sábado, 2 de abril de 2011

El sábado que ¿decidió? las grandes ligas europeas

Sábado, 28 de abril de 2007, el Manchester United pierde en el minuto 60 por 2-0 en Goodison Park. Acabaría ganando por 2-4.

Sábado, 2 de abril de 2011, el Manchester United pierde en el minuto 60 por 2-0 en Upton Park. Acabaría ganando por 2-4.

Hace cuatro años, aquellos tres puntos en el campo del Everton valieron una Premier League y fueron vitales para acabar con la supremacía del Chelsea de Mourinho. No sabemos qué hubiese ocurrido si el Man Utd se hubiese dejado tres puntos en Goodison Park, pero nos lo podemos imaginar.
Tampoco sabemos qué sucederá en las siete jornadas posteriores al West Ham v Manchester United, pero sí podemos hablar de la trascendencia de esa remontada y de cómo pudo afectar, psicológicamente, al Arsenal, que unas horas más tarde se dejó dos puntos en el Emirates y ante el Blackburn Rovers. Nos preguntamos hasta qué punto la decepción de ver cómo el United remontaba un 2-0 adverso minó la moral de los gunners, totalmente atenazados y desconocidos. Incapaces de tener posesiones largas, incapaces de ser incisivos y profundos en campo rival, incapaces de generar fútbol y ocasiones claras de gol, en definitiva. ¿Consecuencia? Que el Arsenal ya no depende de sí mismo para ganar la Premier.


Hablábamos de cosas que no cambian, que nos recuerdan a cosas del pasado, a partidos ya vividos -lo de hoy también recordó al 2-3 en Blackpool-. Otra cosa que no cambia es algo que perdura desde que comenzó esta temporada: conversaciones, muchas conversaciones, sobre el fútbol poco vistoso de los pupilos de Ferguson y aquello de "mejores resultados que juego".

Conviene reflexionar sobre el valor de estas palabras. Manifestamos con frecuencia esta idea y rara vez nos paramos a pensar en que esta seguramente sea la plantilla menos talentosa de la que dispone Sir Alex Ferguson en años. Lo cual hace todavía más meritorio el éxito que logrará si finalmente conquista esta Premier League.


Este primer sábado del mes de abril no solo aclaró y despejó el panorama en la Premier, también lo cambió en la liga española y en la Eredivisie -el Twente arrebató el liderato al PSV-. Además, el B.Dortmund dio un paso de gigante al remontar ante el Hannover y, mañana, el Oporto puede proclamarse campeón en Da Luz. Difícil imaginarse un fin de semana más determinante en el fútbol europeo que este que estamos viendo. E Italia no es una excepción.

En la 31ª jornada de la Serie A, seis de los siete primeros clasificados se enfrentan entre sí, aunque casi toda la atención recaía sobre el derby della Madonnina. Por enfrentar a Milan e Inter y por enfrentar al líder y al segundo clasificado. Cuando Leonardo se hizo cargo del Inter no todo el mundo creía que los nerazzurri llegarían a abril y mayo con opciones de Scudetto. Y lo hicieron, pero buena parte de estas se diluyeron esta noche.
Se vio sorprendido el Inter por el tempranero gol de Pato y fueron inferiores durante toda la primera mitad. Se preveía algo más igualada y disputada la segunda parte, pero la expulsión de Chivu acabó con toda esperanza de un Inter sin capacidad de reacción en la última media hora. Pato (13 goles en 1297' de Serie A jugados), autor también del 2-0 (Cassano hizo el 3-0), fue el Man of the Match.


Ahora el Milan es dueño de su futuro y lo tiene todo de cara para lograr el que sería, únicamente, su segundo Scudetto del siglo XXI. Ni el Inter, ni el Napoles ni el Udinese dependen de sí mismos. No obstante, soñar está permitido y no son pocos los que desean que el Scudetto se decida en el Udinese v Milan de la última jornada, del 22 de mayo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La liga española también aclaró alguna cosita, y en Francia más de lo mismo. Vaya fin de semana tan decepcionante, solo nos quedan las competiciones europeas, que no es poco la verdad