jueves, 23 de febrero de 2012

Diez conclusiones de St. Jakob-Park

No hubo goles hasta el minuto 86 y, sin embargo, fue uno de los encuentros más atractivos y entretenidos de estos octavos de final de la Champions League. Me atrevería a decir que la primera parte gustó al espectador como pocas otras en lo que llevamos de competición. Logró la hazaña el Basilea de eliminar al Manchester United en la fase de grupos y ahora vence al Bayer Munich. Si finalmente elimina a los bávaros, estaremos hablando de un equipo que habrá enviado a casa a dos de los cinco o seis mejores equipos del continente. Hasta el momento se trata de una Champions League de la que se pueden extraer dos grandes titulares: "Fracaso de los clubes ingleses (quizás no haya ninguno en cuartos)" e "impactante Basilea".

1.- A sus 20 años Xherdan Shaqiri ya es el mejor futbolista suizo del momento. Me atrevería a decir que por encima de Eren Derdiyok o Gökhan Inler. Para sorpresa de propios y extraños, Xherdan estuvo cerca de fichar por el Galatasaray turco en el mercado invernal. Finalmente el Basilea lo traspasó al Bayern Munich, donde jugará a partir de la próxima temporada. Pero antes jugará la Champions con su actual equipo y su permanencia hasta el verano hace soñar al Basilea con que estar en cuartos de final de la Champions no es una utopía. No disfrutamos ayer del Shaqiri más inspirado o más acertado, pero su mera presencia supone una amenaza enorme para el rival. Y lo será en la vuelta. Shaqiri es incluso mejor futbolista de lo que ayer se pudo adivinar, que no es poco.

2.- Desde hace doce meses seguimos con mucha atención los pasos de Granit Xhaka. Nos regaló argumentos en una eliminatoria de Europa League ante el Spartak para considerarlo como una de las promesas de este equipo. Y ahora es una realidad. Ninguno de los 27 protagonistas del partido de anoche ha recibido tantos elogios como Xhaka. Merecidos. Esperábamos a Shaqiri y deslumbró el mediocentro. Lo mejor que se puede decir sobre su actuación es que compaginó un muy buen trabajo sin el esférico y excelentes aportaciones con la pelota en los pies. Muy involucrado en la salida de balón, distribuye genial en corto y en largo. Siempre con elegancia.

3.- No jugó bien el Bayern. Y sin embargo chutó 21 veces, por 8 del Basilea. "Era importante para mí parar los primeros tiros, porque eso me metió en el partido y me dio confianza", declaró el guardameta Yan Sommer tras el encuentro. No le falta razón. Los mejores minutos del equipo germano se produjeron en el tramo inicial y entonces Sommer respondió con varias paradas de mucho mérito, especialmente trascendente resultó un mano a mano con Ribéry. De haber anotado el extremo francés en esa acción, el guion del partido y de la eliminatoria hubiese cambiado por completo. Dejar la portería a cero era fundamental para Heiko Vogel y lo consiguió. La cotización de Sommer aumentó en la noche de ayer, al igual que ya ocurrió durante el pasado Europeo sub'21, en el que el suizo fue elegido mejor guardameta del torneo, después de que su selección llegase a la final -la perdió frente a España- sin encajar ningún tanto.

4.- Pero no solo de Shaqiri, Xhaka y Sommer vive el Basilea. En lo colectivo, respondieron muy bien sin el balón, gracias a su buen repliegue, que dejó sin espacios a un equipo, el Bayern, que necesita imperiosamente tenerlos. Mucho orden, colocación y generosidad defensiva por parte de los pupilos de Vogel. Fabian Frei rindió por debajo de lo que es habitual pero, para compensarlo, Valentin Stocker mejoró al equipo saliendo desde el banquillo. Tampoco estuvo mal el lateral izquierdo surcoreano Joo-Ho Park.
5.- Esperaba que Ribéry causase multitud de problemas a Steinhofer y Robben a Joo-Ho Park, pero finalmente fue Mario Gómez quien se convirtió en un quebradero de cabeza para la pareja de centrales formada por David Abraham y Aleksandar Dragovic. Sigue alejado el '9' alemán del estado de gracia, del elevadísimo acierto goleador que vivió a comienzos de temporada. Anoche tampoco vio portería, pero fue un incordio. Ganó balones por alto, buscó la espalda de los centrales y fue el mejor atacante del Bayern. Lo lógico es que en la vuelta también sea un incordio. Lo ilógico es que en la vuelta tampoco supere a Sommer.

6.- Arjen Robben está viviendo su peor campaña desde que milita en el Bayern. Necesita Heynckes recuperar al Robben de las grandes noches si quiere avanzar rondas en la Champions League. Se perdió muchos partidos por lesión en la primera vuelta y en 2012 todavía no se ha perdido ninguno, pero sus prestaciones se encuentran por debajo de lo mínimo exigible. Ribéry estuvo mejor en St. Jakob-Park. Tiene veinte días Arjen para reencontrarse consigo mismo y tiene veinte días Jupp para recuperar al mejor Robben.

7.- No atraviesa tampoco Thomas Müller por su mejor momento. Su primera vuelta no fue buena y en su arranque de 2012 no se estaba atisbando mejoría alguna. Uno empieza a preguntarse si se trata de algo coyuntural o si, por el contrario, la relación Müller-Heynckes está condenada al fracaso. No ha tenido Müller a ningún entrenador más importante para él que Louis Van Gaal. El holandés le dio galones al comienzo de la temporada 2009/10 y con él Thomas alcanzó su mayor nivel, mientras que con Heynckes está jugando el peor fútbol de su carrera. ¿Relación causa-efecto?

8.- No solo añora el Bayern al mejor Robben y al mejor Müller, sino también a Bastian Schweinsteiger, que ha sufrido su segunda lesión en esta campaña. La primera coincidió con la peor racha del Bayern esta temporada. La segunda ha coincidido con un pinchazo en campo del colista de la Bundesliga y con la derrota en Suiza. Más allá de los resultados, las peores actuaciones de la escuadra germana se producen inexorablemente cuando Schweinsteiger no está sobre el campo. Se trata de uno de los mejores centrocampistas del continente y, sin embargo, pienso que está infravalorado. Heynckes paga la ausencia de Bastian y también la ausencia de un sustituto de garantías. Ha probado en esa posición a Luiz Gustavo, Alaba, Tymoschuk, Kroos e incluso en una ocasión a Pranjic. Pero no hay respuesta positiva cuando Schweini no juega.
9.- No es ningún secreto que la principal arma del Bayern Munich es su arsenal ofensivo: la capacidad goleadora de Mario Gómez, la inspiración de Franck Ribéry, el desequilibrio de Arjen Robben, el talento de Thomas Müller o las virtudes de Bastian Schweinsteiger. A un nivel sensiblemente inferior se encuentra su defensa. Poco exigida en la Bundesliga (14 goles encajados en 22 jornadas), nada que ver con los exámenes que tendrá que superar en esta Champions si quiere llegar a la final -se disputará en su estadio-. Pagaron 13 millones de euros por Jérôme Boateng, que, en mi opinión, se desenvuelve mejor como lateral derecho que como central. Pasan los meses, pasan las temporadas, pasan los mercados de fichajes y el Bayern sigue necesitando defensores de primer nivel. Si Neuer encaja un gol en la vuelta y el equipo cae eliminado de nuevo en octavos de final, quizás entonces Rummenigge y cía reconsideren que la mayor necesidad era reforzar la zaga y no contratar a Xherdan Shaqiri.

10.- Sucumbieron en St. Jakob-Park pero los alemanes mantienen su condición de favoritos. Si en Suiza chutaron en 21 ocasiones, la lógica dice que el volumen de disparos volverá a ser muy elevado en el Allianz Arena. El problema para ellos es que el Basilea ya ha demostrado que también tiene capacidad ofensiva y un tanto suizo en la vuelta obligará al Bayern a marcar tres veces. La ansiedad, la precipitación y los riesgos asumidos serán algunos de los factores que ayuden a entender el apasionante Bayern Munich v Basilea del próximo 13 de marzo.

No hay comentarios: