miércoles, 2 de febrero de 2011

El 'nuevo' Chelsea

Se habían acabado los tiempos de grandes dispendios económicos en Stamford Bridge. Roman Abramovich, ese dueño que tiene el dinero por castigo y que en sus primeros veranos al frente del Chelsea derrochaba como el que más, había cambiado su forma de actuar. Lo sucedido aquella noche del mes de mayo de 2008, en Moscú, fue un duro revés para la plantilla y para el multimillonario ruso. Veía que, tras cinco años invirtiendo todo lo posible y más, todavía no había conquistado su más ansiado trofeo: la Champions League. Así que pensó que igual era el momento de hacer las cosas de otra manera.

Los veranos de 2008 y 2009 fueron de un desembolso muy escaso comparado con lo que había sido hasta entonces el Chelsea de Abramovich. En ese tiempo llegaron los Bosingwa, Deco, Zhirkov, Sturridge, Matic o Turnbull, jugadores que tendrían un papel secundario. En el pasado verano, se siguió esa línea. El propio Didier Drogba, peso pesado del vestuario, lo explicaba recientemente en una entrevista: “Hemos perdido cinco fantásticos futbolistas, como son Michael Ballack, Juliano Belletti, Deco, Ricardo Carvalho y Joe Cole. Y han sido reemplazados por gente joven como Jeffrey Bruma, Gael Kakuta, Josh McEachran y Patrick Van Aanholt“.

Estas palabras fueron interpretadas por muchos como una crítica velada a la planificación deportiva del club. Y nos hacen preguntarnos si los Terry, Cech, Lampard, Drogba y cía han llegado a pedir a Abramovich que hiciese un esfuerzo en este mercado invernal para reforzar la plantilla.

Es probable que haya sido así. El Chelsea necesitaba no solo talento (que ahora lo tiene, con Fernando Torres y David Luiz), sino también caras nuevas en un vestuario que lleva muchos años formado por la misma gente. Esto nos hace pensar que los malos resultados cosechados esta temporada pueden tener que ver con la falta de ambición de un grupo humano que ha ganado tres ligas, pero ninguna Champions League. El delantero español y el central brasileño llegan, en principio, para ayudar a solucionar eso. Y todo lo que no sea ganar la mayor competición de clubes, a corto plazo, será una enorme decepción para el que pone el dinero, Roman Abramovich.


2 comentarios:

MisticaCopera dijo...

El tema, es como armar tu once. No creo que sea un buen negocio renunciar a Mikel para que encaje F. Torres. Lo mejor seria 2 delanteros 4 mediocampistas y pedirle a Essien un esfuerzo jugando sobre la banda

Sergio Santomé dijo...

@ MísticaCopera

No tengo ninguna duda de que así será. 4 centrocampistas + Drogba&Torres.

Al respecto: http://www.guardian.co.uk/football/blog/2011/feb/02/fernando-torres-chelsea-formations