viernes, 25 de noviembre de 2011

Fascinado por Nastasic

Descubrí a Matija Nastasic un 11 de septiembre de 2011. Mejor dicho, esa fue la fecha en que debutó en Serie A. Quien escribe estas líneas vio aquel Fiorentina v Bolonia en diferido, unos días después de su disputa. Ya entonces manifesté mi entusiasmo con él. En realidad, había jugado únicamente los últimos 24 minutos. Suficiente para apuntar su nombre y sentir la necesidad de buscar más datos sobre él.

Así fue, me dispuse a indagar. Supe que era descarademente joven, que tenía sólo 18 años. Su formación se produjo en la cantera del Partizan de Belgrado, pero, en calidad de cedido, debutó en la temporada 2009/10 con el primer equipo del FK Teleoptik Zemun. Allí jugó también la pasada campaña. Sin embargo, lo que más me llamó la atención del personaje fue que el día después de cumplir 18 años, debutó nada más y nada menos que con la selección sub'21 de su país, Serbia. Esa precocidad ayuda a entender el interés que tenía la Fiorentina en él desde tiempo atrás.
Finalmente, lo firmaron el pasado mes de enero, por 2.5 millones €, pero no se incorporó a la filas del club italiano hasta este verano. Se unía así a la nómina de jóvenes futbolistas balcánicos contratados por el equipo de Florencia: Steven Jovetic, Adem Ljajic, Nikola Gulan, anteriormente Zdravko Kuzmanovic y, ahora, Nastasic. Declaró entonces Matija que su ídolo era Nemanja Vidic y que estaba deseando defender a Zlatan Ibrahimovic.


Lo que desconocía en ese momento era que su primer encuentro como titular en Serie A lo enfrentaría a Ibrahimovic. Fue el pasado sábado. Primer partido de la era Delio Rossi, nuevo entrenador viola, tras la destitución de Sinisa Mihajlovic. El habitular central titular Cesare Natali era baja por acumulación de amarillas, propiciando que fuese un chico de 18 años, Nastasic, el que tuviese que acompañar a Alessandro Gamberini. Y la actuación del joven serbio fue digna de elogio. Durante buena parte del choque, el Milan vivió prácticamente en la frontal del área 'viola' y, como consecuencia, generó muchas ocasiones. Pero la Fiorentina dejó la portería a cero y su debutante defensa central no se dejó intimidar por Ibra.

Volvió a brillar ayer Nastasic en partido de Copa de Italia. Se jugaban tres encuentros este jueves y ver al serbio era el gran aliciente del día. Esta vez, formando pareja en el eje de la defensa con Cesare Natali. E hizo gala de nuevo del temple y la tranquilidad con la que juega, un aplomo impropio de un zaguero de 18 años. Esa es una de sus tres grandes virtudes. La segunda es su capacidad con la pelota en los pies, ya que agiliza la salida de balón, pues no retiene en exceso la pelota, aunque tampoco tiene por costumbre precipitarse. Su tercer gran atributo es su físico. Capaz de aguantar bien en el uno contra uno y de dominar el juego áereo, pero sobre todo, destaca su velocidad, lo rápido que se mueve, especialmente en desplazamientos laterales, siempre con agilidad. Arrancada explosiva, algo siempre importante en un defensa central.

Acabó Matija Nastasic el encuentro de ayer actuando como lateral izquierdo durante el último cuarto de hora. Y también en esas circunstancias lo hizo bien. Gracias a su ya comentada velocidad, que le permitió incorporarse al ataque. Si Nastasic parecía un proyecto importante de central, ahora podemos decir que su versatilidad le otorga también la posibilidad de jugar como lateral. Un valor añadido para este joven serbio de 18 años, que peleará por convencer a Delio Rossi de que merece ser titular en la Fiorentina. Será complicado porque el capitán Gamberini es indiscutible. Pero Natali, que en breve cumplirá 33 primaveras, acaba contrato al final de esta campaña y eso podría precipitar la consolidación de Nastasic. Yo no conozco a cinco, quizás tres, centrales menores de 20 años mejores que él.