jueves, 28 de julio de 2011

Charla con Ariel Judas, segunda parte

Segunda parte de la entrevista a Ariel Judas. Aquí, la primera mitad.



P: Para un país en el que el fútbol no es el deporte mayoritario, para un país que había ganado dos partidos en toda su historia en la Copa América, hablo de Venezuela, lo que ha ocurrido es maravilloso, aparte de inesperado. Y parece haber unanimidad en cuanto a la idea de que la 'Vinotinto' va a seguir mejorando día tras día. Llegar a un Mundial ya no es una utopía. ¿Los veremos en Brasil 2014?

Lo de Venezuela es equiparable a que España terminara cuarto en un mundial de rugby. Así de brutal. Si creciera a este ritmo de aquí en adelante pronto sería potencia. Pero las evoluciones en el fútbol nunca son tan constantes. Miremos a Ecuador; ha dado un salto enorme no hace demasiado, y ahora parece estar asentándose para volver a crecer. “La Vinotinto” está en ese estirón adolescente. Llegarán más alegrías (incluso tal vez un billete al Mundial), pero también arribarán algunas frustraciones propias de esta situación. Ninguna selección sudamericana llegará a Caracas, Puerto La Cruz o cualquier otra sede venezolana con la guardia baja, con la confianza como principal escudo. Todos se cuidarán ahora de lo que César Farías (un personaje que tiene mucho para dar) disponga y declare. Venezuela -para bien- ha roto el umbral de la edad de la inocencia en estos asuntos.



P: ¿Qué le ha faltado a Brasil, Chile y Colombia para llegar más lejos en el torneo?

A Colombia, algo más de carácter y poder de fuego; creo que “Bolillo” Gómez no puso lo mejor que tenía en todo momento. Cometió algunos errores en la configuración de su once que pueden haberle costado esa posibilidad de seguir adelante.

Chile demuestra que ha hecho el duelo por la salida de Marcelo Bielsa. Claudio Borghi, uno de los pocos capaces de suceder al rosarino, ha cometido los mismos errores que se le achacaron muchas veces cuando entrenaba clubes… A veces tarda demasiado en reaccionar. Lee bien los partidos, pero reacciona tarde. En un torneo de knock-out como la Copa América eso le ha costado la eliminación. ¿Será capaz de solucionarlo en un torneo largo como la clasificación al 2014?

A Brasil le ha faltado madurez. Mano Menezes arrancó su gestión con un equipo joven y ambicioso en un amistoso jugado en Estados Unidos. Para una exhibición, ese dibujo, esa convocatoria funciona perfectamente. Pera jugar “por los puntos”, hay grietas que deben ser cubiertas. El equipo no tiene la presión de clasificar para el Mundial. Hay tiempo de sobra para probar y buscar un mejor acomodamiento de piezas indiscutibles, como son Neymar, Pato y Ganso. Un Kaká en plenitud física (si es que en algún momento eso vuelve a ser posible), más el actual Elano se me ocurren indispensables en cuanto al toque de veteranía que un seleccionado top como Brasil debe tener en todo momento.


P: En cualquier conversación que tenga una mínima relación con la selección argentina, el primer asunto que sale es Leo Messi. Pero lo cierto es que Argentina no supera los cuartos de final de un Mundial desde 1990 y no conquista la Copa América desde el 93. ¿Tan mal se están haciendo las cosas en ese país? Porque no creo que Messi sea también el culpable de estas dos décadas de sequía.


Leo Messi no es el culpable de los 20 años de sequía de Argentina, eso está claro. Pero sí tiene un porcentaje de responsabilidad por lo ocurrido en la selección desde 2006 en adelante. Messi no se llevó bien con José Pekerman porque este (creo que con razón) no lo consideraba titular en Alemania. Con Alfio Basile existieron cortocircuitos generacionales que -según cuentan- resultaban intolerables para futbolistas como Leo o el Kun Agüero. Diego Maradona fue el ignorante que no supo comprender el juego de Messi y acomodar a todo el equipo a su disposición. Y Batista fue el iluminado que -con la excusa de hacer girar a la selección alrededor de “la Pulga”- se olvidó de todo lo demás. Lo cierto es que, salvo algún partido en la Copa América de 2007, y el partido de cuartos de final ante Uruguay, Messi no ha funcionado jamás en un partido oficial de la selección. La falla está en los entrenadores, cierto, pero también en él en algún punto. Cuatro seleccionadores han pasado y hasta ahora los resultados son más que discretos.

Nobleza obliga, creo que Leo Messi ha hecho un “click” en esta Copa América. Su partido ante Uruguay fue incuestionable. Espero que su cambio de actitud sea duradero y que se profundice. Tiene mucho por recorrer todavía para convertirse en símbolo de la selección argentina, pero lo hecho en ese encuentro puede ser la piedra de toque, el primer paso en una nueva trayectoria.


P: ¿Qué ha sido para ti lo mejor y lo peor de esta Copa América en términos globales?
Lo mejor, que selecciones como las de Chile y Uruguay hayan conseguido jugar como locales en Argentina. Parece un dato menor, pero no lo es. Lo peor, la organización y la sumisión de la CONMEBOL a los horarios de la TV brasileña.


P: ¿Selección revelación?
Venezuela.


P: ¿Selección decepción?
Con diferencia, Argentina.


P: ¿Jugador revelación?
Joel Campbell.


P: ¿Jugador decepción?
Javier Zanetti.


P: El gusto de siempre.

Oye, en tu estadio se está muy a gusto. Creo que me quedaré por aquí. Gracias por invitarme, y un saludo a todos tus lectores.

1 comentario:

lily yu dijo...

Messi es mi ídolo, él es el mejor, mi hijo también tiene su camiseta de fútbol http://www.camisetafc.com/barcelona-messi-kit-nino-20132014-p-417.html