jueves, 30 de septiembre de 2010

"Échenle la culpa a mis centrales"

Lo reconozco, nunca he simpatizado con el Werder Bremen de Thomas Schaaf. Me entretiene, pero no me gusta. Si fuese aficionado de este club estaría bastante disgustado con la (nula) evolución que el equipo ha sufrido desde que conquistó la Bundesliga en 2004. En 2006 llegó a Bremen un jugador (Diego) sobre el que construir un proyecto ganador...no se hizo. Se siguió insistiendo en los mismos errores, nadie los ha corregido todavía.


Hablar del Werder Bremen actual es hablar de una plantilla inferior a la de "la era Diego", una plantilla cuyas aspiraciones son menores, pero que sigue entusiasmando a muchísima gente. Schaaf sigue siendo ese idealista y atrevido entrenador al que muchos admiran. A mi, su forma de entender el fútbol nunca me ha convencido. Simplemente con sus planteamientos ya está concendiendo ventaja al rival. Entiendo que pueda haber entrenadores valientes y ambiciosos, como también entiendo que pueda haber entrenadores a los que les guste jugar con la defensa adelantada. Pero no comprendo cómo Schaaf no hace sus planteamientos en función de lo que tiene (centrales lentos). Un técnico tiene que ser consciente de cuáles son las limitaciones de su plantilla.


Juegue quien juegue, y sea contra quien sea, el Bremen comete los mismos errores o, mejor dicho, concede las mismas ventajas al oponente. Un par de ejemplos (jugadas de la 1ª jornada de la Bundesliga, ambas acabaron en gol):






Cuando esto sucede una vez se puede perdonar, cuando sucede dos veces también, cuando sucede durante la primera temporada de un proyecto puede que también. Pero cuando pasan los veranos y ni Thomas Schaaf ni Klaus Allofs hacen autocrítica ni corrigen lo que va mal, es que algo falla y mucho. 



(Click para agrandar las imágenes)

Lo comentaba, en Twitter, Raphael Honigstein: "Thomas Schaaf siempre encuentra excusa, la culpa es de los centrales, nunca suya". Y es que si algo parece claro es que mientras Thomas Schaaf continúe en Bremen todo seguirá igual, que nadie cuente con que se corrijan según qué errores. No obstante, seguirá contando con una fiel legión de simpizantes, lo cual, todo sea dicho de paso, es de un mérito enorme.

PD1: Este post se ha escrito tras el catastrófico partido realizado por el Werder Bremen en Milán -y como consecuencia de este-, pero podía haber sido escrito para describir al que ya es el segundo equipo más goleado de la Bundesliga.

PD2: El error defensivo que precede el segundo gol del Inter me parece especialmente grotesco.

En el fútbol, como en la vida, tienes que buscar -en la medida de lo posible- la perfección...y Schaaf no lo hace.

3 comentarios:

David Soria dijo...

Debo confesar que como aficionado me gusta la existencia de un equipo como el Bremen, que apueste tanto por un juego sinónimo de espectáculo. Pero sin duda en esa moneda, aparte de esta cara, está la cruz que comentas con mucha razón. No entiendo porqué Schaaf, temporada tras temporada, no mejora el sistema defensivo. Incluso, contrata como 'refuerzo' a un defensa tan sospechoso como es Silvestre, o pone a Wesley como lateral.

En el equilibrio está la virtud, y se puede proponer un juego atrevido, con personalidad y ofensivo sin convertir a tu defensa en una barrera agujereada para los rivales.

Santi Retortillo dijo...

Buenísima reflexión del Werder Bremen.

Muy acertado, aunque como dices se hace después de la catástrofe de ayer. Exhibieron sus carencias.

Que Silvestre juegue es un crimen, para el fútbol y para la defensa del Werder.

Un saludo.
Santi.

Pelotas Alemanas dijo...

Hola Sergio, estoy completamente de acuerdo en que el Werder descuida absolutamente su defensa y el problema es la lentitud de sus centrales, pero tampoco ayudan los centrocampistas y delanteros, ya que un equipo debe ser sólido desde el principio al final, y más teniendo unos defensas tan rigidos.

Tambien hay que añadir que Silvestre no está para esos trotes y que Naldo se echa de menos, Frings no jugó y hay otros jugadores muy jovenes que aún no han aprendido a echar una mano en defensa. De todas maneras, Schaaf debería darse cuenta de eso, pero si no lo ha hecho en más de una década, no lo hará ahora.

Enhorabuena por tu blog y por tu participación más que merecida en Marcador Internacional. Yo también tengo 19 años y persigo el mismo sueño que tu, te invito a un blog sobre futbol alemán que hemos creado entre unos amigos:
http://pelotasenalemania.blogspot.com/
un saludo Sergio