viernes, 24 de febrero de 2012

Sin Ibra ni Boateng, Juve favorita

El del sábado no es únicamente el duelo entre los dos mejores equipos de Italia, sino que parece el choque entre las dos escuadras que se disputarán el Scudetto. Por plantilla y por clasificación, Udinese, Lazio y cía ya no parecen rivales en la pelea por el título de liga. Es líder el Milan con 50 pts y la Juventus tiene 49 pts, aunque con un partido menos. El partido se juega en San Siro, pero el favoritismo hay que otorgárselo a la 'Vecchia Signora', por mucho que Giorgio Chiellini diga lo contrario. ¿Por qué lo es? Porque el Milan jugará sin su delantero estrella (Zlatan Ibrahimovic) y sin su centrocampista estrella (Kevin-Prince Boateng); y porque la Juve sigue, a 24 de febrero, invicta en todas las competiciones y ha sido quien mejor fútbol ha practicado en la presente Serie A. Se espera que Massimiliano Allegri juegue con Van Bommel, Nocerino, Muntari y Emanuelson en el medio; Pato y Robinho, en ataque. Aun sin Ibra y Boateng, será un equipo competitivo el que presente Allegri, un equipo que llega a este encuentro en el mejor momento de la temporada. Para vencer necesita al mejor Robinho -a la sombra del sueco y del ghanés en esta campaña- y al mejor Pato -las lesiones han hecho que solo acumule 489 minutos en liga-. 
Enfrente una Juventus cuyos últimos entrenamientos hacen pensar que jugará con defensa de tres centrales en San Siro. Será fundamental para Antonio Conte que el estilo que ha caracterizado al trío de centrocampistas formado por Andrea Pirlo, Claudio Marchisio y Arturo Vidal se imponga en la batalla que va a librar con el físico mediocampo rossonero. Resultará poco atractivo, poco vistoso, poco elegante o poco creativo, pero no hay ninguna medular en la liga italiana que pueda causar tantos problemas a Pirlo y Marchisio -dos de los grandes artífices de la buena temporada juventina- como la del Milan. Son dos estilos contrapuestos el de Allegri y el de Conte. Pero, de momento, a ambos les está yendo bien en sus respectivos. Sin embargo, solo puede ganar uno mañana. Y solo puede ganar uno el Scudetto.