viernes, 18 de mayo de 2012

Protagonistas: Mata, Drogba y Ribery

Estadio Luzhniki, 21 de mayo de 2008. Nunca el Chelsea F.C. estuvo tan cerca de conquistar el cetro continental como en aquella primaveral noche moscovita. Un inoportuno resbalón les alejó de la gloria y aquella fue la línea que separó el éxito del fracaso. Roman Abramovich es el propietario del club desde 2003, Frank Lampard es el emblema desde 2001, John Terry es el capitán desde 2004 y Didier Drogba es el '9' desde la temporada 2004/05. Y lo han ganado todo, excepto la Champions League, el eterno anhelo de esta exitosa y veterana generación. En varias ocasiones han estado próximos a cumplir su sueño, no solo en 2008. Pero sucumbieron dos veces frente al Liverpool (primero con un gol fantasma, luego en una tanda de penaltis) y más tarde ante el 'Iniestazo'. Y cuando nadie los situaba en las quinielas de favoritos -Barça, R.Madrid, Man City, Bayern, Man Utd o Milan parecían superiores- es cuando el Chelsea ha regresado a una final de la Champions League, esa instancia en la que solo noventa minutos te separan de levantar el trofeo de campeón de Europa.

Para el Bayern Munich la final no tiene el mismo halo de cita histórica y única. El grado de motivación no será equivalente al de los 'blue', pero sí elevado. Porque se disputa en su estadio, el Allianz Arena, porque solo han conquistado una Copa de Europa en los últimos treinta y cinco años y porque en las dos últimas temporadas no han ganado ningún titulo. Lo que hace cuarenta días era un posible triplete se ha reducido a una única carta. De ella depende salvar el año en Baviera.

Ambos dieron la sorpresa en semifinales cuando la competición parecía destinada a una final española entre el Barcelona y el Real Madrid. El coste de aquellas eliminatorias, en forma de sanciones, fue alto para los alemanes y para los ingleses. Unos se quedaron sin tres titulares (Holger Badstuber, David Alaba y Luiz Gustavo), los otros sin cuatro (Branislav Ivanovic, John Terry, Ramires y Raul Meireles). ¿A quién afectan más las ausencias por sanción? La primera reacción fue pensar que el Chelsea era el principal damnificado. Tras analizarlo con calma y valorando el nivel de los recambios me surgen más dudas.
"De esta victoria o derrota, depende nuestro estado de ánimo para la final de la Champions League", aseguró Manuel Neuer en los días previos a la final de la copa alemana. Se disputó el pasado sábado y el Bayern sucumbió (5-2) ante el Borussia Dortmund. Para lograr un triunfo de semejante calibre Jürgen Klopp no necesitó que su equipo tuviese más que un 37% de posesión de balón, ni tampoco más de ocho disparos entre los tres palos. Roberto Di Matteo aspira a que el guion de la final de la Champions League se parezca lo máximo posible al de la final de copa.

Didier Drogba marcó diferencias en semifinales y Juan Mata las ha marcado en el global de la temporada 'blue'. En Munich ambos pueden encontrarse con un escenario idóneo para ser determinantes. El marfileño se enfrentará a una debilitada zaga, formada por Jerome Boateng y un mediocentro como Anatoliy Tymoschuk (o Daniel Van Buyten, que acumula cuatro meses sin jugar). No hay motivos para pensar que el Chelsea no será capaz de aprovechar ese juego directo, el mismo que ha permitido al africano brillar recientemente en las semifinales de la Champions, en la final y en la semifinal de la FA Cup. Además, las circunstancias son ideales para que Mata actúe en la banda derecha, a pierna cambiada, aprovechándose de la ausencia de Alaba y de la presencia de Diego Contento. Desde ahí se asociará con Frank Lampard, buscará la diagonal y la espalda de los mediocentros rivales, zona en la que no estará el sancionado Luiz Gustavo.

La incapacidad para anular a Shinji Kagawa fue una de las principales razones por las que el Bayern Munich encajó cinco goles el pasado sábado. Juan Mata, partiendo desde una posición más escorada, podría suponer una amenaza similar para el mediocampo bávaro. No dispondrá Jupp Heynckes de un especialista defensivo como Luiz Gustavo. Y salvo que sorprenda situando a Tymoschuk como mediocentro, Bastian Schweinsteiger y Toni Kroos ocuparán la medular. Les costará mucho contener a Mata durante una hora y media. Todo ello sin subestimar la capacidad de 'Schweini' y Krooss sin la pelota.

Didier Drogba y Juan Mata serán, por tanto, quienes más quebraderos de cabeza provoquen a Heynckes. Una de las diferencias que se pueden establecer entre el Bayern y el Chelsea es que los primeros disponen de un mayor número de futbolistas resolutivos: Mario Gomez, Arjen Robben, Franck Ribery, Thomas Müller, Toni Kroos, Bastian Schweinsteiger. Todos ellos capaces de decidir una final. A priori será Ribery quien más cómodo esté y quien disponga de más facilidades. Enfrente no estará el serbio Branislav Ivanovic, sino un lateral, José Bosingwa, con menos aptitudes defensivas y que sufrirá ante el abanico de recursos del extremo galo. Serán constantes las ayudas del mediocentro, quizás Michael Essien, que ocupe el perfil derecho. No obstante, celebrará Bosingwa la ausencia de David Alaba, la cual causará que el lateral izquierdo rival -presumiblemente Diego Contento- no se incorpore excesivamente al ataque. Es por ello que Roberto Di Matteo podría alinear en esa banda a un jugador como Mata o Daniel Sturridge, que no tendrían que preocuparse en exceso del lateral zurdo alemán.

Interrogante nº 1. Tymoschuk o Van Buyten. Hay ocho jugadores indiscutibles en la alineación de Jupp. Las tres incógnitas son los reemplazantes de los sancionados Badstuber, Alaba y Luiz Gustavo. A Jerome Boateng le hará compañía en el centro de la zaga Anatoliy Tymoschuk o Daniel Van Buyten. El ucraniano es un mediocentro, ya de 33 años, que esta temporada solo ha actuado en la demarcación de central durante las tres últimas e intrascendentes jornadas de la Bundesliga. Por su parte, Van Buyten, a sus 34 años, acumula cuatro meses sin jugar debido a una lesión que le ha apartado de los terrenos de juego en la segunda vuelta. No obstante, parece que entrará en la convocatoria.

Interrogante nº 2. Contento o Rafinha. Menos dudas causa el sustituto de Alaba. Pranjic, debido a su mala relación con Heynckes y lo poco que ha jugado esta temporada, queda prácticamente descartado. Por lo tanto, dos opciones se manejan: Rafinha en la derecha y Lahm en la izquierda o Lahm en la derecha y Contento en la izquierda. El brasileño ha desaparecido de los planes de su entrenador -el mismo que no quiere deshacer la dupla Lahm&Robben- en el último tercio de la campaña y ya probó recientemente a Contento.

Interrogante nº 3. Acompañante de Bastian Schweinteiger. En caso de que Tymoschuk sea elegido como central, las opciones en el centro del campo se reducirán. Hasta el punto de que no parece haber una alternativa al triángulo formado por Schweinsteiger, Kroos y Müller, ya que la única la representa el propio Anatoliy Tymoschuk.
Interrogante nº 4. Estado físico de David Luiz y Gary Cahill. El brasileño se lesionó el 15 de abril en la semifinal de la FA Cup, mientras que el inglés cayó lesionado el 24 de abril en el Camp Nou. Desde entonces, y como consecuencia de las ausencias de Terry e Ivanovic, se recuperan a contrarreloj de sus respectivas lesiones. Para Roberto Di Matteo disponer de David Luiz y Gary Cahill es de vital importancia, puesto que sus alternativas responden al nombre de Paulo Ferreira, José Bosingwa o Michael Essien.

Interrogante nº 5. Sustituto de Raul Meireles. John Obi Mikel, secundario en los últimos tres meses de la era Villas-Boas, se ha convertido en uno de los hombres de confianza del técnico italiano. En condiciones normales, Frank Lampard y Raul Meireles serían sus compañeros en la medular pero, dadas las circunstancias, Di Matteo debe buscar reemplazo al portugués. Motivos para creer que esa figura no será Oriol Romeu: solo ha disputado dos partidos -de Premier, no muy trascendentes- a las órdenes del entrenador transalpino y en ambos ha estado mal. El ghanés Essien es, por lo tanto, el máximo candidato.

Interrogante nº 6. Banda opuesta a Mata. Si por los motivos expuestos anteriormente Mata es ubicado en una banda, faltaría por resolver la incógnita de quien jugará en la banda opuesta, aquella en la que Ramires destacó frente al Barça. Salomon Kalou es el favorito, seguido de Florent Malouda -poco habitual en las alineaciones de Di Matteo y que sale de una lesión-, sin descartar a Daniel Sturridge. Sea como fuere, el dúo formado por Philipp Lahm y Arjen Robben obligará al habitante del volante izquierdo 'blue' a permanentes ayudas defensivas, como le ocurrió a Grosskreutz en la reciente final de la copa alemana.
Interrogante nº 7. Fernando Torres. Se me antoja improbable que Roberto Di Matteo apueste por un doble '9' y, sin embargo, Torres tiene opciones de ser titular. Bastantes más que en semifinales. Actuar en banda le exigiría un desgaste defensivo al que no está acostumbrado, de ahí que no sea el principal favorito para ocupar la banda opuesta a Juan Mata, pero sus virtudes y recursos ofensivos son más amplios que los de Salomon Kalou o Florent Malouda. Los datos hablan por sí solos: en los 60 partidos que ha disputado el Chelsea a lo largo de la temporada, Torres y Drogba han coincidido en la alineación únicamente una vez. Aquello fue en el mes de agosto y de la pizarra de Di Matteo depende que vuelva a ocurrir por segunda vez. Pocas veces fue tan probable su convivencia en el mismo once inicial como en el Allianz Arena.

1 comentario:

Alina Lucía dijo...

¡maravilloso! ! !
Su artículo herramienta de escritura profesional!
Información gráfica es muy clara!
¡muchas gracias!
Ribéry es mi ídolo!
Jajaja~~~