sábado, 8 de diciembre de 2012

La eterna discusión del mediocentro blue

"El mediocentro del Chelsea" es un tema recurrente donde los haya, quizás uno de los más tratados en los últimos meses cuando se habla de la Premier League. La opinión pública advirtió hace tiempo de la necesidad blue de reforzar la demarcación con un perfil de centrocampista del que no dispone, a no ser que apueste por el joven Josh McEachran o retrase la posición de Oscar o Kevin de Bruyne.

La historia se remonta a la primavera de 2011, cuando Carlo Ancelotti fue destituido en el vestuario de Goodison Park. Esa fulminante destitución estuvo estrechamente ligada con la intención de Roman Abramovich de volver a contratar a Jose Mourinho durante aquella misma semana. El magnate ruso llegó a ver factible el regreso del portugués, que finalmente continuó vinculado con el Real Madrid. Doce meses más tarde, se repitieron los acontecimientos y volvieron a existir conversaciones entre una y otra parte. Es por ello que fuentes muy cercanas al Chelsea no descartan que el próximo verano veamos al luso sentado de nuevo en Stamford Bridge. Marina Granovskaia, de quien hablamos recientemente, además de guardar una buena relación con Jorge Mendes, es la principal partidaria de Jose Mourinho en el seno del club inglés y puede jugar un papel decisivo esta primavera a la hora de convencer a Roman de que ha llegado el momento de contratar al técnico que hizo grande al Chelsea años atrás. Se ha hablado mucho en el último año y medio de la obsesión en la que se ha convertido para Roman Abramovich que su equipo "juegue bonito" y "practique un fútbol ofensivo y atractivo". Sin embargo, "lo más importante para el ruso sigue siendo ganar", sentencian fuentes del club.

La continuidad de Jose Mourinho en el Real Madrid dio la oportunidad a un exayudante suyo de dirigir al equipo. Al joven y prometedor André Villas-Boas se le encomendó la tarea de acometer una revolución que nunca sería capaz de realizar. Los planes de Villas-Boas sufrieron un tremendo revés por culpa del que actualmente es su jefe: Daniel Levy (propietario del Tottenham). La insistencia del accionista mayoritario de los spurs a la hora de no traspasar a Luka Modric a un rival directo hizo que se llegase a rechazar una oferta proveniente de Stamford Bridge que se aproximaba a los 40 millones de libras. La frustrada contratación del croata tendría tal impacto que alteró el desarrollo de los acontecimientos en el club y postergó la búsqueda del ansiado mediocentro organizador.

El consenso brilló por su ausencia este pasado verano en la planificación de la plantilla del Chelsea. Como muestra, tres ejemplos. Michael Emenalo, director deportivo, había redactado un informe que desaconsejaba el fichaje de un futbolista que finalmente, y por petición expresa de Roberto Di Matteo, se unió al Chelsea. El técnico italiano pidió, como contó Neil Ashton, a Roman Abramovich el fichaje de Radamel Falcao, rechazado por parte del magnate ruso. Por último, la secretaría técnica había puesto en marcha la búsqueda de un "mediocentro creativo/organizador", la misma que el propio Di Matteo decidió frenar.


El pasado miércoles, en su goleada al Nordsjælland, Rafa Benítez aprovechó el último cuarto de hora para hacer debutar esta temporada a uno de los veteranos del vestuario (Paulo Ferreira) y para adelantar la posición de David Luiz, que terminó jugando como mediocentro durante quince minutos. En su época de juvenil, el brasileño ya adquirió experiencia en esa demarcación, que, no obstante, no ha pisado a lo largo de su trayectoria en Europa, ni en el Benfica, ni en el Chelsea. Sin embargo, sus compañeros de equipo observaron lo ocurrido este miércoles como la consecuencia lógica de lo que había sucedido en los días previos. Durante las últimas dos semanas, Benítez ha probado a David Luiz como mediocentro en los entrenamientos con cierta frecuencia e insistencia, antes incluso de saber que John Obi Mikel recibiría tres partidos de sanción. El técnico español aprecia las aptitudes de David Luiz con el balón en los pies y desconfía de sus carencias en acciones defensivas. Las múltiples probaturas de David Luiz como mediocentro en los entrenamientos dan lugar a una nueva posibilidad: que el zaguero brasileño adelante su posición durante la sanción de Obi Mikel o mientras el nigeriano participe en la próxima Copa África.

Capítulo I: Las alineaciones de Abramovich

Capítulo II: Historia de una fría relación

Capítulo III: Organigrama y entresijos blues

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sergio, quien es el jugador que Emenalo desaconsejó fichar y que finalmente está en el Chelsea??.
Lo de Modric fué una pena, era el fichaje perfecto creo yo; conocedor de la Premier, llegador y con garra, tipo los mediocampistas blues, y añadiendo por supuesto su condición de organizador.