viernes, 9 de diciembre de 2011

Cinco historias del fin de semana

1. Chelsea, ¿espejismo o realidad? Llegó a estar cuestionado André Villas-Boas después de perder cinco encuentros en menos de cuarenta días, siendo especialmente dolorosos los cinco goles encajados frente al Arsenal y una derrota en Leverkusen que convertía la última jornada de la fase de grupos de la Champions en un partido a vida o muerte para Chelsea y Valencia. Salvó ese match ball el equipo blue, en la que era la cuarta titularidad consecutiva de Oriol Romeu. ¿Llegará la quinta el lunes en el Chelsea v Manchester City que cierra la jornada? De las palabras del técnico portugués se desprende la idea de que se trata de un duelo más importante para los londinenses que para los citizens, por aquello de que se enfrentan en Stamford Bridge y porque corren el riesgo de alejarse demasiado de un Manchester City del que ya están a diez puntos. Tanto Romeu como Ramires han sido indiscutibles en las últimas fechas, ¿lo seguirán siendo?, ¿les acompañará Frank Lampard (como en Newcastle) o Raúl Meireles (como vs Valencia)?

2. El estilo Stoke. Ha sumado el Tottenham ¡31 de los últimos 33 puntos posibles! y tiene un partido menos que el resto. Sin embargo, no son pocos los que tienen la sensación de que se habla de ellos menos de lo debido. Su buen momento de forma pasará un interesante examen el domingo por la tarde, el de jugar en el Brittania Stadium, feudo del Stoke City. No parece el "estilo Stoke" lo que mejor se ajusta al juego de los spurs. Gareth Bale tendrá dificultades para explotar su rapidez y verticalidad, Luka Modric y Scott Parker sufrirán la presión e intensidad de los centrocampistas potters, y la pareja de centrales del Tottenham -no especialmente contundentes- conocerá de primera mano el archiconocido recurso de Rory Delap, Kenwyne Jones o  Peter Crouch. Este examen en Stoke servirá para conocer cómo se comportan en ese contexto y, si ganan, estarán haciendo historia, pues sería la primera vez desde 1967 que el Tottenham gana siete partidos de Premier League consecutivos.

3. Un calendario que no ayuda a salir de la crisis. La Roma ha cosechado 5 derrotas en las últimas 8 jornadas. Números que poco o nada tienen que ver con lo que se espera de una escuadra que pretende estar en puestos europeos, e incluso de Champions. Las cosas no marchan bien para Luis Enrique en el último mes y medio. Los antecedentes no son los mejores, pero lo que se viene tampoco resulta demasiado esperanzador: visita del líder (Juventus) y viaje a Nápoles, para cerrar el año 2011. En otras palabras: poco sorprendente resultaría que la Roma perdiese sus dos próximos encuentros y, por tanto, cerrase el año con una sonrojante racha de 7 derrotas en 10 jornadas. Para evitarlo tendrá que puntuar el lunes por la noche frente a la Juventus. Una Juve a la que Antonio Conte ha cambiado la cara. Invicta la 'Vecchia Signora' a estas alturas del campeonato por primera vez desde la temporada 1997/98. Desde luego, no parece el rival ideal para salir de esta crisis.
4. Aprendiendo a vivir sin Schweinsteiger. La vida sin Bastian Schweinsteiger no está siendo nada fácil para el Bayern Munich. Se lesionó el 2 de noviembre, durante el partido de Champions que enfrentó a su equipo con el Nápoles. Las primeras informaciones ya apuntaban a que estaría seis semanas de baja y que, por lo tanto, difícilmente volvería a jugar antes de final de año. Cuatro días después de que se produjese aquel infortunio, el Bayern estuvo a punto de dejarse dos puntos en el campo del colista Augsburgo y sólo una mano salvadora de Manuel Neuer evitó aquel traspiés. Era un augurio de lo que sería competir durante un mes y medio sin Bastian, un período que ha incluido dos derrotas consecutivas en liga: primero, en casa frente al Dortmund y, luego, en Mainz. Especialmente ilustrativo el 3-2 en Mainz, un encuentro en el que Jupp Heynckes alineó a Luiz Gustavo y David Alaba como pareja de mediocentros. Durante los 52' que coincidieron sobre el césped, la salida de balón del club bávaro fue un drama de proporciones mayúsculas: mucho pase en corto, poco ritmo y excesiva previsibilidad, que llevaba al equipo a iniciar siempre sus jugadas por los costados. Rectificó Heynckes en la segunda mitad, retirando a Luiz Gustavo y retrasando unos metros a Toni Kroos. Un movimiento, el de situar a Kroos en la base de la jugada, lógico y necesario ante la ausencia de Schweinsteiger. Pero, de nuevo, Alaba y Luiz Gustavo formaron pareja de mediocentros el pasado sábado. Sus prestaciones no fueron mucho mejores que la semana anterior. El equipo ganó 4-1, un resultado, por cierto, un tanto engañoso y abultado, pero el Bayern volvió a añorar la figura de su dorsal nº31. Y lo volverá a echar de menos el domingo, en un campo complicado como el del Stuttgart. No se espera que Alaba ni Luiz Gustavo se destapen, de la noche a la mañana, como excelsos organizadores. Es por ello por lo que, ahora que Arjen Robben vuelve de su lesión, Toni Kroos podría ver retrasada su posición.

5. Gourcuff vs Gourcuff. Tiene 56 años y durante 20 ha entrenado al Lorient. Hablamos de Christian Gourcuff, padre de Yoann Gourcuff, futbolista del O.Lyon. Ellos dos se verán las caras el próximo domingo. No obstante, es un duelo interesante por más motivos. El modesto Lorient perdió en verano a sus dos futbolistas más destacados (Kevin Gameiro y Morgan Amalfitano), pero supo reforzarse inteligentemente. Firmaron a un buen organizador (Coutadeur), a un lateral izquierdo como Mareque, a varios delanteros (Monnet-Paquet, Sunu y Emeghara) y obtuvieron la cesión del jovencísimo Joel Campbell. Es uno de los equipos más atractivos de la clase 'media' de la Ligue 1 y tiene la oportunidad de meterse entre los seis primeros con una victoria ante el Lyon. En el Stade du Moustoir, el Lorient no sólo no conoce la derrota esta temporada, sino que únicamente ha perdido un encuentro como local desde septiembre de 2010. El domingo por la noche, Christian Gourcuff le puede amargar la semana a su hijo, ¿o será al revés?

No hay comentarios: