lunes, 12 de marzo de 2012

Optimismo moderado

En el currículum de Roberto Di Matteo ya figuran dos partidos como entrenador del Chelsea. Con pleno de victorias y, lo que es más importante, cierta mejoría con respecto a los últimos encuentros de André Villas-Boas como técnico del club londinense. Suficiente para que el Chelsea haya insuflado una dosis de optimismo entre su afición de cara a la vuelta de los octavos de final de la Champions League. La remontada no es ninguna utopía, si bien el Nápoles es favorito, ya que cuesta vislumbrar un escenario en el cual Lavezzi, Cavani y Hamsik no hagan llegar el balón a la red al menos en una ocasión. Cabe recordar que el sustituto de Villas-Boas se ha enfrentado a un equipo de segunda división (Birmingham) y a un Stoke que jugó durante una hora en inferioridad numérica.

4-2-3-1. Existía alguna duda sobre qué esquema utilizaría Di Matteo, ya que no se descartaba que jugase con dos delanteros centro. Pero eso no ha ocurrido ni ante el Birmingham, ni ante el Stoke City, donde el nuevo entrenador blue ha dibujado sendos 4-2-3-1. Parece que será este el esquema táctico con el que el Chelsea afronte sus tres objetivos: avanzar rondas en la Champions (es decir, reforzarse anímicamente, ya que conquistar el torneo suena a utopía), ganar un título esta temporada (es decir, la FA Cup) y acabar entre los cuatro primeros de la Premier (es decir, clasificarse para la próxima Champions).

Dudas con David Luiz. Fue titular el brasileño el pasado martes, pero suplente el sábado, día en el que Gary Cahill y John Terry convivieron en el centro de la zaga londinense. La duda parece razonable: ¿se atreverá Roberto Di Matteo a jugar con David Luiz el decisivo encuentro de Champions? En la ida, un error suyo le costó un gol al equipo. Uno de los muchos errores que ha tenido en su aciaga etapa como jugador blue. Parece claro que Branislav Ivanovic y Ashley Cole serán los laterales, mientras que la titularidad de Terry la damos casi por segura. Queda, por tanto, un puesto, por el cual librarán una batalla Cahill y David Luiz. Asumirá un riesgo el entrenador italiano si apuesta por el segundo. Un riesgo llamado David Luiz, con sus virtudes y sus defectos.

Pareja de mediocentros. Uno de los aspectos noticiables de las dos primeras alineaciones de Di Matteo pasa por la titularidad de John Obi Mikel y Raúl Meireles, formando ellos dos la pareja de mediocentros blue. El cúmulo de minutos de Michael Essien asciende a 1'. Sin embargo, Meireles está sancionado y no podrá enfrentarse al Nápoles, por lo que no podrá repetir pareja de mediocentros Di Matteo. Cinco aspirantes -Mikel, Essien, Lampard, Ramires y Romeu- para solo dos puestos. El que escribe estas líneas alinearía al ghanés y al español, pero intuye que el italiano apostará por Obi Mikel y Ramires o Essien.
Mata y/o Lampard. No es ningún secreto que Juan Mata está siendo el mejor futbolista del Chelsea. Y lo es en un equipo en el que no abunda el talento y en el que sufre para encontrar un socio que hable su mismo idioma futbolístico. Lo más parecido a ello es Frank Lampard, emblema del club durante la última década. Villas-Boas confiaba en un centro del campo que contaba con un mediocentro y dos interiores. Su sucesor apuesta por dos mediocentros y un mediapunta, que posicionalmente es la única alteración que ha efectuado el ex-entrenador del West Brom.
El pasado sábado, quedaba casi una hora de partido cuando el Stoke City se quedó con un futbolista menos y, entonces, Di Matteo retiró a Meireles para meter a Mata y jugar con un 4-1-4-1 en el que Mikel actuó como único mediocentro, mientras que Frank Lampard y Juan Mata convivieron en la mediapunta. Posiblemente estemos hablando de una de las soluciones que mayor rédito puede dar al equipo londinense frente al Nápoles: ubicar al inglés y al español en tres cuartos de campo, como vemos en la imagen superior.

Torres y/o Drogba. Uno de los principales motivos de debate en el entorno del Chelsea durante los últimos doce meses lo han protagonizado Fernando Torres y Didier Drogba. Cabe la posibilidad de que Mata y Lampard jueguen juntos, pero ver al delantero español y al delantero marfileño juntos en el once inicial sería catalogado como sorpresa. Porque las pocas veces que han jugado juntos no se han entendido y porque Di Matteo no ha probado ese esquema de dos puntas. Uno (Torres) ha hecho 4 goles en toda la temporada. El otro (Drogba) ha anotado 8 y termina contrato en junio, motivo por el cual quizás el del miércoles sea su última noche de Champions con la camiseta blue.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Chelsea ganó finalmente con una magnífica exhibición de la vieja escuela. Impresionantes Lampard y Drogba. Si Di Matteo también resuscita a Torres lo elevan a Santo! Ojo con el Chelsea que la experiencia es fundamental en estas rondas avanzadas de Champions y ayer lo ha comprobado goleando a un autentico equipazo pero poco experimentado en estas andanzas.

Mira este video: "A letter to MR. Someone" http://www.youtube.com/watch?v=KYsbhypo-rY Quien crees que es este mr. someone?