lunes, 31 de octubre de 2011

Jetro Willems, Nacer Chadli y Ola John

No sólo se mantiene en lo más alto de la Eredivisie el AZ Alkmaar, sino que este fin de semana ha aumentado su ventaja. Hizo los deberes el AZ venciendo en Almelo, pero el segundo (PSV) y tercer (Twente) clasificado de la liga holandesa empataron en el duelo que les enfrentó el sábado por la noche. No pasan los de Enschede por su mejor momento (10 puntos en las últimas 7 jornadas), pero fue ligeramente superior al equipo de Eindhoven. Y es que el De Grolsch Veste es un auténtico fortín, un campo en el que desde 2008 el Twente sólo ha perdido un partido de liga. Sólo uno.

Dos nombres propios en el equipo de Co Adriaanse. El primero, el de Nacer Chadli. Este belga, de origen marroquí, llegó a Enschede en el verano de 2010 procedente del modestísimo AGOVV Apeldoorn. Tenía 21 años recién cumplidos y pocos esperaban que ese desconocido extremo izquierdo fuese titular desde la tercera hasta la última jornada de la Eredivisie, de manera casi ininterrumpida. Se adueñó de la banda izquierda del Twente y fue -junto a Theo Janssen, Bryan Ruiz, Marc Janko y Luuk de Jong- uno de los más destacados del equipo, gracias a su habilidad para jugar a pierna cambiada y poner los que quizás sean los mejores centros de la liga holandesa. Este verano, fueron traspasados Janssen (al Ajax) y Ruiz (al Fulham), por lo que parecía que recaería sobre De Jong y Chadli la responsabilidad de liderar ofensivamente al Twente. Sin embargo, una lesión provocó que el debut del belga esta temporada tuviese que esperar hasta hace diez días. Y el del sábado, en Enschede, fue su primer partido como titular en la presente Eredivisie. Lo disputó en una demarcación donde nunca antes lo habíamos visto: mediocentro. ¿Qué llevó a Adriaanse a ubicar a Chadli al lado de Wout Brama? Para empezar, que en la mediapunta es indiscutible Luuk de Jong. Segundo, que la banda izquierda es ahora propiedad de Ola John. Él -la revelación del campeonato holandés- es el segundo nombre propio del partido. A sus 19 años, ya es indiscutible en Los Tukkers. A primera vista, su juego puede guardar algunas similitudes con el de Chadli: ambos diestros, pero especializados en actuar en la posición de extremo izquierdo. Pero la finura y elegancia de Chadli contrastan con lo eléctrico y habilidoso que es John. Ambos serán titulares en el Twente, pero está por ver quien de ellos se gana el puesto de '11' y quien tiene que jugar de extremo derecho...o mediocentro.
Causó cierta decepción el PSV, un equipo que ha pinchado en casi la mitad de las jornadas de esta liga: derrota en Alkmaar y empates ante Venlo, Ajax, Vitesse y Twente. No jugó bien en su empate a dos en Enschede. Poco ambiciosa y poco decidida a buscar los tres puntos la escuadra de Fred Rutten. No brillaron ni Wijnaldum, ni Strootman (expulsado) y apenas dispusieron de buenos balones Toivonen y Matavz. Pero a quien más echó de menos el PSV fue a Dries Mertens, más apagado que de costumbre. Aun así, el belga es tan bueno que en un día "malo", dio un pase de gol y estuvo a punto de anotar el 2-3 a falta de tres minutos del final, pero su remate se fue al palo.

Esperábamos a los mencionados Matavz, Wijnaldum, Toivonen, Mertens, Strooman y cía, pero el que acabó siendo el centro de muchas miradas fue Jetro Willems, que tuvo que sustituir en el 19' al lesionado Tamata, que a su vez sustituía al también lesionado Erik Pieters. Es decir, que acabó jugando durante más de una hora el PSV con su tercer lateral izquierdo, de tan solo 17 años. ¿Y quién es este Willems? Campeón de Europa sub'17 en el mes de mayo, lo vimos también en el Mundial de México, y ya internacional sub'19 con Holanda. Lo fichó en verano el equipo de Eindhoven, procedente del Sparta Rotterdam -donde con 16 años ya era titular-, y el fin de semana pasado debutó en campo del Vitesse. Entre semana, fue titular en partido de copa holandesa y el sábado le llegó la hora de disputar su primera gran cita. Lo cierto es que cumplió con nota Willems. Lateral izquierdo muy liviano, muy bajito (1,70 m), con notables virtudes ofensivas: se incorpora bien al ataque, es descarado, habilidoso y extraordinariamente veloz. Defensivamente no respondió mal, se impuso en un par de unos contra uno y demostró buena colocación y concentración.
Fue la undécima jornada de la Eredivisie absolutamente favorable a los intereses del AZ Alkmaar, que es más líder todavía, ya con seis puntos de ventaja. Pero fue también un fin de semana en el que Frank de Boer innovó. Y es que vimos al Ajax golear al Roda -resultado un tanto engañoso, por cierto- con un interesante 3-4-3. Desaparecieron los laterales (Van der Wiel, suplente; Boilesen está lesionado) y actuó André Ooijer como líbero, junto a Alderweireld y Vertonghen. Mediocentro Eyong Enoh, interiores Anita y Janssen, mediapunta Eriksen; arriba Boerrigter, Siem de Jong y Lukoki. Era el primer partido como titular de Jody Lukoki, extremo derecho congoleño de 18 años. Precipitado y revolucionado, por momentos; acertado en otros -anotó un gol-. Llama la atención su corta estatura y su velocidad -candidato desde ya a "jugador más veloz de la Eredivisie".
También fue, lo de Kerkrade, una nueva demostración de que el Ajax ha acusado, acusa y acusará la baja de su '9', Sigthorsson. Y una actuación portentosa de Christian Eriksen, que estaba realizando una discreta temporada hasta el momento. Necesitan los ajacied la mejor versión del mediapunta danés si quieren revalidar su título: ahora mismo son quintos a ocho puntos del AZ.

domingo, 30 de octubre de 2011

El año de Van Persie y de la Juve

Papeles invertidos. Solían ser los Chelsea v Arsenal de esta historia reciente de la Premier, partidos en los que los gunners tenían bastante posesión de balón, pero eran incapaces de transformar ese dominio de la pelota en goles. Y viceversa: un Chelsea caracterizado por una gran pegada (Didier Drogba ha anotado 6 tantos en los 6 Chelsea v Arsenal que ha jugado). Este sábado, sin embargo, el guión de la película no fue precisamente ese. Los blues tuvieron mucho el balón en varios tramos del encuentro, pero fue el Arsenal el que, cuando tuvo la pelota, transmitió una mayor sensación de peligro, algo casi insólito tratándose de esta escuadra. Juego poco elaborado -la antítesis de lo que ha sido este equipo en los últimos tiempos-, pero mayor capacidad para desequilibrar a partir de tres cuartos de campo. Hizo daño la verticalidad y velocidad de Theo Walcott. También los movimientos de Gervinho, que actúa como extremo izquierdo pero tiene un don para aparecer entre los centrales: sólo hay que ver el primer gol del Arsenal o el movimiento del marfileño en el segundo. Todo ello aderezado por la que seguramente sea la mejor actuación de Aaron Ramsey después de la grave lesión que sufrió a principios de 2010, y quién sabe si el mejor partido de la corta trayectoria profesional del galés. En un día en que Juan Mata volvió a dejar la sensación de que nos sobran los dedos de una mano para contar los futbolistas que hay en esta edición de la Premier a mejor nivel que él. Omnipresente y determinante en el equipo de Villas-Boas. Su golazo desde fuera del área es toda una demostración, no sólo de talento, sino sobre todo de autoconfianza, de saberse ya el líder de este equipo, en términos futbolísticos y de calidad.
Se habla, por cierto, en Londres del siguiente dato: el Chelsea ha encajado ya 15 goles en esta Premier, los mismos que recibió en la primera Premier de la era Mourinho.



Robin Van Persie, ese '9'. Dijo Arsène Wenger hace poco más de dos semanas: "He has scored 26 goals in 32 games in this position - you cannot say it is wrong". Hablaba sobre RVP y su rol de '9' del Arsenal desde hace un tiempo. Una lesión hizo que estuviese cinco meses sin jugar durante la temporada 2009/10. Se volvería a lesionar en la 2010/11, pero desde su reaparición definitiva, poco antes de las pasadas Navidades, Van Persie es otro. Mucho más goleador que nunca. Hablamos de un delantero que sólo una vez (precisamente en la 2010/11) ha superado los once goles en Premier League. Pues bien, en estas diez jornadas ya lleva diez tantos. Sus cifras en el año 2011 son de ensueño: 33 goles (39 si sumamos los anotados con la selección). Y todavía estamos en octubre, con dos meses por delante para que RVP siga aumentando su cuenta goleadora. Es, sin duda, este el gran año de la carrera deportiva de Robin Van Persie. Está consiguiendo paliar la añoranza de los lesionados Jack Wilshere y Bacary Sagna. Por dos motivos. Primero, por su ya comentado superlativo estado de forma. Segundo, porque está teniendo continuidad, las lesiones le están respetando como nunca antes en su vida. En estos últimos doce meses, la única que ha sufrido es la de la final de la Carling Cup, donde sufrió un golpe en la rodilla, que provocó que fuese duda hasta última hora en el Barça v Arsenal de Champions.

Juve convincente; Milan al alza; minicrisis de la Roma; Inter, rozando el descenso.
También es un año importante para la Juventus. Porque estamos asistiendo, en este curso 2011/12, al renacimiento de la Vecchia Signora, máxima favorita al Scudetto por primera vez desde el Moggigate. Lo dice su posición en la tabla (líder). Lo dicen sus números (invicta). Lo dice la calidad de su plantilla. Y lo dice su juego y las sensaciones (casi todas positivas) que transmite. Anoche ganó en campo del Inter (1-2), en un partido en el que Antonio Conte cambió notablemente el que venía siendo su planteamiento habitual. Promediaba algo más de 60% de posesión de balón la Juventus hasta la fecha y, sin embargo, en San Siro esa cifra se quedó en 54% e incluso se vio muy maquillada por un tramo final en que la Juve sí se adueñó de la pelota, "durmió" el partido y eso hizo que la posesión final aumentase. Pero durante algo más de una hora de juego, vimos a un equipo bianconero más contragolpeador que nunca, sabedor de las debilidades de la transición defensiva interista. Ni el resultado ni el juego desplegado en la segunda mitad fueron alentadores para el Inter de Milán, pero cuajaron en la primera parte sus mejores 45 minutos de la temporada. No impidieron que el equipo acabase el Derby d'Italia a once puntos del líder, la Juventus. O que termina la décima jornada de la liga italiana a un punto del descenso. Sí, a uno. Otro dato: la pasada campaña, a estas alturas, el Inter de Rafa Benítez acumulaba diez puntos más que este Inter 2011/12.

Anotó tres goles el Milan en su victoria (2-3) en el Olímpico de Roma. Y disparó cuatro veces entre los tres palos. Conociendo al Milan de Allegri, no sorprende en absoluto que se produzcan este tipo de situaciones. Así es este equipo: capaz de anotar cuatro goles en Lecce, sólo en la segunda parte; capaz de meterle cuatro tantos al Parma y capaz de anotar en Roma en sus tres primeros disparos entre los tres palos. Respondió Alberto Aquilani a la confianza que depositó Allegri en él, dando dos pases de gol. Otro mediapunta, pero del bando contrario, se quedó en el banquillo después de haber sido titular en los dos encuentros anteriores de la Roma. Se trata de Erik Lamela. Ayer la Roma careció de fluidez y se debatirá en próximas fechas si el ex-jugador de River Plate puede ser la solución y si debe tener un rol importante en la escuadra de Luis Enrique. Porque esta corre el riesgo de adentrarse en una preocupante dinámica negativa: ha perdido tres de sus últimos cuatro partidos. Será vital para el equipo capitalino sumar seis puntos en sus próximos duelos, frente al Novara y el Lecce, ya que luego será el turno de jugar ante Udinese (a domicilio), Fiorentina (a domicilio), Juventus y Nápoles (a domicilio). Duros exámenes para este equipo que, en octubre, no ha pasado con buena nota ni el derby de Roma ni el duelo frente al Milan.

viernes, 28 de octubre de 2011

Trequartistas que iluminan a sus equipos

Este pasado verano la Serie A italiana perdió a Samuel Eto'o, Alexis Sánchez y Javier Pastore, entre otros. Fue, por lo tanto, un ejercicio de exportación que provocó la "fuga" de varios de los mejores futbolistas del Scudetto. Por desgracia para la salud del Calcio, del exterior no llegaron jugadores de la talla de estos tres, así que la sensación vigente es la de que este campeonato se ha vuelto a debilitar en las últimas fechas.
Pero no todo son malas noticias para la liga italiana y para sus seguidores. Aparte de los grandes nombres (Sneijder, Ibrahimovic, Cavani, Di Natale, Pirlo, De Rossi, Maicon, Hamsik, Lavezzi, Robinho, Pato, etc), hay otros futbolistas que están causando una grata impresión en este primer mes y medio de liga, y que merecen seguimiento y elogios. Jugadores que hace no mucho tiempo eran "promesas" y que se han elevado ya a la categoría de "realidades". Giovinco (Parma), Jovetic (Fiorentina) y Moralez (Atalanta) son tres buenos ejemplos de ello y así lo evidencia su situación en la tabla de goleadores de la Serie A.


Por mucho que algunos hayan dicho de él que sería el heredero de Alessandro Del Piero, la carrera de Sebastian Giovinco no ha sido fácil. Apuntaba maneras desde muy joven, una época en la que con la Juve ganó dos veces el Torneo de Viareggio y el Campeonato Primavera. Sin embargo, no fue precisamente la precocidad lo que caracterizó su salto al primer equipo juventino. Tenía ya 20 años cuando debutó con la 'Vecchia Signora', en Serie B, una categoría en la que apenas le dieron 127 minutos cuando ya estaba logrado el ascenso. Por eso no sorprendió que él y Claudio Marchisio se fuesen cedido durante doce meses al Empoli, allí dio Giovinco sus primeros pasos en la máxima categoría del fútbol transalpino. Pero de poco le servían a la formica atomica la cantidad de elogios que recibía de aficionados y prensa o su descomunal actuación en Toulon 2008. Porque la suerte le iba a ser esquiva en su etapa como bianconero: 903 minutos en la Serie A 2008/09 y 592' en la 09/10. Un dato esclarecedor: en este primer mes y medio de temporada 2011/12 ha anotado casi el doble de goles que en sus dos años con el primer equipo de la Juventus. Y es que en Parma Giovinco es feliz, marca goles, reparte asistencias y se siente importante porque es la estrella de una escuadra que aspira a vivir plácidamente en mitad de la tabla. Además, en este año 2011 y de la mano de Cesare Prandelli, le ha llegado por fin la oportunidad de debutar con la selección absoluta, con la que seguramente viaje a la Eurocopa de Polonia y Ucrania. De su rendimiento en esta -su segunda- temporada con el Parma dependerá el rol que le asigne Prandelli en la Euro y su posible regreso a Turín, ahora que Del Piero apura sus últimos días allí.


La de Stevan Jovetic, sin embargo, es una historia diferente. Su llegada a Italia se produjo a golpe de talonario: la Fiorentina pagó 8 millones de euros al Partizan, cuando Jovetic tenía tan solo 18 años. Así fue como el montenegrino se vio, de repente, jugando la Champions League, ya que la Fiore había sido cuarta en liga el año anterior a su aterrizaje en Florencia. Por si fuera poco, en su segunda campaña en Italia ya estaba Jovetic jugando unos octavos de final de Champions, donde un doblete suyo estuvo a punto de eliminar a un Bayern Munich que pasó ronda gracias al valor doble de los goles en campo ajeno, en este caso el Artemio Franchi.
Desde entonces, nada ha vuelto a ser igual de satisfactorio. Cesare Prandelli asumió las riendas de la selección italiana, Sinisa Mihajlovic se convirtió en nuevo entrenador de la Fiorentina y "Jo-Jo" -así lo conocen en Florencia- se lesionó de gravedad. Una lesión en la rodilla derecha hizo que no jugase ningún partido en todo el curso 2010/11. Por eso eran tan grandes las ganas de volver a ver jugar a este fantástico mediapunta. Talento puro, surgido en los Balcanes, como tantos otros. Aunque lo de "mediapunta" es matizable ya que, si bien él es mediapunta, en el 4-3-3 de Mihajlovic de momento no existe esa demarcación y a Jovetic lo hemos visto tanto de extremo izquierdo, como de delantero dentro -ante la lesión de Gilardino y el discreto rendimiento de Silva-. Sus cifras goleadoras (5 tantos) son buenas, a la vez que engañosas, ya que todavía no ha recuperado su nivel "pre-lesión". Pero pocas dudas tengo sobre si lo recuperará.


Uno puede que pensar que es difícil encontrar en la élite a un futbolista más bajo incluso que Giovinco (1,64 m), pero no hay que irse muy lejos para toparse con uno. En Bérgamo juega desde hace un par de meses Maxi Moralez (1,60 m). De momento, su etapa en el Atalanta no se asemeja en casi nada a su primer paso por Europa. Bueno, sí, en una cosa: que le ha costado prácticamente lo mismo (5 m € aprox) a Atalanta este verano que al desaparecido FK Moscú hace cuatro años. Porque con 20 años, Frasquito Moralez cambió Rácing de Avellaneda por el fútbol ruso, donde jugó únicamente media docena de encuentros. Fue en Vélez Sarsfield donde, con su fútbol, pasó de ser considerado una "promesa" a ser casi una "realidad" y tal fue su rendimiento que este verano volvió a recibir una llamada desde Europa, pero esta vez para emigrar a una de las grandes ligas del continente. 
No obstante, las similitudes entre Giovinco y Moralez no se acaban en la estatura, ya que ambos tienen un rol similar en sus equipos. Tanto Parma como Atalanta juegan con un 4-4-1-1 en el que ellos dos enlazan el mediocampo con la delantera (Floccari y Denis), con absoluta libertad de movimientos. Y lo cierto es que están siendo dos de los mejores jugadores, y por ende dos de los mayores alicientes, de este primer tercio de Serie A 2011/12, que mañana nos ofrecerá dos duelos muy esperados: Roma v Milan e Inter v Juve.

lunes, 24 de octubre de 2011

Fink y el estado de ánimo

Cuatro entrenadores se han sentado ya en el banquillo del Hamburgo esta temporada. Empezando por Michael Oenning, cuya destitución provocó que Rodolfo Cardoso asumiese el cargo de técnico interino durante dos partidos. Pero la falta de licencia de entrenador de este último, hizo que Frank Arnesen -el director deportivo del club- se sentase en el banquillo hace ocho días en Friburgo, mientras cerraba su ansiado fichaje, Thorsten Fink, que debutó el sábado frente al Wolfsburgo.

"Bienvenido, Thorsten Fink"

Han pasado únicamente cinco años desde que Fink colgó las botas. Tiempo suficiente para que ya sea un técnico cotizado. Después de un tiempo como asistente en el Red Bull Salzburgo y como entrenador del modesto Ingolstadt bávaro, en 2009 le encomendaron la misión de entrenar al Basilea suizo. Pero la persona que le encargó ese trabajo quizás ni siquiera esperaba que aquel entrenador de 41 años sacase tal provecho a los dos años en los que ha estado al frente de ese club. Ha ganado dos títulos ligueros, pero también ha firmado buenas actuaciones en Europa League y Champions -venció en campo de la Roma y dio guerra al Bayern Munich-. Todo ello logrado bajo una idea de juego coherente, atractiva y personal. En su debut en el banquillo del Hamburgo, en partido disputado el pasado sábado frente al Wolfsburgo, el equipo sólo logró empatar a uno, pero su actuación fue mucho mejor de lo que insinúa el marcador. Porque salió a dominar, a tener la pelota y a hacer cosas con ella, ya que no se trató de una posesión de balón superflua. Parece que los cimientos del proyecto Fink son ilusionantes.

Declaraciones de Heiko Westermann: "We haven't managed to create the amount of clear cut chances we enjoyed against Wolfsburg in any other match this season. There were at the very least six or seven golden opportunities that we squandered. This attack-minded football based on holding onto possession is exactly what the coach wants to see. Yes, we actually managed to successfully implement a lot of what the coach had asked of us". 
No miente su entrenador cuando dice en rueda de prensa: "I think that we were superior in every department. We just lacked a bit of luck".

Los laterales. No descubrimos nada nuevo el sábado cuando observamos el papel de los laterales en el esquema de Fink. Sólo hay que recordar a los que fueron sus carrileros en el Basilea: Samuel Inkoom y Behrang Safari, ambos muy ofensivos. De "los Dennis" (Aogo y Diekmeier) se espera que tengan una notable producción ofensiva y lo cierto es que ante el Wolfsburgo hubo síntomas esperanzadores.

Mediocentro. Si por algo se caracterizaban las alineaciones del Basilea de Fink era por su tendencia ofensiva, atractiva y ambiciosa. Llegó a formar el técnico alemán con un doble pivote Xhaka-Yapi Yapo, dos centrocampistas con más virtudes ofensivas que defensivas. La pregunta que nos hacemos es si, en su nuevo club, Fink tiene a los centrocampistas idóneos. Ni Tomás Rincón, ni Gojko Kacar, ni David Jarolim, ni Robert Tesche son excelsos pasadores. Rincón-Kacar fue el primer doble pivote de esta nueva era. Al venezolano le fue otorgado un papel vital en la salida de balón.


Gokhan Töre. Seguramente el turco esté lejos del nivel y potencial de Xherdan Shaqiri, pero está siendo de lo más positivo de este Hamburgo 2011/12, de ahí que Fink le confíe un rol que recuerda al de Shaqiri en el Basilea. Y no me refiero únicamente al hecho de que actúe como extremo derecho, jugando a pierna cambiada, sino a la incidencia que tiene en el juego ofensivo de su equipo. Lejos de quedarse pegado a la línea de cal, Töre busca constantemente el juego interior y principalmente estar en contacto con el balón, necesidad que se acentúa por la ausencia de un mediapunta -esa demarcación que tan vacía dejó la marcha de Rafael Van der Vaart hace tres veranos-. Sólo falta comprobar qué puede aportar Ivo Ilicevic en tres cuartos de campo.
De momento, Thorsten Fink ya ha conseguido cambiar el estado de ánimo a sus pupilos, a su afición y a quienes visionan los encuentros del Hamburgo.

lunes, 17 de octubre de 2011

El AZ y los rescoldos del fin de semana

Empataron el Liverpool y el Manchester United en un duelo que no resultó atractivo para todo el mundo y un partido cuyo análisis pasa por los nombres de Steven Gerrard, David de Gea, Luis Suárez, Wayne Rooney o Andy Carroll. Y por supuesto por las decisiones, en forma de suplencias, de Sir Alex Ferguson, que no alineó de inicio ni a Nani, ni a Chicharito, ni a Rooney, entre otros. Chelsea y Manchester City siguen a lo suyo, que es ganar. Esta vez con facilidad, no tanta como el Bayern Munich, también es verdad. Porque es difícil atravesar un mejor momento de forma que el actual de los bávaros: entre Bundesliga y Champions, en los últimos 12 partidos, ningún gol encajado, 32 anotados, 11 victorias y 1 empate. 

No puede presumir de buen estado de forma el equipo que derrotó a los alemanes en la penúltima final de Champions League. Jugó el Inter en Catania el que quizás sea el peor encuentro de la todavía corta era Ranieri, porque con el marcador en contra fue incapaz de generar ningún peligro en la última media hora. No es menos cierto que seguía ausente por lesión Wesley Sneijder. Pero un mediocampo formado por Cambiasso, Muntari, Zanetti y Ricky Álvarez debe ser capaz de algo más. Volverá Sneijder en breve y estamos ansiosos por ver cuál es el grado de mejora que implica la presencia del holandés en el campo. No obstante, uno empieza a recordar lo que fue capaz de hacer Leonardo en su breve estancia al frente del equipo: sumar 53 puntos en 23 jornadas (las cuatro únicas derrotas de la segunda vuelta pasada llegaron a domicilio frente a Udinese, Juventus, Milan y Parma). Pero eso es cosa del pasado porque el brasileño se ha mudado de Milán a París, allí es director deportivo de un PSG al que un hat-trick de Kevin Gameiro mantiene en lo más alto de la Ligue 1. También presenciamos cómo el Borussia Dortmund se situaba ya tercero en la Bundesliga, el Newcastle mantenía -ante al Tottenham- su imbatibilidad en la Premier League o a una Roma que perdió, pero en la que se siguen atisbando detalles cada vez más prometedores, una evolución constante...lenta, pero constante. Y no podemos pasar por alto lo sucedido en Holanda.


En un fin de semana como este, disfrutamos de una magnífica media hora de fútbol en una liga que no acostumbra a ser acuñada como "de primerísimo nivel". Hablo de la Eredivisie y de la visita del líder (AZ Alkmaar) al Amsterdam Arena. Allí, durante treinta minutos la escuadra de Gertjan Verbeek demostró por qué puede ser campeona esta temporada en Holanda. Sin embargo, también dio motivos para desconfiar de ellos. Se adelantó en el marcador, pero no por casualidad, sino jugando muy bien: excelente el triángulo formado por Rasmus Elm, Pontus Wernbloom y el jovencísimo mediapunta Adam Maher, todos ellos formidables con el balón; también notables Roy Beerens y Brett Holman a la contra, incisivos y verticales. Dará que hablar el AZ Alkmaar esta campaña, pero lo que sigue es la secuencia posterior a ese fantástico arranque de partido, en el que se adelanta 0-2 en campo del Ajax: desaprovechan una contra que podía haber sido el 0-3, el equipo da un paso atrás al término de la primera parte, el Ajax anota el 1-2 gracias a un penalti inexistente, el AZ da otro paso atrás, renuncia a hacer lo que tan bien le había salido al inicio del choque y Theo Janssen empata el encuentro en los últimos minutos. Más que ganar un punto, el AZ perdió dos. Pero hemos de quedarnos con las dos cosas. Con esa parte negativa ya comentada de su actuación y también con los fantásticos ratos de buen juego que este equipo nos ha regalado, no sólo el sábado en Amsterdam, sino también un par de jornadas atrás, cuando venció al Feyenoord. Seguirá jugando bien al fútbol, no tengo ninguna duda. Sí tengo dudas sobre la capacidad de los de Alkmaar para ganar, ahora que lideran la liga, ante equipos que se encierren atrás. Y, de momento, su '9' (Jozy Altidore) acumula seis jornadas sin ver portería, algo preocupante en un campeonato tan abierto y que acostumbra a conceder múltiples y generosas facilidades defensivas a los que pelean el título. ¿Lo peleará el AZ Alkmaar?

viernes, 14 de octubre de 2011

Las urracas levantan el vuelo

He de reconocer que no esperaba este rendimiento del Newcastle 2011/12, un equipo que todavía no conoce la derrota en esta edición de la Premier League: cuatro victorias y tres empates. Cuarto clasificado, por encima de Tottenham, Liverpool y, por supuesto, Arsenal. Eso sí, parte importante de la ecuación: desde que recibieron a los gunners en la primera jornada, las 'urracas' se han enfrentado a Sunderland, Fulham, QPR, Aston Villa, Blackburn y Wolverhampton. No precisamente potencias del campeonato inglés. Será el domingo cuando el Tottenham, que viaja a St. James' Park, mida el nivel del equipo de Alan Pardew. De momento tiene bastante mérito lo que está consiguiendo Pardew. Y más cuando en los últimos nueve meses han abandonado el club Andy Carroll, José Enrique, Kevin Nolan, Joey Barton y Wayne Routledge. Desde que Mike Ashley compró el club, hace cuatro años, han partido Shay Given, Sébastien Bassong, Scott Parker, Kieron Dyer, Obafemi Martin, Charles N'Zogbia, Emre Belözoglu o James Milner.


Demba Ba. Tuvo buenos números en sus dos primeros años en el Hoffenheim, por encima de la docena de goles en ambos y jugando habitualmente en una banda. Mediada la pasada temporada, fue cedido al West Ham. No pudo evitar su descenso, pero tuvo tiempo de anotar siete goles en doce partidos, cifras en absoluto despreciables. Y es que desde que llegó a la Premier -en verano Demba Ba cambió Londres por Newcastle- ha marcado 11 goles en los 14 partidos iniciados como titular.
Le gusta al senegalés caer a la izquierda y buscar la diagonal, conduciendo con su pierna buena, la derecha. 1,90 m, físico privilegiado y difícil de defender precisamente por ello. Se está especializando en anotar goles de área pequeña y se está entendiendo a la perfección con Leon Best, su pareja en ataque. Un delantero, el irlandés, que tuvo que escuchar a su entrenador pronunciar aquello de "we bid for three or four players and none of them came to fruition". Sin embargo, puede presumir Best de llevar esta temporada dos goles más que Andy Carroll, sí, dos más, y de ser uno de los artífices del buen arranque de un Newcastle que rentabiliza al máximo sus dianas: nueve en siete jornadas.

Hatem Ben Arfa. La del francés es la triste historia de alguien al que Nigel de Jong lesionó el 3 de octubre del año pasado. Efectivamente, han transcurrido ya más de 365 días desde entonces. Y no fue hasta el 20 de septiembre pasado cuando Ben Arfa reapareció, en partido de Carling Cup. Cuatro días más tarde, jugó un cuarto de hora frente al Blackburn. Los únicos quince minutos que ha disputado el francés en Premier League desde que se lesionó. Así pues, desde que fichó por el Newcastle, en el verano de 2010, Ben Arfa no ha llegado a los 200 minutos de Premier jugados con las urracas. Si acaba de recuperarse de su gravísima lesión, su vuelta a los terrenos de juego supondrá un salto de calidad en el centro del campo de las 'urracas'. Unas bandas ocupadas por Jonás Gutiérrez y Hatem Ben Arfa no estarían nada mal.


Krul, Coloccini y Taylor. Es el Newcastle el equipo que menos goles ha encajado (4) hasta la fecha en la Premier League. Especialmente meritorio al tratarse de una escuadra que recibió 57 tantos el año pasado. Sobre tres pilares se sostiene el N'Castle en la faceta defensiva: Tim Krul, Fabricio Coloccini y Steven Taylor. Krul, de 23 años, se dio a conocer en el Europeo sub'17 de 2005, con el consiguiente fichaje por el Newcastle. Sus actuaciones con las categorías inferiores holandesas siguieron llamando la atención durante varios años, pero las oportunidades con el primer equipo tardaron en llegar. Un par de cesiones y muchos meses de suplencia, incluso cuando el club estuvo en segunda división inglesa, hasta que por fin ha tenido la oportunidad de ocupar la portería de las 'urracas'. Portero alto, ágil, y de buenos reflejos -como demostró en la última jornada, donde en Wolverhampton fue man of the match-, aunque con cierto margen de mejora en las salidas.
La vida del guardameta holandés la hace más fácil la pareja de centrales formada por Fabricio Coloccini y Steven Taylor, dos auténticos infravalorados de la Premier. El primero es todo un ejemplo de regularidad y buen rendimiento en St. James' Park, imperial por momentos, y con un importante radio de acción. El segundo todavía confía, a sus 25 años, en recibir algún día la llamada de la selección absoluta.

Yohan Cabaye. La dupla atacante formada por Demba Ba y Leon Best acumula siete goles en otras tantas jornadas, pero la nota más positiva y brillante del inicio de temporada en Newcastle es la rápida adaptación de Yohan Cabaye al fútbol británico. Se proclamó campeón de la liga francesa el año pasado, en el Lille de Eden Hazard, teniendo un rol importantísimo en esa victoria. Ahora, internacional absoluto francés y con bastantes opciones de estar en el once que presente Laurent Blanc en la próxima Eurocopa, sobre todo si sigue jugando a este nivel. Es ya el líder de las urracas, distribuye el balón y hace jugar a su equipo, pero también llega desde segunda línea, pues posee un notable disparo con la pierna derecha. Literalmente, no hay ataque del N'Castle que no pase por las botas del organizador galo, bien acompañado por Cheik Tioté. Siempre un paso, unos metros, por detrás se encuentra el marfileño, cubriéndole las espaldas. Aunque con balón también sabe hacer cosas este último.
Y no está de más aprovechar para recordar las cifras del traspaso de Cabaye del Lille al Newcastle: cinco millones de euros. Eso sí, acompañados de un nada desdeñable salario cercano a los tres millones de euros anuales.

jueves, 13 de octubre de 2011

Los 23 elegidos de Blanc

A día de hoy, ya faltan menos de ocho meses para que arranque la Eurocopa 2012 y ya conocemos también a doce de las selecciones que estarán en Polonia y Ucrania. Señal inequívoca de que falta poco para su disputa. Y este hecho es un problema para seleccionadores que todavía no tienen claro cual será la base de su equipo, la alineación y quienes serán los convocados. Pero puede que en Francia estén en una situación privilegiada, en una situación en la que su seleccionador ya sepa cómo será su selección francesa y cómo va a jugar. Desde luego, yo nunca antes había tenido tan claro que si mañana diese comienzo la Euro, estos once serían la apuesta de Laurent Blanc:


Portería: Debutó Hugo Lloris con la absoluta francesa poco después de la última Eurocopa y en pocos meses ya era indiscutible. Indiscutible y héroe, pues estuvo enorme en la repesca (vs Irlanda) del pasado Mundial. Titular en Sudáfrica, donde no tuvo demasiada culpa de que su selección no pasase la primera fase, ya que poca responsabilidad hay que atribuirle a él en el hecho de que Francia marcase la friolera de un gol en todo el Mundial. Todo hace indicar que Mandanda y Carrasso le acompañarán en la convocatoria de la Euro, ya que Landreau y Frey llevan mucho tiempo sin ser convocados.

Laterales: Llama la atención que un Patrice Evra de 30 años y que lleva cierto tiempo siendo regularmente uno de los mejores laterales izquierdo del mundo, no haya llegado ni siquiera a las cuarenta internacionalidades. Por suerte para él, podrá aumentar esa cifra el próximo verano, a no ser que Blanc sorprenda colocando a Abidal de lateral izquierdo. Lesionado actualmente, pero indiscutible en el lateral derecho Bacary Sagna. Procurará Mathieu Debuchy arrebatarle a Anthony Réveillère su sitio en la convocatoria y tratarán Gael Clichy y Jérémy Mathieu de ser el suplente de Evra. Sébastien Corchia (lat der) o Benoît Trémoulinas (lat izq) pueden dar la sorpresa.

Centrales: 11 de agosto de 2010, Francia se enfrenta a Noruega en el debut de Laurent Blanc como seleccionador francés. Aquel día, en el centro de la zaga debuta con la absoluta un chico del Lille de 24 años, que anteriormente había rechazado jugar con la selección marroquí. Ese central que debutaba con la selección acabaría siendo titular en todos -menos uno, que se perdió por sanción- los partidos que jugó Francia en la fase de clasificación que este martes concluyó. Dice mucho de la evolución de Adil Rami y de la confianza que depositó Blanc en él. En Valencia disfrutan ahora de su fútbol y el país galo lo disfrutará en la Eurocopa, donde debería formar pareja de centrales con Eric Abidal. Completarán la terna de centrales Philippe Mexès, Laurent Koscielny, Younes Kaboul o Mamadou Sakho.


Centrocampistas: Titular Yann M'Vila en ocho de los diez encuentros disputados por Francia en esta fase de clasificación. Es un mediocentro que va a más y que sólo tiene 21 años. La duda no es si jugará en la Eurocopa -parece obvio que sí-, sino quien le acompañará en el mediocampo galo. Jugó Moussa Sissoko en el primer partido de la era Blanc, desde entonces no ha vuelto. Tuvo luego varias oportunidades Abou Diaby y todavía más Alou Diarra, que es quien más minutos ha pasado al lado de M'Vila. Incluso Blaise Matuidi llegó a ser titular en un par de amistosos primaverales. Sin olvidarnos de Yoann Gourcuff, por quien apostó Laurent Blanc en los amistosos jugados ante Inglaterra y Brasil. Varió entonces la morfología y la disposición del centro del campo galo, así que apetecía ver juntos durante varios encuentros a M'Vila, Gourcuff y Nasri, pero no fue posible. Y esta es la historia de cómo Yohan Cabaye se ha situado en la pole position en el último tramo de la fase de clasificación.

Si mañana arrancase la Eurocopa, Cabaye sería titular junto a M'Vila: por su fantástico año en el Lille campeón de Francia, por su rápida adaptación al fútbol inglés (es la estrella, en mi opinión, de un Newcastle que ocupa la cuarta posición en la Premier) y por sus condiciones. Diestro, excelente distribución de balón, bastante ritmo y cierta capacidad para llegar desde segunda línea. No sólo dota a la selección de fluidez en el medio, sino que su presencia en el campo proporciona a Samir Nasri un jugador con quien asociarse. Sociedad importante de cara a la Eurocopa, al igual que el triángulo que presumiblemente formarán M'Vila, Cabaye y Nasri.
Es Samir, quizás, uno de los diez futbolistas que mejor inicio de temporada está firmando en Europa. Ha dado en esta Premier sólo una asistencia de gol menos de las que dio en liga en sus tres años en Londres. Si se confirma esta evolución suya, Francia está ante una fantástica noticia. Si se "duerme", ahí estará Marvin Martin para reclamar su hueco en el combinado galo. Aunque al ex del Arsenal, Blanc lo cuida y lo mima como a nadie: indiscutible en su proyecto y casi siempre con mucha libertad. Suele asignarle pocas obligaciones defensivas y lo quiere en tres cuartos de campo haciendo un trabajo muy específico.

Extremos: Se habla menos de lo debido del fantástico estado de forma de Franck Ribéry. Ahí están sus goles y sus asistencias pero, sobre todo, su estado físico. Se trata de un jugador con problemas para mantenerse alejado de las lesiones y con tendencia a perderse entre una docena y una veintena de partidos por temporada (ahí están los datos). Pero cuando está en forma es imparable y pocos extremos en el mundo hay a su nivel. Por su parte, Jérémy Ménez parece el más firme candidato a ser el extremo derecho de la selección, con Florent Malouda, Mathieu Valbuena o Loïc Rémy como recambios en una y otra banda.


Delanteros: Pocas noticias mejores ha recibido recientemente Laurent Blanc que los más de veinte goles anotados por Karim Benzema en lo que llevamos de 2011. Salvo periodos de suplencias prolongadas o sequía goleadora de Karim con el Real Madrid, las opciones de Kevin Gameiro, Bafetimbi Gomis, Olivier Giroud o Djibril Cissé para ser titulares en Polonia y Ucrania parecen ínfimas. Teniendo en cuenta que Blanc juega con un único '9', será interesante la pugna por ser suplente de Benzema.


Es cierto que ha sufrido altibajos Francia en estos primeros catorce meses de la era Blanc, pero no es menos cierto que dos de sus mejores futbolistas (Ribéry y Benzema) se perdieron por lesión los decisivos dos últimos encuentros. El margen de mejora todavía es amplio y el equipo se ha desprendido de sus vestigios: de los presentes en el Mundial de Alemania, sólo Abidal, Ribéry, Malouda y Diarra -estos dos últimos no tienen asegurada su convocatoria para la Euro- sobreviven. Y de los habituales en la era Blanc, sólo Mandanda, Evra, Nasri, Benzema, Gomis, Abidal, Malouda y Ribéry estuvieron en la anterior Eurocopa. Además, puede que menos de la mitad de los participantes en el Mundial de Sudáfrica vayan a Polonia y Ucrania.
La regeneración parece, por tanto, notable y beneficiosa para el correcto funcionamiento del equipo y la evolución de este proyecto que en el próximo mes de junio afrontará su primer gran examen.

lunes, 10 de octubre de 2011

Los 23 elegidos de Fabio

Selló Inglaterra el pasado viernes, en Montenegro, su pase a la próxima Eurocopa. Se da por hecho que Fabio Capello dejará el cargo tras la cita de Polonia y Ucrania y dará por finalizada su etapa de cuatro años al frente de la selección inglesa. Sea como fuere, intentará redimirse en la Euro de su eliminación en los octavos de final del pasado Mundial. Y en Inglaterra sueñan. Han pasado página, han "olvidado" lo ocurrido en Sudáfrica y aprecian signos esperanzadores en lo que han visto de su selección en los últimos doce meses: esa bocanada de aire fresco que supone el desparpajo de Jack Wilshere; la confianza que transmite tener a un guardameta como Joe Hart; el crecimiento de jugadores como Scott Parker o Ashley Young; y la aparición de jóvenes como Phil Jones, Chris Smalling, Danny Welbeck y Andy Carroll. Como suele ser costumbre, Inglaterra soñará en junio del año próximo con la victoria final porque talento no le falta. Pero tendrá que lidiar con un viejo fantasma: el de sus desilusiones, fracasos y decepciones. Ese que dice que no superan los cuartos de final de un Mundial o Eurocopa desde la que organizaron en 1996.

Portería: Hay que echar la vista atrás, y mucho además, para encontrar una época en la que la portería estuviese tan bien cubierta como en estos momentos. A Joe Hart el Mundial de 2010 le llegó algo pronto: fue uno de los tres convocados, junto a David James y Robert Green, pero no se vistió de corto. Aunque quizás no le llegase tan pronto la cita sudafricana, ya que por aquel entonces tenía 23 años y acumulaba ya 86 partidos de Premier League. No fue suficiente para que Fabio Capello confiase en él. Ahora sí que ha llegado su hora.


Laterales: Salvo lesión, Ashley Cole y Leighton Baines cubrirán la demarcación de lateral zurdo. En la derecha, más dudas. Los dos centrales multiusos del Manchester United (Chris Smalling y Phil Jones) tratarán de hacerse con un hueco en la lista de la Euro, ya sea como central o como lateral. También compiten por el lateral derecho Micah Richards y el joven Kyle Walker. Glen Johnson, que lleva dos meses lesionado, tampoco debe ser olvidado.




Centrales: Seis parejas de centrales diferentes ha empleado Inglaterra en sus ocho encuentros de la fase de clasificación. A saber: Jagielka-Dawson; Jagielka-Lescott; Ferdinand-Lescott; Dawson-Terry; Ferdinand-Terry; Cahill-Terry. Esa última, la formada por el zaguero del Bolton y el del Chelsea, es la única que ha repetido en el once de Capello. 
Y es que la archiconocida y sempiterna pareja de centrales (Ferdinand&Terry) de los últimos ocho años podría ausentarse de la cita de Polonia y Ucrania. Porque a ambos les está costando mantenerse bien físicamente en los últimos meses y porque la competencia -mejor dicho, los jóvenes- pide paso. Lo ha pedido Gary Cahill con sus recientes actuaciones con la selección y lo pedirán, si todo sigue así en Old Trafford, Phil Jones y Chris Smalling. Esa es la terna de centrales que lucharán por ser titulares en la Eurocopa. La elección de Fabio no será fácil de tomar, pero nivel no le faltará al centro de la zaga inglesa.


Centrocampistas: Gusta mucho la idea de juntar a Scott Parker y Jack Wilshere. Si el primero rinde en el norte de Londres igual que en su última campaña en el este londinense, no habrá Gareth Barry que le discuta su merecido hueco en el once. Todavía más indiscutible parece Wilshere, siempre y cuando la lesión de tobillo que le mantendrá alejado de los terrenos de juego hasta 2012, no le impida estar en buena forma en el mes de junio. La importancia que ha cobrado en Inglaterra el joven del Arsenal ayuda a entender la preocupación por su lesión.
Es Inglaterra un país en el que, en poco tiempo, Steven Gerrard y Frank Lampard han pasado de ser el principal tema de conversación futbolístico a ser dos jugadores "olvidados". Olvidados porque el del Liverpool ha estado seis meses y medio sin pisar un terreno de juego y porque de Frankie, a sus 33 años, se discute incluso si debe ser titular en su club. En lo que respecta a la Inglaterra de Capello, la mayor incógnita ahora mismo quizás sea el papel que tendrán ellos dos en la Eurocopa. ¿Suplentes ambos? ¿Titular uno y el otro suplente? ¿Viendo la Euro por televisión uno de los dos? Todo ello parece, en este minuto, más probable que volver a la costumbre de antaño de ver a Gerrard y Lampard, Lampard y Gerrard compartir once titular.
Del grupo que componen James Milner, Jordan Henderson, Tom Cleverley, Michael Carrick y Tom Huddlestone, tendrá que elegir el seleccionador inglés a quien lleva a la Eurocopa y a quien no.



Extremos: En ningún extremo ha depositado más confianza Capello que en Theo Walcott y Ashley Young. Uno, habitual en la banda derecha; el otro, en la izquierda. El del Arsenal es también indiscutible en las alineaciones de su club, todo lo contrario que su máximo competidor -y un jugador, en mi opinión, con más y mejores atributos-, Adam Johnson, de ahí que esté jugando más Walcott que el del Man City. Ellos tres y Stewart Downing serán, salvo sorpresa (Aaron Lennon) o lesión, los especialistas de banda.


Wayne Rooney y cía: La roja directa vista por Rooney en Montenegro hará que se pierda uno o dos partidos de la Eurocopa. Una situación que calificaba Harry Redknapp de esta manera en su columna dominical en 'The Sun': "A likely two-game ban at the start of the Euro 2012 finals is a massive, massive blow for England"
Más interesante todavía la reflexión de Gary Neville en el 'Mail on Sunday': "Going into major tournaments we always put all our pressure and hopes on one man. I've seen it before with Rooney in 2006 and 2010 or David Beckhamin 2002. Even before them, it was Kevin Keegan or Bryan Robson in the '70s and '80s. It's as though we think that one world-class player might be able to propel us to a major trophy, and now we're talking about Rooney possibly missing two games of Euro 2012 when what we should be talking about is the spine of a team that has no mobility and can't keep the ball."


Este repaso de lo que pueden ser "los 23 elegidos de Capello" creo que deja bastante claro que Inglaterra es algo más que Wayne Rooney. No es Rooney y diez más, aunque es innegable que su estado de forma en la Euro tendrá mucho con ver con el deseado éxito británico. De momento, su etapa con la selección está plagada de infortunios: se convirtió en el jugador más joven en anotar un gol en una Eurocopa (2004), pero se lesionó en el partido de cuartos de final ante Portugal. Inglaterra sería eliminada en la tanda de penaltis. Historia parecida dos años después, en el Mundial de Alemania: Rooney expulsado en cuartos de final, también frente a los lusos. Más tarde, no pudo estar en Austria y Suiza, por razones obvias; y llegó a Sudáfrica todavía con el tobillo maltrecho, lo que le impidió rendir a su mejor nivel.
Todo esto hace de la próxima Eurocopa un torneo vital para la estrella inglesa, necesitado de firmar un buen papel allí. Está por ver si actuando como hombre más adelantado o Capello estima oportuno que este acompañado por Andy Carroll, Bobby Zamora, Darren Bent, Danny Welbeck, Gabriel Agbonlahor, Jermain Defoe o Peter Crouch.

domingo, 9 de octubre de 2011

El posible punto final de la era Bilic

Cuartos de final de la Eurocopa 2008. Minuto 120 de encuentro: Croacia vence 1-0 a Turquía. Pero un gol de Semih Senturk en el 122' y la posterior tanda de penaltis acaba con el sueño croata. La decepción fue mayúscula y fue seguida por otro disgusto, la no clasificación para el Mundial de Sudáfrica. Por eso la derrota de este viernes en Grecia es especialmente dolorosa. No sólo está en duda el acceso de Croacia a la próxima Eurocopa -aunque en el peor de los casos estará en la repesca-, sino también el futuro de Slaven Bilic, su seleccionador. 

Cuenta el periódico croata 'Vecerjni' que Bilic tiene las horas contadas y a varios directivos de la federación en su contra. Anyway, el martes jugarán su último encuentro, frente a Letonia; si ganan y Grecia pierde en Georgia, la primera plaza del grupo será croata. No es una utopía, pero tampoco suena del todo factible, así que las posibilidades de que Modric y cía disputen la repesca de noviembre son muy elevadas. Y la pregunta es si para entonces habrá nuevo técnico llevando las riendas del combinado balcánico. Lo cierto es que no suena tan descabellada esa destitución si valoramos, primero, la no clasificación para el Mundial de Sudáfrica. Segundo, la regular imagen dada en este camino hacia la Euro -derrota en Georgia y victoria muy sufrida ante los propios georgianos en Split, por ejemplo-. Tercero, el posible desencuentro de los jugadores con su entrenador. Y digo "posible" por la apatía que demostraron en el Karaiskakis, especialmente en la segunda parte y sobre todo tras el 2-0. Es cierto que una desventaja de dos tantos es difícil de remontar, pero de un equipo técnicamente superior al heleno se espera que tenga el suficiente orgullo y amor propio como para intentarlo en el último cuarto de hora. No fue así, se vinieron abajo por completo. Desconozco hasta qué punto es razonable la duda de si los futbolistas "están con" Bilic.


Slaven Bilic es uno de los nombres propios a la hora de reflexionar sobre el estado de la selección croata. El otro nombre propio, el de su mejor futbolista: Luka Modric. Porque me surge la duda de si en la selección, al contrario que en su club, debería jugar más adelantado, no de mediocentro sino de mediapunta. Ya que el equipo no funciona, ya que es incapaz de imponer su fútbol de toque y posesión, ya que tiene tantas dificultades para llegar a tres cuartos de campo y ya no digamos para superar los tres cuartos de campo, quizás una buena opción sería probar a Modric por delante. En una posición, la de enganche, por la que Niko Kranjcar pasa sin pena ni gloria. Situar a Luka como '10' implica tener a alguien con una enorme capacidad de último pase y de desequilibrio, a alguien que intimide al rival. Funcionará mejor o peor esa variante, pero es un cambio. Y eso es justo lo que necesita Croacia a ocho meses para la Eurocopa de Polonia y Ucrania: cambiar y ajustar cosas.

sábado, 8 de octubre de 2011

La rebelión de los pequeños

Mientras casi toda la atención estaba puesta en lo que ocurría este viernes en Europa -fase de clasificación Eurocopa'12- y en Sudamérica -fase de clasificación Mundial'14-, otro continente (el africano) vivía una jornada histórica, una más de este camino tan singular hacia la próxima Copa África de Naciones. 

Llegaban a la última jornada eliminadas Camerún y Egipto, lo cual ya es extraordinariamente noticiable. Hablamos de uno de los grandes clásicos del continente, de la selección de Samuel Eto'o. Y hablamos del país que ha conquistado las últimas tres ediciones, que se dice pronto, de la Copa África de Naciones; de la que para muchas es la mejor selección africana de la historia, especialmente brillante la versión egipcia ganadora del torneo de 2008. Pero a esa lista de ausentes se unieron este sábado, de forma un tanto inesperada, Nigeria y Sudáfrica. Especialmente llamativo lo de Nigeria porque tiene mejor selección que Sudáfrica y porque dependía de sí misma. Recibía a Guinea y estaba obligada a ganar. No lo consiguió. Es ilustrativo este resumen de lo que ha sido la fase de clasificación y de lo que será la Copa África que se jugará en Guinea Ecuatorial y Gabón, del 21 de enero al 12 de febrero:
  1. De los ganadores de las últimas 9 ediciones, sólo Tunez estará en la de 2012. Y los tunecinos han estado a un gol de quedarse fuera esta tarde. 
  2. Nigeria, Egipto y Camerún han ganado 13 de las últimas 27 ediciones. Nadie ha conquistado tantos títulos (7) como la selección egipcia.
  3. De las cinco selecciones que han ganado el torneo en múltiples ocasiones, sólo Ghana estará en Gabón y Guinea Ecuatorial. Egipto, Camerún, Nigeria y la R.D. del Congo lo verán en 2012 por televisión.
  4. Sobre las que sí estarán en la CAN2012: Libia sólo ha participado en 2 de las 27 ediciones de la Copa. Gabón ha estado en 4, Angola en 5 y Mali en 6. Y para Guinea Ecuatorial, Botswana y Níger supondrá su debut. 
  5. Pero no para todo el mundo son malas noticias. Para algunos clubes europeos, que no acudan estas selecciones a la CAN2012 es una "alegría", ya que no perderán a ciertos futbolistas durante un mes. Es el caso de Alex Song y el Arsenal. El de Assou-Ekotto y el Tottenham o el de Obi Mikel y el Chelsea. El caso de Uche y el Granada; el de Odemwingie y Tchoyi con el West Brom; el de Matip con el Schalke 04 o el de Makiadi con el Friburgo. Una preocupación menos para estos clubes. Especialmente para el Arsenal, of course.
Será por lo tanto, la de 2012, una Copa África con un curioso cartel de participantes, con menos nombres de relumbrón y con muchas selecciones modestas. El miedo parece evidente: que las eliminaciones de las nombradas Nigeria, Egipto, Camerún, Sudáfrica y cía perjudique en exceso el nivel del torneo. A priori, Ghana y Costa de Marfil partirán como grandes favoritas, con Senegal, Marruecos y quizás Tunez como outsiders. Difícil encontrar más candidatos a la victorial final.

Pero no hay mejor resumen de esta fase de clasificación que el realizado por Alberto Edjogo: "Nigeria, Camerún, Egipto y Sudáfrica. No son los cuatro semifinalistas de la Copa África, son los ausentes ilustres de la Copa África 2012."