martes, 5 de julio de 2011

Solo Chile hace los deberes

Ocho goles en seis encuentros no son cifras que entusiasmen al aficionado. Sobre todo si tenemos en cuenta que casi la mitad de los tantos llegaron en el último partido disputado, el que enfrentó a Chile y México. Definitivamente, es la Copa de las sorpresas y las decepciones. O, mejor dicho, eso es lo que ha caracterizado a la primera jornada de la fase de grupos del torneo. No obstante, no estaría de más recordar que esto suele ocurrir en gran parte de las primeras semanas de este tipo de campeonatos, ya sean Mundiales, Eurocopas, Copa América, torneos de categorías inferiores, etc. Muy precipitado es calificar a la de Argentina como una mala Copa América.

Si hay un tema de conversación alrededor de todo lo que envuelve a la Copa, ese es la albiceleste. Sobre el combinado de Batista, aquel que dio el pistoletazo de salida empatando -y gracias- frente a Bolivia, se ciernen mares de dudas y críticas. Señalaba, antes del campeonato, Pacho Maturana que "es una selección diseñada exclusivamente para Messi y no sé si ese es el camino". Ahora es Javier Pastore el que declara que "no cree que la selección deba jugar para Messi; hay que buscar un buen funcionamiento colectivo, en el que todos rindan al 100%".
Añade: "Como lo veo yo, en el Barcelona no es que juegue de 9, sino que anda por todos lados. Siempre a espaldas de los 5 y adelante de los centrales. Tenemos que tratar de que se mueva en esa zona, y que no venga a buscar la pelota a mitad de cancha y trate de pasarlos a todos, porque le saldrá una, dos, tres veces, pero a la cuarta la va a perder. No va a rendir como podría hacerlo en 3/4 de cancha".
Es precisamente el mediapunta del Palermo uno de los temas de discusión. Que si debe jugar, que si no debe jugar, que si debe actuar de mediapunta, que si debe jugar de interior, etc. Si el 'Checho' no le dio ni un solo minuto en el duelo inaugural, se antoja complicado que sea titular mañana. Es más, la prensa argentina da por hecho que el único cambio será la entrada de Zabaleta por Rojo. Romero; Zanetti, Burdisso, Milito, Zabaleta; Mascherano, Banega, Cambiasso; Lavezzi, Messi, Tévez. En efecto, las malas actuaciones del 'Pocho' Lavezzi y de Ever Banega no parece que les vayan a costar el puesto. Di María y el Kun, de nuevo desde la banca. Auténtica prueba de fuego el Argentina v Colombia. Sí, ante los pupilos de Bolillo Gómez, que tan poco nos gustaron en su victoria por la mínima frente a C.Rica.


Si algo tengo claro es que la realidad de la selección argentina es mucho más preocupante y descorazonadora que la de la 'canarinha'. Esta última no cuenta con el mejor jugador del mundo, pero su línea defensiva está a años luz de la argentina y su cuarteto ofensivo es de máximas garantías. Necesita pulir defectos, que haya mayor continuidad en su juego y producir algo más que ocasiones puntuales de gol. Ah, y que Ganso coja la forma. Fue toda una declaración de intenciones de Menezes el hecho de no sustituirlo en la segunda mitad del Brasil v Venezuela, cuando su actuación estaba siendo muy pobre. El objetivo era claro: que el del Santos dispusiese de minutos y de rodaje. Prefirió eso el seleccionador antes que mandarlo al banquillo.
El funcionamiento no solo de Ganso, sino también de Neymar, Robinho y Pato fue deficiente, por debajo de lo exigible. Pero se intuyeron detalles más que positivos y que invitan al optimismo. No se puede decir lo mismo del doble pivote formado por Lucas Leiva y Ramires, en el que el del Chelsea resta más que suma; no somos pocos los que pedimos la titularidad de Sandro. En todo caso, Brasil sigue siendo mi candidata a levantar el trofeo de campeón de América.


Se unió Uruguay en la pasada madrugada a la lista de decepciones, encabezada por Argentina, Colombia y Brasil. Semifinalista en el pasado Mundial, pero incapaz de pasar del empate ante Perú. Perdieron solidez defensiva los charrúas con respecto a Sudáfrica y el tridente formado por Cavani, Forlán y Luis Suárez funcionó peor de lo que esperaba Tabárez. Tampoco lo hizo mejor Nicolás Lodeiro, encargado de enlazar el mediocampo con la delantera. Sin éxito.
Paraguay, con menos, hizo más. Fue la noche anterior, aunque también se tuvo que conformar con un empate. Un resultado del que se desconoce su valor real, teniendo en cuenta la igualdad que rige el grupo B. En el que tanto Ecuador como Venezuela dejaron claras las razones por las que se trata del grupo más abierto de la Copa América.

Y llegó Chile. La de Borghi, no la de Bielsa. Se observan ciertos matices que sirven para comprender las diferencias entre la de uno, Bielsa, y la de otro, Borghi. Pero, sea como fuere, los chilenos siguen siendo muy agradables para la vista. Con Alexis Sánchez en plan estelar, con Arturo Vidal tan polifuncional como siempre o con Medel consagrándose. Hicieron todo lo contrario que México -que se limitó a esperar-: proponer. Y aunque su acierto y brillantez no fuesen máximas, sí fue lo suficientemente "distinto" a lo que nos había brindado hasta ahora la Copa como para que el aficionado disfrutase con Chile. La única de las favoritas/outsiders que hizo los deberes.

1 comentario:

Edward Sanchez dijo...

Bien pana muy buena noticia por cierto que si es verdad por que chile ahora es duro, ya no es el mismo de antes, auqnue yo esperaba mas de los mexicanos pero la realidad fue otra.