viernes, 25 de junio de 2010

En juego ser la revelación del Mundial

Mañana juegan Uruguay, Corea del Sur, Estados Unidos y Ghana. Uno de los cuatro será semifinalista...sí, repito, uno de los cuatro será semifinalista. Cuando uno hace su porra del Mundial se encuentra conque son Brasil, Argentina, España, Inglaterra, Alemania, etc las que aparecen en la gran mayoría como semifinalistas. Pero esta vez, al igual que en Corea y Japón 2002 veremos en semis a un equipo -como mínimo- con el que pocos contaban.


Una bicampeona del mundo como Uruguay tiene la oportunidad de cambiar el rumbo de su historia reciente. Desde el Mundial'70, nunca ha vuelto a superar la barrera de los octavos de final.Ahora, el cuadro que les ha quedado les permite soñar con el top 4 de este Mundial. Pero el camino no será fácil, Corea del Sur será el primer escollo. Dos estilos perfectamente diferenciados. Por una parte el orden y la falta de creatividad de Uruguay, por el otro la verticalidad y el ritmo de Corea.

Óscar W.Tabárez se ha dado cuenta de los defectos de su selección. No hay creatividad en el mediocampo. Este es uno de los grandes problemas que arrastra la celeste desde hace bastantes años. Lo más parecido que ha tenido Uruguay, durante la fase de clasificación, a un trequartista ha sido Nacho González. Sí, ese futbolista que en los dos últimos años ha pasado por Mónaco, Valencia, Newcastle ¡y Levadiakos!, sin hacer nada descatable en ningún sitio, of course. El soplo de aire fresco, en este sentido, llega de la mano de Nicolás Lodeiro. Sus sobresalientes actuaciones en la sub-20 propiciaron su fichaje por el Ajax, pero todavía está muy "verde". Este Mundial le llega demasiado pronto. Su rol es el de revulsivo, no el de titular.

Empezó el Mundial con un 3-4-1-2 en el que González se situaba por detrás de Forlán y Suárez. El experimento no funcionó, González se cayó del once y en su lugar entró un delantero, Cavani. Desde entonces, el 4-3-1-2 es innegociable y los resultados demuestran que el cambio ha sido positivo. El centro del campo titular de Uruguay nos da una idea de cómo juega el equipo. Doble pivote formado por Diego Pérez y Egidio Arévalo, ambos mediocentros de un perfil muy similar. Escorado a la izquierda Álvaro Pereira, un jugador que ayuda a los dos mediocentros y que tiene capacidad para recorrer el carril izquierdo, formando una interesante banda con Jorge Fucile.
Ante la falta de un '10', Tabárez ha recurrido a Forlán. Lo ha retrasado, para poder jugar con tres delanteros y aprovechar la gran arma del equipo: el arsenal ofensivo con el que cuenta.

El estilo de esta selección uruguayo es ideal para un torneo como un Mundial. La premisa es no encajar gol. La solidez defensiva es vital si uno quiere llegar lejos. Y Uruguay la está logrando. Siete futbolistas dedicados en cuerpo y alma a defender más el tridente ofensivo. Cederá el balón a Corea y esperará a hacer daño a la contra o a balón parado. Ese es el estilo de esta selección. Un estilo adoptado en función de sus virtudes y sus defectos.

En la primera fase hemos tenido tiempo de ver a las dos Coreas. Y no hablo de la del Sur y la del Norte. Hablo de la Corea [del Sur] primorosa y la Corea [del Sur] mediocre. Se le puede llegar a perdonar su derrota vs Argentina, pero no los (muchos) fallos cometidos vs Nigeria, en el partido en que se jugaban la vida.
El contexto puede perjudicar a los asiáticos. Es un equipo que se siente cómodo cuando tiene espacios y cuando puede sacar provecho de sus fulgurantes transiciones ofensivas. Si Uruguay les cede el balón, tendrán que construir juego y, aunque no lo hacen mal, no es lo que mejor hacen. Ki Sung-Yong se está convirtiendo en el faro del equipo. Park Ji-Sung es la estrella, el jugador consagrado, el jugador mediático, pero del joven mediocentro del Celtic depende el correcto funcionamiento del engranaje. La velocidad y el desborde de Lee Chung-Yong, así como el acierto de cara a gol de Park Chu-Young serán vitales.

¿De qué se tiene que preocupar Huh Jung-Moo?, de los contrataques de Forlán, Cavani y Suárez, de las jugadas de estrategia y de las facilidades defensivas que ha ido concediendo su equipo en los dos últimos encuentros.

Si mañana vemos la Corea del primer día (vs Grecia), entonces será una gran noticia para el aficionado neutral. Si, por el contrario, vemos la Corea de los otros dos días, será una gran noticia para Uruguay.


Uruguay v Corea del Sur



Fútbol estadounidense y fútbol africano. Ambos calificados a menudo de fútbol emergente. El estadounidense parece progresar más rápido que el africano. Las buenas sensaciones dejadas por los de Bob Bradley en la Copa Confederaciones'09 se están viendo refrendadas. Ha sumado "sólo" 5 puntos -que a punto han estado de quedarse en 3-, pero perfectamente podía haber sumado 9. Ghana se ha mostrado muy competitiva hasta ahora y es la gran -y única- esperanza africana.

Si hay algo que inquieta a Bob Bradley es el nivel de su equipo en ambas áreas. Si en la Confederaciones, EEUU se mostró muy fiable en fase defensiva, en este Mundial la pareja de centrales se ha convertido en un quebradero de cabeza. El referente, Onyewu, ha llegado a Sudáfrica tras más de medio año en el dique seco. Eso se está notando y mucho. Su falta de forma contagia a sus compañeros y hace que la confianza de Tim Howard en sus zagueros sea nula. Los desmarques de Asamoah Gyan serán la gran amenaza.

El gran argumento de EEUU son sus llegadores: Michael Bradley, Landon Donovan y Clint Dempsey. El primero está siendo uno de los mediocentros más brillantes de este Mundial. Su papel suele ser el de guardar la posición y dar salida de balón al equipo, pero cuando las circunstancias lo requieren, el seleccionador -su padre- le da libertad y es entonces cuando el triunvirato formado por Bradley, Donovan y Dempsey se vuelve más poderoso. Donovan es talento puro, además de el emblema del equipo. Dempsey es el complemento perfecto a Bradley y Donovan, un jugador que está -en cuanto a características- a medio camino entre los dos.

El otro problema de Estados Unidos es su falta de pegada. Altidore es cualquier cosa menos un goleador. Findley tampoco tiene gol...y en el banquillo tampoco hay nadie que pueda asegurar gol. Y es que los goles en este equipo corresponden al ya mencionado triunvirato.


Ghana es, posiblemente, el equipo africano mejor trabajado tácticamente de la historia. Aunque a grandes rasgos parezca un equipo muy similar al de Alemania'06, ha cambiado y ha mejorado notablemente. La baja de Essien apenas y la suplencia de Muntari menos. Rajevac ha sido inteligentísimo en la formación del equipo y ha dado con la tecla: 4-1-4-1 con Annan -una de las revelaciones del torneo- como único mediocentro. Por delante, una línea de cuatro, Tagoe trabajando el costado derecho, el talentoso Ayew en la izquierda, Kwadwo Asamoah y K.P. Boateng a medio camino entre la zona de interiores y la de mediapuntas. Asamoah Gyan como referente arriba, of course.


No hay comentarios: