miércoles, 19 de enero de 2011

Ocho candidatos, dos favoritos y un único campeón

Ha concluido la primera fase de la Copa Asia de naciones 2011, con decepciones, con revelaciones, con confirmaciones y con unos cuartos de final que tienen un muy buen cartel: Japón enfrentándose al anfitrión, Qatar; duelos de "desconocidos" para el gran público, Uzbekistan v Jordania; Australia frente al vigente campeón, Irak; y, para terminar un Corea del Sur v Irán.

Japón compartía con Corea del Sur favoritismo al comienzo del torneo, pero en sus actuaciones en la fase de grupos ha dejado una de cal y una de arena. Sufrió lo que no está escrito para salvar un empate ante Jordania -en el descuento- y ganó a Siria, no sin sufrimiento. Su mejor versión la vimos en la última jornada, ante una selección de Arabia Saudí que ya no se jugaba nada y que estaba destrozada mentalmente por sus malos resultados. Ahí Zaccheroni rectificó y dio la titularidad a Okazaki, que respondió anotando tres goles. La lógica dice que éste debería ser el delantero titular de los nipones. No obstante, las opciones de éxito de Japón en esta Copa Asia pasan porque Shinji Kagawa y Keisuke Honda mejoren sus prestaciones. El del Borussia Dortmund está jugando en el costado izquierdo y desde ahí está siendo incapaz de mostrar su mejor fútbol. Honda, actuando como '10', tampoco está rindiendo al nivel exigible. Podrán superar a Qatar en cuartos de final sin una actuación superlativa de sus dos estrellas, pero superar el difícil cruce de semifinales (Irán o Corea del Sur) será complicado si estos no recuperan su mejor nivel. 
¿Qué se puede esperar de los qataríes en ese partido que abrirá los cuartos de final, el próximo viernes? A priori, parten como 'underdog', con pocas opciones de dar la sorpresa. De su selección destaca el delantero Yusef Ahmed y, sobre todo, el central y capitán Bilal Mohammed. Tratarán de hacer valer su condición de anfitrión pero, a once años vista del Mundial que acogerán en 2022, todavía están muy lejos de poder competir de tú a tú con los grandes del continente asiático.

El fútbol de la selección uzbeka no tiene el mismo cartel que el de la japonesa, pero su primera fase ha sido notable. Su fútbol ha gustado, aunque es cierto que no se ha medido a ningún rival de entidad, por lo que resulta complicado medir el verdadero nivel competitivo de Uzbekistan. Llama la atención la evolución que ha sufrido su fútbol en los últimos años, igual que llama la atención el juego de esta selección. Son capaces de hacer daño al rival de dos formas diferentes: teniendo el balón, tocando y combinando en tres cuartos de campo; o con un juego más directo y, por supuesto, buscando con mucha frecuencia envíos a la espalda de la defensa rival para que los Geynrikh, Djeparov, Shatskikh y cía los aprovechen. Destacan no solo estos futbolistas, sino también el mediocentro Haydarov, que distribuye con mucho criterio y cuya presencia es importante para que le lleguen balones en buenas condiciones a la estrella del equipo, Djeparov. Pero si hay un futbolista que está impresionando, y siendo la revelación del torneo, ese es Odil Akhmedov. Centrocampista en sus orígenes, posición que ha ocupado durante prácticamente toda su carrera, pero que en esta Copa Asia se desempeña como central izquierdo. Sus desplazamientos en largo desde campo propio son siempre una opción a la hora de comenzar la jugada, pero lo que más sobresale de su juego es verle, repito que juega como central, subir a campo contrario y pisar área rival incluso.
Uzbekistan es favorita ante una selección de Jordania muy limitada técnicamente, con pocos recursos ofensivos, pero cuyo gran baza es el bloque y el orden. En concreto, contra Japón su férreo 4-5-1 funcionó; aunque también es cierto que se han aprovechado del bajo nivel de un grupo B en el que Arabia Saudí, otrora potencia asiática, dio una imagen pésima. Su única individualidad destacada es Hasan Abdel Fattah, centrocampista llegador y que además tiene carácter y personalidad, lo que le convierte en el líder indiscutible de la selección jordana. En las dos últimas ediciones de la Copa Asia, Uzbekistan se quedó a las puertas de las semifinales -cayó en penaltis y por la mínima-, ahora se encuentra ante la gran oportunidad de conseguir el mayor éxito de su historia.

El vigente campeón, Irak, se presenta en los cuartos de final sin haber hecho mucho ruido, pero tendrá sus opciones ante Australia, en una eliminatoria que por nombres y por plantilla puede parecer mucho más desigualada de lo que realmente es. Los favoritos son los 'socceroos', pero no sorprendería su eliminación. Su fase de grupos es de todo menos convincente y es un equipo con poco talento, cuyas opciones de supervivencia en el torneo dependerán de si son capaces de maximizar y optimizar su principal virtud: la disciplina y organización defensiva. Los iraquíes, al igual que en la Copa Asia 2007, mostrando gusto por el balón y tres individualidades a las que Australia tendrá que prestar especial atención: Nashat Akram, Emad Mohammed y Younnis Mahmoud. Han dejado a una Corea del Norte cuya evolución desde el Mundial de Sudáfrica ha sido nula. Para mí, el partido de cuartos de final más igualado, más si cabe que el Uzbekistan v Jordania y el Irán v Corea del Sur.

En el cuarto y último partido de cuartos de final, veremos a la máxima favorita a ganar el torneo, Corea del Sur. Se enfrenta a la selección que más puntos consiguió en la fase de grupos, pero no por ello a la que más ha gustado, ni muchísimo menos. Irán ganó sus dos primeros encuentros, ante Irak y Corea del Norte, por la mínima y viendo cómo en ambos encuentros el rival le arrebataba el balón; cuando querer la pelota siempre ha sido una de las señas de identidad del fútbol iraní. Si en algún momento del torneo, quieren llevar la iniciativa y tener el esférico, necesitarán que el osasunista Nekounam recupere su mejor versión. Las miradas estarán puestas en él, en el joven delantero Karim Ansarifard, pero sobre todo en los centrocampistas del equipo rival, de la República de Corea. Sus estrellas tienen menos nombre, menos cartel y menos prensa que las de la selección japonesa -Kagawa y Honda-, pero su fútbol poco tiene que envidiar. El joven Koo Ja-Cheol se está erigiendo en una de las revelaciones del torneo.Centrocampista llegador, con clase y con bastante gol, si bien la figura estelar sigue siendo el siempre elegante Ki Sung-Yong, sin menospreciar las importantes aportaciones del futbolistas del Manchester United, Park Ji-Sung. De los jugadores claves de la selección surcoreana, solo Lee Chung-Yong está decepcionando.
Identifico dos problemas en la selección que dirige Cho Kwang-Rae: el primero es la falta de un '9', o de un '9' de primer nivel; el segundo es lo mucho que sufren sus centrales en balones frontales y lo vulnerable que parece, por momentos, el entramado defensivo surcoreano. "Ocultar" estos defectos y sacar provecho del talento de Ki Sung Yong, Koo Ja Cheol, Park Ji Seung, Lee Chung Yong y cía será la clave para conquistar un torneo que no ganan desde 1960.


Bonus track. Once ideal de la fase de grupos (4-2-2-2): Schwarzer (Australia); Cha Du Ri (Corea del Sur), Yoshida (Japón), Akhmedov (Uzbekistan), Nagatomo (Jap); Ki Sung-Yong (Cor), Endo (Jap); Koo Ja-Cheol (Cor), Djeparov (Uzb); Geynrikh (Uzb), Okazaki (Jap)

No hay comentarios: