sábado, 16 de abril de 2011

Las dinámicas de dos semifinalistas de Champions

El fútbol es un estado de ánimo. En una temporada puedes pasar de estar hundido a estar en lo más alto, y viceversa. O en un partido. Trayectorias descendentes y ascendentes. Pocos daban un duro por el Manchester City mediada la primera mitad de la semifinal de la FA Cup. En Wembley, unos red devils sin Wayne Rooney estaban pasando por encima a un Manchester City sin Tévez. Una semifinal en la que no estaba el mejor futbolista de cada equipo. Partido descafeinado por ello, pero no insípido. Sin embargo, ese dominio aplastante del United fue desapareciendo en el tramo final de la primera mitad y el City llegó al descanso con esperanza. La esperanza de alguien que ha sacado un 0-0 de una primera parte en la que el planteamiento de Mancini volvió a dejar dudas: Balotelli de único '9', Dzeko en el banquillo y, para colmo, escasas intervenciones de Silva y, sobre todo, Adam Johnson. Sin embargo, en la reanudación apareció Yaya Toure para aprovechar un error de Carrick. La temporada del marfileño, de más a menos pero infravalorada como pocas, se vio recompensada con un gol que vale una final. Un gol en Wembley, un tanto cuando su equipo parecía pequeño al lado de ese gigante que es el United, un gol que sirve para volver a jugar en Wembley -frente a Bolton o Stoke- dentro de un mes. Esta vez, sin Rooney y con un Chicharito que por una vez en la temporada fue "humano", no hubo remontada de los pupilos de Ferguson. Se trunca así su sueño de conquistar el triplete y se complica el doblete. ¿Afectará esto anímicamente al Man Utd?

Porque en caso de que afecte, las opciones de éxito del Schalke 04 en las semifinales de Champions League dejan de ser mínimas. El de Gelsenkirchen parece otro equipo desde que Ralf Rangnick tomó el testigo de Felix Magath. Por resultados, por juego, por planteamientos y por alineaciones. Alexander Baumjohann pasó de estar marginado y de jugar en el filial a ser recuperado por Rangnick para la causa. Aportó -y mucho- en la eliminatoria ante el Inter. El nuevo técnico del Schalke 04 también ha sacado muy buen rendimiento a Jurado. Cosa que Magath no logró. El español, al que su anterior entrenador llegó a relegar al papel de actor secundario durante algunos tramos de la tempora.

Parece que ha pasado un lustro desde aquellos días en los que este era un equipo gris y aburrido como pocos. Ahora, uno solo tiene que observar las líneas de cuatro centrocampistas que saca Rangnick para entender el nuevo espítiru y estilo del Schalke 04: 

At St Pauli: Farfán, Kyriakos, Kluge, Baumjohann.
At Inter: Farfán, Kyriakos, Jurado, Baumjohann.
Vs Wolfsburgo: Farfán, Kyriakos, Jurado, Schmitz.
Vs Inter: Baumjohann, Kyriakos, Matip, Jurado.
At W.Bremen: Farfán, Kyriakos, Annan, Draxler.


Centro del campo del que formará parte la próxima campaña Lewis Holtby. Annan, Kyriakos, Jurado, Farfán, Draxler, Holtby y cía compartiendo equipo con Raúl. Materia prima suficiente para que el caché de Rangnick siga subiendo. Aunque si pensamos en el caché del ex-entrenador del Hoffenheim, es inevitable caer en la pregunta de cuánto subiría este si elimina al Manchester United o si, al menos, le da un susto en unas semifinales de Champions League que, no obstante, tienen un claro favorito.


Lectura recomendada: Drogba turns back the clock

No hay comentarios: