jueves, 22 de septiembre de 2011

Tener el balón y no jugar bien

Tener el balón y no jugar bien. Eso es lo que le ha ocurrido en la jornada intersemanal al Milan y a la Roma. Empataron a uno los lombardos teniendo un 67.9% de posesión de balón, mientras que la Roma empató (1-1) ante el Siena, aun con un 68.9% de posesión. Y ambas actuaciones fueron parecidas y deficientes por varios motivos. 

No tenía enfrente un rival fácil el equipo de Allegri. Sin embargo, vimos un Udinese decepcionante, que dio un paso atrás desde el primer minuto. Algo que no solía hacer el año pasado, cuando era capaz de ser osado y valiente en San Siro y conseguir, de esta forma, anotar cuatro goles. Era otro equipo: tenía a Alexis Sánchez y a Gokhan Inler. Piensa Francesco Guidolin que sin ellos dos, controlar los partidos y ser descarado es más complicado. Sólo así se explica que los de Udine se encerrasen en su propio campo. Dieron 310 pases, por los 700 de un Milan que añoró a Robinho e Ibrahimovic y que vio cómo se lesionaba Pato a los veinte minutos. Se limitó a esperar atrás el equipo visitante y así sacó un punto de su visita a Milán. Pero no somos pocos los que pensamos que si se lo hubiesen creído y hubiesen tenido la convicción de la temporada anterior, se habrían llevado los tres puntos.

No sorprendió en absoluto lo de la Roma, que ya había mostrado intenciones similares en la primera y la segunda jornada de la Serie A. Sin llegar, en ningún caso, a adueñarse del balón como lo hizo este jueves frente al recién ascendido Siena. Sus cifras han sido idénticas a las de los rossoneri: 69 % de posesión de balón (68% Milan), 708 pases (700 Milan) y 301 del rival (310 Udinese). Les diferencia, entre otras cosas, el esquema. Y también de dónde vienen. Unos se proclamaron campeones de Italia, los otros estrenan entrenador y apuestan por una nueva idea futbolística. Idea en la que Daniele De Rossi no sólo ejerce de mediocentro, sino que se incrusta entre los centrales, en lo que es prácticamente un 3-4-3 en fase ofensiva. Una vez que el balón sale desde atrás, las ideas brillan por su ausencia. Y no porque haya malos futbolistas (Pjanic, Totti, Osvaldo, etc). 
Equipo espeso: circulación de balón lenta, ningún cambio de ritmo a lo largo de los noventa minutos, un par de internadas de Jose Ángel y un número elevadísimo de pases horizontales y sin intención alguna. Todo ello mientras nadie hace un desmarque, un movimiento o un cambio de orientación. Esto explica que la Roma haya sumado sólo dos puntos de nueve posibles -aun habiendo recibido a Cagliari y Siena-.


Tres claves para que los capitalinos progresen esta temporada: la paciencia de la grada, la de los directivos y la introducción de algunas variantes en el plan de juego de Luis Enrique.

6 comentarios:

Dámaso Navarro dijo...

Hombre, decir que el Udinese es decepcionante cuando ha empatado en San Siro... Entiendo que quieres decir que comparado al del año pasado, que tanto nos gustó y emocionó, este atrae menos porque su propuesta es menos vistosa. Pero es que han perdido a sus mejores futbolistas para la generación de juego en el centro del campo: Inler y Alexis. Y aun así, llevan 7 de 9 puntos. Lo que interesa es aprovechar tus recursos para sacar resultados y quizás este año, ante la falta de hombres imaginativos, veamos más a este Udinese.

Cocú dijo...

Yo a Luis Enrique le auguro un futuro no muy prometedor en Roma, para mi tenía que jugar con 4-3-3 pero el problema de ese esquema es Totti, bueno de ese y de todos ya que manda mucho en el vesturario pero ya no tiene cualidades para exigir la titularidad siempre.

4-3-3

Stekelenburg

Cicinho-Juan-Burdisso-J. Ángel

Pizarro (gago)- De Rossi- Pjanic

Taddei-Osvaldo-Borini

Para mi falla en lateral derecho y extremos, tiene centrales decentes y un buen medio del campo como para jugar bien al FUTBOL además de dos buenos nueves (Osvaldo y Borrielo) pero le faltan extremos con pegada y con 1x1.


@ Sergio Santomé

Gracias por las contestaciones al post anterior sobre todo por lo de Vertonghen.

Sergio Santomé dijo...

@ Dámaso Navarro

Entiendo tu crítica. Pero vuelvo a explicar el asunto si es necesario:

- No le pido a Udinese que juegue igual que el año pasado. Porque es imposible. Porque ha perdido a Alexis e Inler.

- Pero sí le pido que saque partido de lo que tiene. Porque a pesar de los cambios, Guidolin sigue teniendo gente de nivel: Di Natale, Isla, Asamoah, Armero, Torje, etc.

- Y creo que le hubiese ido mejor en Milan con otro planteamiento. Con un poquito más de atrevimiento y descaro. No olvidemos que el rival era un Milan sin Boateng, sin Ibrahimovic, sin Robinho y -desde el 20'- sin Pato.

Anónimo dijo...

estoy con cocú en que el mayor problema de la roma es totti, en un 4-3-3 con lo lento que es y el poco trabajo defensivo que hace no aporta nada, tiene que ser titular porque si no la lia, y es la pescadilla que se muerde la cola... creo que necesitan velocidad arriba con lamela o bojan, entiendo que bojan no este fino y no haga buenos pases ni regates, pero hace todos los movimientos que hay que hacer en ese puesto... lo de la posesión no me parece preocupante, me imagino que es un paso en la evolucion de juego, lo primero es tener el balon, el siguiente paso es saber que hacer con el y los movimientos sin balon (desmarques) para crear espacios, que se creen asociaciones de jugadores, una dinámica repetida de movimientos de juego.... eso lleva mucho mas tiempo que un par de meses... ojalá le den ese tiempo.

Dámaso Navarro dijo...

@ Santomé
Tienes mucha razón en que quizá debió plantear el partido de otra forma. Al Milan si le presionas arriba, le juegas intenso y le obligas a jugar lejos de tu área, es un equipo con muchas deficiencias. En este sentido tengo que darte la razón.

Ismael dijo...

Buenas, quisiera intercambiar links, si tu respuesta es afirmativa aqui te dejo mi blog:
http://laesenciadelgol.blogspot.com/
un saludo cordial!