domingo, 18 de marzo de 2012

De Martínez a Rodgers

Tal día como hoy, hace cuatro años, el Swansea City jugaba en League One, la tercera categoría del fútbol inglés. Tal día como hoy, hace cuatro años, el Swansea vencía por 0-2 en el campo del Bristol Rovers, que hoy milita en cuarta división. Podíamos leer a Axel Torres en abril de 2008 que: "Todos quieren presenciar en primera persona el proyecto que está construyendo Roberto Martínez y cuya estación de destino parece ser la Premier League. El técnico de Balaguer ha logrado ya el primer objetivo, un sueño perseguido durante dos décadas y que con él como manager se ha conseguido en un abrir y cerrar de ojos. En su primera temporada completa al frente del equipo, en el primer asalto real, el Swansea ha ganado la League One y el año que viene se codeará con clubes históricos de Inglaterra. No ha sido casualidad. Detrás del triunfo hay trabajo y estructura. Y las ideas de un entrenador al que se puede llamar revolucionario, porque ha implantado con éxito un estilo de juego que, si bien es cierto que otros ya lo habían probado en la máxima categoría, es totalmente nuevo en las divisiones inferiores, aún más fieles al kick and rush. La apuesta de Roberto por la posesión y la paciencia no pretendía ganar debates estéticos, sino llevar a su equipo a lo más alto. Los resultados le dan la razón."

Veinticuatro años había tenido que esperar el club galés para regresar a Championship. Pero solo tres transcurrieron desde la vuelta a segunda hasta el posterior ascenso a la Premier League. Roberto Martínez dirigió al Swansea en su primera temporada en Championship. Durante otros doce meses esa labor le correspondió al portugués Paulo Sousa. Y el norirlandés Brendan Rodgers lo hizo en la 2010/11, la campaña del ascenso a primera división. Tres entrenadores distintos en apenas treinta y seis meses, pero un denominador común: la continuidad en el estilo de fútbol que Martínez había implantado cuando el Swansea era un modesto club de la tercera división inglesa.
La historia del Swansea City es la historia de un sueño. El sueño de un equipo que quería jugar en la Premier League. Y lo quería hacer con su ya característico fútbol de posesión. Es la historia de un club al que lo caracterizan tres cosas: su estilo tan bien definido, sus buenos resultados y los elogios que recibe. Ya durante la pasada campaña había quien lo apodaba como el 'Swanselona'. Entonces Brendan Rodgers, su entrenador, declaró: "Nueve de cada diez veces, si realizamos un determinado número de pases ganaremos el partido. Eso significa que tenemos el control y que nuestro juego se basa en la posesión y el dominio. Nosotros queremos dominar con el balón. Promediamos 526 pases por partido y una posesión del 61%."

Brendan Rodgers ya ha sido catalogado como uno de los managers con más futuro de las Islas, quizás el mejor entrenador británico joven. Solo tiene 39 años y no son pocos los que piensan que más pronto que tarde se hará cargo de unos de los grandes de Inglaterra. Para muchos, Rodgers puede ser el sustituto ideal de Harry Redknapp si este abandona White Hart Lane. En su currículum figura haber trabajado -entrenador del juvenil y de los reservas del Chelsea- durante tres años junto a Jose Mourinho. "Siempre digo que trabajar con Jose fue como ir a la universidad de Harvard."

No le gusta al norirlandés la etiqueta de equipo vistoso y ofensivo que no sabe defender [es el 8º menos goleado de la Premier League 2011/12]: "Mi idea cuando llegué aquí era jugar un fútbol de ataque muy atractivo, pero siempre con disciplina táctica. La gente ve nuestra posesión, nuestra imaginación y nuestra creatividad, pero hemos dejado la portería a cero 23 veces este año [2010-11]. Así que en casi la mitad de nuestros encuentros no hemos concedido ningún gol. El ejemplo del modelo Barça fue una gran influencia e inspiración para mi. Pero combinamos eso con presión alta e intensa. La gente no se da cuenta de ello porque se habla siempre de nuestra posesión de balón, pero la intensidad de nuestra presión cuando no tenemos la pelota es fantástica. Si durante un segundo no presionamos de la manera adecuada, estamos muertos porque no tenemos los mejores futbolistas. Lo que sí poseemos es uno de los mejores equipos."

"La diferencia con nosotros es que cuando tenemos el esférico jugamos con once, mientras que otros equipos juegan con diez y un portero. La gente británica me decía que Michel Vorm [portero del Swansea desde el pasado verano] era demasiado bajo (1,83 m). Pero la primera vez que lo vi me di cuenta de que era perfecto. 27 años, humilde y realiza paradas que un guardameta de 1,96 m no hará. Pero lo que es más importante es que él puede iniciar una jugada desde atrás. Vorm entiende las líneas de pase."
Tras 29 jornadas, el Swansea es 8º y los 17 puntos de ventaja con respecto al antepenúltimo clasificado hacen que el club galés esté virtualmente salvado. Soñar es gratis y ellos están ahora a ocho puntos de la 6ª plaza. Un puesto que dará acceso a la Europa League siempre y cuando la final de la FA Cup la disputen dos equipos del top 5 (Tottenham vs Chelsea). Sería una preciosa recompensa a su maravillosa temporada y, sobre todo, a su brillante último lustro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta el swancelona y sobre todo su medio-centro Allen,una pregunta es swancea se quedar finalmente con sigursson,porque dejarlo ir al Hoffenheim seria una pena

Sergio Santomé dijo...

@ Anónimo

Lo desconozco. No he leído nada al respecto. Teniendo en cuenta el rendimiento que está dando Sigurdsson, supongo que el Swansea intentará ficharlo.