lunes, 11 de abril de 2011

Luces y sombras...muchas sombras

Durante algún tiempo la felicidad embargó a Villa Park. Eran tiempos de buenos resultados, buen fútbol y de cierta ambición futbolística. Así lo indicaba la capacidad y la predisposición que tenía el Aston Villa para pagar 15 millones de euros por James Milner, 13 m € por Ashley Young, 13 m € por Stewart Downing, 12,5 m € por Nigel Reo-Coker, 10 m € por Stiliyan Petrov, 10 m € por Curtis Davies, 10 m € por Carlos Cuéllar, 9 m € por Fabian Delph (19 años, y cuando únicamente tenía experiencia en League One y 39' de experiencia en Championship), 9 m € por Stephen Warnock, etc. Solo en el verano de 2008, el Aston Villa gastó 59 millones de euros en fichajes (habiendo ingresado solo 3 m € por la venta de Shaun Maloney).

Después de tres sextos puestos consecutivos -y peleando por meterse en Champions durante varios tramos de esos tres años-, diferencias con la directiva hicieron que Martin O'Neill dimitiese. Solo cinco días antes de que diese comienzo la Premier League 2010/11. Se dijo que aquello se debía a que el norirlandés no disponía el pasado verano del dinero que le gustaría para fichajes. Randy Lerner, el propietario del club, había gastado 179 millones de libras en cuatro años y había visto como el balance económico en el último ejercicio se traducía en importantes pérdidas. Es comprensible este argumento de Lerner y es comprensible que O'Neill renunciase, entre otras cosas, porque no le dejasen gastar el dinero recibido en la venta de James Milner al Manchester City. Más difícil de explicar es que, cinco meses más tarde, te gastes casi 30 m € en Darren Bent y Jean Makoun.




Luces

La plantilla que cogió Gerard Houllier no es mucho peor que la que tenía O'Neill. Lo cierto es que la baja que más daño ha hecho al equipo fue la de Gareth Barry hace dos veranos. Recordemos la importancia que tenía el mediocentro inglés en el Villa y que su actual rendimiento en el Manchester City no se asemeja en nada a lo que llegó a ser con Martin O'Neill. ¿Qué destacamos de los primeros siete meses de Houllier al frente del Villa?

Su apuesta por los jóvenes, no doubt. Ha confiado en: Marc Albrighton (21 años, 20 titularidades en Premier, 5 goles y 3 asistencias), Ciaran Clark (21 años y 16 titularidades en Premier), Kyle Walker (20 años y 8 titularidades en Premier), Barry Bannan (21 años y 7 titularidades en Premier), Jonathan Hogg (22 años y 5 titularidades en Premier), Nathan Baker (19 años), Eric Lichaj (22 años), Fabian Delph (19 años) y Nathan Delfouneso (20 años).
 
En noviembre, Barry Bannan recibió su primera titularidad debido a los lesionados que había en la plantilla. Nos gustó desde su debut y lo hizo bien, fue de lo mejor del Aston Villa en noviembre y deciembre. Mediocentro elegante y fantástico distribuidor, el escocés. Pero cuando Reo-Coker se recuperó de la lesión que había provocado el debut de Bannan, Houllier creyó conveniente apostar por el físico y las cualidades defensivas del inglés en detrimento del fútbol del joven escocés. Luego llegaría el fichaje del camerunés Makoun y el que para muchos es la gran esperanza del fútbol escocés se vio obligado a irse al Leeds United, en calidad de cedido. Creyó Houllier que la experiencia y el físico de Reo-Coker y Makoun eran más adecuados para pelear por la salvación que lo que había mostrado Bannan. Y el equipo no ha mejorado con ellos. ¿Por qué no siguió confiando el técnico francés en él?

Y sombras

En el debe de Gerard Houllier hay que colocar prácticamente todo lo demás. El rendimiento que ha sacado a su plantilla. El Aston Villa es 14º con 37 puntos y ha vivido todas y cada una de las jornadas de la Premier cerca de la zona de descenso -o en ella-, una situación que debería ser inadmisible en una escuadra que cuenta con futbolistas de la talla de Ashley Young, Darren Bent, Stewart Downing, Gabriel Agbonlahor, Jean Makoun, Stephen Warnock, Richard Dunne, Carlos Cuéllar, Stiliyan Petrov, Nigel Reo-Coker o Marc Albrighton. ¿Cuántos de estos jugadores serían titulares en equipos de la mitad alta de la tabla -como Bolton, Everton o incluso Liverpool-?

La victoria de este domingo frente al Newcastle aleja a los villanos del descenso y solo una hecatombe en las últimas seis jornadas puede hacer que jueguen el próximo año en Championship. Dicho lo cual, ¿es Gerard Houllier el entrenador adecuado para este proyecto?, ¿ha hecho méritos para continuar teniendo un banquillo en el que sentarse? Creo que el Aston Villa puede hacer cosas interesantes a corto y medio plazo pero dudo que el técnico francés, a pesar de la (relativa) inyección de juventud dada a la plantilla, sea la persona idónea para dirigir este barco. ¿Y si David Moyes decide que ya es hora de concluir su etapa en el Everton y acepta una hipotética oferta de Randy Lerner?

3 comentarios:

José Manuel dijo...

Creo que la etapa de Houllier debe acabar al finalizar la temporada. Me cuesta creer que sea así por el respecto cuasi enfermizo que el fútbol británico profesa a los misters, pero no ha sacado partido a un excelente plantilla, ni siquiera ha ofrecido un fútbol vistoso o brillante. El ejemplo que tú pones hablando sobre Bannan y Makoun es claro.

Con el gasto de los últimos años deberían tirar de cantera, un proyecto menos ambicioso, más a largo plazo, con jóvenes y beneficios económicos y siempre fiel a una idea. Hasta ahora era el camino que llevaba el Villa. Espero que alce el vuelo.

Jandreset dijo...

Moyes en el Villa... podría funcionar.

Jorge-George Olmos dijo...

Las únicas luces de Houllier han sido la gestión de los jovenes, grato por otra parte ver a sangre joven tener su oportunidad.

O´Neill se harto de los rumores de la venta de Milner y se fue.

Muy de acuerdo en el rendimiento de Gareth Barry.

Un saludo