jueves, 27 de septiembre de 2012

La desilusión del tercer año

Durante algún tiempo elucubraron en Dortmund con la posibilidad de ver juntos a Mario Götze, Shinji Kagawa y Marco Reus. Un tridente que amenazaba con elevar la calidad del campeón alemán a unos niveles superiores. Ese salto de calidad nunca se produjo. Se presentó el Manchester United en las oficinas del Signal Iduna Park, pagó 16 millones de euros por Kagawa y se esfumó el sueño borussen de jugar con Götze, Kagawa y Reus.

El año no ha comenzado bien en Dortmund, lo cual no supone ninguna novedad. Tras 5 jornadas, el Dortmund se aleja ya a 7 puntos del líder (Bayern). El curso pasado, tras la 6ª jornada el Bayern Munich aventajaba al Borussia Dortmund en 8 puntos. Por lo tanto, los fríos números reflejan que el bicampeón germano ha sufrido un mal arranque, pero no peor que en la temporada 2011/12, ni mucho menos. Temporada en la que remontó hasta el punto de batir finalmente el record histórico de puntuación de la Bundesliga.

Primeras 6 jornadas del Dortmund 2011/12: 7 puntos; 2 victorias, 1 empate, 3 derrotas; 7 goles a favor, 6 goles en contra

Primeras 5 jornadas del Dortmund 2012/13: 8 puntos; 2 victorias, 2 empates, 1 derrota; 11 goles a favor, 8 goles en contra

La comparación no finaliza ahí. La pasada campaña promediaba 1.16 goles por partido en ese inicio liguero, cifra muy inferior a los 2.2 goles que promedia actualmente. Sin embargo, las sensaciones y el juego del equipo se empeñan en llevar la contraria a las estadísticas. Escribí hace doce meses que aquella era una minicrisis engañosa, que acabarían olvidando a Nuri Sahin y que la mala suerte y la falta de puntería se estaba cebando con los chicos de Jürgen Klopp. Ahora, en cambio, no estoy tan seguro de que la minicrisis borussen sea engañosa.
Los dos futbolistas polacos que ocupan habitualmente la banda derecha del equipo, Lukasz Piszczek y Jakub Blaszczykowski, están siendo los jugadores más destacados del Borussia en este primer mes y medio de competición. Esto ayuda a entender por qué el Dortmund 2012/13 aún no ha alcanzado su mejor nivel: porque Mario Götze, Marco Reus o Robert Lewandowski no lucen y brillan como deberían. Este es uno de los principales motivos, no el único. Mats Hummels, por ejemplo, ha estado irreconocible en los tres partidos del Dortmund como visitante, en los que precisamente ha sumado dos puntos de nueve posibles. Lewandowski está desaparecido en la Bundesliga y maquilla su inicio de temporada el valioso gol de la victoria frente al Ajax. Son quizás las recientes actuaciones de Mario Götze, lejos aún de su plenitud, el mayor motivo de esperanza en el Signal Iduna Park. Cómo hacer encajar las piezas (Reus, Götze, Kuba, Grosskreutz, Perisic) en 3/4 de campo es, no obstante, un quebradero de cabeza para Klopp.

Nunca -o casi nunca- existió un debate sobre cómo hacer encajar a Kagawa y Götze en la misma alineación porque, entre otras cosas, el japonés se perdió toda la segunda vuelta del curso 2010/11 y el alemán la segunda parte de la temporada pasada. ¿Cómo debe lidiar Klopp con este 'conflicto'? Partiendo de la base de que es un tema complejo y en el que habrá múltiples opiniones diversas, mi opinión es clara. Marco Reus sufre más que Mario Götze y rinde peor que él cuando le toca ocupar uno de los costados. Si a eso le unimos no solo el fantástico momento de forma de Jakub Blaszczykowski, sino la sociedad que forma con su compatriota Piszczek, encontramos la respuesta que, a mi entender, es la mejor para el Borussia Dortmund: Götze en la banda izquierda, Kuba en la derecha y Reus de segundo punta. Mantienes intacto el clan polaco que tan productivo resulta (Piszczek, Kuba y Lewandowski participaron en 51 de los 80 goles anotados por el Dortmund 2011/12). Permites a Reus jugar en la zona donde explotó el curso pasado como una de las estrellas del campeonato. Y, al fin y al cabo, Götze es tan sumamente bueno que brillará allá donde actúe.

No todo depende de las elecciones que tome Jürgen Klopp en esa línea de tres mediapuntas. También influirá mucho que luego haya, por ejemplo, un buen entendimiento entre Reus y Lewandowski, algo que, a día de hoy, resulta inexistente y que en poco se parece al antiguo tándem Kagawa-Lewandowski.

Aterrizará el Borussia Dortmund en Manchester el próximo miércoles para disputar un partido decisivo de la Champions. Y va a llegar al Etihad atravesando uno de sus peores momentos, quizás el peor, de los últimos dos años -cierto es que han sido temporadas muy plácidas-. No se corrigen defectos defensivos y se ha perdido inspiración, fluidez y agilidad en 3/4 de campo. Y esto es una gran decepción para quien ha conquistado un doblete el pasado mes de mayo y ha ganado dos años seguidos la Bundesliga.
En Dortmund ya sienten cerca la desilusión del tercer año.

1 comentario:

El Cuarto Árbitro dijo...

Hola Sergio. Creo que el Dortmund despegará. Tarde o temprano, con mayores o menores consecuencias, pero despegará. La Champions este año va a estar muy difícil, no sólo por el nivel que está mostrando el equipo, sino por el grupo tan complicado en el que está encuadrado. Seamos realistas, el Dortmund no es superior al Madrid ni al City. Al menos, no éste. Pero también hay que "entender" a esos jugadores: acaba de finalizar un verano con una Eurocopa que ha revalorizado a la mayoría de ellos. Los bailes de nombres han sido casi demenciales, especialmente para Lewandowski y Hummels, curiosamente los que más lejos están de su nivel. Yo creo que algunos necesitan un pequeño escarmiento, y Jürgen sabe perfectamente como lidiar con el vestuario. Eso junto con el trío ofensivo de tres cuartos de campo que mencionas -que personalmente siempre me pareció el más lógico teniendo en cuenta la baja de Kagawa- creo que será la clave para que este equipo vuelva a deslumbrar. Desde luego, talento no le falta.

Por cierto, si te apetece, pásate a echarle un vistazo a mi blog:
http://elbanquillodelcuartoarbitro.blogspot.com/

¡Saludos!