martes, 27 de diciembre de 2011

Oxlade y el plan B de Wenger

Ha sido la 18ª una jornada fantástica para los intereses del Manchester United y, sobre todo, del Tottenham. Ellos han visto como sus rivales -Man City, Chelsea, Liverpool y Arsenal- se dejaban puntos en el Boxing Day. Empates inesperados, ya que se enfrentaban a West Bromwich, Fulham, Blackburn y Wolverhampton, respectivamente. Decepcionante 1-1 de los gunners ante el cuarto equipo más goleado del campeonato, los Wolves. Y es que el Arsenal se ha vuelto un equipo irregular en cuanto a acierto ofensivo, un equipo exageradamente dependiente de Robin Van Persie. En sus últimos quince encuentros de Premier como local, sólo en cuatro ocasiones ha sido capaz el club londinense de anotar más de un gol. Dato preocupante para Arsène Wenger. Únicamente un jugador gunner (RVP) acumula más de cuatro dianas en liga. El Manchester City cuenta con cinco futbolistas que han anotado al menos cinco tantos. El Man Utd, con tres. El Tottenham, con cuatro. Conclusión: es fantástico disponer de un delantero que vive desde hace meses en un estado de inspiración y eficacia superlativa. 47 goles llevan su firma en 2011 (41 con su club y 6 con su selección). La otra cara de la moneda es lo poco aconsejable que resulta depender tanto de un jugador, por muy bueno que sea. Le están faltando a Wenger los centrocampistas con gol que siempre ha tenido (Cesc, Nasri, Pires, Ljungberg, incluso Gilberto Silva llegó a anotar una decena de goles en la Premier 06/07). Por si fuera poco, los extremos (Walcott y Gervinho) tienen en su mala definición uno de sus mayores defectos.

Leí una frase de Arsène Wenger después del 1-1 de hoy ante el Wolverhampton que me llamó la atención: "It was the kind of game that if you play 20 times, you win 19 and draw one. And this was the one". Supongo que la opinión generalizada sería la misma el día que el Arsenal empató, también en el Emirates, y también a uno, ante el Fulham, hace exactamente un mes. En aquel frustrante empate, Arshavin fue titular y cuajó por enésima vez una pésima actuación. Abou Diaby, que había jugado seis minutos al fútbol desde el mes de mayo, fue el segundo cambio. Y un errático Marouane Chamakh fue la tercera sustitución. Este martes, el ruso fue el primer cambio y el marroquí volvió a ser el tercer cambio. Y no fue una sorpresa que volviesen a aportar tan poco. Esa es la tónica habitual desde hace tiempo, desde hace bastantes meses Chamakh y Arshavin aportan poco o nada al equipo. Se podría decir que Yossi Benayoun en los pocos minutos que ha tenido, ha dejado mejores sensaciones que ellos dos. Y se podría decir también que, por muy joven que sea (18 años), Alex Oxlade-Chamberlain merece más minutos y más confianza por parte de su entrenador. No sólo por el talento que se le intuye, por lo que le hemos visto. Notables actuaciones con la selección inglesa sub'21, gol al Olympiakos en la segunda jornada de Champions, buen encuentro en Carling Cup frente al Manchester City. Pero, en Premier, 29' ha disputado, en agosto, en el 8-2 en Old Trafford. Insuficiente, en mi opinión, no sólo por lo comentado (su nivel, su talento, las buenas sensaciones que transmite cuando juega), sino también por las circunstancias que lo rodean.
Song, Arteta, Ramsey, Walcott, Gervinho y Van Persie lo juegan prácticamente todo. Ellos son seis de los ocho jugadores de la plantilla que más minutos disputan esta temporada. Apenas rota Wenger, sabedor de que la diferencia de nivel entre titulares y suplentes se nota en exceso. Las lesiones de Jack Wilshere y Abou Diaby (media hora ha jugado esta campaña y, de nuevo, está lesionado) reducen el número de efectivos. Además, la adaptación de los asiáticos Ryo Miyaichi y Park Chu-Young no parece ser la ideal. Por lo tanto, las opciones ofensivas con las que suele contar el técnico francés en el banquillo son Arshavin, Chamakh, Benayoun, Rosicky y el jovencísimo Oxlade. En enero, Chamakh y el hasta ahora titularísimo Gervinho y se irán a la Copa África. Se reducirán en ese momento las opciones de Arsène, a no ser que haya fichajes en el mercado invernal. ¿Seguirá confiando su suerte el Arsenal a un desmotivado y fuera de forma Andrei Arshavin o llegará la hora de apostar sin temor por Alex Oxlade-Chamberlain? No puede mantener el Arsenal en la segunda vuelta la ausencia de plan B que lo ha caracterizado durante esta primera mitad del campeonato.

3 comentarios:

Jandreset dijo...

La llegada de Henry -si es que llega- no creo que aporte mucho... ¿Hugo Rodallega quizá?

Sergio Santomé dijo...

@ Jandreset

No creo que al Arsenal le interese pagar por Rodallega lo que el Wigan podría pedir por él.

Ariel dijo...

Interesante tema. Me imagino que Wenger esta llevando la progresión de Oxlade con mucha prudencia pero tiene pinta de que no le irían mal unos cuantos minutos de suplente. Sin duda alguna aportaría mas que Arshavin. Que rabia me da ver a Arshavin en tan mala forma. Un jugador de tanta calidad en su momento y jugando tan vergonzosamente mal. Pero si apenas tiene treinta años. Lo normal es que aun tenga nivel para ofrecer algo de su calidad y asi aportar desde el banquillo. Pero nada de nada.
Por cierto, seguro que el autor de este articulo tiene ya confeccionado y de memoria su once ideal del 2011. De ser así me encantaría conocerlo si puede ser.