miércoles, 23 de noviembre de 2011

La línea que separa el éxito del fracaso

La derrota (2-1) del Manchester City anoche en Nápoles es no sólo la gran historia del día de ayer, sino también la gran historia de lo que llevamos de competición y uno de los mayores sucesos de la historia reciente de la Champions League. ¿Cómo es posible que un equipo que ha gastado en los últimos tres años la cifra redonda de 500 millones de libras en fichajes, que suma 34 de 36 puntos posibles en la Premier League, que anota 3.5 goles por partido en su liga, que ha marcado al menos 3 tantos en 10 de las 12 jornadas de la Premier y que vence por 1-5 en White Hart Lane y por 1-6 en Old Trafford, esté al borde de la eliminación en el torneo continental?

El 2-1 del Man City en San Paolo no es algo coyuntural. Para explicar lo ocurrido ayer en ese estadio hay que analizar todo lo que ha hecho el equipo inglés en esta fase de grupos. No es únicamente una cuestión de malos resultados (1 de 6 puntos posibles frente al Nápoles y 0 puntos en Munich), sino de juego y actitud. Lejos de ser engañosos, los resultados del City son fidedignos con lo visto sobre el terreno de juego: fue inferior al Bayern Munich y por eso perdió, no jugó especialmente ante el Nápoles ni en la ida ni en la vuelta y por eso sumó solamente un punto en el doble duelo con los italianos. Incluso sufrió para vencer, en el Etihad Stadium, a un mermado Villarreal. Sufrió. La misma escuadra que se pasea día sí y día también por los distintos campos de Inglaterra, incluido el del Manchester United. La misma que ha anotado dos goles en los 270' en que se ha enfrentado a Nápoles y Bayern Munich.

Paolo Bandini, columnista de 'The Guardian', manifestaba tras el encuentro de ayer su opinión de que "los aficionados citizens prefieren triunfar en la Premier League antes que en la Champions". Y es entonces cuando uno se hace todavía más preguntas: ¿está el City al borde de la eliminación por lo mal que ha defendido a balón parado?, ¿lo está por el ambiguo planteamiento de Mancini en San Paolo?, ¿ha pagado la escasa experiencia de muchos de sus jugadores en esta competición?, ¿qué grado de responsabilidad tiene Roberto Mancini, que ayer metió a Nasri en el 71', Agüero en el 81' y Adam Johnson en el 86'?, ¿hasta qué punto ha faltado compromiso por parte de los jugadores?
Lo cierto es que no estaríamos hablando y debatiendo sobre esto de no ser porque la línea que separa al éxito (los números del Man City en liga) del fracaso (los guarismos en Champions) es tan delgada. El lenguaje corporal anoche era impropio de una plantilla que se estaba jugando su futuro en la mayor competición de clubes.
Analizamos, a continuación, la escasa experiencia Champions con la que se presentaron estos 25 futbolistas. Para cinco de los once titulares anoche en Nápoles, más Richards y Johnson, esta edición supone su debut en la Champions League. ¿Factor muy a tener en cuenta en el análisis del Manchester City?

Joe Hart: Sin experiencia Champions.
Costel Pantilimon: Sin experiencia Champions.
Joleon Lescott: Sin experiencia Champions.
Nedum Onuoha: Sin experiencia Champions.
Micah Richards: Sin experiencia Champions.
Pablo Zabaleta: Sin experiencia Champions.
Gareth Barry: Sin experiencia Champions.
James Milner: Sin experiencia Champions.
Adam Johnson: Sin experiencia Champions.

Stuart Taylor: Su última actuación en Champions League, el 19 de marzo de 2003.

Vincent Kompany: 12 partidos de fase de grupos con el Anderlecht. Y, luego, 3 con el Hamburgo en la campaña 2006/07.
Stefan Savic: 302' jugados en fase de grupos.

Aleksandar Kolarov: 152' jugados en fase de grupos.
Nigel de Jong: 24' de experiencia en eliminatorias de Champions League (1/4 de final, 2002/03).
David Silva: 10 partidos de fase de grupos, 2 de octavos de final y 2 de cuartos de final (2006/07).
Edin Dzeko: Había jugado 6 partidos con el Wolfsburgo en la fase de grupos 2009/10.
Kun Agüero: Disputó 12 encuentros de fase de grupos con el Atlético y 2 de 1/8 de final.
Mario Balotelli: En el Inter de Mou, dispuso de 17' en 1/4 de final y 16' en 1/2 de final.


Wayne Bridge: Llegó a disputar unas semifinales. En el City no tiene minutos. 

Gael Clichy: También sabe lo que es jugar unas semifinales. Es suplente de Kolarov.
Owen Hargreaves: Vencedor de una Champions, pero apenas juega.
Carlos Tévez: Presente en dos finales de Champions. Lleva dos meses apartado del equipo.
Kolo Touré: El más experimentado de todos. Sin embargo casi no ha pisado el césped en los últimos nueve meses.
Yaya Touré: Al igual que su hermano, de los más experimentados del Man City. Ya ha ganado este torneo.
Samir Nasri: Media docena de eliminatorias Champions a sus espaldas.
Si en la campaña 2009/10 muchos denominaban como "fracaso" que el City no acabase entre los cuatro primeros de la Premier -fue quinto- y si en la 2010/11 no eran pocos los que catalogaban como "fracaso" que los pupilos de Mancini se descolgasen de la pelea por el título en pleno mes de febrero -y cayesen en octavos de la Europa League-, ahora, ¿cabe la posibilidad de que la hipotética eliminación de la Champions League -el 7 de diciembre, la resolución- de este club, de recursos casi ilimitados, merezca la calificación de "fracaso"? Cierto es que el grupo A era quizás el más temible de todo el torneo, pero una victoria del Nápoles en Villarreal sería desoladora para los citizens.

Durante algo más de un lustro, el stadio San Paolo disfrutó de Diego Armando Maradona y contempló el auge y el éxito que experimentó aquel Nápoles. Veinte años más tarde, y con el yerno de Maradona como testigo de excepción, ese mismo estadio asistió a una noche histórica que sitúa al equipo partenopeo con pie y medio en los octavos de final. La victoria tiene todavía más valor, al tratarse de un club que hace cinco años y medio se encontraba en la tercera división del fútbol italiano, que sólo necesita ganar el 7 de diciembre en El Madrigal para dejar en el camino al multimillonario líder de la Premier League.

3 comentarios:

Miquel Moro dijo...

Yo sigo esa línea de que el City 'prefiera' ganar la Premier a llegar lejos en la Champions. La inversión, para mí, no debe obligar al equipo a nada (otra cosa es lo obsceno o no del gasto).
Sobre la experiencia de los jugadores, un dato interesante, habría que hacer el mismo estudio sobre la experiencia del once napolitano que creo que no mejora mucho a la del City.

Si bien puede ser un factor importante (que no decisivo) creo que el Napoli tenía 'más ganas' de luchar por la segunda plaza que el City, al que Mancini planteó para empatar, y como tantas veces pasa, buscar el empate se castiga con volver a casa con cero puntos.


Saludos

Dámaso Navarro dijo...

Para mi no hay excusas. Un club que ha hecho una inversión tan bestial en los últimos años no puede caer a las primeras de cambio en Champions. Cierto es que el grupo no era fácil, que el Napoles ha mostrado mucha más implicación en el torneo(de hecho, al revés que el City, su campaña liguera a consecuencia de esto es algo decepcionante), que no tienen experiencia en Europa. Pero eso no explica actuaciones como las de ayer en el primer tiempo.
Por otro lado veo difícil que se le escape la Premier si ya no va a tener la Champions como distracción.
Y vaya eliminatorias de Europa League nos esperan en febrero. Presumiblemente iran: M.City, Oporto o Zenit, Valencia o Chelsea.
Un saludo crack!!

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Jimena San Martín soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a jimena.sanmartin@hotmail.com
Jimena San Martín