domingo, 6 de febrero de 2011

El despropósito muniqués

Fueron Newcastle y Colonia las dos ciudades que atrajeron mayor interés en este sábado de fútbol internacional. Toca hablar de lo sucedido en Colonia -habrá tiempo este domingo para hablar de la 26ª jornada de la Premier League-.

Enésimo pinchazo de un Bayern Munich que ha hecho de la irregularidad su principal seña de identidad: no ha ganado más de dos partidos consecutivos de Bundesliga en toda la temporada.
Pero no es este un encuentro en el que lo llamativo sea perder contra un equipo, el Colonia, que estaba y está en zona de descenso, si no que lo verdaderamente sorprendente fue el desarrollo del encuentro. El Bayern ganaba 0-2 al descanso y terminó perdiendo de forma inexplicable. Fue esperpéntica la segunda mitad del equipo muniqués en el Rhein Energie Stadion, más aún teniendo en cuenta que el equipo local tampoco se vio obligado a hacer nada del otro mundo para lograr la remontada. Se pasó del 0-2 al 3-2 más por demérito de los bávaros que por mérito del Colonia. A este hay que pedirle más. Está en zona de promoción de descenso, pero tiene equipo para jugar mejor al fútbol y para estar en una posición más tranquila: Geromel, Lanig, Matuschyk, Peszko, Clemens, Novakovic, Podolski, etc.


El Bayern perdió por completo el control del partido en la reanudación. Es cierto que Robben estaba fuera del partido por culpa de una gripe y que Ribery tuvo que empezar el duelo en el banquillo, pero no son excusas para un equipo con una plantilla como esta. Uno ve dónde estuvieron los estrepitosos errores del Bayern en Colonia y cuestiona las decisiones de Van Gaal. La mala actuación de la pareja de centrales, así como la desubicación de Luis Gustavo y el discreto doble pivote que forman Ottl y Pranjic fueron las principales causas del descalabro sucedido en Colonia. Y el entrenador, Van Gaal, es responsable de gran parte de estos detalles.

Badstuber sigue en su línea, haciendo una temporada más que discreta; y su actuación este sábado estuvo incluso por debajo de la media. Tampoco Tymoschuk, un mediocentro reconvertido a central por Van Gaal, estuvo acertado. Habría que preguntarse si la gestión de esta posición por parte del holandés es la adecuada. Pero no acaba ahí la cosa. Es todavía más incomprensible que Luis Gustavo, fenomenal mediocentro recientemente fichado, esté jugando de lateral izquierdo, una posición que no le es desconocida puesto que ya la ocupó en algunos encuentros con el Hoffenheim, pero en la que no se desenvuelve con la soltura que se podría desenvolver Pranjic. Un Pranjic que, efectivamente, ocupa la posición natural del brasileño, la de mediocentro. Pranjic jugando de Luis Gustavo (mediocentro) y Luis Gustavo jugando de Pranjic (lateral izquierdo). Esto es lo más flagrante, pero también se podría hablar de la posición de Schweinsteiger, hoy mediapunta. ¿No sería más lógico que fuese él, y no Andreas Ottl, quien acompañase a Pranjic en la base de la jugada?

Por lo tanto, hay que diferenciar dos elementos en la derrota del Bayern Munich en Colonia tras ir ganando 0-2 al descanso. Por una parte, darse cuenta de la pésima segunda mitad que hicieron en lo individual y en lo colectivo. Los pesos pesados -Muller, Schweinsteiger, Lahm, Mario Gómez y cía- también tienen su parte de responsabilidad, of course. Pero, en segundo lugar, hay una serie de decisiones de Van Gaal, que vienen de atrás -no es algo puntual ni que sorprenda-, que parecen injustificables a día de hoy. Y más después de esta nueva derrota que acerca todavía más si cabe al Borussia Dortmund, de Mario Götze, al título.

No hay comentarios: