miércoles, 15 de junio de 2011

Diario de un sub'21: jornada aclaratoria

Si la primera jornada de la fase de grupos del Europeo sub'21 estuvo, ante todo, repleta de nervios y miedo a perder; la segunda resultó aclaratoria y sirvió para que España y Suiza metiesen pie y medio en las semifinales.
Ambas lideran sus grupos y ambas están siendo, hasta ahora, las mejores del torneo. Las de un juego más convicente. Suiza por su fantástica primera mitad ante Islandia. Y España por su genial segundo encuentro, que contrastó con lo que había hecho el domingo. Es cierto que Islandia no opuso mucha resistencia y acabó siendo un equipo muy vulnerable ante el que Xherdan Shaqiri se volvió a exhibir. Con menos brillantez, pero no sin merecimiento venció Dinamarca a Bielorrusia, de tal forma que los pronósticos -que Suiza y Dinamarca estarían en semis- pueden cumplirse el próximo sábado.

Si decíamos el domingo que España había tocado en horizontal en exceso y que su actuación dejaba algunas dudas, ante la República Checa las despejó. No era un rival fácil la selección checa, un equipo con las líneas muy juntas y que se repliega bien. Ante esto, los de Milla fueron capaces de no tocar tanto en horizontal, de tener una circulación de balón más rápida y de jugar más cerca del área rival. La presencia de Muniain en el once inicial y el sobresaliente encuentro de Juan Mata -desaparecido en el primero-, dos factores fundamentales. Las consecuencias más inmediatas son que a España no solo le vale empatar ante Ucrania, sino que pasa a ser considerada por el resto como la gran favorita. Como lo era antes de llegar a Dinamarca, con la diferencia de que Inglaterra no está dando la sensación de ser un rival tan temible como lo era a priori.


Ni Gylfi Sigurdsson, ni Christian Eriksen, ni Yarmolenko. La selección inglesa en general y Stuart Pearce en particular son hasta el momento la gran decepción del campeonato. Defraudaron ante España y lo hicieron todavía más ante Ucrania. Dos partidos de los ingleses y dos titularidades de Mancienne en el centro del campo, de esas cosas difíciles de entender. Tampoco es fácil comprender el ostracismo al que parece estar relegado Marc Albrighton. Solo la mejoría de los ingleses en los minutos finales impidió que la posesión de balón de Ucrania rozase el 60 %. Eso sí, se olvidaron estos de buscar la portería. Aun siendo superiores durante prácticamente la totalidad del encuentro, dispararon a puerta cinco veces menos que Inglaterra. Signo inequívoco de que algo han hecho mal. Gustó lo que hizo el mediapunta Denys Garmash, quizás el principal artífice de que Ucrania se proclamase campeona de Europa sub'19 hace dos años. En un torneo, el de 2009, en el que también estaba H.Lansbury, suplente en la selección de Stuart Pearce pero que tiene minutos en las segunda partes. Y lo ha hecho bien el mediocentro gunner, ¿lo suficiente como para ser titular en el decisivo Inglaterra v R.Checa?

2 comentarios:

Julio dijo...

Buenas... no pretendo resultar ventajista, porque además no pude ver el partido, pero ya dije en el anterior post que una de las cosas "raras" del juego de España fue que Mata jugó muy abajo, y que apenas participó ni hubo en general juego entre líneas. Otros factores aparte, en los equipos españoles la falta de profundidad y el exceso de toque suele ser consecuencia de no poder infiltrarse en tres cuartos. En el mundial esto se notó especialmente por la poca relevancia que tuvo Silva o lo que tardó Iniesta en ponerse las pilas, ya que suelen ser ellos los principales enganches junto a Xavi.

Nicolas dijo...

Difícil también es comprender la suplencia de Yarmolenko ante Inglaterra, a sabiendas sobre todo del poco peso ofensivo de Ucrania. Entro quince minutos y complico.

Centrandonos en España, vale también destacar la gran actuación de Javi Martinez. Cuanta prestancia para jugar. Saludos.