que el segundo jugará por detrás de Robert Lewandowski y ocupará el vacío dejado por el japonés Kagawa. Sin embargo, hay menos certezas acerca de cómo utilizarán Sir Alex Ferguson y Arsène Wenger a sus recientes contrataciones. Se especula en el norte de Londres con la posibilidad de que el Arsenal modifique su dibujo táctico y comience una nueva andadura mediante un 4-4-2 en el que Van Persie y Giroud jueguen juntos, con Podolski y Walcott ocupando las bandas. Segunda opción: que nada cambie, que RVP continúe como único '9' y que el delantero francés sea suplente. Tercera opción: que Van Persie sea traspasado y su lugar como único '9' lo ocupe Giroud. Sin descartar la posibilidad de que los gunners jueguen habitualmente sin extremos, pero con cuatro centrocampistas -Alex Song, Mikel Arteta, Jack Wilshere y Aaron Ramsey, por ejemplo- por detrás de los dos delanteros. En cualquier caso, el abanico de recursos y el fondo de armario serán amplios. Siempre y cuando Robin Van Persie no sea traspasado.
En Old Trafford, Ferguson tendrá que decidir qué zona del terreno de juego otorgará a Shinji Kagawa, que estaba acostumbrado a jugar por detrás del '9' en Alemania, pero que lo tendrá complicado para jugar ahí en Inglaterra, puesto que se trata del hábitat de Wayne Rooney. Habrá partidos en los cuales Rooney sea el '9' y el mediapunta japonés esté por detrás. Pero, por norma general, intuyo que Kagawa tendrá que sacrificarse y disputar muchos minutos y encuentros en una posición, la de extremo, que no le resulta desconocida, ya que en la selección japonesa él suele jugar en la banda izquierda debido a la presencia de Keisuke Honda.

Todavía no ha finalizado el mes de junio y tanto la Premier League como la Bundesliga han superado los 100 millones de euros en fichajes, mientras que la Serie A italiana está a punto de alcanzar esa cifra. Muy lejos de esos números se encuentran el resto de ligas europeas, incluida la española, ampliamente superada por diez ligas diferentes. Datos ofrecidos por 'Transfermarkt':

domingo, 24 de junio de 2012

El enigma De Rossi

En una Eurocopa en la que Holanda, Rusia y Francia, entre otras, ya han hecho las maletas, Italia e Inglaterra se encuentran a un paso de las semifinales. Que los transalpinos alcancen las semifinales no sorprendería sobremanera, pero no se puede decir lo mismo de la selección inglesa. En Inglaterra el clima en los días previos al torneo era de pesimismo, aunque muchos periodistas y exfutbolistas ingleses se negaban a ser calificados como pesimistas. Preferían la etiqueta de "realistas". Fue interminable el desfile de gente -David Beckham, Gareth Southgate, Phil Jagielka, Steven Gerrard, etc- que recurrió a aquello de "low expectations might benefit England". Las bajas expectativas podrían beneficiar a Inglaterra.

Pocos calificarán como "entretenido" el juego que ha desplegado el equipo de Roy Hodgson, pero no eran muchos los que pensaban que sería capaz de liderar su grupo con 7 puntos. Acechado por los problemas, y con poco tiempo para preparar su participación en Polonia y Ucrania, Hodgson eligió el camino más corto hacia la victoria. El pragmatismo. A la hora de valorar lo que ha hecho la selección inglesa y lo que hará esta noche ante Italia conviene recordar la relevancia de los jugadores que causan baja en esta Eurocopa: Kyle Walker, lateral derecho titular; Gary Cahill, central titular; Gareth Barry, posible mediocentro titular; Frank Lampard, Jack Wilshere y Darren Bent, entre otros.

Ha rechazado Hodgson la etiqueta de "underdog" que muchos han otorgado a su selección y dice que el partido está 50-50. A priori, solo hay una duda en su alineación: el acompañante de Wayne Rooney. El seleccionador inglés ha enviado numerosas señales de que la presencia de James Milner ayudando a Johnson y la de Ashley Young son poco menos que innegociables. Welbeck, quizás más idóneo para jugar con espacios y que conoce perfectamente a su compañero de equipo Rooney, ha sido titular en los tres primeros encuentros; mientras que Andy Carroll solo lo ha sido en una ocasión. No parece, sin embargo, el debate sobre el '9' la principal preocupación en Inglaterra, sino el rendimiento de su estrella. Para vencer a Italia será necesario que Wayne Rooney mejore considerablemente sus prestaciones con respecto al partido ante Ucrania. Steven Gerrard lideró al equipo en la fase de grupos y ahora es el turno de que se sume a la causa el '10'.
La selección italiana también acude a los cuartos de final con una mayor dosis de confianza que la que tenía el 8 de junio, día inaugural de la Eurocopa. Esa oscilación entre las dudas y la confianza actual no ha sido tan grande como en Inglaterra, pero el país de la penúltima campeona del mundo no tenía claro que su equipo tuviese capacidad para jugar como lo hizo ante España y durante la primera parte frente a Croacia. Eso invita al optimismo y a soñar con eliminar a Inglaterra y a Alemania.

No podrá contar Cesare Prandelli con Giorgio Chiellini, lesionado, aunque recupera a Andrea Barzagli, que ocupará su puesto en el centro de la zaga. La primera incógnita de Prandelli es el estado físico de Thiago Motta, indiscutible en sus planes, pero cuyas molestias físicas pueden alejarlo del encuentro de esta noche. Si el jugador del PSG no supera las pruebas que realizará esta tarde, Riccardo Montolivo y Antonio Nocerino se disputarían su lugar en el once. No obstante, el principal enigma no es Motta, sino la demarcación que ocupará Daniele De Rossi. Comenzó la Eurocopa -a gran nivel- como tercer central, pero en los días previos a este encuentro en la prensa italiana se ha hablado de que Prandelli jugará con defensa de cuatro y de que el jugador de la Roma actuará en el centro del campo. Me convence más la opción de ver una línea de tres centrales, que protegería a Pirlo y que ofrecería varios recursos para defender a Rooney; Nocerino o Montolivo trabajarían sobre Parker y Marchisio sobre Gerrard. Además, no es ningún secreto que Maggio y Giaccherini, las únicas amenazas de Italia pegadas a la línea de cal, se sienten más cómodos cuando sus equipos utilizan el esquema de tres zagueros centrales, así que si hay una renuncia a ese módulo táctico podrían entrar Abate y Balzaretti en los laterales. De Daniele De Rossi dependerá el dibujo de Cesare Prandelli.

domingo, 10 de junio de 2012

La mejor versión de Sneijder fue insuficiente

Pronostiqué antes de la Eurocopa que Portugal sería semifinalista y que Holanda sucumbiría en la fase de grupos. Nunca imaginé, sin embargo, que Dinamarca vencería a los actuales subcampeones del mundo. No entraba en el guion ese resultado, ese 1-0 que complica sobremanera su futuro en el campeonato y que convierte el Alemania v Holanda del próximo miércoles en el encuentro más atractivo, sobre el papel, de la fase de grupos.

Sí entraba en el guion que Ibrahim Afellay, después de estar siete meses sin jugar, saltase al campo como titular. Llega a Polonia y Ucrania sin ningún tipo de cansancio acumulado y se le vio con la frescura e inspiración necesarias en los amistosos previos. Aquellos en los que Bert van Marwijk ya dejó claro cual sería su dibujo. 4-2-3-1 con Mark van Bommel y Nigel de Jong innegociables en el centro de campo, Arjen Robben en la derecha, Afellay en la izquierda, Wesley Sneijder como '10' y Robin van Persie como '9'. Así jugó este sábado en Kharkiv.

Lo mejor que se puede decir sobre la actuación de Holanda ante Dinamarca es que fue capaz de generar muchas ocasiones. Hasta 32 disparos se contabilizan en las estadísticas. Lo anómalo cuando se produce una estadística de esta naturaleza es que el rival deje la portería a cero. Hubo tantos acercamientos al área de Stephan Andersen porque los atacantes tulipanes marcan diferencias y porque Dinamarca, a pesar del buen comportamiento del cuadrado formado por Daniel Agger, Kjaer, Kvist y Zimling, tampoco dio ninguna clase magistral de posicionamiento defensivo.
Le faltó agilidad y rapidez a Bert van Marwijk, que reaccionó tarde desde el banquillo. Su equipo no solo careció de pegada, sino que también perdió el dominio y la pausa en demasiados tramos de la segunda mitad. Solo Sneijder confió en todo momento en que la remontada era posible.

Ha sido una temporada complicada para Wesley Sneijder. Las lesiones han causado que se perdiese dos tercios de los minutos posibles y nunca se sintió cómodo en su equipo. Necesita cambiar el chip en la Eurocopa, sentirse importante y con frescura. Empezaron acaparando mucho el balón los tres futbolistas que le rodeaban -Robben, Afellay y Van Persie- hasta que en la segunda parte disfrutamos de la mejor versión de Wesley. Brillantísimos sus primeros veinte o veinticinco minutos de la segunda parte. No tanto, aunque igualmente notables, sus últimos veinte min de partido, a pesar de Bert van Marwijk. Entró Huntelaar por Afellay y el número 10 de Holanda fue desplazado a la banda izquierda, donde siguió siendo el activo más importante de su equipo, pero lejos del carril central y, por tanto, con menos capacidad para dar el último pase. No es ninguna locura decir que Sneijder dio más pases de calidad en noventa minutos ante Dinamarca que en algunos meses o trimestres de su última campaña con el Inter, tan marcada por los problemas físicos.

¿Qué hará Van Marwijk ante Alemania? Para Holanda todos los duelos de esta Eurocopa son, a partir de ahora, a vida o muerte. Si se recupera el lesionado Joris Mathijsen entrará en la alineación titular, en sustitución de Ron Vlaar, pero no intuyo ninguna modificación más en el once. La alternativa al doble pivote formado por De Jong y Van Bommel se llama Rafael van der Vaart, ya que Kevin Strootman ha sido apartado a un rol más que secundario desde que Holanda perdió por 3 a 0, precisamente ante la selección germana, en un amistoso en el mes de noviembre. Ha disputado cinco minutos en los cinco encuentros que ha jugado el equipo holandés desde aquella fecha. Tampoco Klaas-Jan Huntelaar cautiva a su seleccionador. Si el delantero del Schalke 04, autor de 49 goles esta temporada, juega ante Alemania -lo dudo-, sería más positivo que el desplazado a una banda fuese Robin Van Persie y no Sneijder. Y es que Wesley y su estado físico son vitales para las aspiraciones de Holanda. Porque Holanda tiene problemas diversos, pero ninguna noticia mejor que comprobar que su '10' arranca la Eurocopa con buen pie.

sábado, 9 de junio de 2012

Alan, Andrei, Roman y Wojciech

Después de su brillante Eurocopa 2008 la selección rusa se marchó de vacaciones. A la vuelta, un joven mediapunta, que acababa de cumplir 18 años, llamado Alan Dzagoev se unió al grupo. Había aparecido en las alineaciones del CSKA justo al terminar la Euro y sus primeros partidos como profesional causaron tal impacto que Guus Hiddink enseguida lo convocó por primera vez. Parecía que la presencia de aquella joven promesa rusa potenciaría la idea de la selección rusa de cara al Mundial de 2010 y que su nivel aumentaría. Sin embargo, Guus Hiddink no logró la clasificación para la cita de Sudáfrica y la progresión de Dzagoev dejó de cumplir las etapas esperadas. Talento, mucho. Capacidad para ser determinante con el CSKA y con la selección, poca. Tampoco regularidad. Motivos por los cuales se ponía incluso en duda su titularidad en Polonia y Ucrania -Marat Izmailov llegó en mejor forma-. Respondió Dzagoev a la confianza de Dick Advocaat con una actuación soberbia. Es cierto que la República Checa le facilitó mucho el trabajo, proporcionando amplios espacios para que Arshavin, Shirokov y él golpeasen una y otra vez la frágil transición defensiva checa. Así anotó dos goles y recordó después de bastante tiempo, más del deseado, al futbolista que algún día intuimos que podía llegar a ser Alan. Todavía está a tiempo. 21 años tiene.
"El estímulo que supone jugar una Eurocopa debe provocar que Arshavin recobre unos niveles de motivación que no se han visto en él desde hace dos o tres años", escribí el día antes de que el balón echase a rodar. Y lo confirmó Andrei Arshavin en sus primeros noventa minutos en el torneo. Se presentó motivado ante R.Checa y el desenlace del partido hará que gane la confianza necesaria para continuar ilusionado y con ganas durante el resto del campeonato.
Dzagoev y Arshavin acaparan, por lo tanto, gran parte de los elogios en el primer día de Euro 2012. Y mi percepción es que no se ha hecho justicia con el partido de Roman Shirokov, eternamente infravalorado, al que situé como el tercer mejor futbolista de la jornada en las votaciones que cada día haremos en 'Marcador Internacional'. En realidad, el ejercicio de infravaloración se comete no solo con Shirokov, sino con el triángulo formado por Zyryanov-Denisov-Shirokov, causante de que hoy Rusia sea ligeramente superior en esa parcela con respecto a 2008 (Semak-Semshov-Zyryanov).

'Marcador Internacional' también inauguró ayer la categoría "decepción del día". La conocimos ya en el partido inaugural y fue un protagonista inesperado. La segunda parte de Wojciech Szczesny le convierte en la primera decepción de la Eurocopa. Una horrible salida le cuesta el 1-1 a su selección y, posteriormente, comete un penalti que hará que se pierda el segundo. Franciszek Smuda tendrá que decidir, además, si Szczesny juega o no el último encuentro de la fase de grupos y un hipotético partido de cuartos de final. Repitió este viernes algunos errores que le han acompañado en su segunda temporada como portero titular del Arsenal. Situaciones más coyunturales que estructurales, puesto que tiene todas las condiciones para ser un guardameta de primer nivel y ya demostró en sus primeros seis meses en la portería gunner que las salidas por alto no tienen por qué suponer algo problemático para él. La Eurocopa pondrá a prueba su fortaleza mental. Przemyslaw Tyton es ahora un héroe nacional, después de que detuviese un penalti a Karagounis, y él debutó de la peor forma posible en la fase final de un torneo de selecciones. Y en su país.

jueves, 7 de junio de 2012

Sensaciones a 24 horas del inicio

Después de realizar análisis previos sobre las dieciséis selecciones que estarán en Polonia y Ucrania, es el turno de escribir sobre las últimas sensaciones que me generan los quince rivales de España en la Eurocopa en las horas previas al arranque del torneo. Esas quince selecciones cuyo objetivo será imponerse a la vigente campeona de Europa y del mundo.

La figura de una de las anfitrionas ha ido creciendo en las apuestas y sumando adeptos en los días previos al partido inaugural. Se trata de Polonia. Gusta mucho su columna vertebral, aquella que forman Wojciech Szczesny, Lukasz Piszczek, Jakub Blaszczykowski y Robert Lewandowski. Los tres jugadores del Borussia Dortmund estuvieron involucrados esta temporada en 51 de los 80 goles que hizo el Dortmund bicampeón. Saben que disputar una Eurocopa en su país es un regalo a sus carreras futbolísticas, pero también saben que sus mejores años como bloque, aquellos en los que podrán soñar con alcanzar cotas mayores, están por llegar, ya que es el segundo equipo más joven del torneo. Sin embargo, la etiqueta de favoritos no se la van a poder quitar en el encuentro inaugural.

La penúltima campeona de Europa será quien se mida a los polacos en el partido que abrirá la competición este viernes a las 18:00h. Pasan los años y Grecia sigue manteniendo en sus filas a tres de los jugadores que conquistaron el cetro continental en Portugal, aunque esto no es un problema en sí mismo, puesto que Karagounis o Katsouranis todavía aportan cosas en la medular helena. Lo que sí supone una preocupación para Fernando Santos es la incapacidad del país mediterráneo para producir jugadores TOP. Georgios Samaras intenta compensar con la elegancia de sus movimientos su falta de gol, mientras que Theofanis Gekas viene de descender a la segunda división turca con el Samsunspor. La selección griega sabe que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y que el futuro, representado por los jóvenes Ninis, Fetfatzidis o Fortounis, se presume más halagüeño que la cita de Polonia y Ucrania.

Lejos quedan aquellos tiempos en los que la República Checa ocupaba el segundo puesto del Ranking FIFA. Ocurrió en 2005, poco después de disputarse una Eurocopa en tierras portuguesas que los checos estuvieron cerca de conquistar. De ese equipo sobreviven cinco futbolistas: Petr Cech, Tomas Hubschman, Jaroslav Plasil, Tomas Rosicky y Milan Baros. Ahí finalizan las similitudes y las semejanzas con la existosa selección capitaneada por Pavel Nedved. En lo que se refiere a estilo y nivel, las cosas son bien distintas. Las zurdas de Petr Jiracek y Plasil, junto a las internadas por banda de Gebre-Selassie o Pilar, deben hacer que Cech y Rosicky, incapaces de cargar con todo el equipo, no estén solos. Se espera poco de Milan Baros a pesar de que, salvo que sus molestias físicas lo impidan, vaya a ser titular.

El recuerdo de su fabulosa participación en la anterior edición hace que Rusia tenga que soportar la etiqueta de máxima favorita en el grupo A. Más aún después que el viernes venciese a Italia por 3 a 0. La selección rusa es víctima de la corta memoria del fútbol, que hace que recordemos mejor esos noventa minutos en Zurich que los numerosos problemas que tuvo en la fase de clasificación en lo que a juego y pegada se refiere. Se mantiene el bloque que fue semifinalista en 2008, pero con dos matices significativos: se antoja improbable que Andrei Arshavin y Roman Pavlyuchenko repitan el nivel de entonces. No obstante, el estímulo que supone jugar una Eurocopa debe provocar que Arshavin recobre unos niveles de motivación que no se han visto en él desde hace dos o tres años.

Han transcurrido ya cinco días desde que Bert van Marwijk resolvió la principal duda que envolvía a su selección. Se encargó de confirmar lo que muchos esperábamos: Klaas-Jan Huntelaar empezará la Eurocopa como suplente. Cuesta creer que un delantero con semejante capacidad goleadora (49 goles en el presente curso futbolístico) tenga una relación tan complicada con su selección en los grandes eventos: no fue convocado para el Mundial 2006 a pesar de anotar más de cuarenta tantos y fue suplente en la Euro 2008 y en el Mundial de Sudáfrica. Ahora que parece claro que será Nigel de Jong -y no Strootman- quien acompañe a Van Bommel en la medular, quedan tres incógnitas por despejar en Holanda: el extremo izquierdo (apuesto por Ibrahim Afellay), el lateral izquierdo (apuesto por Stijn Schaars) y el central que sustituirá al lesionado Mathijsen (apuesto por Ron Vlaar).

A Dinamarca le corresponde el puesto nº 9 en el Ranking FIFA, lo cual implica que las cuatro selecciones del grupo B ocupen el top 10 de dicha clasificación mundial. Sin embargo, la distancia que se dibuja en los pronósticos entre los daneses y sus acompañantes en el grupo es amplia. Tanta que la escuadra dirigida por Morten Olsen es quizás la que menos opciones tiene de alcanzar los cuartos de final de todas las selecciones presentes en Polonia y Ucrania. Cuando se trata, reitero, del noveno conjunto en el Ranking FIFA. Solo cuenta Dinamarca con un futbolista que marque verdaderas diferencias de mediocampo hacia delante. Es Eriksen y, a sus 20 años, rinde mejor con su club que con la camiseta de su país. De su capacidad para invertir esa situación y de la solidez defensiva danesa dependerán las posibilidades del equipo escandinavo el sábado frente a Holanda.

No pertenece Portugal al grupo de selecciones que se aproximan a su debut en la Eurocopa con buenas sensaciones. No las ha tenido el equipo de Paulo Bento en los dos amistosos de preparación que ha disputado ante Macedonia (0-0) y Turquía (1-3). Un tema recurrente de conversación es, como de costumbre, la ausencia de un '9' de primer nivel en el país luso. Ninguna novedad. Helder Postiga intentará desempeñar ese rol lo mejor posible y Hugo Almeida y el joven Nelson Oliveira esperarán su oportunidad en el banquillo. Pero los mayores problemas se focalizan más atrás, en la zona de creación, responsable del discreto juego del equipo. Danny, que nunca ha dispuesto de excesivo protagonismo en la selección, hubiese sido de gran ayuda en la Eurocopa y su grave lesión es una de las causas de que este sea un equipo tan plano y previsible.

Per Mertesacker o Mats Hummels. Sami Khedira o Toni Kroos. Miroslav Klose o Mario Gomez. Esas son las tres disyuntivas -en menor medida, Boateng o Schmelzer- de Joachim Löw a poco más de 48 horas de debutar en la Eurocopa. Desde la lejanía, Alemania transmite la sensación de que sus semanas previas al torneo no están siendo las ideales. Los futbolistas del Bayern llegan después de haber perdido la Champions League en su propio estadio, Joachim Löw no sabe a quien alinear como lateral derecho -ha probado a Lahm, Boateng e incluso al mediocentro Lars Bender- y, por si fuera poco, en el entrenamiento de este miércoles sufrieron problemas físicos Lahm y Khedira. Apenas tendrá margen de maniobra la mannschaft, ya que en sus dos primeros encuentros en Ucrania se medirá a Portugal y Holanda, lo que es sinónimo de estar obligado a sumar puntos y a que el engranaje funcione desde el primer día.

Escándalo de apuestas. Domenico Criscito abandona la concentración. Gianluigi Buffon, bajo sospecha. Derrota por 0 a 3 ante Rusia. Lesión de Andrea Barzagli. Todo eso y más le ha ocurrido a Italia en los últimos diez días. Después de dos años recurriendo siempre a la defensa de cuatro, Cesare Prandelli duda en la semana previa a la Eurocopa si cambiar el esquema o no. Si eso ocurre Daniele De Rossi sería el tercer central.

Confía Croacia en que la distancia entre los italianos y los balcánicos disminuya como consecuencia de todo lo ocurrido en el entorno de la selección azzurra. Slaven Bilic no ha sido capaz de prolongar durante los últimos cuatro años el buen trabajo realizado en la Eurocopa de Austria y Suiza. Primero, los croatas no acudieron al Mundial de Sudáfrica y luego realizaron una discreta fase de clasificación para la Eurocopa. Si Croacia quiere estar en los cuartos de final tendrá que parecerse más al equipo que eliminó brillantemente a Turquía en la repesca que al de las dos mencionadas fases de clasificación.

"Greece don't have a Messi, so it's tactics first, then quality second", declaró Fernando Santos, seleccionador griego, recientemente. Seguramente Giovanni Trapattoni tenga una idea similar en su mente. Sabe que Irlanda no cuenta con jugadores de primerísimo nivel y que el veterano Robbie Keane o el desborde de Aiden McGeady representan casi toda la capacidad de desequilibrio de su equipo, más ahora que James McClean apunta a suplente. Reconoció Trapattoni después de su último amistoso que duda entre jugar con su habitual 4-4-2 o con un novedoso 4-5-1, que haría que prescindiese de uno de los delanteros. "Ordenada" es el adjetivo más preciso que se pueda adjudicar a la selección irlandesa.

Pocas selecciones han recibido tantos elogios durante los amistosos de preparación como Francia, quizás nadie. Pero su aproximación a la Euro está marcada por otros dos aspectos: la lesión de Yann M'Vila y el puesto que parece haberse ganado en el once titular Florent Malouda. El esguince de tobillo que sufre M'Vila hará que se pierda el encuentro ante Inglaterra y que sea sustituido por Alou Diarra. Por su parte, Malouda ha respondido a la confianza de Blanc realizando buenas actuaciones en los amistosos y respondiendo a las críticas que recibió su presencia entre los 23 convocados. Que se haya ganado -o eso da a entender el seleccionador francés- un sitio en la alineación trae dos consecuencias consigo: que Jérémy Ménez sea relegado a un lugar en el banquillo y que Samir Nasri juegue por fuera y no por dentro. Conviene recordar que M'Vila y Blaise Matuidi ya han sido descartados para el debut frente a Inglaterra, así que el suplente de Diarra, el jugador encargado de suplirle en el medio centro si sufriese algún percance, sería Laurent Koscielny.

No han sido pocos los futbolistas, exfutbolistas o periodistas ingleses que han manifestado aquello de que "las bajas expectativas pueden jugar a nuestro favor". Hay quien cree en Inglaterra que la falta de presión beneficiará a su selección. Pero la gran mayoría de ingleses y opinadores externos coinciden en que todo lo que sea superar los cuartos de final supondrá una sorpresa. Ausente Wayne Rooney durante los dos primeros encuentros, a Roy Hodgson le falta decidir quien será su volante izquierdo.

Suecia busca acompañante en la delantera a Zlatan Ibrahimovic, que, por cierto, parece que actuará como '10' y no como '9'. Puede ser Ola Toivonen o puede ser Johan Elmander. El segundo se ajusta mejor a las necesidades del equipo, pero una inoportuna lesión le ha impedido participar en los amistosos de preparación y quizás le aparte de los planes de Erik Hamren en el primer partido de Suecia en la Eurocopa.

Reconoce Andriy Shevchenko que lleva cinco años pensando en esta cita y que ha prolongado su carrera futbolística hasta hoy para poder disfrutar de la Eurocopa de la que Ucrania será coanfitriona. Oleg Blokhin, seleccionador ucraniano, tendrá que elegir entre los distintos delanteros de los que dispone y decidir si el nombre de Shevchenko, que física y futbolísticamente está en peores condiciones actualmente que Voronin, Milevsky o Devic, aparece en su listado de jugadores titulares. Intuyo que, a pesar de ser una leyenda del fútbol soviético, Andriy comenzará la Eurocopa en el banquillo.

martes, 5 de junio de 2012

Previa de la Eurocopa

Polonia y Ucrania acogerán durante tres semanas a las dieciséis selecciones que intentarán levantar el título el domingo 1 de julio en el Estadio Olímpico de Kiev. En 'Planeta MI' de Radio Marca, analizamos primero los grupos A y B, es decir, Grecia, Polonia, República Checa, Rusia, Alemania, Dinamarca, Holanda y Portugal.


Luego llegó el turno de los Grupos C y D, aquellos compuestos por España, Croacia, Irlanda, Italia, Francia, Inglaterra, Suecia y Ucrania. En esos dos programas nos centramos, sobre todo, en conocer las alineaciones que pueden presentar los dieciséis seleccionadores.



Radio Marca, de cuyo equipo de comentaristas formaré parte, retransmitirá los 31 encuentros del torneo. Además, habrá una edición diaria de 'Marcador Internacional', todas las noches de 23h a 24h. Y, por supuesto, muchos artículos en el blog.

domingo, 3 de junio de 2012

El volante izquierdo de Hodgson

Dos veces se ha sentado en el banquillo de la selección inglesa Roy Hodgson. 180 minutos es el tiempo que ha tenido para preparar, en forma de partidos amistosos, la Eurocopa. El sustituto de Fabio Capello debutó hace ocho días con victoria por 1 a 0 en Noruega, mismo resultado que el cosechado en su segundo y último encuentro de preparación para la Eurocopa de Polonia y Ucrania.

Un torneo al que Inglaterra viajará impregnada por la plaga de circunstancias adversas que la rodean desde hace algunos meses. Caos y preocupación que derivan de la sanción de dos partidos a Wayne Rooney, la dimisión de Fabio Capello cuatro meses antes de la Euro y las lesiones de piezas importantes como Frank Lampard, Jack Wilshere, Gareth Barry, Kyle Walker, Gary Cahill o Darren Bent.

Dos amistosos han sido suficientes para conocer buena parte de los propósitos del nuevo seleccionador. La selección inglesa de Roy Hodgson no manifiesta ninguna intención de tener la pelota, sino todo lo contrario. Lenta, plana y poco imaginativa en ataque posicional: este detalle ayuda a explicar y a entender por qué Hodgson no siente ningún tipo de necesidad por tener el balón -posesión en torno a 40%-. Piensa el sucesor de Capello que, con estos jugadores, estas bajas por lesión y tan poco tiempo para preparar el torneo, este es el camino más corto hacia la victoria.
Salvo contratiempo de última hora, Glen Johnson, John Terry, Joleon Lescott (o Phil Jones) y Ashley Cole acompañarán a Joe Hart en el once titular, mientras que Scott Parker es indiscutible como mediocentro. Las distintas pruebas realizadas por Hodgson dan a entender que el capitán Gerrard jugará al lado de Parker, que James Milner será el volante derecho y que Ashley Young actuará como segundo punta durante los dos encuentros de sanción de Rooney. Nos quedan, por lo tanto, dos incógnitas por despejar. La primera, referente a la posición de '9', donde Danny Welbeck y Andy Carroll compiten por entrar en la alineación. El estilo del equipo se ajusta mejor, sobre todo en el primer partido de la Euro (vs Francia), a las características de Welbeck, que se sentirá más cómodo que Carroll jugando al contragolpe y con espacios, como demostró con su velocidad, zancada y verticalidad en el gol que anotó recientemente en Noruega.

Durante algún tiempo Ashley Young fue el principal aspirante a ocupar la banda izquierda de su selección. Ahora que es utilizado como segundo punta, queda vacante ese puesto. Cabe la posibilidad, por supuesto, de que Hodgson dé marcha atrás, cambie de planes y utilice a Young en un costado. Tres candidatos sobresalen ahora en la lista para ocupar el volante izquierdo del equipo: Stewart Downing, Theo Walcott y Alex Oxlade-Chamberlain. Stewart Downing es el único zurdo de esa terna y cobra bastantes enteros su titularidad en ese costado.
Theo Walcott ofrece algunas soluciones similares a Downing, pero le diferencia su mayor agilidad y velocidad, su menor capacidad defensiva y que rara vez -en contadas ocasiones en la temporada 2007/08- ha ocupado el sector izquierdo. Lo hizo ayer, en el amistoso ante Bélgica, ya que Hodgson lo probó en esa banda durante cinco minutos. Cinco míseros minutos, pero debido al contexto y a las bajas no hay que descartar a Walcott.

El titular este sábado en Wembley en la demarcación de volante izquierdo fue Alex Oxlade-Chamberlain. Aunque maneje bien ambas piernas, Oxlade es diestro y se siente bastante cómodo tirando la diagonal. No obstante, cabe recordar que a Hodgson le gustan más, y así lo ha manifestado, los centrocampistas de banda que se pegan a la línea de cal que aquellos que buscan las diagonales y el juego interior. Quizás eso juegue en contra de las posibilidades de Oxlade, cuyo debut con la absoluta se produjo en Noruega, donde jugó un cuarto de hora como segundo punta, posición en la que puede tener minutos mientras dure la sanción de Wayne Rooney.

Una cuarta opción -la quinta sería que Hodgson sorprendiese con Jordan Henderson- es que James Milner pase a jugar como volante izquierdo, a pierna cambiada. Opción improbable ya que Glen Johnson, a diferencia de Ashley Cole, necesita que el volante de su banda ayude mucho defensivamente, motivo que hace que Milner sea fijo en la banda derecha. Lo que ofrece Milner sin la pelota es ideal para el esquema y el estilo de Hodgson y su titularidad como volante derecho se antoja segura, ya que la presencia de Franck Ribéry y Patrice Evra hará que Glen Johnson requiera mucha ayuda en el debut de Inglaterra en la Eurocopa.

viernes, 1 de junio de 2012

Reconocible y reconocido

Finalizó la búsqueda. Después de destituir a Kenny Dalglish, era el momento de que los dueños del Liverpool se encargasen de entrevistar a distintos candidatos para la vacante de entrenador. Casi desde el primer minuto Roberto Martínez y Brendan Rodgers se convirtieron en los principales candidatos -más aún después de que Frank de Boer, encantado con su actual situación en el Ajax, desestimase reunirse con John W. Henry y Thomas Werner-. Cuentan diversos medios ingleses que el técnico español pretendía que su figura en Anfield fuese la de manager, es decir, con la capacidad para decidir a la hora de formar la plantilla y que, por el contrario, Rodgers no se muestra disgustado con la posibilidad de que la confección corresponda a un "director of football" -finalmente no existirá esta figura, pero sí "un equipo alrededor de Rodgers"-. Le acompañarán en su aventura en Anfield tres de sus ayudantes en el Swansea, club al que el Liverpool ha tenido que pagar en torno a cinco millones de libras para que Brendan fuese liberado de su contrato.
A sus 39 años y con poco más de tres temporadas de experiencia como entrenador profesional, Brendan Rodgers ha sido el elegido para suceder a Kenny Dalglish. Su principal logro fue subir a la Premier League con el Swansea y su principal aval es el estilo que define actualmente al club galés, un estilo cuya génesis proviene de Roberto Martínez, pero que Rodgers perfeccionó. Escribí sobre él hace dos meses y de sus declaraciones se sobreentiende que es un idealista y por ello la gran duda es si su objetivo será que el Liverpool juegue como el Swansea 2011/12 o se adaptará a las circunstancias. En su presentación en Anfield ha expuesto sin disimulo su propósito. La del norirlandés es una carrera fulgurante:

La historia del Swansea City es la historia de un sueño. El sueño de un equipo que quería jugar en la Premier League. Y lo quería hacer con su ya característico fútbol de posesión. Es la historia de un club al que lo caracterizan tres cosas: su estilo tan bien definido, sus buenos resultados y los elogios que recibe. Ya durante la pasada campaña había quien lo apodaba como el 'Swanselona'. Entonces Brendan Rodgers, su entrenador, declaró: "Nueve de cada diez veces, si realizamos un determinado número de pases ganaremos el partido. Eso significa que tenemos el control y que nuestro juego se basa en la posesión y el dominio. Nosotros queremos dominar con el balón. Promediamos 526 pases por partido y una posesión del 61%."
Brendan Rodgers ya ha sido catalogado como uno de los managers con más futuro de las Islas, quizás el mejor entrenador británico joven. Solo tiene 39 años y no son pocos los que piensan que más pronto que tarde se hará cargo de unos de los grandes de Inglaterra. Para muchos, Rodgers puede ser el sustituto ideal de Harry Redknapp si este abandona White Hart Lane. En su currículum figura haber trabajado -entrenador del juvenil y de los reservas del Chelsea- durante tres años junto a Jose Mourinho. "Siempre digo que trabajar con Jose fue como ir a la universidad de Harvard."
No le gusta al norirlandés la etiqueta de equipo vistoso y ofensivo que no sabe defender [es el 8º menos goleado de la Premier League 2011/12]: "Mi idea cuando llegué aquí era jugar un fútbol de ataque muy atractivo, pero siempre con disciplina táctica. La gente ve nuestra posesión, nuestra imaginación y nuestra creatividad, pero hemos dejado la portería a cero 23 veces este año [2010-11]. Así que en casi la mitad de nuestros encuentros no hemos concedido ningún gol. El ejemplo del modelo Barça fue una gran influencia e inspiración para mi. Pero combinamos eso con presión alta e intensa. La gente no se da cuenta de ello porque se habla siempre de nuestra posesión de balón, pero la intensidad de nuestra presión cuando no tenemos la pelota es fantástica. Si durante un segundo no presionamos de la manera adecuada, estamos muertos porque no tenemos los mejores futbolistas. Lo que sí poseemos es uno de los mejores equipos."

"La diferencia con nosotros es que cuando tenemos el esférico jugamos con once, mientras que otros equipos juegan con diez y un portero. La gente británica me decía que Michel Vorm [portero del Swansea desde el pasado verano] era demasiado bajo (1,83 m). Pero la primera vez que lo vi me di cuenta de que era perfecto. 27 años, humilde y realiza paradas que un guardameta de 1,96 m no hará. Pero lo que es más importante es que él puede iniciar una jugada desde atrás. Vorm entiende las líneas de pase."