domingo, 24 de junio de 2012

El enigma De Rossi

En una Eurocopa en la que Holanda, Rusia y Francia, entre otras, ya han hecho las maletas, Italia e Inglaterra se encuentran a un paso de las semifinales. Que los transalpinos alcancen las semifinales no sorprendería sobremanera, pero no se puede decir lo mismo de la selección inglesa. En Inglaterra el clima en los días previos al torneo era de pesimismo, aunque muchos periodistas y exfutbolistas ingleses se negaban a ser calificados como pesimistas. Preferían la etiqueta de "realistas". Fue interminable el desfile de gente -David Beckham, Gareth Southgate, Phil Jagielka, Steven Gerrard, etc- que recurrió a aquello de "low expectations might benefit England". Las bajas expectativas podrían beneficiar a Inglaterra.

Pocos calificarán como "entretenido" el juego que ha desplegado el equipo de Roy Hodgson, pero no eran muchos los que pensaban que sería capaz de liderar su grupo con 7 puntos. Acechado por los problemas, y con poco tiempo para preparar su participación en Polonia y Ucrania, Hodgson eligió el camino más corto hacia la victoria. El pragmatismo. A la hora de valorar lo que ha hecho la selección inglesa y lo que hará esta noche ante Italia conviene recordar la relevancia de los jugadores que causan baja en esta Eurocopa: Kyle Walker, lateral derecho titular; Gary Cahill, central titular; Gareth Barry, posible mediocentro titular; Frank Lampard, Jack Wilshere y Darren Bent, entre otros.

Ha rechazado Hodgson la etiqueta de "underdog" que muchos han otorgado a su selección y dice que el partido está 50-50. A priori, solo hay una duda en su alineación: el acompañante de Wayne Rooney. El seleccionador inglés ha enviado numerosas señales de que la presencia de James Milner ayudando a Johnson y la de Ashley Young son poco menos que innegociables. Welbeck, quizás más idóneo para jugar con espacios y que conoce perfectamente a su compañero de equipo Rooney, ha sido titular en los tres primeros encuentros; mientras que Andy Carroll solo lo ha sido en una ocasión. No parece, sin embargo, el debate sobre el '9' la principal preocupación en Inglaterra, sino el rendimiento de su estrella. Para vencer a Italia será necesario que Wayne Rooney mejore considerablemente sus prestaciones con respecto al partido ante Ucrania. Steven Gerrard lideró al equipo en la fase de grupos y ahora es el turno de que se sume a la causa el '10'.
La selección italiana también acude a los cuartos de final con una mayor dosis de confianza que la que tenía el 8 de junio, día inaugural de la Eurocopa. Esa oscilación entre las dudas y la confianza actual no ha sido tan grande como en Inglaterra, pero el país de la penúltima campeona del mundo no tenía claro que su equipo tuviese capacidad para jugar como lo hizo ante España y durante la primera parte frente a Croacia. Eso invita al optimismo y a soñar con eliminar a Inglaterra y a Alemania.

No podrá contar Cesare Prandelli con Giorgio Chiellini, lesionado, aunque recupera a Andrea Barzagli, que ocupará su puesto en el centro de la zaga. La primera incógnita de Prandelli es el estado físico de Thiago Motta, indiscutible en sus planes, pero cuyas molestias físicas pueden alejarlo del encuentro de esta noche. Si el jugador del PSG no supera las pruebas que realizará esta tarde, Riccardo Montolivo y Antonio Nocerino se disputarían su lugar en el once. No obstante, el principal enigma no es Motta, sino la demarcación que ocupará Daniele De Rossi. Comenzó la Eurocopa -a gran nivel- como tercer central, pero en los días previos a este encuentro en la prensa italiana se ha hablado de que Prandelli jugará con defensa de cuatro y de que el jugador de la Roma actuará en el centro del campo. Me convence más la opción de ver una línea de tres centrales, que protegería a Pirlo y que ofrecería varios recursos para defender a Rooney; Nocerino o Montolivo trabajarían sobre Parker y Marchisio sobre Gerrard. Además, no es ningún secreto que Maggio y Giaccherini, las únicas amenazas de Italia pegadas a la línea de cal, se sienten más cómodos cuando sus equipos utilizan el esquema de tres zagueros centrales, así que si hay una renuncia a ese módulo táctico podrían entrar Abate y Balzaretti en los laterales. De Daniele De Rossi dependerá el dibujo de Cesare Prandelli.

No hay comentarios: