miércoles, 28 de noviembre de 2012

Organigrama y entresijos blues

Capítulo I: Las alineaciones de Abramovich

Capítulo II: Historia de una fría relación

Capítulo III: Organigrama y entresijos blues



Roman Abramovich se ha convertido en uno de los rostros más conocidos del mundo del fútbol en la última década. Marina Granovskaia, en cambio, es un personaje caracterizado por su absoluto anonimato. El poder del dueño del club y sus impulsivas decisiones son innegables. Sin embargo, en la sombra trabaja Marina Granovskaia, persona de máxima confianza de Roman y cuyo protagonismo en el club ha aumentado notoriamente a lo largo de 2011 y 2012. "Al ruso se le ve muy de vez en cuando", aseguran fuentes del club. Futbolistas, cuerpo técnico, secretaría técnica y (algunos) ejecutivos del Chelsea saben que para establecer comunicación con Roman Abramovich han de pasar por el despacho de Marina Granovskaia, a quien el dueño del club ha trasladado múltiples funciones. La figura de Marina, como se refieren a ella quienes han mantenido conversaciones con esta ejecutiva, no es la de un mero enlace o intermediario entre el propietario y el resto de la entidad.

Frank Arnesen, durante un lustro director deportivo blue, anunció su marcha en noviembre de 2010. Desde entonces, son Michael Emenalo y Marina Granovskaia quienes más responsabilidad tienen en la parcela de fichajes. El nigeriano identifica, en función de los informes que manejen y que hayan presentado los distintos ojeadores, aquellos futbolistas que interesan a la entidad. Se lo traslada a Granovskaia y, en algunos casos, es directamente ella quien se sienta a negociar. En otros casos, negocian de manera conjunta, como cuando se sentaron a ofrecer a Rafa Benítez el puesto de entrenador el pasado mes de marzo. Granovskaia ha formado parte de negociaciones que llegaron a buen puerto (Mata, Torres, Hazard o David Luiz) y otras en las que los blues no lograron su objetivo (Pep Guardiola o Willian, por ejemplo).

Ni Bruce Buck, ni Ron Gourlay, ni Michael Emenalo poseen más poder que Marina Granovskaia. A Bruce Buck, abogado de 66 años, le corresponde desde 2004 el cargo de presidente, cuya principal función es la de representar al Chelsea y su poder en la gestión del equipo es escaso. Ron Gourlay, director ejecutivo, desempeña actividades relacionadas con las finanzas y el marketing. Por último, Michael Emenalo es el responsable de aquello que concierne a la parcela deportiva, de aquello que tenga que ver con Cobham, ciudad deportiva del Chelsea. Dos casos particulares acerca de lo ocurrido este verano. Como informamos en el mes de septiembre, la secretaría técnica buscaba un "mediocentro creativo/organizador" y Roberto Di Matteo frenó esa búsqueda. Además, como contó Neil Ashton en el 'Daily Mail', el técnico italiano sugirió el nombre de Radamel Falcao como fichaje prioritario y el propio Abramovich lo desestimó. 

Diversos personajes trabajan en el día a día del Chelsea, pero la última palabra siempre la tiene Roman Abramovich, como comprobaron la semana pasada Marina Granovskaia y Michael Emenalo. Tras caer en West Bromwich, el propietario blue se puso en contacto con el entorno de Rafa Benítez. Acordaron que volverían a hablar tras el Chelsea v Manchester City de este domingo. Roberto Di Matteo, en la cuerda floja. Todo se precipita el martes en Turín, momento en el que se agota la paciencia del ruso. Marina Granovskaia y Michael Emenalo no son partidarios de destituir todavía al entrenador que hizo al equipo campeón de Europa en el mes de mayo. Prefieren que llegue al enfrentamiento con el Man City. No importa, la decisión ya está tomada. Suena el teléfono de Roberto Di Matteo. A las 02:45h, en el aeropuerto londinense de Gatwick, el técnico italiano se despide uno por uno de los que durante ocho meses y medio fueron sus futbolistas.

No hay comentarios: