viernes, 26 de octubre de 2012

Desproteger a los jóvenes

No pasará a la historia como la mejor semana de la historia del Nápoles. El sábado perdió el coliderato de la Serie A italiana, el jueves sufrió su segunda derrota en la Europa League y este viernes se ha sabido que la entidad partenopea ha sido investigada por la federación italiana de fútbol y se enfrenta a una posible sanción que conllevaría, entre otras cosas, una pérdida de puntos en función del veredicto que haya sobre el supuesto amaño de un partido ante la Sampdoria en 2010.

Que el Nápoles vuelva a sucumbir -ante un buen equipo como es el Dnipro- no es una gran sorpresa. Ya en el mes de julio su entrenador, Walter Mazzarri, puso sobre aviso a sus jugadores, a los aficionados y a la prensa al declarar que utilizaría la Europa League para dar oportunidades a los jóvenes y "ayudarles a madurar". Dicho y hecho. En la primera jornada del torneo, cómodo triunfo ante el AIK con la presencia de Federico Fernández, Omar El Kaddouri, Lorenzo Insigne y Eduardo Vargas en la alineación titular. Mantuvieron su titularidad los cuatro cuando al Nápoles le tocó visitar Eindhoven y solo El Kaddouri ha perdido su puesto en el viaje a Dnipropetrovsk.

Los encuentros europeos del Nápoles tienen su principal aliciente en seguir las evoluciones de la delantera que forman Insigne y Vargas. A Insigne lo comparan en Italia con Gianfranco Zola o con Fabricio Miccoli, e incluso su compañero Goran Pandev asegura que "le recuerda  Messi". Por Vargas, uno de los jóvenes más cotizados después de sus actuaciones con Universidad de Chile, el Nápoles desembolsó en el último mercado invernal 14 millones de euros, una cifra que daba a entender que apostaban fuerte y decididamente por él. Sin embargo, su entrenador no lo está haciendo. En estos diez meses, todavía no conoce lo que es ser titular en un partido de Serie A y su experiencia en la liga italiana se cifra en poco más de 200 minutos. Ni la reciente venta de Ezequiel Lavezzi -parecía obvio que favorecería a Vargas- ni el coste de su traspaso han ayudado al chileno a tener oportunidades. Se tiene que conformar con lo poco que le ofrece Mazzarri: la Europa League.

Aseguró Walter Mazzarri que usaría la Europa League para "ayudar a madurar" a los jóvenes, pero surgen muchas dudas y preguntas sobre si las decisiones del entrenador favorecen al dorsal nº 9 del club. "La gente me pregunta por qué no utilizo más a Insigne o Vargas. Pero como se ha demostrado esta noche, la Europa League está un escalón por encima de la Serie B o de la liga chilena". Prefiere defenderse a sí mismo Mazzarri que proteger a sus jóvenes. Cuesta creer que este tipo de declaraciones ayuden. Se pueden interpretar como una forma de responsabilizarlos de una derrota contundente (3-1) en Ucrania, en la que ni Insigne ni Vargas destacaron, pero donde el guion del partido tampoco ayudó. En el minuto 1, a balón parado, se adelantó el Dnipro, de tal forma que el Nápoles se vio obligado a asumir la iniciativa y a remontar con un centro del campo formado por Dossena, Donadel y Dzemaili y con la escasa aportación de Mesto y Zúñiga en las bandas. No es la primera vez, ni mucho menos, en estos tres años de Mazzarri en Nápoles que el equipo acusa su escasa variedad de recursos y su dificultad para encontrar un plan B con marcador adverso. Pero no hay autocrítica.

Si nada cambia, Insigne y Vargas volverán a gozar de oportunidades para demostrar su valía, ya que Mazzarri prioriza la liga italiana muy por encima de la Europa League: "La temporada pasada perdimos muchos puntos [en Serie A] por concentrarnos en la Champions. No quiero que ocurra lo mismo esta temporada". En cambio, el propósito de "ayudar a madurar" a los jóvenes Vargas e Insigne no se está cumpliendo.

No hay comentarios: