jueves, 28 de julio de 2011

Charla con Ariel Judas, segunda parte

Segunda parte de la entrevista a Ariel Judas. Aquí, la primera mitad.



P: Para un país en el que el fútbol no es el deporte mayoritario, para un país que había ganado dos partidos en toda su historia en la Copa América, hablo de Venezuela, lo que ha ocurrido es maravilloso, aparte de inesperado. Y parece haber unanimidad en cuanto a la idea de que la 'Vinotinto' va a seguir mejorando día tras día. Llegar a un Mundial ya no es una utopía. ¿Los veremos en Brasil 2014?

Lo de Venezuela es equiparable a que España terminara cuarto en un mundial de rugby. Así de brutal. Si creciera a este ritmo de aquí en adelante pronto sería potencia. Pero las evoluciones en el fútbol nunca son tan constantes. Miremos a Ecuador; ha dado un salto enorme no hace demasiado, y ahora parece estar asentándose para volver a crecer. “La Vinotinto” está en ese estirón adolescente. Llegarán más alegrías (incluso tal vez un billete al Mundial), pero también arribarán algunas frustraciones propias de esta situación. Ninguna selección sudamericana llegará a Caracas, Puerto La Cruz o cualquier otra sede venezolana con la guardia baja, con la confianza como principal escudo. Todos se cuidarán ahora de lo que César Farías (un personaje que tiene mucho para dar) disponga y declare. Venezuela -para bien- ha roto el umbral de la edad de la inocencia en estos asuntos.



P: ¿Qué le ha faltado a Brasil, Chile y Colombia para llegar más lejos en el torneo?

A Colombia, algo más de carácter y poder de fuego; creo que “Bolillo” Gómez no puso lo mejor que tenía en todo momento. Cometió algunos errores en la configuración de su once que pueden haberle costado esa posibilidad de seguir adelante.

Chile demuestra que ha hecho el duelo por la salida de Marcelo Bielsa. Claudio Borghi, uno de los pocos capaces de suceder al rosarino, ha cometido los mismos errores que se le achacaron muchas veces cuando entrenaba clubes… A veces tarda demasiado en reaccionar. Lee bien los partidos, pero reacciona tarde. En un torneo de knock-out como la Copa América eso le ha costado la eliminación. ¿Será capaz de solucionarlo en un torneo largo como la clasificación al 2014?

A Brasil le ha faltado madurez. Mano Menezes arrancó su gestión con un equipo joven y ambicioso en un amistoso jugado en Estados Unidos. Para una exhibición, ese dibujo, esa convocatoria funciona perfectamente. Pera jugar “por los puntos”, hay grietas que deben ser cubiertas. El equipo no tiene la presión de clasificar para el Mundial. Hay tiempo de sobra para probar y buscar un mejor acomodamiento de piezas indiscutibles, como son Neymar, Pato y Ganso. Un Kaká en plenitud física (si es que en algún momento eso vuelve a ser posible), más el actual Elano se me ocurren indispensables en cuanto al toque de veteranía que un seleccionado top como Brasil debe tener en todo momento.


P: En cualquier conversación que tenga una mínima relación con la selección argentina, el primer asunto que sale es Leo Messi. Pero lo cierto es que Argentina no supera los cuartos de final de un Mundial desde 1990 y no conquista la Copa América desde el 93. ¿Tan mal se están haciendo las cosas en ese país? Porque no creo que Messi sea también el culpable de estas dos décadas de sequía.


Leo Messi no es el culpable de los 20 años de sequía de Argentina, eso está claro. Pero sí tiene un porcentaje de responsabilidad por lo ocurrido en la selección desde 2006 en adelante. Messi no se llevó bien con José Pekerman porque este (creo que con razón) no lo consideraba titular en Alemania. Con Alfio Basile existieron cortocircuitos generacionales que -según cuentan- resultaban intolerables para futbolistas como Leo o el Kun Agüero. Diego Maradona fue el ignorante que no supo comprender el juego de Messi y acomodar a todo el equipo a su disposición. Y Batista fue el iluminado que -con la excusa de hacer girar a la selección alrededor de “la Pulga”- se olvidó de todo lo demás. Lo cierto es que, salvo algún partido en la Copa América de 2007, y el partido de cuartos de final ante Uruguay, Messi no ha funcionado jamás en un partido oficial de la selección. La falla está en los entrenadores, cierto, pero también en él en algún punto. Cuatro seleccionadores han pasado y hasta ahora los resultados son más que discretos.

Nobleza obliga, creo que Leo Messi ha hecho un “click” en esta Copa América. Su partido ante Uruguay fue incuestionable. Espero que su cambio de actitud sea duradero y que se profundice. Tiene mucho por recorrer todavía para convertirse en símbolo de la selección argentina, pero lo hecho en ese encuentro puede ser la piedra de toque, el primer paso en una nueva trayectoria.


P: ¿Qué ha sido para ti lo mejor y lo peor de esta Copa América en términos globales?
Lo mejor, que selecciones como las de Chile y Uruguay hayan conseguido jugar como locales en Argentina. Parece un dato menor, pero no lo es. Lo peor, la organización y la sumisión de la CONMEBOL a los horarios de la TV brasileña.


P: ¿Selección revelación?
Venezuela.


P: ¿Selección decepción?
Con diferencia, Argentina.


P: ¿Jugador revelación?
Joel Campbell.


P: ¿Jugador decepción?
Javier Zanetti.


P: El gusto de siempre.

Oye, en tu estadio se está muy a gusto. Creo que me quedaré por aquí. Gracias por invitarme, y un saludo a todos tus lectores.

miércoles, 27 de julio de 2011

Charla con Ariel Judas, primera parte

Culminamos nuestro repaso a la Copa América 2011 con una charla con Ariel Judas, especialista en fútbol sudamericano, al que podéis escuchar cada semana en 'Latitud Fútbol', de Radio Marca. Aquí la primera entrega:



Pregunta: Sabes, Ariel, que uno de los mayores temas de debate en torno a la Copa América es el nivel de esta edición. No son pocos los que entienden que ha sido pobre futbolísticamente y se basan, entre otras cosas, en la presencia de Venezuela y Perú en instancias tales como las semifinales. ¿Cuáles son tus impresiones sobre este asunto?

R: Reflexionemos juntos. La Copa América es el torneo de selecciones de la CONMEBOL, una confederación que tiene sólo 10 países afiliados. Dejemos de lado por un momento la cuestión de los países invitados, que en esta oportunidad han sido 2 selecciones de la CONCACAF. La competición original y primaria queda limitada a esa decena de países: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Paraguay, Argentina, Uruguay y Brasil. Estos tres últimos equipos son las potencias históricas del fútbol de selecciones en Sudamérica, que han ganado casi 40 Copas América hasta el día de la fecha. ¿No es saludable que en este grupo tan reducido de equipos aparezcan opciones de competitivas a las fuerzas dominantes? El aficionado no sudamericano espera siempre una final entre Brasil y Argentina en la CONMEBOL, pero protestaría si el 70% de las decisiones en la Eurocopa se jugaran entre Alemania e Italia. Pido algo de objetividad y análisis poco indulgente. Que Venezuela haya hecho lo que hizo en estas tres semanas de competición en Argentina es lo mejor que podía pasarle a la competición de selecciones en Sudamérica. También que Colombia haya dado señales de vida, que Chile se haya quitado el luto tras la marcha de Marcelo Bielsa y que Perú (que en los años setenta fue la segunda potencia continental, detrás de Brasil, durante un tiempo considerable) se rehaga de la mano de Sergio Markarián. En ese sentido, esta Copa América ha sido muy positiva. El mazo de cartas será mucho más diverso en los próximos años.



P: Copa América 2007: encuentros de cuartos de final resueltos por 6-0, 6-1, 4-0, 4-1; una de las semifinales decidida por 3-0 y luego en la final Brasil ganando con cierta comodidad a Argentina. En cambio, en 2011, sorpresas e igualdad desde el primer día. Tres prórrogas en cuartos de final, son el mejor ejemplo. ¿Va a ser esta igualdad la tónica imperante en el futuro a corto plazo de la Conmebol, en la fase de clasificación para el Mundial 2014, por ejemplo?

R: La Copa América de 2007, en cuanto a juego, fue la mejor en mucho tiempo. Tardaremos en volver a ver ese nivel, creo.
La de 2011 ha dejado en evidencia el estado mutante de los dos ‘gigantes’ (Brasil y Argentina), y la progresión del resto de los equipos, salvo Bolivia. El equipo de Mano Menezes intenta mutar hacia un cuadro joven… Somos testigos de las primeras muecas del Brasil de los próximos 3 mundiales. Muchos de sus errores en esta etapa son dispensables, creo. En el caso de Sergio Batista, las próximas horas nos dirán que hemos visto un ensayo fallido, un debut y despedida de una Argentina que ha cometido el enorme error de no renovarse seriamente desde 2006 en adelante. Quien llegue al equipo de la AFA tendrá mucho trabajo para arreglar lo que Basile, Maradona y Batista han dejado.

Brasil no tendrá que preocuparse de clasificar al próximo Mundial. A Argentina le ha quedado claro que si no cambia, corre serio riesgo de mirar el 2014 por la tele. La localía tendrá en la larguísima eliminatoria sudamericana un valor que jamás ha tenido. El único que duerme tranquilo en este momento es Uruguay. Para el resto todo será muy complicado en la ya de por sí difícil clasificación en la CONMEBOL. Espero un nivel de paridad y competitividad altísimo en los próximos años.


P: Nicolás Leoz, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), declaraba que no vería con malos ojos una Copa América unificada con la Confederación de Norteamérica, Caribe y Centroamérica (Concacaf). ¿Lo ves factible? ¿Te atrae esta idea?

R: En principio, mi respuesta es afirmativa. Creo que América -desde Alaska a Tierra del Fuego- tendría que tener una sola confederación a todos los efectos. Decirlo es una cosa, llevarlo a la práctica es algo muy distinto. Todo el continente americano supera en 5 o 6 veces al ámbito territorial de la UEFA. Organizar un calendario compatible para todos los miembros de una potencial confederación única es algo que llevaría bastante tiempo, siempre que se quiera hacer de manera seria, profesional y duradera. Ese es el mayor obstáculo para mí. Encontrar una ventana competitiva que permita a la MLS y a la primera división argentina (sólo para hablar de los extremos geográficos) jugar con el mismo o con un similar fixture. La distancia geográfica y las diferencias climáticas que existen de una punta a otra de América convierten a esta labor en algo menos sencillo de lo que pueda parecer. En cualquier caso, la potencial unificación de CONMEBOL y CONCACAF pasará por la voluntad y la acción de México. La FMF tiene la llave del cambio y espero que la use tan pronto como le sea posible.



P: ¿Quién sale más "reforzado", en cuanto a seleccionadores, de la Copa América? ¿Tabárez o Martino? Existía la sensación antes de la final de que lo del 'Tata' era más meritorio por disponer de una peor 'materia prima' pero, al fin y al cabo, el que alzó la copa de campeón fue Óscar Washington Tabárez. Justísimo campeón, Uruguay.

R: Tabárez es el claro ganador. Y Martino, es un digno acompañante. El argentino, más allá de que reciba un ofrecimiento de la AFA en las próximas horas, parece estar decidido a abandonar la dirección de la selección paraguaya, en la que ha hecho un trabajo enorme. Que sus errores de la final y el bajo estado de forma de algunos jugadores clave no nos hagan perder de vista la aplastante eliminatoria que “la Albirroja” hizo antes de Sudáfrica 2010. Fue el primer equipo en conseguir la clasificación en Sudamérica, gracias a una aplastante primera ronda. Ese es el auténtico Martino, y esa fue la máxima expresión de Paraguay. Quien llegue para hacerse cargo del equipo tiene ahora una hoja de ruta para encarar el camino hacia Brasil 2014.

Lo de Uruguay es de toda justicia, como dices. No sólo por los años y años que hace que Tabárez está en la carretera, sino porque esta generación de futbolistas uruguayos merecía un título que les diera un lugar en la historia, más allá de la alegría que supuso quedar entre los cuatro mejores del pasado Mundial. Tabárez es áspero, difícil de agarrar, y para muchos incluso poco querible. Pero el fútbol uruguayo le debe mucho; más que este título, su renacer cada vez más palpable.



P: Te leí estos días que "en términos de resultados conseguidos a nivel absoluto y juvenil, hoy Uruguay tiene la selección más importante de Sudamérica" y me gustó también otra frase: "Tabárez no habla de estilos. Cree en su idea, y la lleva a cabo. ¿Una idea demasiado básica? Tal vez, pero basada en trabajo y honestidad."
Claro, después de la final, y en relación a esto que apuntabas de una idea demasiado básica, me decían unos amigos: ¿pero por qué no ha jugado Uruguay siempre como en la final?

R: Es difícil saber por qué le ha costado a Uruguay llegar al juego mostrado en la final. Pero es evidente que Tabárez y sus colaboradores han sabido construir el momento. De menos a más, y con un punto de inflexión brutal en ese partido ante Argentina. “Hacer más, con menos, o con lo mínimo indispensable”. Ese parece ser el mantra de la selección uruguaya, desde siempre, y ahora también. Cuartos en Sudáfrica, ganadores de la Copa América… Con un Sub-20 interesantísimo, y un Sub-17 subcampeón en la Copa del Mundo reciente… Y con “el Maestro” como supervisor de todo ese trabajo. Me parece una figura fundamental. Nunca hay que olvidar que Uruguay cuenta con menos de 4 millones de habitantes. ¿Cómo lo hacen? ¿Cómo consiguen ser tan competitivos siempre? Es algo para imitar y copiar sin remordimientos.

Mención aparte para Tabárez y su rueda de prensa posterior a ganar el título en Buenos Aires. Oda a la sencillez, a la humildad y a la claridad de ideas. Me encanta que aún en momentos de victoria el seleccionador de Uruguay no me quiera vender ninguna historia rara, ninguna reivindicación de estilos ajenos (y no es que uno sea un chauvinista) o ningún pase de facturas interno o externo.

lunes, 25 de julio de 2011

"Le falta mucho para ser el mejor de la historia"

Conquistó finalmente Uruguay la Copa América. Óscar Washington Tabárez derrotó al 'Tata Martino' y Luis Suárez, MVP del campeonato, dio un recital. Pero la Copa nos deja muchas cosas sobre las que debatir, reflexionar y analizar. Y para ello tenemos la oportunidad de charlar con Jorge 'Coco' Nazar, especialista en fútbol sudamericano y con quien un servidor ha tenido el gusto de comentar durante tres semanas la Copa América en Radio Marca.

Pregunta: Sabes, Coco, que uno de los mayores temas de debate en torno a la Copa América es el nivel de esta edición. No son pocos los que entienden que ha sido pobre futbolísticamente y se basan, entre otras cosas, en la presencia de Venezuela y Perú en instancias tales como las semifinales. ¿Cuáles son tus impresiones sobre este asunto?

R: El fútbol tiene varias facetas, todas igual de importantes pero que tienen distintos públicos, aunque muchas veces se entrelazan. Por un lado, es espectáculo, que debe llenar los ojos de los hinchas y los aficionados, como también de los especialistas, léase periodistas. Allí, esta Copa América ha quedado muy al debe, demasiado. Pobres espectáculos, baja cantidad de goles, las figuras muy opacadas, etc. Se entiende la frustración. Por otro lado, está el análisis futbolístico y especialmente táctico, donde esta Copa ha tenido un muy buen nivel, principalmente de los cuadros más pequeños. Sus técnicos han demostrado que se puede neutralizar a los más grandes, e incluso a veces superarlos, con menores recursos. Eso es interesantísimo y debería ser parte de la valoración. Entiendo la frustración del hincha, no la de parte del periodismo que se queda corto en el análisis.


P: Copa América 2007: encuentros de cuartos de final resueltos por 6-0, 6-1, 4-0, 4-1; una de las semifinales decidida por 3-0 y luego en la final Brasil ganando con cierta comodidad a Argentina. En cambio, en 2011, sorpresas e igualdad desde el primer día. Tres prórrogas en cuartos de final son el mejor ejemplo. ¿Va a ser esta igualdad la tónica imperante en el futuro a corto plazo de la Conmebol, en la fase de clasificación para el Mundial 2014, por ejemplo?

R: Sí, pese a que un formato de clasificatorias tan largo y con partidos tan espaciados (entre octubre 2011 y octubre 2013) hace que los más regulares tengan ventaja. Hay 4.5 cupos para 9 países, y me parece que sólo Bolivia está descolgada negativamente, pese a la ventaja natural de la altura. Es decir, la competencia será muy fuerte. Es difícil saber cuáles no llegarán a Brasil 2014.


P: Nicolás Leoz, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), declaraba recientemente que no vería con malos ojos una Copa América unificada con la Confederación de Norteamérica, Caribe y Centroamérica (Concacaf). ¿Lo ves factible? ¿Te atrae esta idea?

R: Lo último que se ha escuchado es que la Copa América 2015 podría tener los 10 cupos de Conmebol y 6 invitados de Concacaf, los cuales llegarían a través de clasificatorias o ranking FIFA. Ese año el torneo es en Brasil, aunque se rumorea que parte de toda la negociación la llevaría a México. Antes de la actual edición creía imposible llegar a una verdadera Copa América, con todo el continente. Tras el último Congreso FIFA, con las elecciones de las sedes de los Mundiales 2018 y 2022, las relaciones entre ambas Confederaciones pasaban por su peor momento. Sin embargo, tras el bochorno de los equipos que presentaron México y Costa Rica en esta Copa, la evidencia ha sido demasiado fuerte. Ojalá se dé.


P: ¿Quién sale más "reforzado", en cuanto a seleccionadores, de la Copa América? ¿Tabárez o Martino? Existía la sensación antes de la final de que lo del 'Tata' era más meritorio por disponer de una peor 'materia prima' pero, al fin y al cabo, el que alzó la copa de campeón fue Óscar Washington Tabárez. Justísimo campeón Uruguay.

R: La final de Martino fue malísima, tanto en lectura como en reacción. La de Tabárez fue la esperada, no hizo grandes cambios y respondió a las expectativas. Hice algunos tweets reivindicando a Tábarez a la mitad del torneo. Hoy merece mi mayor de los respetos. Ganó la Libertadores con Peñarol en 1987...¡¡¡Hace 24 años!!! Es uno de los grandes entrenadores en la historia del fútbol sudamericano.


P: Para un país en el que el fútbol no es el deporte mayoritario, para un país que había ganados ¡dos partidos! en toda su historia en la Copa América, hablo de Venezuela, lo que ha ocurrido es maravilloso, aparte de inesperado. Y parece haber unanimidad en cuanto a la idea de que la 'Vinotinto' va a seguir mejorando día tras día. Llegar a un Mundial ya no es una utopía. ¿Los veremos en Brasil 2014?

R: Te insisto, hay 4.5 cupos para -según mi opinión- 8 candidatos. Con lo mostrado y la curva de rendimiento, claro que tiene posibilidades. Farías es un excelente DT, aunque debería manejar la soberbia con que han tomado sus buenos resultados. Es la continuación de grandes trabajos como los del argentino José Omar Pastoriza y Richard Páez. Y los procesos normalmente dan resultados positivos.


P: ¿Qué le ha faltado a Brasil, Chile y Colombia para llegar más lejos en el torneo?

R: Respuestas tácticas interesantes de sus técnicos ante rivales que plantearon de mejor forma el partido con menores recursos. Ahora, si Radamel hubiera metido el penal, si Suazo no la hubiera mandado al larguero, etc., las historias hubieran sido distintas. Hay mucho de coyunturas que a veces no son -erradamente- tomadas en cuenta en el análisis.


P: En cualquier conversación que tenga una mínima relación con la selección argentina, el primer asunto que sale es Leo Messi. Pero lo cierto es que Argentina no supera los cuartos de final de un Mundial desde 1990 y no conquista la Copa América desde el 93. ¿Tan mal se están haciendo las cosas en ese país? Porque no creo que Messi sea también el culpable de estas dos décadas de sequía.

R: Es un tema mucho más profundo, pero que no debe exculpar a nadie de sus responsabilidades. Grondona es presidente de la AFA desde 1979 y tuvo excelentes resultados en categorías inferiores gracias a trabajos serios y planificados. Eso se perdió con el pasar de los años, las urgencias de otro tipo, y ahora hace más difícil cualquier reacción. Argentina tiene grandes técnicos, pero ninguno está en alguna selección argentina, sea adulta, sub 20 o sub 17. Eso ya es un indicador. Ahora, lo de Messi es algo extraño, porque en Argentina lo machacan y en España ni lo tocan. Hay matices. Un jugador de su valía y que intenta -quizás no él pero sí los medios- de colocarlo al nivel de los mejores de la historia, debería ser capaz de ser el líder de su selección. Por más problemas que ésta tenga. Y eso Messi no lo hace. Lionel Messi es por muy lejos el mejor del mundo, pero le falta mucho para pelear ser el mejor de la historia.


P: ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de esta Copa América en términos globales?

R: Lo mejor, por trascendencia, la equiparidad entre las selecciones, lo que augura una competitivad espectacular en el fútbol sudamericano; lo peor ha sido -por lejos- el nivel de la organización, en demasiados aspectos.


P: ¿Selección revelación?

R: Por juego y resultados, Venezuela. Por maximización de recursos, Perú.


P: ¿Selección decepción?

R: Argentina.


P: ¿Jugador revelación?

R: Tomás Rincón.


P: ¿Jugador decepción?

R: Carlos Tévez por juego; Ganso por expectativas.


P: El gusto de siempre.

R: Y el mío, por supuesto. Es un placer compartir con gente que sabe de fútbol y que se interesa por el fútbol sudamericano.

sábado, 23 de julio de 2011

El intenso mundo del Calciomercato

Arturo Vidal: se acabó el culebrón. Ese que Rummenigge resume de la siguiente manera: "Le felicitamos, Vidal eligió al club que mejor se adapta a él. Nada de éxitos deportivos y muchos problemas jurídicos". Y es que el Bayern Munich estaba como loco por hacerse con los servicios del chileno este o el próximo verano. Acababa contrato en 2012 pero la Juventus ha pagado alrededor de 10 millones de euros para seguir ampliando la nómina de refuerzos de la 'era Conte'. 60 millones se ha gastado ya la 'Vecchia signora' entre traspasos y opciones de compra. Y cuentan que todavía van a hacer un último esfuerzo por Giuseppe Rossi, que serían otros 30 millones, more or less.


Galatasaray: acabar en mitad de tabla, en tierra de nadie, es un auténtico logro para muchos, no así para el Galatasaray. Para ellos lo ocurrido la temporada pasada es una catástrofe que no debe repetirse este año, por ello pocos clubes se están moviendo en Europa este verano como el equipo de la capital turca. Fichados Fernando Muslera, Johan Elmander y Tomas Ujfalusi; y obtenida la cesión de Felipe Melo. Y, lo que es más importante, ofertas realizadas a la mitad del gremio de futbolistas. Desde Didier Drogba hasta Emmanuel Adebayor, pasando por José Antonio Reyes, Diego Forlán o Esteban Cambiasso. Raro será que no hagan más contrataciones de aquí al 31 de agosto. Otro asunto será la dificultad del correcto engranaje de esas incorporaciones.

This is England: en la semana en la que ni Carlos Tévez se ha ido al Corinthians ni Joel Campbell, todavía, al Arsenal, han ocurrido más cosas:
Arséne Wenger dice que "seguro" que fichan a otro defensa y que está "trabajando duro en ello".
El director deportivo del Torino asegura que su presidente (Urbano Cairo) "rechazó hace diez días una oferta de un club inglés (¿Arsenal?) de 12 m € por Angelo Ogbonna".
Shay Given, suplentísimo en el Manchester City desde que Joe Hart le arrebató la titularidad hace doce meses, firma por el Aston Villa. Lo único cuestionable del fichaje es el hecho de darle un contrato de cinco años a un portero de treinta y cinco. Por lo demás, "great deal", que dirían por allá.

Dominic Adiyiah: hace 21 meses, Adiyiah era uno de los futbolistas jóvenes de moda. Fue elegido mejor jugador del Mundial sub'20 de Egipto, del que fue también máximo realizador. Pocas semanas después de aquel torneo, fichó por el Milan y debutó con la selección absoluta ghanesa. Tres meses más tarde, disputó con Ghana la Copa África de Naciones. A su vuelta de ese campeonato, se encontró conque Leonardo no contaba con él. Ni antes ni después del verano (de 2010), así que pasó la mitad del curso 2010/11 en la Reggina (441' de juego en Serie B) y la otra mitad en el Partizan (220') para acabar leyendo aquello de "Dominic Adiyiah, released by serbian champions. Reason is lack of discipline and bad attitude".

Esta semana se ha hecho oficial su tercera cesión consecutiva. En esta ocasión al Karsiyaka -club presidido, ojo al dato, por Nazim Torbaoglu, amigo de Galliani-. La historia de Dominic Adiyiah o cómo pasar de ser nombrado mejor jugador y máximo goleador de un Mundial sub'20 a jugar al balompié en la segunda división del fútbol turco. 

jueves, 21 de julio de 2011

Lille: año 'post-éxito'

Viernes 15 de julio. Leo en una pregunta a Axel Torres en sus charlas en Marca.com la siguiente frase: "Axel, qué pena lo del Lille y Udinese, que hacen un temporadón y les roban todo lo que tienen. Ahora en la Champions no podrán hacer nada". No negaré que me quedé un buen rato reflexionando sobre la frase y sobre lo incierto de la misma. ¿Hizo un temporadón el Lille? Desde luego que sí. ¿Les han robado lo que tenían? Lo dudo. ¿En Champions no podrán hacer nada? Habrá que esperar para comprobarlo.


Tres de los titulares en el Lille campeón de Francia 2010/11 han sido traspasados. Adil Rami, Yohan Cabaye y Gervinho. Tres, ni uno más ni uno menos.
Recibieron 6 millones de euros por el central Rami. Se gastaron 2 en sus sustitutos (Basa y Rozenhal). Ninguno de los dos alcanza el nivel del nuevo central valencianista, pero harán que no se eche mucho de menos al internacional francés.
Se fue Cabaye, el "cerebro" del Lille campeón. La oferta del Newcastle era irrechazable, sobre todo para el jugador, por el contrato que le ofrecían las 'urracas'. ¿Qué mejor manera de suplirlo que trayendo a Benoît Pedretti por un millón y medio de euros? Porque si este vuelve a rendir como con el Auxerre en la temporada 2009/10 pocos dirán que la marcha de Cabaye ha debilitado en demasía al Lille. ¿Que lo ideal hubiese sido que Cabaye continuase? Seguramente, pero no podemos reducir el análisis a las tres ventas que ha realizado el club, sino que hemos de analizar el global de los movimientos 'ventas-fichajes- del Lille.

Y lo concluimos con Gervinho. El jugador por el que más dinero han recibido y, de los que se han sido, el que más determinante era y mejor futbolista él. Se fue él y llegó Dimitri Payet, que venía de hacer una fantástica temporada con el Saint Etienne. Solo dos datos sobre Payet: anotó únicamente un gol menos que Gervinho la pasada temporada y es internacional francés. No es mejor jugador que Gervinho; como Basa no es mejor central que Rami o Pedretti no es mejor que Cabaye -aunque en algunos aspectos no tiene nada que envidiarle-. Pero son fichajes que hacen que el Lille se haya debilitado mucho menos de lo que se cree.


Sus dos grandes noticias son: uno, la comentada (fichar bien); dos, la continuidad de Eden Hazard. Cuando se habla sobre el 'deterioro' del Lille este verano parece que se hiciese olvidando lo más importante, de lejos, que es la presencia de Hazard en la escuadra. A no ser que su situación dé un vuelco antes del 31 de agosto. Eso sí supondría un descenso notable del nivel del Lille.

miércoles, 20 de julio de 2011

¿Qué es la NextGen Series?

Si el equivalente a un Mundial es, en categorías inferiores, un Mundial sub'17 o un Mundial sub'20; si el equivalente a una Eurocopa es un Europeo sub'17, 19 ó 21 o si el equivalente a una Copa América es un Sudamericano sub'17 o 20, ¿por qué el jugador y el aficionado no encuentra el equivalente, en categorías inferiores, a la Champions League? La Next Gen Series aparece para ocupar este hueco. O al menos ese es su objetivo.

En la propia página web del torneo encontramos la respuesta a qué es esto: "Un torneo como ningún otro. NextGen Series da a estos jugadores y a sus clubes la oportunidad de demostrar sus habilidad en una competición de seis meses. Los 16 equipos están divididos en cuatro grupos de cuatro y los dos mejores de cada uno avanzarán a la siguiente fase. La final será el próximo mes de enero. El torneo arranca el 17 de agosto y en él participan FC Barcelona, Inter, Liverpool, Manchester City, Tottenham, Aston Villa, PSV, Ajax, Wolfsburgo, O.Marsella, Sporting Lisboa, Fenerbahçe, Celtic, Basilea, Molde y Rosenborg."


Simon Jones cuenta al 'Daily Mail' más cosas sobre la ya denominada "Champions League sub'19":

Pregunta: NextGen Series, ¿una Champions League para jóvenes?

Simon Jones: No, no exactamente. Los organizadores quieren introducir estrictas normas para el torneo sub'19 pero, al igual que en categoría sub'21, permitirán tres jugadores "mayores" (no más de 20 años) por equipo. La idea es fomentar el uso de jóvenes futbolistas también, como Raheem Sterling, de 16 años, en el Liverpool.


P: ¿Dónde van a jugar? ¿En un parque junto a los columpios?

R: NextGen quiere que el torneo "imite" a la Champions League en la medida de lo posible. El Fenerbahçe y el Molde quieren jugar sus partidos en sus estadios y el Liverpool podría permitir que el primer encuentro se disputase en Anfield, dependiendo de su calendario. El Celtic tratará de usar Celtic Park, pero las estrellas del futuro del Manchester City jugarán sus partidos como locales en Ewen Fields. Jugar en sedes más pequeñas es una buena idea si esto ayuda a generar buenos ambientes.


P: ¿Por qué no están Chelsea, Arsenal y Manchester United?

R: El organizador Mark Warburton, que es además director deportivo del Brentford, y su staff ya tenían buenas relaciones con otros clubes. Eso ha jugado un papel importante en las invitaciones iniciales, pero los planes puestos en marcha pasan por traer la próxima temporada a otros equipos, hasta llegar a 24. Como Liverpool, Aston Villa, Tottenham y Manchester City ya estaban dentro del torneo, existía el deseo de traer otros equipos de fuera.


P: ¿Cada cuánto tiempo jugarán?

R: Será similar a la Champions League, con partidos programados desde el 15 de septiembre y con intervalos de dos o tres semanas entre ellos. Hay cuatro grupos de cuatro equipos, así que cada uno disputará seis encuentros hasta finales de noviembre. Los dos mejores de cada grupo entrarán en la fase final, en enero, que posiblemente tendrá lugar en Abu Dhabi.


P: ¿Significa esto el fin de los equipos 'reserve'?

R: No. El Manchester City ha abandonado la liga de reservas, pero es para ajustar las necesidades de su 'elite development squad'. Mark Allen, director de la Academia del City, dijo: "Lejos de abandonar los reservas, esto sirve para volverse más fuerte y lo que los aficionados verán es fútbol de mayor relevancia para estas edades".
Algunos clubes no quieren que sus jóvenes se enfrenten [liga de reservas] a jugadores de primer equipo que vuelven de una lesión. Creen que jugar de forma regular contra rivales de un nivel similar es más beneficioso.


P: ¿Lo podremos seguir por televisión?

R: Las negociaciones se están produciendo pero, debido al calendario, lo más probable es que se realicen solo cuando sea posible. Puede que haya algún acuerdo para la fase final. Los clubes querían flexibilidad para no tener incompatibilidad con ningún calendario doméstico. Si el torneo tiene éxito, el próximo año puede que veamos mayor cobertura televisiva.


P: ¿Cuál es el objetivo principal? ¿El dinero?

R: Los aficionados más cínicos pensarán eso. Pero incluso algunos clubes han tardado en aceptar debido a los gastos que conlleva viajar por Europa. Como Chris McCart, de la Academia del Celtic, dijo: "Nuestro objetivo es entrenar y desarrollar un jugador de Champions League y esto los expondrá a responder como si estuviesen al nivel del primer equipo".
Confiamos en que los chicos ganen una experiencia que será vital para ellos en cuanto a estilo de juego. También podemos ofrecerles la oportunidad de jugar frente a equipos como Barcelona o Manchester City, así que es excelente desde nuestro punto de vista. Hemos firmado para los próximos tres años y estamos entusiasmados.

martes, 19 de julio de 2011

Cambió una demarcación que no era suya

"La primera vez que vi a Patrick fue durante 45 minutos, contra el Mónaco, al final de una temporada". Son palabras de Arsène Wenger. Se refiere a la temporada 1993-1994, a sus últimos meses al frente del Mónaco. "Era su primer partido con el Cannes, pero él dominaba el centro del campo y después de ese partido pensé: este chico tendrá una gran carrera."
Ese fue el primer contacto entre Patrick Vieira y el que luego sería su técnico durante casi una década. Porque el alsaciano, al saber que entrenaría al Arsenal, pidió al centrocampista -entonces en el Milan- que lo acompañase en esa aventura por tierras inglesas. Los siguientes pasos en la relación entre jugador y entrenador son perfectamente conocidos por todos. Axel Torres nos cuenta qué significó y significa para el Arsenal:


"Creo que a Vieira lo valoré más cuando ya se había ido que cuando jugaba en el equipo. En parte era lógico, porque de aquel Arsenal de los invencibles, que es el más fresco en la memoria, lo que más llamaba la atención del aficionado era la clase de Pires, el talento puro de Bergkamp, la velocidad arrolladora de Henry, las llegadas por sorpresa de Ljungberg... Sin embargo, Vieira jugaba un papel destacadísimo, y probablemente suponía la mayor diferencia entre el Arsenal de entonces y el de ahora. Es un dato, y se podrá valorar hasta qué punto es anecdótico y casual, pero el Arsenal dejó de ganar títulos en 2005... justo cuando se marchó Patrick Vieira. Justo cuando se marchó el único jugador del equipo, junto a Bergkamp, que estuvo presente como titular habitual en los tres campeonatos de la Premier de la era Wenger.

Recuerdo leer artículos, en el inicio de la campaña siguiente al último título de liga, que se preguntaban si derrotar a ese Arsenal era posible. Leído hoy, suena casi a chiste, pero por aquel entonces en el mundillo futbolístico británico aquel equipo tenía un aura de invencibilidad. Y muchos citaban a Vieira. Porque era el hombre que te asfixiaba, que estaba presente en todo el centro del campo, el que recuperaba e iniciaba, el futbolista convertido en el concepto de transición. En sus tiempos, nos habría parecido una locura que alguien pudiera asociar al Arsenal de Wenger con adjetivos como "blando", "tibio", "falto de carácter". Era justamente lo contrario. En parte, por Vieira.

Después de Vieira, Wenger incluso cambió el concepto. Hasta ese momento, exponía que sólo situaba en el centro del campo jugadores que tuvieran, fundamentalmente, una winning-ball ability. Después de Vieira, la idea se modificó. No tenía a nadie de esas características. Ningún centrocampista ofensivo físico. Porque esa era la paradójica definición de Vieira. De los dos medios centros, él era el que iba hacia arriba. El que rompía. El que pisaba área. El que iniciaba y terminaba. Después de Vieira, primero Fàbregas y después Wilshere acompañaron al medio centro puro. Menudos, técnicos, más pasadores que peleones. Porque no había Vieira posible, y sin un Vieira posible era preferible modificar el rol por completo. Pero el sueño sigue siendo ese. En el fichaje de Diaby, en el más reciente de Kyle Ebecilio, en el intento ya lejano de traer a un Yaya Touré aún por descubrir, Wenger dio muestras de que su centrocampista ideal era Vieira.

Vieira se asociará siempre a los últimos tiempos de Highbury, a los más gloriosos. Al acercamiento al club de una comunicad africana que coloreaba los aledaños del viejo campo, cerca de la estación de metro Arsenal, y que acudía al estadio, deteniéndose en los tenderetes de hot dogs, cantando aquel himno legendario: He comes from Senegal... and he plays for Arsenal..."


Para Abel Rojas, "Vieira cambió una demarcación que no era suya":

"Arsène Wenger sí lo entendió. Y se atrevió a entenderlo. Aquellos 192 densos centímetros se movían demasiado rápido, rectificaban con demasiada agilidad y articulaban una técnica defensiva demasiado depurada. Además, quien los levantaba era inteligente. Su mente asimilaba con precisión las pequeñas variaciones propias de cada partido, y no tardó en procesar una base táctica sólida de la que tirar cuando el juego desbordase la previsión de su técnico. Patrick Vieira corría serio peligro de ser destinado a la solución de problemas defensivos en un equipo desequilibrado. De convertirse en el prodigioso pero cutre mediocentro parche de algún entrenador mediocre con dificultades para construir una fase ofensiva estable. Lo peor, hubiera desempeñado el rol de maravilla. Y habría quedado atrapado en él para siempre.


Tenía un fútbol distinto, él sentía otra cosa. Su verdadero afán era correr hacia el frente, como quien busca el fin de la monotonía, o escapar de las severas arenas del desierto de Dakar. Orientaba la salida desde la creación de la línea de pase, por delante de la recta del balón. Era de asociación rápida y fluida, más tendente al cambio de ritmo que a la espera de la oportunidad ideal. Lucía slalom antes que envío, al percibir el vacío detrás de su defensor. Y gozaba cerrando la línea de rechazo, no el centro del campo del que formaba parte. El capitán del Arsenal más eterno no era mediocentro. Era un súper mediocampista cuyos recursos técnicos y forma de interpretar el espacio se ahogaban en la zona favorita del cinco más tradicional. Cincos como Didier Deschamps, Gilberto Silva, Claude Makelele o Emerson da Rosa. Algo más que compañeros para él.


Su compatibilidad con ese tipo de jugador y la productividad de sus uniones potenciarion la comercialización del doble pivote que había introducido su selección en el 98, y que dominó la pasarela táctica durante más de un lustro. De la mano, su rompedora fisionomía abrió de par en par las puertas al mercado africano, que al fin veía dónde invertir las extraordinarias condiciones físicas de sus mejores proyectos. Desgraciadamente, también halló la excusa con la que colar más de un físico notable que no tenía otra cosa que ofrecer. Y para más inri, algún entrenador mediocre sí que vio en ellos a su cutre mediocentro parche. La verdad, soy muy de Vieira, pero no le agradezco todas sus consecuencias. Entiendo que poco importe esta historia en el norte de Londres. Wenger sí lo entendió. Y Patrick, bien entendido, resultó uno de los centrocampistas que definieron su década."

lunes, 18 de julio de 2011

Decepciones y/o fracasos

Nos dejó Brasil tras una tanda de penaltis surrealista. Nos dejó un poco más tarde Chile. También lo hizo la anfitriona Argentina y, antes que ninguna otra, Colombia. Parecía haber unanimidad en las previas que se realizaron de los cuartos de final al respecto de que Brasil, Chile y Colombia eran favoritas para ganar sus respectivos encuentros. Con mayor o menor facilidad pero, al fin y al cabo, favoritas. No así Argentina, cuyo partido se intuía más parejo; había quien apostaba por Uruguay (muchos) y había quien apostaba por los anfitriones (muchos), pero parecía el partido de pronóstico más incierto, así que ocurriese lo que ocurriese no iba a resultar sorprendente. Sí fue inesperado el desenlace de los otros tres duelos, fiel reflejo de la extraordinaria igualdad de la que presume el torneo. Pasamos de una Copa América 2007 en la que los cuartos de final se resolvieron por 6-0, 6-1, 4-0 y 4-1 a ver tres prórrogas -y un partido decidido casi en el último minuto- en esta edición. Esa edición en la que ocurren cosas por las que nadie hubiera apostado. Y cuando digo nadie digo nadie. La todopoderosa Argentina cayó en cuartos, al igual que una canarinha que había conquistado cuatro de las anteriores cinco ediciones. ¿Es por lo tanto esto un fracaso? Si recurrimos al diccionario, podemos decir que sí es un fracaso. Fracaso: falta de éxito o resultado adverso. Pero extendamos el análisis de los hechos y profundicemos en ellos.


Siempre ha dicho Mano Menezes, el seleccionador brasileño, que "la prioridad es 2014". Lo dijo en febrero, lo dijo en junio y lo ha dicho ahora. Pero Brasil es Brasil y para un país con semejante tradición futbolística y de éxitos (los recientes: ganar cuatro de las últimas cinco Copa América), caer en cuartos de final roza lo inaceptable. En el caso de la selección brasileña, más allá de que el objetivo prioritario fuese el Mundial 2014 -lo cual no significa que no fuese un objetivo conquistar la C.América-, existe la sensación de que había equipo para vencer. Sin ser brillante, Brasil jugó anoche mejor que en días anteriores y controló el encuentro, fue más que Paraguay y tuvo ocasiones para dejar fuera a los paraguayos. Es por esto por lo que Menezes -y más gente- cree que se encuentran en el camino adecuado. Eso sí, él tiene buena parte de culpa en el deficiente funcionamiento de, por ejemplo, sus mediocentros. Especialmente discutido Ramires, tanto por lo que aportó como por la sensación de que gente como Sandro, Hernanes, quien sabe si Arouca, Luiz Gustavo o Denilson podían hacer más y mejores cosas sobre el campo, especialmente con la pelota.
Luego Paulo Henrique Ganso defraudó. Dio tres asistencias de gol a lo largo del torneo, pero su aportación se redujo a eso y se antoja demasiado poco para el '10' de Brasil, para ese futbolista del que Sócrates dijo: "Ganso es mejor que yo. Visualiza más el juego". Tampoco brillaron Neymar y Pato, siendo quizás Robinho el más entonado de los cuatro de arriba, principalmente anoche. Si te encomiendas a las individualidades de tus cuatro cracks de ataque y a sus combinaciones y estas no se producen, ahí tienes uno de los motivos por los que no fuiste capaz de superar la barrera de cuartos. Pero en esto tienen su parte de responsabilidad tanto estos cuatro futbolistas a los que nombro como su seleccionador ya que, como dijo anoche Ángela Lerena, "la forma de hacer prevalecer tus individualidades es potenciarlas con organización. Una idea de juego planeada y ensayada".


Se habló más si cabe de Argentina que de Brasil durante la Copa América. Porque en sus filas juega el mejor futbolista del mundo, porque pinchó en el partido inaugural y empezó jugando horrible, porque luego mejoró en el último encuentro de la fase de grupos y porque cayó eliminada en un partido memorable. El más fácilmente recordable de este torneo, el que más perdurará en nuestra memoria, ya que Uruguay y Argentina sin ser exquisitas o brillantes nos regalaron un duelo épico. De intensidad y emoción difícil superables.

¿Y ahora qué? La albiceleste ha de levantarse después de este duro revés. El segundo en apenas doce meses. ¿Pero levantarse cómo? Su futuro es una incógnita, aunque el futuro de Batista no parece que vaya a estar ligado con esta. No serán pocos los que se acuerden de las palabras de 'Pacho' Maturana en la previa de la Copa América: "Es una selección diseñada exclusivamente para Messi y no sé si ese el el camino". Argentina tiene que pensar en los errores que ha cometido en el torneo, pero sobre todo en qué tiene que hacer a corto y medio plazo. Porque todavía más importante que esto será el Mundial de 2014. Tres años parece tiempo más que suficiente para dotar a Leo Messi de un colectivo lo suficientemente bueno como para poder pelear por esa Copa del Mundo. Porque, sin ir más lejos, a una pareja de centrales formada por Burdisso y Milito difícilmente se le puede llamar "buena". Como tampoco se pueden calificar positivamente algunas de las ideas que plasmó Batista en su breve etapa como seleccionador argentino. Y es que todo hace indicar que tiene las horas contadas. Cayó de la misma forma que Brasil: en cuartos de final y en los penaltis. Sin embargo, la situación dista mucho de ser similar a la de la canarinha.


Le tocaba a Chile jugar en último turno, en último lugar. Sabiendo que brasileños, argentinos y colombianos ya habían hecho las maletas de vuelta. Sabiendo que iban a empezar a ser señalados, quizás, como el máximo favorito; ligeramente por encima de Uruguay y Paraguay, pero el máximo favorito al fin y al cabo. Y respondieron a esto los de Borghi jugando sus peores cuarenta y cinco minutos en el torneo. Ante una seria Venezuela que, además, encontró el gol en una jugada a balón parado. Si se llegó al descanso con 0-1 favorable a la 'Vinotinto' fue por demérito de los chilenos y, no lo olvidemos, por mérito de los venezolanos. Fue entonces cuando Claudio Borghi, DT de Chile, tomó decisiones. Decisiones que, una vez más, surtieron efecto positivo en su equipo. Era "fácil" meter, en ese momento, a Valdivia, era una decisión que hubiese tomado cualquiera. Pero además le dio entrada en lugar de Carmona y no de Jiménez y centralizó la posición de Vidal. No tardó nada Chile en mejorar y no tardó lo más mínimo Valdivia en dejarnos boquiabiertos. Tuvo minutos sobresalientes la selección chilena, pero que solo se tradujeron en un tanto. Esa es una de las razones por las que Chile está ahora de camino a casa: el hecho de que no materializaron el dominio y el muy buen juego de la primera media hora de la segunda mitad. El segundo motivo fue conceder el 2-1 a balón parado. A pesar de esto, Borghi declara que se va triste, pero no defraudado. Y creo que está en lo cierto, ha de irse triste de Argentina porque su selección estuvo relativamente cerca de hacer algo grande, muy grande. Pero no ha de irse defraudado porque su participación en el torneo fue buena, por momentos notable, y el futuro es más que prometedor. Tan esperanzador que Chile afrontará la próxima fase de clasificación sabiendo que si se siguen haciendo las cosas igual de bien que hasta la fecha, serán un equipo a tener en cuenta en el Mundial de Brasil 2014.


Si Chile me entusiasmó en distintas fases del campeonato, Colombia fue todo lo contrario. Un equipo que superó con solvencia la primera ronda pero que en ningún momento me cautivó. Ni me enamoró ni llegué a ver en ella a un candidato claro a la victoria final, lo cual no quita que caer ante Perú sea muy decepcionante. Vive Colombia del acierto de sus atacantes, sobre todo de Falcao, y cuando este desapareció y se convirtió en mala puntería -véase el penalti errado por Radamel-, la selección colombiana se volvió el paradigma de la previsibilidad, en un conjunto plano y sin idea alguna en su medular. Pocos argumentos para pensar en ganar una Copa América, aunque suficientes como para haber vencido a Perú, de ahí que la reflexión tenga que ser pausada y profunda en un país que no acaba de ver claro si su futuro a corto plazo es esperanzador o lleno de tinieblas.


Lo cierto es que lo sucedido este fin de semana en la Copa América da no solo para escribir un post, sino también para escribir un libro. Es por ello por lo que nos dejamos en el tintero muchas cosas. Entre ellas, decir que Paraguay y Uruguay recogen el favoritismo a estas alturas del torneo o que yo intuyo un Venezuela v Paraguay mucho más igualado de lo que algunos pueden imaginarse. Nos dejamos en el tintero cosas tales como elogiar a peruanos y venezolanos y su fantástica progresión. Porque para que Colombia y Chile queden fuera, tiene que haber enfrente selecciones como Perú y Venezuela que hagan muy bien su trabajo. Y para ellos las semifinales son una recompensa extraordinaria. Están -sobre todo la 'Vinotinto'- haciendo absolutamente historia.

viernes, 15 de julio de 2011

¿Qué le falta a Heynckes?

Oficializó este jueves el Bayern Munich la contratación de Jerome Boateng. 13 millones de euros recibirá el Manchester City por un futbolista que habían fichado hace doce meses por una cantidad de dinero similar. En el verano en que Jupp Heynckes ha asumido el cargo de entrenador bávaro son ya cuatro los fichajes que estos han realizado -más la cesión de Usami-. A saber: Neuer, Rafinha, Petersen y el mencionado Boateng. ¿Suficiente para impedir que el Borussia Dortmund revalide su título de liga? ¿Es Arturo Vidal lo que le falta a esta escuadra para comenzar el campeonato como favorito?

Heynckes lo tiene muy claro. O, al menos, eso se desprende de sus palabras: "No se irá [Vidal] a la Juve, tampoco a la Lazio o a otra parte. Arturo vendrá al Bayern. Si no es ahora, será el próximo verano".



Si algo está fuera de toda duda es la capacidad goleadora y el poderío ofensivo del Bayern. 81 goles (en 34 partidos) en la última Bundesliga, catorce más que el segundo equipo más goleador, el Dortmund. Todo ello pese a la ausencia de Robben (doce tantos y ocho asistencias en los catorce encuentros que disputó) durante la primera vuelta y los diversos problemas físicos de Ribery. 28 goles hizo Mario Gómez -39 entre todas las competiciones. Si se acerca a esas cifras -y teniendo a Robben, Muller, Schweinsteiger o Ribery por detrás-, la producción ofensiva de los bávaros volverá a ser sobresaliente de nuevo.


Entonces, ¿qué le falta al equipo de Heynckes? Para responder a esta pregunta, debemos reflexionar sobre cuáles fueron los mayores defectos del Bayern 2010/11. Y el principal no es otro que la falta de solidez defensiva: 40 goles encajados, casi el doble que el B.Dortmund. Para remediarlo, se han gastado 40 millones de euros. La mitad los ha costado Neuer. Del resto, únicamente los 3 millones pagados al Energie Cottbus por Nils Petersen han sido destinados a una posición diferente a la de portero o defensa. Y es que la llegada de Rafinha al lateral derecho debería hacer que Lahm volviese a cambiar de banda. Si el brasileño recupera su nivel de la etapa en el Schalke 04 sería una fantástica noticia. Así pues, casi todas las dudas son adyacentes al centro de la zaga.


¿Por qué? Porque Breno, entre lesiones (28 partidos ha disputado en Bundesliga desde que llegó en diciembre de 2007) y actuaciones mediocres, no parece alguien en quien confiar ciegamente a día de hoy. Porque Van Buyten, entre edad y lentitud, tampoco parece el perfil idóneo. Por todo esto creo que si la temporada comenzase hoy -es decir, si no hay más fichajes- la pareja de centrales de Heynckes la formarían Holger Badstuber -o Van Buyten- y Jerome Boateng. En cualquier caso, la formen Boateng y Badstuber o la formen Van Buyten y Boateng, creo que el Bayern tiene que aspirar a algo más, a disponer de mejores centrales. Llegó Boateng, pero mantengo que Heynckes necesita un mejor, o unos mejores centrales en su plantilla.

Estará, si no ficha a alguien más -cosa que parece improbable, si atendemos a que ya se han gastado 40 m €-, el Bayern todavía lejos de contar con una pareja como la formada por Matt Hummels -ex Bayern- y Neven Subotic en Dortmund. Disimular esa carencia será fundamental si quieren suceder al Borussia como campeón germano.

jueves, 14 de julio de 2011

Malasia, el inicio del curso

Ponía rumbo el Arsenal el pasado domingo a su stage asiático de pretemporada, para disputar su primer encuentro de pretemporada este miércoles. Ante un combinado de estrellas de la liga malasia. Duelo apasionante donde los haya. Volaron los gunners al continente asiático sin Cesc, pero con Nasri. Sin Bendtner, pero con Jenkinson. Sin Gervinho, pero con Miyaichi. A la espera de comprobar qué ocurre con el futuro de Cesc, Nasri y Bendtner, dos son los fichajes que ha realizado el equipo: Carl Jenkinson y Gervinho. Una venta, la de Clichy.

Jenkinson, lateral derecho o incluso central finlandés sub'21, de 19 años, y con apenas un puñado de partidos de experiencia en la League One -tercera división- con el Charlton. Costó alrededor de un millón de euros. En el primer partido de pretemporada fue titular junto a la que, a priori, será la pareja de centrales del equipo (Koscielny-Vermaelen) y al teórico lateral izquierdo del equipo (Gibbs), a no ser que llegue un refuerzo. Y lo hizo bien Carl. Uno de los que más elogios ha recibido. Velocidad y notables envíos en largo fueron dos de los atributos que demostró "el suplente de Sagna". También agrada bastante Ryo Miyaichi, el extremo izquierdo japonés; quien, eso sí, está a la espera de obtener el permiso de trabajo inglés. Él hizo de Nasri, Chamakh de Van Persie, Ramsey de Cesc y Jenkinson de Sagna.


Laurent Koscielny y Thomas Vermaelen volvieron a jugar juntos. ¡Por cuarta vez en su vida! Lo habían hecho en la pasada Emirates Cup ante el Milan, en la primera jornada de Premier en Liverpool y el 28 de agosto, en Blackburn, por última vez. Por tanto, el centro de la zaga es una de las variaciones más significativas con respecto al curso 2010/11. 
“I don’t think we are weak defensively but we are an offensive team,” dijo Wenger después del encuentro. “Sometimes that exposes our defenders a bit more than other teams. “I believe we have quality defenders. One is Thomas Vermaelen and he did not play last year. “In open play, we were one of the better defences [last season] but we conceded too many goals on set-pieces and that is where we want to improve this season.”

Próxima parada: China. 16 de julio, amistoso vs Hangzhou Greentown. El 23, vs Colonia -en su estadio-. El 30 y 31, Emirates Cup.

sábado, 9 de julio de 2011

Recompensa al trabajo bien hecho

Uno podría pensar que lo de Uruguay y México es algo coyuntural. Error. Su presencia en la final del Mundial sub'17 es relativo a lo estructural. Será la segunda final que disputen los mexicanos en seis años -en 2005 conquistaron el campeonato-. En el caso de los charrúas, conviene recordar las palabras de Pacho Maturana: "Su cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica no obedece a un momento histórico, sino a una estructura y a un proceso liderado por el Maestro Tabárez. Es un trabajo no solo deportivo, sino social y de educación desde las sub 15". Nada es una casualidad.


Pero hablemos de Brasil, el equipo que recibió un 3-0 de Uruguay en la primera de las semifinales. Todo se complicó para la canarinha desde el momento en que se supo que Adryan se perdería el encuentro por sanción. Estaba siendo, junto a Ademilson, lo mejor de su selección en el campeonato. "Ni está, ni se le espera", ese era mi pensamiento sobre Lucas Piazón, mientras veía el partido. Firmó una buena acción en el minuto 13 y apenas se le volvió a ver. Su Mundial, al igual que su Sudamericano, ha sido muy pobre. Su rendimiento, a años luz del de Adryan. Qué poco me transmite Piazón, recientemente fichado por el Chelsea.

Sin Adryan -me perdonarán que insista, pero soy adryanista convencido-, Brasil se volvió todavía más previsible y su ritmo fue extremadamente lento, inexistente. Uruguay juntó líneas y defendió sin excesivo sufrimiento ante una selección que ya durante el torneo había dado muestras de dependencia de la acción individual y de falta de juego colectivo, de asociación. Se aferró a la posibilidad de que Ademilson -5 goles en el Mundial- cazase alguna o a que Lucas Piazón y/o Leo estuviesen inspirados. No fue así.
El sólido, que no virtuoso ni excelso, bloque uruguayo anuló a la individualista selección brasileña. Responden los charrúas a varios de los patrones y estereotipos que caracterizan al fútbol de su país.


Se enfrentaban, en la otra semifinal, la subcampeona de Europa y la anfitriona. Alemania y México. No hicieron falta ni diez minutos para comprender que nos esperaba una historia muy diferente a la presenciada minutos antes en Guadalajara. En ese tiempo, Gómez había adelantado a su selección y Samed Yesil había igualado la contienda. Qué goleador es Yesil, oigan.

Se dispuso entonces México a llevar la iniciativa, a mover la pelota de un lado a otro, siempre con mucho criterio. Claro, cuenta con los zurdos Espericueta y Escamilla. Las réplicas de unos alemanes que esperaban y contragolpeaban no eran malas. A cambio se desproveyó a Aycicek -el '10' alemán- de su mejor aliado, el balón, e incluso Emre Can -irregular donde los haya- lo eclipsó por completo, pues firmó su mejor actuación del torneo. Se combinaron, una y otra selección, para disparar diecisiete veces. ¡Solo en la primera parte!
Pero será la última media hora lo que pase a los anales de la historia de los torneos de categorías inferiores en general, y a la de los Mundiales sub'17 en particular. Emre Can hizo el 2-1, Steffen Freund retiró a Aycicek -poco después a Emre Can-, Alemania se replegó y México parecía noqueada, desnortada. Hasta que apareció Jorge Espericueta, quien sino, para regalarnos uno de los mejores y más bellos momentos del Mundial. Gol olímpico, seguramente el tanto que más recordaremos de todos los que se han marcado en México desde el 18 de junio. Sí, más que el gol de chilena -no la más estética de la historia- de Gómez en el último suspiro, que les dio la victoria a los anfitriones.


No me sorprendieron, ni me parecieron exageradas las palabras de mi amigo Carlos Rosende: "es uno de los partidos del año". Vaya que si lo es. Fue la otra cara de la moneda: si la primera semifinal había sido pobre y aburrida, esta fue todo lo contrario. La duda es si la gran final, domingo por la noche, se asemejará más a la semi uruguaya o a la semi mexicana. Eso sí, lo que está claro es que el ambiente será magnífico. La sub'17 azteca ha levantado una gran expectación en el país, sin duda una de las noticias positivas del Mundial sub'17 que este domingo echará el cierre.

Lectura recomendada: El mago del aclarado

viernes, 8 de julio de 2011

La noche en que Joel Campbell se destapó

Si nos dicen antes de comenzar la Copa América que, tras una semana de competición, la mayor actuación individual no la ha firmado Messi, ni Neymar, ni Falcao, ni Tévez, ni Forlán, ni Ganso, ni Alexis, ni Cavani, ni Pato, ni Suárez, sino un tal Joel Campbell, efectivamente, no nos lo creeríamos. No todos pensarán que la segunda parte de Campbell anoche es la mayor demostración individual del torneo, pero sí es la opinión de mucha gente, de una gran mayoría. Las reacciones a su actuación frente a Bolivia no se hicieron esperar.

Recurro al diccionario. Definición de "destaparse": dar a conocer habilidades, sentimientos o intenciones propias que no se habían mostrado antes. Eso es lo que hizo Campbell. Dar a conocer habilidades que no había mostrado anteriormente. Costa Rica acudía a la Copa América con un equipo, en su mayoría, sub'22 y no se esperaba gran cosa de ella. A la hora de señalar a un jugador al que seguir en este equipo, coincídiamos 'Coco' Nazar y un servidor en que Joel era el hombre. Lo hacíamos en la previa del Colombia v Costa Rica, en el cual el chico dejó algunos buenos detalles y se le intuyeron buenas maneras. Pero nada comparado con lo que el mundo futbolístico presenció en la segunda mitad del Bolivia v Costa Rica.


Un duelo que dominaba, con cierta claridad aunque sin encontrar portería, la selección boliviana. Manejaba muy bien el balón y Jhasmany Campos y Juan Carlos Arce se discutían el título de MVP del encuentro. Entonces, apareció el jovencísimo delantero costarricense. 19 años recién cumplidos, apenas un puñado de partidos disputados con su equipo -el Saprissa- y varias notables actuaciones con las categorías inferiores de su país. Pero antes del Bolivia v Costa Rica, solo unos pocos sabían de su existencia. Ahora, Joel Nathaniel Campbell Samuels, ya es uno de los nombres propios de la Copa América 2011.

jueves, 7 de julio de 2011

Más de lo mismo: preocupante es poco

Volvió a empatar Argentina, esta vez ante un rival de mayor entidad (Colombia). Pero la imagen no fue mejor que en el partido inaugural. Se incidió en los mismos errores y tras 180 minutos disputados por la albiceleste, parece cada vez más complicado que 'Checho' Batista solucione su contumacia, cada vez más notoria.

Dejaba clara su opinión Oscar Ruggeri antes del segundo encuentro de la albiceleste: "A mi me gustaría que Messi no se desgaste tan atrás. Que la pelota que le da Mascherano en la mitad de la cancha se la de otro de los volantes, que es ahí donde Messi es complicado de marcar". En el período que transcurrió entre el primer y el segundo encuentro de la albiceleste, no hubo conversación en la que no se tratase el tema Messi: su posición, su incomodidad sobre el campo, su rendimiento con la selección, etc. 
¿Se corrigió esto? No. Hubo una diferencia: que Leo bajó menos, mucho menos, a recibir el balón. A cambio, entró menos, mucho menos, en contacto con el esférico. No hubo capacidad para activar al dos veces Balón de Oro. Él tiene su parte de culpa y responsabilidad, pero se cumplió lo que ya anticipó Juan Pablo Varsky: "Si el mejor del mundo no rinde en tu equipo, el problema es tuyo, no de Messi. No creaste las condiciones para que marque la diferencia".

Y Argentina, efectivamente, no creó las condiciones para que Leo marcase la diferencia. Los pupilos del Bolillo Gómez cedieron el balón y se replegaron -¡qué bien defendieron durante 90'!-. Ante eso, la respuesta obtenida fue nula; los de Batista no supieron qué hacer y todo se basó en esperar a la jugada individual de Lavezzi, Tévez o Messi. Hacerles llegar el balón -no siempre en las mejores condiciones- y, ya si eso, que ellos se las ingeniasen para buscar la portería rival. No hay cosa peor en el fútbol que la previsibilidad. Y ellos fueron el paradigma de previsibilidad. Colombia se limitó a esperar, no fue atrevida, lo cual no quiere decir que no jugase bien. Todo lo contrario, jugó lo suficientemente bien como para obtener sin casi sufrimiento un empate que la meta en cuartos de final y hace que dependa de sí misma para ser líder de grupo. Ay, si la selección 'cafetera' hubiese exigido más a su rival...igual estábamos hablando ahora de un descalabro mayor de Messi y cía.


05:45am. Llego a casa después de comentar el encuentro en Radio Marca. Y observo que las reacciones a la rueda de prensa del seleccionador argentino son de lo más contundente. Reviso lo dicho por Batista y se confirma mi impresión inicial, la de que las reacciones eran de lo más comprensible a tenor de lo comentado por el seleccionador en conferencia de prensa.
Uno se queda perplejo cuando lee la siguiente afirmación al 'Checho': "No pudimos jugar en estos dos partidos como queremos. Uno tiene una idea pero cuesta mucho expresarla."
Y se reafirma en la idea de que el desconcierto que atrapa al equipo de Batista empieza a adquirir unas dimensiones desproporcionadas y que, lejos de corregir sus errores y rectificar, parece que Batista seguirá insistiendo en sus fallos en un futuro no muy lejano: lunes por la noche, Argentina v Costa Rica (sub'22). El pase a cuartos de final de la Copa América -¡que se disputa en Argentina!-, en juego. Ahí es nada.

martes, 5 de julio de 2011

Solo Chile hace los deberes

Ocho goles en seis encuentros no son cifras que entusiasmen al aficionado. Sobre todo si tenemos en cuenta que casi la mitad de los tantos llegaron en el último partido disputado, el que enfrentó a Chile y México. Definitivamente, es la Copa de las sorpresas y las decepciones. O, mejor dicho, eso es lo que ha caracterizado a la primera jornada de la fase de grupos del torneo. No obstante, no estaría de más recordar que esto suele ocurrir en gran parte de las primeras semanas de este tipo de campeonatos, ya sean Mundiales, Eurocopas, Copa América, torneos de categorías inferiores, etc. Muy precipitado es calificar a la de Argentina como una mala Copa América.

Si hay un tema de conversación alrededor de todo lo que envuelve a la Copa, ese es la albiceleste. Sobre el combinado de Batista, aquel que dio el pistoletazo de salida empatando -y gracias- frente a Bolivia, se ciernen mares de dudas y críticas. Señalaba, antes del campeonato, Pacho Maturana que "es una selección diseñada exclusivamente para Messi y no sé si ese es el camino". Ahora es Javier Pastore el que declara que "no cree que la selección deba jugar para Messi; hay que buscar un buen funcionamiento colectivo, en el que todos rindan al 100%".
Añade: "Como lo veo yo, en el Barcelona no es que juegue de 9, sino que anda por todos lados. Siempre a espaldas de los 5 y adelante de los centrales. Tenemos que tratar de que se mueva en esa zona, y que no venga a buscar la pelota a mitad de cancha y trate de pasarlos a todos, porque le saldrá una, dos, tres veces, pero a la cuarta la va a perder. No va a rendir como podría hacerlo en 3/4 de cancha".
Es precisamente el mediapunta del Palermo uno de los temas de discusión. Que si debe jugar, que si no debe jugar, que si debe actuar de mediapunta, que si debe jugar de interior, etc. Si el 'Checho' no le dio ni un solo minuto en el duelo inaugural, se antoja complicado que sea titular mañana. Es más, la prensa argentina da por hecho que el único cambio será la entrada de Zabaleta por Rojo. Romero; Zanetti, Burdisso, Milito, Zabaleta; Mascherano, Banega, Cambiasso; Lavezzi, Messi, Tévez. En efecto, las malas actuaciones del 'Pocho' Lavezzi y de Ever Banega no parece que les vayan a costar el puesto. Di María y el Kun, de nuevo desde la banca. Auténtica prueba de fuego el Argentina v Colombia. Sí, ante los pupilos de Bolillo Gómez, que tan poco nos gustaron en su victoria por la mínima frente a C.Rica.


Si algo tengo claro es que la realidad de la selección argentina es mucho más preocupante y descorazonadora que la de la 'canarinha'. Esta última no cuenta con el mejor jugador del mundo, pero su línea defensiva está a años luz de la argentina y su cuarteto ofensivo es de máximas garantías. Necesita pulir defectos, que haya mayor continuidad en su juego y producir algo más que ocasiones puntuales de gol. Ah, y que Ganso coja la forma. Fue toda una declaración de intenciones de Menezes el hecho de no sustituirlo en la segunda mitad del Brasil v Venezuela, cuando su actuación estaba siendo muy pobre. El objetivo era claro: que el del Santos dispusiese de minutos y de rodaje. Prefirió eso el seleccionador antes que mandarlo al banquillo.
El funcionamiento no solo de Ganso, sino también de Neymar, Robinho y Pato fue deficiente, por debajo de lo exigible. Pero se intuyeron detalles más que positivos y que invitan al optimismo. No se puede decir lo mismo del doble pivote formado por Lucas Leiva y Ramires, en el que el del Chelsea resta más que suma; no somos pocos los que pedimos la titularidad de Sandro. En todo caso, Brasil sigue siendo mi candidata a levantar el trofeo de campeón de América.


Se unió Uruguay en la pasada madrugada a la lista de decepciones, encabezada por Argentina, Colombia y Brasil. Semifinalista en el pasado Mundial, pero incapaz de pasar del empate ante Perú. Perdieron solidez defensiva los charrúas con respecto a Sudáfrica y el tridente formado por Cavani, Forlán y Luis Suárez funcionó peor de lo que esperaba Tabárez. Tampoco lo hizo mejor Nicolás Lodeiro, encargado de enlazar el mediocampo con la delantera. Sin éxito.
Paraguay, con menos, hizo más. Fue la noche anterior, aunque también se tuvo que conformar con un empate. Un resultado del que se desconoce su valor real, teniendo en cuenta la igualdad que rige el grupo B. En el que tanto Ecuador como Venezuela dejaron claras las razones por las que se trata del grupo más abierto de la Copa América.

Y llegó Chile. La de Borghi, no la de Bielsa. Se observan ciertos matices que sirven para comprender las diferencias entre la de uno, Bielsa, y la de otro, Borghi. Pero, sea como fuere, los chilenos siguen siendo muy agradables para la vista. Con Alexis Sánchez en plan estelar, con Arturo Vidal tan polifuncional como siempre o con Medel consagrándose. Hicieron todo lo contrario que México -que se limitó a esperar-: proponer. Y aunque su acierto y brillantez no fuesen máximas, sí fue lo suficientemente "distinto" a lo que nos había brindado hasta ahora la Copa como para que el aficionado disfrutase con Chile. La única de las favoritas/outsiders que hizo los deberes.

viernes, 1 de julio de 2011

Doce breves sobre la Copa América


"Es una selección diseñada exclusivamente para Messi y no sé si ese es el camino". Es la opinión de Pacho Maturana, el mítico ex-seleccionador colombiano. Punto de vista respetable, más cuando la albiceleste genera enormes dudas en los últimos años y tiene defectos tales como contar con una pareja de centrales formada por Gabriel Milito y Nicolás Burdisso. Ese es el gran exponente de las carencias del combinado dirigido por Batista. Disponer del mejor futbolista del planeta, un argumento para creer en la victoria final.

Para muchos, Bolivia, la peor selección del continente en la actualidad. Cosa en la que discrepo -Perú no tiene mejor equipo-. La materia prima con la que trabajará Quinteros -miembro del combinado de la era Azkargorta- es limitada, pero a pesar de eso se desmarca con unas curiosas declaraciones: "Queremos ser algo parecido a la Alemania del último Mundial. Intentaremos conservar mucho la pelota". Mediante este propósito tratarán de superar la fase de grupos. Algo que no logran desde la edición de 1997, de la que fueron anfitriones y en la que alcanzaron el subcampeonato.

No es poca la gente que ve a Colombia como una de las outsiders. Y qué outsider. Lógico cuando en tus filas tienes a un tal Radamel Falcao que viene de hacer ¡38 goles! esta temporada. A otra de las piezas claves del Oporto tricampeón de Villas Boas: Freddy Guarín. O a cuatro defensas de la liga italiana: Juan Zúñiga, Cristian Zapata, Mario Yepes y Pablo Armero. PD: Mucho ojo con Armero en este torneo. Viene de firmar un excepcional año en el Udinese.

Si Costa Rica, llevando a sus mejores futbolistas, cayó eliminada en cuartos de final de la Copa de Oro a manos de Honduras, ¿qué se puede esperar del combinado sub'22 con el que viajan a Argentina? Desde luego, su clasificación para la siguiente ronda sería una sorpresa mayúscula. Además, el clima que los rodea difícilmente puede ser peor. Siendo sinceros: los 'ticos' (sub'22), el equipo al que menos me apetece ver de esta Copa América. Sustituye a Japón.

Cuestionada la selección brasileña de Dunga hace cuatro años, pero fue capaz de conquistar la Copa América disputada en Venezuela. Ahora, parece que llega al torneo sin una excesiva presión, con la mirada puesta en el Mundial del que serán organizadores en 2014. Y sabedores de que pueden utilizar la localía de Argentina para quitarse presión de encima. Sin embargo, el plantel de Mano Menezes es estelar: Neymar, Ganso, Robinho, Pato, Dani Alves, Thiago Silva, Maicon, Lucio, David Luiz, Julio César...

Históricamente considerada la 'cenicienta' del continente, Venezuela mejora futbolísticamente día a día. Dos victorias es todo lo que han conseguido en sus catorce participaciones en la Copa América. Ganarle ya no es tan sencillo como hasta hace unos años y el camino de Juan Arango rumbo a Europa lo han seguido gente como Rosales, Rincón, Yohandry Orozco y, por supuesto, Salomón Rondón. Lástima que hayan caído en un grupo, el B, en el que es difícil soñar con clasificarse para cuartos de final. Difícil, que no imposible.

Cuartofinalista en el último Mundial -no estuvo lejos de eliminar a la que luego se coronaría como campeona del mundo-. Pocas cosas han cambiado, más allá de la ausencia de Óscar Cardozo, el goleador del Benfica. Explica perfectamente Haedo Valdez la característica principal de su equipo: "Lo que Paraguay siempre hace es no dejar respirar a nadie". No es el paradigma del virtuosismo, pero el 'Tata' Martino consigue que sus chicos den el 110%.

A pesar de haber estado en dos de los últimos tres Mundiales, Ecuador ha sido históricamente una selección "pequeña". Únicamente en dos ocasiones ha superado la primera fase de la Copa América y son ya catorce años sin hacerlo; así que esta parece una buena oportunidad para meterse por fin en unos cuartos de final. Los desbordes y centros de Antonio Valencia hacia Felipe Caicedo se antojan vitales. Ellos dos son, junto a Noboa y Montaño, los únicos miembros de esta selección con contrato en un club europeo.

Semifinalista en el último Mundial, que se dice pronto. La propuesta futbolística, el estilo y los jugadores son prácticamente idénticos a los que estuvieron en Sudáfrica. Ah, y el seleccionador también. Un elogiadísimo Óscar Tabarez, sobre el que Pacho Maturana ha llegado a decir esto: "Su cuarto puesto en el Mundial no obedece a un momento histórico, sino a una estructura y a un proceso liderado por el Maestro Tabárez. Es un trabajo no solo deportivo, sino social y de educación desde las sub'15". Fortaleza defensa y un poderoso arsenal ofensivo (Luis Suárez, Cavani y Forlán) son las virtudes uruguayas, los motivos para creer en ellos. La falta de algún pasador mejor en el centro del campo, su mayor déficit.

Bajas por lesión Claudio Pizarro y Jefferson Farfán, sus dos mejores futbolistas. También lesionado Carlos Zambrano. Y Juan Vargas, duda hasta el último momento. Este es el panorama -sí, desolador- con el que se presenta Perú en la Copa América. Superar la fase de grupos, por sexta edición consecutiva, es el objetivo. Un objetivo harto complicado, todo sea dicho.

Se fue Bielsa y, a pesar de que los jugadores son los mismos, parece difícil que el rendimiento que obtenga Claudio Borghi de sus pupilos alcance las cuotas logradas con 'el Loco'. Arturo Vidal, Humberto Suazo, Alexis Sánchez y Matías Fdez. Todos ellos estrellas en su país. Y todos ellos perfectamente conocidos por el nuevo seleccionador chileno, que ya los tuvo a sus órdenes en Colo Colo. El presidente de la federación chilena es ambicioso: "Llegar a semifinales es la obligación". Aun sin Bielsa, apetece -y mucho- ver jugar a Chile.

Ganaron la Copa de Oro hace una semana, jugando bien al fútbol y contando con una notable generación de futbolistas. Sin embargo, llegan al torneo sin muchas aspiraciones. La CONCACAF -la Copa de Oro es el torneo de la confederación a la que pertenencen los aztecas- los obligó a disputar la Copa América con un equipo de sub'22. Giovani dos Santos, en el que seguramente sea el mejor momento de su carrera profesional, es el rostro más conocido y la referencia de la escuadra entrenada por el 'Chepo' de la Torre. Anyway, oportunidad para volver a ver a buena parte de los jóvenes mexicanos que estuvieron recientemente en el torneo de Toulon.