martes, 13 de abril de 2010

Se viene el fantasma del descenso

Es oficial. Ángel Cappa asume el cargo de DT de River Plate. Que River cambie de entrenador no es noticia, ya que es algo que sucede con mucha frecuencia. Pero la actual situación de River poco o nada tiene que ver con algunas de las crisis deportivas (que han sido muchas) de los últimos años.
Una vez destituido Astrada, había dos candidatos a ocupar el banquillo: Ramón Díaz y Ángel Cappa. El primero es el DT más ganador de la historia del club y a quien la hinchada quería ver en el banquillo; el segundo ganó -por unanimidad- la votación realizada por la junta directiva. Aunque esto último no esta nada, nada claro.

Ángel no llega ni para armar un equipo campeón a corto plazo ni para conseguir que el equipo "juegue bien" desde el primer día (como hizo en Huracán). Lo que preocupa ahora mismo es el fantasma del descenso, un fantasma que estará muy presente durante toda la campaña 2010/11. Si hoy empezase el Apertura 2010, River se encontraría ante esta panorama:


Gracias a Matías Baldo por pasarme la tabla de promedios.

Comenta Ariel Judas que River necesitará sumar alrededor de 70 puntos en los dos próximos torneos, para evitar sufrir. Pero Cappa se enfrenta a otros 3 problemas:

- El plantel actual de River es horrible, salvando a un par de jugadores prometedores (que no son más que eso: promesas) y a dos o tres jugadores cumplidores. Sin embargo, Passarella dice "vamos a armar un equipo competitivo para pelear por el próximo campeonato".


- Lo dice porque se ve "obligado", pero él sabe que eso es prácticamente imposible. River necesita refuerzos, muchos -y buenos- refuerzos, pero sencillamente no hay dinero. La entidad arrastra una crisis -no solo deportiva- enorme desde hace años. "Me ha tocado recibir la herencia más nefasta del club. Recibí un club prácticamente quebrado." Passarella dixit. Por eso, más de la mitad de los nombres que suenan son sueños, que de verosímiles tienen más bien poco. Es habitual que aparezcan estos "rumores".


- La presión. Hace casi 30 años que se instauró en Argentina el sistema de descenso por promedio, para "evitar" que los grandes descendiesen. Por eso River nunca se ha visto en una situación como esta. Y como sucede con todos los grandes (véanse casos recientes de Atlético M. o Newcastle), no es un equipo acostumbrado a lidiar con esta dramática situación.
Ah
í entran en juego otros factores como las exigencias del público (un público al que no le han traído al DT que querían) o la (posible) necesidad de Cappa de un tiempo de adaptación, ya que los aficionados no pedimos -a corto plazo- buen juego, sino RESULTADOS.

Por tanto, el entorno jugará un papel muy importante. Los primeros pasos de este ¿proyecto? serán decisivos. Empezar con mal pie podría resultar muy dañino para el club del barrio de Núñez.



Lectura recomendada: Ángel Cappa: el filósofo del fútbol (I)

Lectura recomendada: Ángel Cappa: el filósofo del fútbol (Éxito en España)

Lectura recomendada: Ángel Cappa: el filósofo del fútbol (Éxito en Huracán)

2 comentarios:

Willy dijo...

No he seguido este año la liga argentina como para opinar sobre el River este año. Lo que sí veo es que el fútbol argentino ( = que el brasileño) tienen un problema evidente. Los jugadores se van a Europa demasiado jóvenes, y todavía les faltan varias etapas de formación, todavía no están formados cuando cruzan el charco y por eso muchas veces no rinden. Dicho ésto, el fútbol de Cappa me emociona, como me emocionaba aquel Huracán de Pastore.
Es una alegría para el fútbol en general que vuelva a entrenar.

Saludos

Ernst dijo...

Espero que River haya trabajado bien la cantera durante los últimos años porque me da que Cappa va a querer recurrir a ella.