martes, 21 de agosto de 2012

Ferguson y sus cuatro delanteros

"He añadido una complicación a mi vida. No sé cómo me las arreglé en 1999", declaró Sir Alex Ferguson cuando presentó a Robin van Persie y cuando le preguntaron por el posible overbooking que había generado en ataque. Era inevitable que en cuanto el Manchester United juntase a Wayne Rooney, Van Persie, Danny Welbeck y Chicharito Hernández -más Berbatov, Macheda y Bebé- la gente recordase la nómina de delanteros con la que los 'red devils' conquistaron en 1999 el triplete -Premier, FA Cup y Champions-. "En 1999 tuve a Dwight Yorke, Andy Cole, Teddy Sheringham y Ole Gunnar Solskjaer. El mejor ataque de Europa", explicó Ferguson.

Ajustar todas las piezas que tiene en 2012 parece más complicado, ya que no solo cuenta con numerosos delanteros, sino también con varios candidatos a ocupar los extremos: Nani, Valencia y Young. También está el enigma Kagawa. Muchos creímos que el japonés estaba condenado a jugar gran parte de sus encuentros con la camiseta del Man Utd escorado a una banda -como en la selección japonesa- y, sin embargo, en Goodison Park no fue así.
El poker de delanteros del Manchester United es envidiable. Su situación defensiva no lo es tanto. Phil Jones estará de baja un mes y Chris Smalling durante dos meses. Además, ni Rio Ferdinand ni Jonny Evans pudieron enfrentarse al Everton. Cuando cuatro de tus centrales están en la enfermería te ves obligado a que sea un mediocentro como Michael Carrick quien acompañe atrás a Vidic. Menos sorprendente fue la presencia de Luis Antonio Valencia en el lateral derecho. El ecuatoriano ya sabe lo que es jugar en esa posición y este año podría tener más minutos que nunca en ese lateral diestro. No era la primera ocasión en la que Ferguson decidía juntar a Carrick y Valencia en la línea defensiva. La última vez que eso había ocurrido, el Man Utd perdió 2 a 3 en Old Trafford ante el colista.

También sucumbió anoche ante el Everton, un rival mucho más complicado que aquel Blackburn al que el United se enfrentó el pasado 31 de diciembre. Y perdió acompañado de la sensación de que el Everton fue superior, especialmente con el paso de los minutos. Conocimos la alineación de Ferguson una hora antes del encuentro y sospechamos que Nani y Kagawa actuarían en los costados y que Rooney-Welbeck sería la delantera. Pero Sir Alex nos sorprendió por enésima vez. En esta ocasión ubicando a Welbeck -el '9' del Man Utd el curso pasado y de la selección inglesa en la Eurocopa- en el flanco izquierdo. Quiso que Shinji Kagawa se sintiese lo más cómodo posible y que dispusiese del rol que le lanzó a la fama en Dortmund.
De los cuatro atacantes con los que comenzó el partido Ferguson, Kagawa fue el más destacado. No defraudó su debut en la Premier League, pero sí el de su equipo. Nani y Welbeck no fueron capaces de aportar amplitud, de tal forma que Evra y Valencia tenían la obligación de incorporarse desde atrás. Tendrá que trabajar mucho ese aspecto Sir Alex. Si a Welbeck, Rooney o incluso Shinji les toca ocupar el costado izquierdo, la naturaleza de estos jugadores hará que su tendencia sea irse hacia el medio, con el posible atasco que eso causaría.

No solucionó nada la entrada en Goodison Park de Robin van Persie, absolutamente inédito en los 25 minutos que disputó: cuatro pases y ningún disparo.
Ha comparado Sir Alex Ferguson su actual delantera con la de 1999. Poco que objetar en ese asunto. De hecho, la pareja Rooney-RVP es superior a la de aquella temporada del triplete. Las diferencias se encuentran en la anterior línea, en el centro del campo. Lejos queda la época de Roy Keane, David Beckham o Nicky Butt. No podemos decir lo mismo de Ryan Giggs y Paul Scholes, que continúan trece años después en los 'red devils'. El galés siempre ha estado -desde 1991 de forma ininterrumpida-. Scholes, no. El inglés salió de su retiro el pasado mes de enero debido a la plaga de lesiones e infortunios -enfermedad de Fletcher- que sufrían en Old Trafford. No solo volvió para hacer un favor a su club y disputar los últimos meses del curso 2011/12, sino que ahora disputará la temporada que acaba de arrancar. En breve cumplirá 38 años, como titular y completando 92 de los 95 pases que dio anoche en Goodison Park. No cabe duda de que es un grande de la historia reciente del fútbol británico, pero que a estas alturas de la película siga teniendo semejante protagonismo no es una buena señal. Es algo que habla mal de la configuración de la plantilla del Manchester United.

No hay comentarios: