sábado, 30 de abril de 2011

Los festejos de Dortmund y mucho más

Nueve años ha tenido que esperar la hinchada del Borussia Dortmund para volver a ganar el título de liga. Después de muchos años de mediocridad -5º puesto es lo mejor que había hecho el equipo en las siete temporadas anteriores-, Dortmund festeja una Bundesliga, un estilo de juego y unas halagüeñas expectativas de futuro. Desde que echó a rodar la pelota en esta Bundesliga 2010/11, se hace hincapié en la forma de jugar del equipo de J.Klopp, en lo vistoso y atractivo de este y en la gente que tiene por delante y por detrás de tres cuartos de campo y, desde luego, en la gente que tiene en tres cuartos de campo. Pero la obra de Klopp no solo es bella, también carece de grandes defectos y ha logrado ese equilibrio siempre necesario. Un equilibrio que refleja el hecho de que -a pesar de contar con Sahin, Kagawa, Götze y cía-, el Dortmund puede batir un record de carácter defensivo. El de menos goles encajados en la historia de la Bundesliga. El Bayern Munich recibió 21 en 2008, ellos han encajado 19 a falta de 180 minutos para que se eche el telón al campeonato.

Jornada decisiva en la Bundesliga, la número 32. El Hannover empató en su campo ante el penúltimo, el Borussia Moenchengladbach, y deja de esta forma de depender de sí mismo para meterse entre los tres primeros. Ahora el Bayern Munich lo aventaja en dos puntos, por lo que si este gana al St Pauli y al Stuttgart -uno, virtualmente descendido; el otro, virtualmente salvado- estará en la previa de la próxima Champions League. Mientras que el Mainz está a un paso de asegurar su plaza en la Europa League del año que viene. Éxito y recompensa al buen año de Holtby, Allagui, Schürrle y cía.


Pero donde más emoción hay en Alemania es en la parte baja. El St. Pauli necesita el milagro de todos los tiempos. No solo está obligado a ganar los dos últimos encuentros, sino que además tiene la mala suerte de que el Bayern Munich sea su próximo rival. Así pues, su descenso es prácticamente un hecho. Por lo demás, todo puede ocurrir:

B.M'Gladbach: 22 puntos en los 15 partidos que llevamos de segunda vuelta. Tres victorias en los últimos cuatro encuentros. Cuatro victorias en los últimos cinco partidos como local. Y 17 goles encajados en la segunda vuelta (el equipo que encajó 47 en la primera). Estas son algunas de las razones que explican el resurgir del Borussia Moenchengladbach. Todo esto se convierte en uno de los dos motivos para soñar con la salvación. ¿El otro? Que al Gladbach le queda recibir al Friburgo y viajar a Hamburgo, dos equipos que no se juegan nada.

Eintracht: la antítesis al Gladbach es el Eintracht. Una victoria, cinco empates y seis goles a favor, ese es el bagaje de los de Frankfurt en 2011, en la segunda vuelta de la Bundesliga. Inercia: negativa. Posibilidades de descender: altas. Plantilla: mala. Calendario: vs Colonia y at B.Dortmund.

Wolfsburgo: al igual que el B.M'Gladbach, el Wolfsburgo jugará sus dos últimas jornadas ante equipos en tierra de nadie: Kaiserslautern y Hoffenheim. Por primera vez desde el mes de septiembre, han sido capaces de ganar dos partidos consecutivos. Estos dos factores -calendario e inercia-, unidos a la plantilla de la que dispone Felix Magath, deberían hacer que no peligrase la salvación de 'los lobos'.

Colonia: cuando peor estaba, asentó una estocada mortal al B.Leverkusen, que alejó a este de la Bundesliga. El entrenador del Colonia, Frank Schaefer, dimitió esta semana y los jugadores fueron amenazados de muerte por un sector de la afición. Todo eso, antes de que el Wolfsburgo sumase tres puntos en la noche del viernes, en Bremen, e hiciese que el Colonia comenzase su partido -ante el segundo clasificado- a un punto de la zona de promoción. Puntuar en Frankfurt, el próximo sábado, será sinónimo de salvación matemática. Eso sí, perder ese día significará llegar a la última jornada a un punto de la promoción y posiblemente a tres del descenso directo.

Solo una carambola puede meter al Werder Bremen o al Stuttgart en zona de promoción. Especial atención al fantástico tramo final del Stuttgart: ha sumado 20 de los últimos 27 puntos posibles. ¿Obrará el milagro el B.M'Gladbach?, ¿caerá en el pozo el Wolfsburgo? Sin duda, las dos grandes incógnitas -junto a la pelea por la tercera plaza- de un campeonato que ya tiene dueño: el Dortmund de Klopp.

viernes, 29 de abril de 2011

Oporto, a un paso de la gloria

A 180 minutos del triplete, podríamos decir que está el Oporto tras su contudente victoria (5-1) anoche ante el Villarreal. Solo una hecatombe, que visto lo visto ayer se antoja más que improbable, podría dejar al campeón portugués sin disputar la final de la Europa League. De ganarla y de vencer al Vitoria Guimaraes en la final de la Taça de Portugal dependerá la consecución de un sobresaliente triplete. Y digo sobresaliente no solo por el hecho de conseguirlo, sino también por cómo lo pueden conseguir: 25 victorias y 2 empates en la Liga Sagres (a falta de tres jornadas para el final), remontando un 0-2 adverso en Da Luz en el partido de vuelta de las semifinales coperas e imponiéndose por 5-1 y 2-5 al Spartak de Moscú en los cuartos de final de la Europa League y por 5-1 en la ida de las semifinales al Villarreal.
Todo ello en el segundo año de André Villas Boas como entrenador profesional y en su primera temporada completa al frente de un club. Sí, su primera temporada completa. A sus 33 años.

A pesar de las grandes cosas que había realizado el Oporto a lo largo de la presente campaña, la de ayer fue su gran noche de la temporada. Por el escenario, por la atención que había generado esa "final anticipada" de la Europa League, por lo incontestable del marcador final y por el fútbol desplegado en esos segundos 45'. Nunca antes tanta gente había visto un encuentro del equipo de Villas Boas y nunca antes el Oporto había hecho lo que hizo ayer, ante un rival de la entidad del Villarreal. Discutíamos hace veinte días en 'Marcador Internacional' si el Oporto'11 es mejor que el Oporto'04 y esas dudas empiezan a disiparse después de noches como esta. También es recurrente la discusión sobre si el tercer mejor equipo de Europa -considerando que Barça y R.Madrid son los dos mejores- es el Manchester United o el Oporto -u otro-. Y, en ese caso, aún a pesar de lo visto en Do Dragao me sigo quedando con los red devils por dos motivos: Wayne Rooney es Wayne Rooney y en Manchester tienen -todavía- un portero (Van der Sar) que el Oporto no tiene (Helton). La portería es obviamente una de las posiciones que podría reforzar la entidad presidida por Pinto da Costa con vistas a competir en la próxima edición de la Champions League, quien sabe si después de haber conseguido el triplete.

Y que nadie tenga ninguna duda de que, una vez confirmada la continuidad de André Villas Boas -al menos hasta que expire su contrato-, el Oporto será uno de los candidatos a pelear la próxima Champions League. Siempre y cuando sea capaz de retener a los cinco futbolistas que, en mi opinión, atraerán una mayor atención y un mayor número de ofertas en las próximas fechas: Rolando, Fernando, Moutinho, Hulk y Falcao.

jueves, 21 de abril de 2011

Leadership, we miss you

Empató el Arsenal en White Hart Lane (3-3), veinticuatro horas después de que el líder se dejase dos puntos en Newcastle. Parecía que el Manchester United estaba decidido a dar una última oportunidad, una última esperanza a los gunners. Pero estos tropezaron con estrépito. Como han hecho en cinco de los seis encuentros de Premier League disputados tras la final de la Carling Cup. Nunca una derrota hizo tanto daño a un equipo como aquella en Wembley. Aquel gol de Obafemi Martins, aquella falta de entendimiento entre Laurent Koscielny y Wojciech Szczesny, aquellos quince días en los que un equipo que estaba vivo en cuatro competiciones pasó a tener opciones de éxito únicamente en la Premier League, aquel revés, en definitiva. Empatar en casa ante el Sunderland (segundo peor equipo de la segunda vuelta), el Blackburn (16º) y el Liverpool; y empatar en The Hawthorns y White Hart Lane. Pocos de estos resultados entraban dentro del guion previsto...o exigible.

Suele repetir Arsene Wenger, entre otras cosas, aquello de "Arsenal have a fantastic mentality", pero lo acontecido a lo largo de esta y otras temporadas resta validez a esta afirmación. Esa frase contrasta con la cantidad de partidos en los que el Arsenal, ante rivales teóricamente inferiores, ha sido incapaz de sumar los tres puntos y, por supuesto, con los encuentros que a este le han sido remontados. El Tottenham convirtió ayer un 1-3 en un 3-3, como ya había convertido en noviembre un 2-0 en un 2-3 a su favor. El Liverpool remontó un partido en el Emirates pasado el 100', el Newcastle remontó un 0-4 y el Wigan remontó un 1-2. Uno se pregunta a qué se deben estas situaciones y la temporada del Arsenal. En mi opinión, varios factores, el principal: falta de liderazgo. Hablamos de un equipo cuya media de edad es realmente baja y en la que cuesta distinguir futbolista con dotes de liderazgo importantes. Cesc Fábregas y...ya. En un segundo escalón, podríamos situar a jugadores como Song, el jovencísimo Wilshere y -me pregunto si- Van Persie y/o Sagna. 




Las comparaciones son odiosas, está claro, y la comparación -en lo que a carácter y liderazgo se refiere- entre el Arsenal actual y el de "los invencibles" todavía más. Lehmann, Campbell, Touré, Gilberto Silva, Vieira, Pires, Henry, Bergkamp, Ljungberg, etc. Liderazgo (y jugadores con capacidad para asumir responsabilidades) a raudales. Llegó un momento (2006) en el que se acabó el ciclo de buena parte de aquella plantilla. Fueron suplidos por buenos futbolistas, pero el Arsenal nunca recuperó aquellas gotas de experiencia, veteranía y leadership que se escaparon. Dos ejemplos paradigmáticos: Kolo Toure y William Gallas, posiblemente, junto a Cesc, los dos futbolistas con mayores dotes de liderazgo en las últimas temporadas. El primero, traspasado en 2009. El segundo se fue este pasado verano. 

Futbolísticamente, necesario que abandonasen el club. El primero, peleado con medio vestuario. El segundo...peleado con el otro medio. En el caso de Kolo Touré, su rendimiento había disminuido alarmantemente y no se puede decir que la aportación de Vermaelen -su recambio- en su primer año en Londres fuese inferior a la del marfileño. En el caso del francés, 33 años y en claro declive. ¿Pero qué perdió el Arsenal con la marcha de Touré y Gallas? Buena parte del poco liderazgo que había en ese vestuario.



Leo que el Arsenal ha ofrecido 15 m € por Mamadou Sakho, jugador del PSG del que se conoce que atrae a Wenger desde hace por lo menos tres años. Posiblemente no haya tres centrales sub'23 mejores que él, seguramente mejore el nivel de la plantilla, ¿pero es la solución al problema del que estamos hablando? Quizás no, aunque también es cierto que estamos hablando de un chico que con 21 años recién cumplidos ya es capitán del PSG.

Uno analiza la plantilla y la temporada del Arsenal y no atisba grandes defectos en lo que a individualidades se refiere. Más allá de que se pueda adquirir un lateral izquierdo más fiable que Clichy o de que haya que cruzar los dedos para que Vermaelen, Walcott, Van Persie y Fábregas no se pasen gran parte de la próxima campaña en el dique seco. Sin embargo, el gran problema es la falta de liderazgo.

Extracto de la entrevista realizada a Cesc Fábregas en el último número de 'Don Balón':

DB.- Este Arsenal es un equipo muy joven pero desde fuera da la sensación de que siempre lo es. ¿No le parece un bucle?
Cesc.- Mira, yo creo en que la clave está en una buena combinación. Por eso me siento muy, muy afortunado de haber jugado en el equipazo en el que empecé. Porque estaba yo solo, también Van Persie, y los dos íbamos creciendo viendo a nuestros ídolos. Aprendimos de los mejores. Ahora es diferente porque somos todos tan jóvenes que no tienes una persona que digas: ¡Guaaau!

DB.- Bueno, ahora los jóvenes del equipo se fijan y quieren aprender de usted...
C.- Eso ya no lo sé pero es que sólo tengo 23 años y eso es importante recordarlo. Empecé tan pronto que parece que tenga 27 o 28. Luego te fijas y me queda mucho camino por recorrer. Por eso tuve mucho suerte. Los jóvenes aprendían de los más grandes. Ahora es más complicado. Si metes a Wilshere en el equipo en el que jugaba antes... es diferente. No digo que sea ni mejor ni peor. Antes había referentes, jugadores ganadores, fuertes y con los que aprendías más rápido jugando con ellos.

Lectura recomendada: Has Arsene Wenger fallen out of love with the job of managing Arsenal?

sábado, 16 de abril de 2011

Las dinámicas de dos semifinalistas de Champions

El fútbol es un estado de ánimo. En una temporada puedes pasar de estar hundido a estar en lo más alto, y viceversa. O en un partido. Trayectorias descendentes y ascendentes. Pocos daban un duro por el Manchester City mediada la primera mitad de la semifinal de la FA Cup. En Wembley, unos red devils sin Wayne Rooney estaban pasando por encima a un Manchester City sin Tévez. Una semifinal en la que no estaba el mejor futbolista de cada equipo. Partido descafeinado por ello, pero no insípido. Sin embargo, ese dominio aplastante del United fue desapareciendo en el tramo final de la primera mitad y el City llegó al descanso con esperanza. La esperanza de alguien que ha sacado un 0-0 de una primera parte en la que el planteamiento de Mancini volvió a dejar dudas: Balotelli de único '9', Dzeko en el banquillo y, para colmo, escasas intervenciones de Silva y, sobre todo, Adam Johnson. Sin embargo, en la reanudación apareció Yaya Toure para aprovechar un error de Carrick. La temporada del marfileño, de más a menos pero infravalorada como pocas, se vio recompensada con un gol que vale una final. Un gol en Wembley, un tanto cuando su equipo parecía pequeño al lado de ese gigante que es el United, un gol que sirve para volver a jugar en Wembley -frente a Bolton o Stoke- dentro de un mes. Esta vez, sin Rooney y con un Chicharito que por una vez en la temporada fue "humano", no hubo remontada de los pupilos de Ferguson. Se trunca así su sueño de conquistar el triplete y se complica el doblete. ¿Afectará esto anímicamente al Man Utd?

Porque en caso de que afecte, las opciones de éxito del Schalke 04 en las semifinales de Champions League dejan de ser mínimas. El de Gelsenkirchen parece otro equipo desde que Ralf Rangnick tomó el testigo de Felix Magath. Por resultados, por juego, por planteamientos y por alineaciones. Alexander Baumjohann pasó de estar marginado y de jugar en el filial a ser recuperado por Rangnick para la causa. Aportó -y mucho- en la eliminatoria ante el Inter. El nuevo técnico del Schalke 04 también ha sacado muy buen rendimiento a Jurado. Cosa que Magath no logró. El español, al que su anterior entrenador llegó a relegar al papel de actor secundario durante algunos tramos de la tempora.

Parece que ha pasado un lustro desde aquellos días en los que este era un equipo gris y aburrido como pocos. Ahora, uno solo tiene que observar las líneas de cuatro centrocampistas que saca Rangnick para entender el nuevo espítiru y estilo del Schalke 04: 

At St Pauli: Farfán, Kyriakos, Kluge, Baumjohann.
At Inter: Farfán, Kyriakos, Jurado, Baumjohann.
Vs Wolfsburgo: Farfán, Kyriakos, Jurado, Schmitz.
Vs Inter: Baumjohann, Kyriakos, Matip, Jurado.
At W.Bremen: Farfán, Kyriakos, Annan, Draxler.


Centro del campo del que formará parte la próxima campaña Lewis Holtby. Annan, Kyriakos, Jurado, Farfán, Draxler, Holtby y cía compartiendo equipo con Raúl. Materia prima suficiente para que el caché de Rangnick siga subiendo. Aunque si pensamos en el caché del ex-entrenador del Hoffenheim, es inevitable caer en la pregunta de cuánto subiría este si elimina al Manchester United o si, al menos, le da un susto en unas semifinales de Champions League que, no obstante, tienen un claro favorito.


Lectura recomendada: Drogba turns back the clock

lunes, 11 de abril de 2011

Luces y sombras...muchas sombras

Durante algún tiempo la felicidad embargó a Villa Park. Eran tiempos de buenos resultados, buen fútbol y de cierta ambición futbolística. Así lo indicaba la capacidad y la predisposición que tenía el Aston Villa para pagar 15 millones de euros por James Milner, 13 m € por Ashley Young, 13 m € por Stewart Downing, 12,5 m € por Nigel Reo-Coker, 10 m € por Stiliyan Petrov, 10 m € por Curtis Davies, 10 m € por Carlos Cuéllar, 9 m € por Fabian Delph (19 años, y cuando únicamente tenía experiencia en League One y 39' de experiencia en Championship), 9 m € por Stephen Warnock, etc. Solo en el verano de 2008, el Aston Villa gastó 59 millones de euros en fichajes (habiendo ingresado solo 3 m € por la venta de Shaun Maloney).

Después de tres sextos puestos consecutivos -y peleando por meterse en Champions durante varios tramos de esos tres años-, diferencias con la directiva hicieron que Martin O'Neill dimitiese. Solo cinco días antes de que diese comienzo la Premier League 2010/11. Se dijo que aquello se debía a que el norirlandés no disponía el pasado verano del dinero que le gustaría para fichajes. Randy Lerner, el propietario del club, había gastado 179 millones de libras en cuatro años y había visto como el balance económico en el último ejercicio se traducía en importantes pérdidas. Es comprensible este argumento de Lerner y es comprensible que O'Neill renunciase, entre otras cosas, porque no le dejasen gastar el dinero recibido en la venta de James Milner al Manchester City. Más difícil de explicar es que, cinco meses más tarde, te gastes casi 30 m € en Darren Bent y Jean Makoun.




Luces

La plantilla que cogió Gerard Houllier no es mucho peor que la que tenía O'Neill. Lo cierto es que la baja que más daño ha hecho al equipo fue la de Gareth Barry hace dos veranos. Recordemos la importancia que tenía el mediocentro inglés en el Villa y que su actual rendimiento en el Manchester City no se asemeja en nada a lo que llegó a ser con Martin O'Neill. ¿Qué destacamos de los primeros siete meses de Houllier al frente del Villa?

Su apuesta por los jóvenes, no doubt. Ha confiado en: Marc Albrighton (21 años, 20 titularidades en Premier, 5 goles y 3 asistencias), Ciaran Clark (21 años y 16 titularidades en Premier), Kyle Walker (20 años y 8 titularidades en Premier), Barry Bannan (21 años y 7 titularidades en Premier), Jonathan Hogg (22 años y 5 titularidades en Premier), Nathan Baker (19 años), Eric Lichaj (22 años), Fabian Delph (19 años) y Nathan Delfouneso (20 años).
 
En noviembre, Barry Bannan recibió su primera titularidad debido a los lesionados que había en la plantilla. Nos gustó desde su debut y lo hizo bien, fue de lo mejor del Aston Villa en noviembre y deciembre. Mediocentro elegante y fantástico distribuidor, el escocés. Pero cuando Reo-Coker se recuperó de la lesión que había provocado el debut de Bannan, Houllier creyó conveniente apostar por el físico y las cualidades defensivas del inglés en detrimento del fútbol del joven escocés. Luego llegaría el fichaje del camerunés Makoun y el que para muchos es la gran esperanza del fútbol escocés se vio obligado a irse al Leeds United, en calidad de cedido. Creyó Houllier que la experiencia y el físico de Reo-Coker y Makoun eran más adecuados para pelear por la salvación que lo que había mostrado Bannan. Y el equipo no ha mejorado con ellos. ¿Por qué no siguió confiando el técnico francés en él?

Y sombras

En el debe de Gerard Houllier hay que colocar prácticamente todo lo demás. El rendimiento que ha sacado a su plantilla. El Aston Villa es 14º con 37 puntos y ha vivido todas y cada una de las jornadas de la Premier cerca de la zona de descenso -o en ella-, una situación que debería ser inadmisible en una escuadra que cuenta con futbolistas de la talla de Ashley Young, Darren Bent, Stewart Downing, Gabriel Agbonlahor, Jean Makoun, Stephen Warnock, Richard Dunne, Carlos Cuéllar, Stiliyan Petrov, Nigel Reo-Coker o Marc Albrighton. ¿Cuántos de estos jugadores serían titulares en equipos de la mitad alta de la tabla -como Bolton, Everton o incluso Liverpool-?

La victoria de este domingo frente al Newcastle aleja a los villanos del descenso y solo una hecatombe en las últimas seis jornadas puede hacer que jueguen el próximo año en Championship. Dicho lo cual, ¿es Gerard Houllier el entrenador adecuado para este proyecto?, ¿ha hecho méritos para continuar teniendo un banquillo en el que sentarse? Creo que el Aston Villa puede hacer cosas interesantes a corto y medio plazo pero dudo que el técnico francés, a pesar de la (relativa) inyección de juventud dada a la plantilla, sea la persona idónea para dirigir este barco. ¿Y si David Moyes decide que ya es hora de concluir su etapa en el Everton y acepta una hipotética oferta de Randy Lerner?

domingo, 10 de abril de 2011

Neverkusen, versión 2011

Si hay un club europeo al que no le acompaña la suerte en este siglo XXI, ese es el Bayer Leverkusen. ¿Cómo se puede perder una liga en campo del modestísimo Unterhaching? Aquello fue en mayo del 2000. Solo dos años antes de perder una final de la Champions League en Hampden Park...además de una final de copa y de desperdiciar una ventaja de cinco puntos en las últimas tres jornadas de la Bundesliga. Era el 'Neverkusen'. Dos ligas, una final de copa y una final de Champions League se esfumaron en apenas veinticuatro meses. 

Desde entonces, la suerte tampoco es que haya acompañado al Bayer Leverkusen. Y es que sus vitrinas continúan prácticamente desiertas (una copa de la Uefa y una copa de Alemania). El 9 de marzo de 2005 jugaron por última vez un partido de Champions y año tras año se han quedado a las puertas de repetir participación en la máxima competición continental: un cuarto puesto, dos quintos puestos, un sexto, un séptimo y un noveno puesto. Seis años sin jugar Champions. Casi una década desde que se forjó el apelativo de 'Neverkusen' -o 'Loserkusen'-. Ahora aventaja en nueve puntos al 4º (Bayern Munich), al cual visita el próximo domingo, así que puede sellar su clasificación para la próxima edición de la Champions. Sin embargo, uno repara en la puntuación de este equipo y en la puntuación con la que puede acabar la Bundesliga y se da cuenta de lo notabilísima que está siendo su campaña.


Si miramos los promedios de las cinco grandes ligas europeas, solo Barcelona, Real Madrid, Dortmund, Manchester United y Milan tienen mejor promedio que la escuadra de Jupp Heynckes. Hablamos de los dos equipos que, para muchos, son los mejores del continente (Barça y Madrid), del líder de la Premier (Man Utd), del líder de la Serie A (Milan) y del líder de la Bundesliga (B.Dortmund).

La superlativa temporada de los de Jurgen Klopp hace que nos olvidemos -y nos estamos olvidando desde la primera vuelta- del fantástico rendimiento y de la regularidad del Bayer Leverkusen. No solo tiene mejor promedio de puntos que Nápoles, Arsenal, Inter, Valencia o Lille, si no que tiene números de campeón. En las últimas diez temporadas, cinco equipos han ganado la Bundesliga con peor promedio de puntos que el que ellos tienen ahora mismo.
Coincidir en el tiempo con este Dortmund de Klopp vuelve a ser un ejemplo de la mala suerte que asola a este club.


Y si ganan todos los partidos (5) que le quedan, algo que ni mucho menos es improbable, alcanzarían los 76 puntos, una cifra que en la última década solo había conseguido el B.Munich en 2005 y 2008. Pase lo que pase, habrá sido un éxito en Leverkusen. Y su entrenador, Jupp Heynckes, dirigirá desde el próximo verano al Bayern Munich. Veremos si antes de irse puede conseguir la ansiada Bundesliga.

jueves, 7 de abril de 2011

La necesidad de volver a empezar desde cero

Pitó el final Alberto Undiano Mallenco anoche en Stamford Bridge y lo primero que pensé fue en las similitudes entre un artículo que escribí hace poco más de un año y todo lo que rodea al Chelsea actualmente.
Aquel texto se titulaba "Y ahora...¿reconstrucción?". El club londinense acababa de ser eliminado en octavos de final de la Champions por el Inter tras un partido de vuelta en el que había quedado de manifiesto su inoperancia. Aquel equipo se levantó y un gran último mes y medio de competición le permitió conquistar la Premier League. Ahora, con el Chelsea 4º en liga, eliminado de la FA Cup y con medio pie fuera de la Champions League -aunque no hay que darle por muerto, ni mucho menos-, hago la misma reflexión que hace un año. Con dos diferencias: la primera es que los Drogba, Lampard, Terry y cía tienen un año más que entonces; la segunda es que el nivel mostrado por el Chelsea 2010/11 no se asemeja al mostrado por el Chelsea 2009/10.

Lo primero que uno se plantea es si Carlo Ancelotti entrenará por tercer año en Londres. Hace trece meses, Roman Abramovich dijo que el futuro del italiano dependía de la Premier y que 'sobreviviría' si la ganaba. Así fue. En estas pasadas Navidades, estuvo contra las cuerdas y se llegó a rumorear que el dueño ruso podría estar interesado en contratar a Rafa Benítez. Llegar lejos en esta Champions podría salvar a Carletto, pero si eso no sucede hay dudas de si una cuarta plaza en liga sería suficiente, si eso contentaría a Abramovich.


El pasado verano, los blues se desprendieron de algunos futbolistas cuyos emolumentos eran elevados: Deco, Carvalho, Ballack, Joe Cole y Belletti. Abramovich entendía que los tiempos de despilfarro debían acabarse. Esta política cambió cuando, en enero, se le presentó la oportunidad de fichar a David Luiz -por un precio más que razonable, todo sea dicho de paso- y...¿se encaprichó? de Fernando Torres


Drogba acaba de cumplir 33 años, Lampard cumplirá 33 dentro de dos meses (Anelka, 32; Malouda cumple 31 en junio; Terry y A.Cole, 30) y ambos atraviesan por una mala temporada, además de que han sufrido problemas físicos. Es lógico que, como consecuencia de esto, muchos cuestionen la posible fiabilidad y competitividad de un Chelsea 2011/12 que tenga al inglés y al marfileño como estandartes. No sería de extrañar que, en las próximas semanas, en los próximos meses, la afición blue pida un cambio. Y es que salvo que Lampard o Drogba -o el cuestionadísimo Fernando Torres- 'renazcan' en las próximas fechas, el Chelsea no tiene actualmente en su plantilla a ningún jugador ofensivo que sea top 5 de la Premier League...ni top 10...


Old Trafford dictará sentencia. De no haber remontada -y posterior presencia en la final de Wembley-, podemos estar ante el final de lo que algunos han dado en denominar como 'El Chelsea JFD'. ¿Se avecinan tiempos de cambio en 'The Bridge'?


miércoles, 6 de abril de 2011

Objetivo: salir vivos del Camp Nou

Dos cosas tengo claras de la eliminatoria entre FC Barcelona y Shakhtar Donetsk o, al menos, intuyo: la primera es que el Barça será dueño y señor de la pelota en el Camp Nou, la segunda es que la mayor amenaza para los culés sería no viajar a Donetsk con la eliminatoria encarrilada.

El guion del partido de ida no debe sorprendernos, ya que en 'la era Guardiola' nadie ha sido capaz de quitarle el balón al Barcelona. Además, en sus últimos partidos eliminatorios de Champions, en el Camp Nou, ha alcanzado unos registros de posesión de balón que hablan por sí solos: 76% ante el Arsenal, 86% ante el Inter (semis 2010), 68% ante el Arsenal en 2010, 59% ante el Stuttgart, 71% ante el Chelsea (semis 2009), 69% ante el Bayern Munich y 63% ante el O.Lyon. No será el Shakhtar Donetsk quien le arrebate el balón, ni siquiera tendrá esa intención. Saben que es una utopía. Igual que son conscientes de que, si bien el Barça es claro favorito, ellos tienen opciones. Y sus opciones pasan por aprovechar su localía en el partido de vuelta. No pierden en su campo desde octubre de 2008, así que sacar un buen resultado en el Camp Nou -un empate o incluso una derrota por la mínima- hará que haya ilusión en Donetsk.


La máxima de los pupilos de Mircea Lucescu será la de dejar la portería a cero o, en su defecto, encajar los menos goles posibles. Sabe el entrenador rumano que, en el Camp Nou, no se trata de maximizar las aptitudes y el potencial ofensivo de su equipo, sino de que su entramado defensivo anule, en la medida de lo posible, a los Messi, Iniesta, Xavi y cía. Sin embargo, es de esperar que el Barça conceda algunos espacios y esto lo puede aprovechar la estrella del Shakhtar, Douglas Costa, su jugador más desequilibrante. Dos laterales de clara vocación ofensiva (Srna y Rat), Jadson y Willian -perfectos aliados de Douglas C.- y un poderoso delantero como es Luiz Adriano serán, además del mencionado Douglas Costa, quienes pongan a prueba la solidez del FC Barcelona.

No obstante, el principal enemigo del equipo entrenado por Pep Guardiola será la posible ansiedad que le pueda generar tardar más de la cuenta en 'abrir la lata'. Pero ya sabemos que, por mucho que haga el equipo ucraniano, si el Barcelona juega “a su nivel” solo un equipo con un grandísimo entramado defensivo -y el Shakhtar no lo posee- tiene opciones de salir airoso del Camp Nou.

Partidos que se ganan en las áreas

Muy pocos esperaban que el Schalke 04 derrotase al Inter de Milán. Pocos esperaban que el Schalke fuese a poner en apuros al vigente campeón de la competición. Nadie, o casi nadie, podía esperar que el 10º clasificado de la Bundesliga anotase cinco tantos en el Giuseppe Meazza. Así pues, ¿cuáles son las causas que explican este abultado y sorprendente marcador (2-5)?


Dijo Leonardo, en la rueda de prensa postpartido: "Concedimos 6 ó 7 ocasiones y ellos marcaron 5 veces. Nosotros tuvimos 10 ocasiones y marcamos 2 veces". Lo primero es que el técnico del Inter miente. El Schalke realizó 17 disparos (11 entre los tres palos) y los nerazzurri 18 (solo 6 entre los tres palos), es decir, que los italianos no crearon más peligro que los alemanes. Luego, sí que es verdad que una de las claves del encuentro es el acierto de unos en el área de Julio César y la falta de pegada de los otros: Diego Milito falla un mano a mano con 2-2 en el marcador y, un par de minutos más tarde, Manuel Neuer saca una mano prodigiosa a un disparo de Samuel Eto'o.



No fuimos pocos los que creímos que Leonardo cometió un error en la ida de los octavos de final al colocar a Cambiasso como interior izquierdo. Anoche lo volvió a repetir pero, en este caso, fue más grave si cabe. Porque ante el Bayern Munich había varias razones que desaconsejaban poner al argentino ahí, pero había una para situarlo en esa demarcación: los 2x1 de Lahm y Robben al lateral izquierdo interista. Ante el Schalke, se me antoja casi imposible encontrar un argumento para defender el porqué de la colocación de Motta como mediocentro y del 'Cuchu' como interior.
He aquí tres imágenes que ilustran lo que supone la 'desubicación' de Cambiasso:






En las dos primeras imágenes, observamos la libertad con la que se mueve y actúa Jurado en tres cuartos de campo. Se ayudó el español de la falta de intensidad del Inter y su nula presión al portador del balón; errores que se repitieron a lo largo de los noventa minutos.
La última imagen es el origen del segundo gol del Schalke. Baumjohann conduce el balón sin ningún futbolista interista a su alrededor. Edu se desmarca, pase al brasileño y gol. El Inter penalizado enormemente por la posición en la que Leonardo situó a Esteban Cambiasso.




José Manuel Jurado, MVP del partido. Wesley Sneijder, sin peso en el encuentro, desconectado del mismo. Y ya sabemos que cuando eso sucede, solo una actuación colosal de Samuel Eto'o -como en 1/8- puede mantener vivo al Inter. Mientras tanto, Raúl sigue haciendo historia en la Champions League.
Al Inter de Milán le faltó ambición y agresividad. No aprovechó las debilidades del Schalke, que las tiene...y grandes: dos laterales discretos como Uchida y Sarpei, un mediocentro (Matip) haciendo las veces de central, un centro del campo vulnerable en fase defensiva, etc. El gol en propia meta de Ranocchia y la posterior expulsión de Chivu, con media hora todavía por jugar, noquearon definitivamente al vigente campeón de Europa y del mundo.

martes, 5 de abril de 2011

Las discutibles elecciones del 'Player of the Year'

Seis son los futbolistas nominados al premio de 'PFA Player of the Year', mejor jugador del año en la Premier League: Charlie Adam, Gareth Bale, Samir Nasri, Scott Parker, Carlos Tévez y Nemanja Vidic. Son unas nominaciones en las que destacan, principalmente, dos cosas: la primera, la omisión de Nani; la segunda, lo "repartido" que está el voto. No hay dos jugadores del mismo equipo, por mucho que algunos creamos que Modric-Bale y/o Vidic-Nani podrían estar entre los nominados y, por el contrario, se premia el sobresaliente año de dos jugadores (Adam y Parker) que tratan de evitar que sus equipos desciendan a Championship.

Charlie Adam: dejó hace un par de años el Glasgow Rangers para dar un paso atrás en su carrera. Fichó por el modesto Blackpool. Allí marcó 18 goles y dio 8 asistencias -cuando en su mejor año en Escocia había hecho 3 tantos y asistido en 4 ocasiones-. Fue el artífice del ascenso a la Premier y una de las revelaciones de la primera vuelta en la Premier. Tanto es así que en enero varios de los grandes del campeonato se pelearon por hacerse con sus servicios. No obstante, el centrocampista del Blackpool no estaría en mi top 6 del año.

Gareth Bale: dos apreciaciones, la primera es que las actuaciones más recordadas, más impactantes, más mediáticas de Gareth Bale tuvieron lugar en la Champions, no en Premier; la segunda es que desde finales de noviembre su rendimiento ha estado lejos de ser sobresaliente o notable. Así pues, reconocimiento mayor el que está recibiendo -en esta nominación y, en general, por parte de prensa y público- del que creo que merece en este curso futbolístico 2010/2011. Temporada buena o notable, en ningún caso sobresaliente.

Samir Nasri: su mejor temporada como profesional, sin lugar a dudas. Muy de más a menos, también es verdad. Escaso protagonismo en lo que llevamos de segunda vuelta. Fue tan elevado su rendimiento en otoño que a principios de diciembre ya había anotado ocho tantos y, algunos, creíamos que acabaría la Premier con unas cifras goleadoras más propias del mejor Lampard. Pero todavía no ha alcanzado la decena de goles. Tengo dudas incluso de que sea el mejor gunner de la temporada -Song, Wilshere (y quién sabe si Van Persie) le discuten ese galardón-. No las tendría, las dudas, si el nivel exhibido por el francés en otoño se hubiese prolongado durante buena parte del año. No ha sido así.

Scott Parker: si la última convocatoria con Inglaterra ya fue un premio a su extraordinario rendimiento, la nominación a jugador del año confirma su gran temporada. Suma cinco tantos en liga y debe apuntarse los méritos de buena parte de las victorias de su equipo. Con los hammers pendientes de un hilo para conseguir la salvación, la figura de Scott Parker ha traspasado la línea del juego para suponer una inyección moral. Es un estandarte en Upton Park y con él se comprende el fútbol del West Ham. Talentoso trabajador y elegante mediocentro donde los haya, que ha mejorado sus prestaciones con el paso del tiempo. Y que de no ser por él posiblemente el West Ham tendría medio pie en Championship.


Carlos Tévez: tengo la intuición de que si se hiciese una encuesta sobre este tema, 'El Apache' vencería a sus cinco oponentes. 19 goles (y 6 asistencias), regularidad máxima, carácter y liderazgo -en todos los sentidos- en su equipo son razones más que suficientes para entender que se otorgue al delantero argentino el premio de futbolista del año en Inglaterra. Empezó la temporada y Roberto Mancini le pidió que jugase como único '9'. Él lo asumió y, además, se echó al equipo a la espalda, haciendo la que posiblemente sea su mejor temporada desde que está en Europa.

Nemanja Vidic: ya hace un par de temporadas estuvo en la pelea por ser el MVP del año en la Premier. Ha vuelto a ser el mejor defensor de las islas, con permiso de Leighton Baines y Vincent Kompany. Cuando tiene una mala tarde -como el pasado sábado en Upton Park- quedan en evidencia sus defectos, pero rara vez sucede esto, lo que le convierte en el mejor defensor de la temporada y pieza clave en el liderato que ostenta el Manchester United.


El gran ausente: Nani. "Nani's my player of the year", dijo hace unos días Rio Ferdinand. Opinión que comparte bastante gente. Y, si bien es comprensible que no todo el mundo crea que el portugués ha sido el mejor de la temporada, sí que es difícil explicar los motivos por los que no está entre los seis nominados. Entiendo que porque se querían "repartir" los votos y no nominar a dos jugadores del mismo equipo (Vidic y Nani), sino aprovechar para reconocer el buen hacer de Charlie Adam y Scott Parker.

"I've gone on about Samir Nasri and Gareth Bale in the last few months, but Nani beats them both. He's been involved in a crazy number of our goals this season - it's ridiculous". Estos son los argumentos del capitán del Manchester United: "He's easily been our most productive player, without a doubt. Berba's scored a lot of goals but when we've needed that little bit of magic, Nani's been the man to step up."

Concluye de esta forma Ferdinand: "He's the kind of player who gets me off my seat. He's exciting to watch and he always wants to beat his man, which is a great trait in an attacker. He always wants the ball, he's determined and he scores regularly, too. I don't think he gets the plaudits he deserves. A lot of people overlook him but he's been as good as anybody else in the league this season."

El otro gran ausente, Luka Modric. Para mí, no solo ausente en las nominaciones sino posible acompañante de Nani y Carlos Tévez en mi top 3 particular. Opiniones.

domingo, 3 de abril de 2011

Lágrimas en Wolfsburgo y Udine, alegría en Nápoles

Hace dos semanas, Robert Acquafresca puso el 1-1 en el marcador de San Paolo...pero el Nápoles fue capaz de remontar y de llevarse los tres puntos. Hace tres semanas, el Nápoles empezó perdiendo en Parma...no problem, ganó 1-3. 
En la primera vuelta, el Napoles ganó al Lecce por 1-0 con gol de Edison Cavani en el descuento. También Maggio hizo el 1-0 en el descuento ante el Palermo. En Cagliari ganaron con un gol de Ezequiel Lavezzi en el último suspiro; en Brescia, Lavezzi también anotó el 0-1 a poco para el final. En Cesena, el Nápoles perdía y finalmente hizo cuatro goles en los últimos veinte minutos. Ah, y en el Luigi Ferraris, allá por el lejano mes de septiembre, Antonio Cassano hizo el 1-0 a  diez minutos para el final...no sabía que Hamsik y Cavani le iban a dar la vuelta a aquello. Esa fue la primera vez que el equipo partenopeo se llevaba los tres puntos en el último instante. Desde entonces, es la tónica habitual en la temporada napolitana.


Este domingo, siendo fiel a sí mismo, el Nápoles ha ganado a la heroica. En un partido que no será fácilmente olvidado y en una remontada que los aficionados napolitanos recordarán durante mucho tiempo. Primero, por lo vibrante y emocionante que fue la segunda parte del Nápoles v Lazio. Segundo, porque estos tres puntos sitúan al equipo por detrás del Milan, a solo tres puntos y, por lo tanto, la esperanza de ganar el Scudetto sigue intacta.

Sueñan en Nápoles y soñaban en Udine. En el sur de Italia ganan los partidos sufriendo y demostrando un gen competitivo cada vez mayor, ya están acostumbrados a ello. Sin embargo, el Udinese no fue capaz de remontar esta tarde un 2-0 en Lecce.
Había ganado el Udinese diez partidos y había empatado tres en 2011. 35 goles a favor y 9 en contra. La consecuencia (lógica) fue que se hablase mucho en los últimos días, las últimas semanas, del equipo de Francesco Guidolin. De su fantástico juego, de su extraordinario momento de forma, del nivel de Alexis Sánchez y Di Natale, de sus opciones (reales) de pelear por el Scudetto.
Y esa presión externa fue uno de los principales motivos por los que el Udinese cayó en Lecce -y se queda ya a 9 puntos del líder-. Irreconocible en el día de hoy el equipo del Friuli, sobre todo en una segunda mitad que comenzó con un gol de Bertolacci, del que no se repuso en ningún momento.




Será duro asimilar en Udine que el Scudetto se aleja, pero más duro es lo que están viviendo desde hace algún tiempo en Wolfsburgo. Hace no mucho celebraban ligas y asombraban a Europa. Hoy pelean por no verse relegados a la segunda división del fútbol alemán. Sí, en la misma temporada en la que partían como uno de los máximos candidatos a conquistar la Bundesliga. La misma campaña en la que ya han pasado tres entrenadores por el banquillo de la Volkswagen.
Y es que cuando no son los errores defensivos, es la falta de pegada, y si no es el mal juego; el caso es que siempre hay razones que hagan que la cruda realidad del Wolfsburgo sea que ¡solamente haya ganado tres encuentros desde el mes de septiembre!
Esta tarde, empató a uno ante un rival directo (el Eintracht), a pesar de disparar en 27 ocasiones hacia la portería de Ralf Fährmann. Seis finales es lo que tiene en el horizonte el Wolfsburgo. "Lo bueno" es que casi todas son ante rivales directos.

sábado, 2 de abril de 2011

El sábado que ¿decidió? las grandes ligas europeas

Sábado, 28 de abril de 2007, el Manchester United pierde en el minuto 60 por 2-0 en Goodison Park. Acabaría ganando por 2-4.

Sábado, 2 de abril de 2011, el Manchester United pierde en el minuto 60 por 2-0 en Upton Park. Acabaría ganando por 2-4.

Hace cuatro años, aquellos tres puntos en el campo del Everton valieron una Premier League y fueron vitales para acabar con la supremacía del Chelsea de Mourinho. No sabemos qué hubiese ocurrido si el Man Utd se hubiese dejado tres puntos en Goodison Park, pero nos lo podemos imaginar.
Tampoco sabemos qué sucederá en las siete jornadas posteriores al West Ham v Manchester United, pero sí podemos hablar de la trascendencia de esa remontada y de cómo pudo afectar, psicológicamente, al Arsenal, que unas horas más tarde se dejó dos puntos en el Emirates y ante el Blackburn Rovers. Nos preguntamos hasta qué punto la decepción de ver cómo el United remontaba un 2-0 adverso minó la moral de los gunners, totalmente atenazados y desconocidos. Incapaces de tener posesiones largas, incapaces de ser incisivos y profundos en campo rival, incapaces de generar fútbol y ocasiones claras de gol, en definitiva. ¿Consecuencia? Que el Arsenal ya no depende de sí mismo para ganar la Premier.


Hablábamos de cosas que no cambian, que nos recuerdan a cosas del pasado, a partidos ya vividos -lo de hoy también recordó al 2-3 en Blackpool-. Otra cosa que no cambia es algo que perdura desde que comenzó esta temporada: conversaciones, muchas conversaciones, sobre el fútbol poco vistoso de los pupilos de Ferguson y aquello de "mejores resultados que juego".

Conviene reflexionar sobre el valor de estas palabras. Manifestamos con frecuencia esta idea y rara vez nos paramos a pensar en que esta seguramente sea la plantilla menos talentosa de la que dispone Sir Alex Ferguson en años. Lo cual hace todavía más meritorio el éxito que logrará si finalmente conquista esta Premier League.


Este primer sábado del mes de abril no solo aclaró y despejó el panorama en la Premier, también lo cambió en la liga española y en la Eredivisie -el Twente arrebató el liderato al PSV-. Además, el B.Dortmund dio un paso de gigante al remontar ante el Hannover y, mañana, el Oporto puede proclamarse campeón en Da Luz. Difícil imaginarse un fin de semana más determinante en el fútbol europeo que este que estamos viendo. E Italia no es una excepción.

En la 31ª jornada de la Serie A, seis de los siete primeros clasificados se enfrentan entre sí, aunque casi toda la atención recaía sobre el derby della Madonnina. Por enfrentar a Milan e Inter y por enfrentar al líder y al segundo clasificado. Cuando Leonardo se hizo cargo del Inter no todo el mundo creía que los nerazzurri llegarían a abril y mayo con opciones de Scudetto. Y lo hicieron, pero buena parte de estas se diluyeron esta noche.
Se vio sorprendido el Inter por el tempranero gol de Pato y fueron inferiores durante toda la primera mitad. Se preveía algo más igualada y disputada la segunda parte, pero la expulsión de Chivu acabó con toda esperanza de un Inter sin capacidad de reacción en la última media hora. Pato (13 goles en 1297' de Serie A jugados), autor también del 2-0 (Cassano hizo el 3-0), fue el Man of the Match.


Ahora el Milan es dueño de su futuro y lo tiene todo de cara para lograr el que sería, únicamente, su segundo Scudetto del siglo XXI. Ni el Inter, ni el Napoles ni el Udinese dependen de sí mismos. No obstante, soñar está permitido y no son pocos los que desean que el Scudetto se decida en el Udinese v Milan de la última jornada, del 22 de mayo.