domingo, 21 de octubre de 2012

Sufrimiento ante rivales incómodos

Líder ante colíder. Norte contra Sur. Invicto frente a invicto. Y dos estilos opuestos. Todo ello se daba cita en el Juventus Stadium, al que tanto los locales como los visitantes acudían con 19 puntos de 21 posibles y sabiendo que uno es el favorito casi indiscutible al Scudetto y el otro puede suponer su máxima amenaza, y casi la única. Explicó antes del encuentro Massimo Carrera, sustituto de Conte durante su sanción, que ambos equipos comparten esquema (3-5-2), pero que el de la Vecchia Signora tiene intenciones más ofensivas, mientras que el Nápoles propone menos y apuesta más por el contrataque y las individualidades.

Sin embargo, esas adjetivaciones de Carrera no se ajustaron a la Juve que vimos este sábado, ya que la que saltó al césped fue una Juventus precavida y cautelosa. Quizás valoró y decidió que para anular la principal arma del Nápoles (los contrataques) lo mejor era no arriesgar, que no hubiese excesivos espacios y no situar demasiada gente por delante del balón. Que fuese la primera vez en un año y medio que la Juve tiene menos posesión de balón que el rival en un encuentro liguero en Turín no tuvo que ver tanto con el planteamiento de Walter Mazzarri, sino con la actitud bianconera, esa misma actitud que ya quedó patente semanas atrás en Florencia. Saben en Turín que siendo tan favoritos para conquistar el Scudetto no necesitan, al menos en este tramo inicial de curso, arriesgar ante rivales incómodos.

En estas ocho jornadas, el vigente campeón se ha enfrentado a cuatro equipos del top 10 de la clasificación. Uno de ellos (la Roma de Zeman) se autoinmoló en Turín, pero el resto ha incomodado en mayor o menor medida a la Juventus. Al Genoa se le hizo larga su cita con la Juve, pero la puso apuros durante una hora. Días más tarde, la Fiorentina recibió avalanchas de elogios debido al dominio que ejerció sobre ella. Y el Nápoles, cuyo juego no se parece apenas al de la Fiore, ha logrado algo similar: hacer de la Juve un equipo timorato y tímido -el Shakhtar Donetsk también conoce esta película-. No fue el equipo desatado y ofensivo del que hablaba en los últimos días Carrera.

Y una realidad: su máximo rival en la pelea por el Scudetto, ya sea Nápoles o Inter, es inferior a Chelsea y Shakhtar, los dos equipos con los que comparte grupo en la Champions. Y mantengo mi apuesta de que el campeón de Italia no estará en octavos de final.
"Super subs send Juve clear at the top", titulaba ayer la Juventus en su página web. Y no le falta razón. Entraron Martín Cáceres y Paul Pogba en los minutos finales y se encargaron de establecer en dos minutos el 2-0, primero a balón parado y luego desde fuera del área, en dos acciones aisladas. Asciende a 47 el número de partidos de Serie A de la Juventus sin perder y se acerca al record (58) del Milan de Capello. Saber si lo alcanzará es uno de los mayores alicientes que se puede encontrar en la liga italiana.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo unico que le falta a la Juve para poder competir con cualquiera es un delantero 'top', un Falcao o Cavani...

Ojo al Chelsea en el grupo de CL.