jueves, 26 de noviembre de 2009

¡Al rojo vivo!

Después de haberse disputado 5 jornadas no son muchos los equipos que pueden celebrar su pase a octavos de final de la Champions League. Solo Arsenal, Sevilla, Fiorentina, O.Lyon, Chelsea, Oporto y Girondins pueden hacerlo. Llama la atención ver eliminados a Liverpool y Atlético de Madrid y todavía sin haber asegurado su pase a equipos como Madrid, Juventus, Bayern, Milan, Barça o Inter; en cambio vemos como Fiore, Lyon o Oporto -equipos más "modestos" que estos últimos- sí han hecho los deberes.


GRUPO A: El proyecto de Laurent Blanc ha dado otro paso adelante, esta vez un paso de gigante al mostrarse superior a Juventus y Bayern. Su Champions está siendo casi perfecta (4 victorias & 1 empate) y serán primeros de grupo, por lo que las probabilidades de tener un cruce asequible en 1/8 no es una utopía. El Bayern salvó -sin buena nota- un match ball ayer, y tendrá otro match ball dentro de 2 semanas. ¿La diferencia?, que ayer jugaba en el Allianz Arena y que en la última jornada lo hará en Turín, y el rival no será el Maccabi Haifa sino toda una Juve. Los aficionados estamos de suerte ya que en pleno mes de diciembre disfrutaremos de un duelo a vida o muerte entre juventinos y bávaros.


GRUPO B: Cuando parecía que este grupo estaba casi visto para sentencia...va el United ¡y pierde en Old Trafford contra el Besiktas! Además, el CSKA tenía un match ball y no falló, victoria ante el Wolfsburgo y todo en un pañuelo de cara a la última jornada.
Todo está en el aire: el Manchester tiene un difícil viaje a Wolfsburgo, y el CSKA tendrá un complicado partido ante el Besiktas. Así pues, todo puede pasar: desde una sorprendente eliminación del United hasta que el Besiktas dé el campanazo.


GRUPO C: Por 3 goles tendría que perder el Real Madrid en Marsella para que su pase a octavos corra peligro, así que su eliminación no es una utopía...pero casi. Lo que no está tan claro es quién será líder del grupo. Si el Milan gana al Zurich -lo normal...aunque ya saben lo que es perder contra los suizos- el Madrid estará obligado a ganar sino quiere perder su actual puesto en la tabla. Españoles, italianos y marselleses pueden pasar del cielo al infierno-o viceversa- en 90 minutos.


GRUPO D: El Atlético todavía no conoce el sabor de la victoria en la presente edición de la Champions; por lo menos depende de sí mismo para meterse en la Europa League. Por lo demás, Chelsea y Oporto ya conocen su futuro.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

El fracaso red y la decepción neroazzurra

Si a mediados de septiembre nos dicen que a día 24 de noviembre ¡el Liverpool estará eliminado de la Champions! ¿qué le diríamos a ese "iluminado"?
Pues las peores pesadillas de Benítez se han cumplido, su equipo ganó -no sin apuros- al Debreceni, pero la Fiorentina no perdonó y con su victoria ante el Lyon se asegura un puesto en octavos de final. El trabajo de Prandelli al frente del equipo ha sido maravilloso en los últimos años...que lo meta en 1/8 habiendo compartido grupo con Liverpool y Lyon es como para hacerle una estatua a la entrada del Artemio Franchi.


A principios de temporada muchos veían al Liverpool como el principal favorito para llevarse la Premier, en cambio éramos pocos los que confiábamos ciegamente en el proyecto de Arsene Wenger al frente del Arsenal. La realidad es clara a día de hoy y los gunners han tenido una primera fase de Champions muy plácida mientras escalaban posiciones en la Premier. La derrota ante el Sunderland hace daño al club del norte de Londres, que tendrá un partido decisivo el domingo ante el Chelsea y en el que el Arsenal debe ganar si quiere dar un puñetazo sobre la mesa.

¿Alguien pensaba que ganar al Inter -sin Messi ni Ibrahimovic- iba a ser tan fácil? Yo no.
Ante las bajas, Guardiola alineó un tridente formado por Henry, Iniesta y Pedro, sin un '9' puro.
Si alguien sabe a qué jugó el Inter que por favor me lo diga, porque yo también me estoy preguntando cuál era el planteamiento de Mourinho. Vale que el tempranero gol de Piqué les hizo daño, pero es que en los restantes 80 minutos las ideas y las ocasiones interistas brillaron por su ausencia. El que brilló, pero con luz propia y marcando las diferencias, fue Andrés Iniesta. Su actuación fue colosal, él solito se bastó para destrozar al Inter. El Madrid espera y 'El Clásico' pide otra actuación similar de Iniesta, si a eso le unimos la vuelta de Ibrahimovic, Messi y Ronaldo podemos tener un Barça-Madrid apasionante; lástima que estos 3 cracks lleguen entre algodones.
PD: De momento, en lo que llevamos de temporada el juego del Inter -sobre todo en Champions- parece darnos la razón a quienes pensamos que en trueque Eto'o X Ibrahimovic salía perdiendo el Inter, equipo en el que apenas se ven signos de evolución desde que el balón echara a rodar allá por el mes de agosto.

lunes, 9 de noviembre de 2009

El aspirante ganó; el partido decepcionó

Ambos venían de conseguir su pase a 1/8 de final de Champions, sufriendo para sacar sendos empates pero logrando la clasificación, que es lo que importa. Pero era el Chelsea quién actuaba como local y quién poseía el liderato, mientras que el Manchester había dejado dudas en su último partido fuera de casa.
Ancelotti repitió el once -que después de varias probaturas- se ha convertido en "su once": con Essien, Lampard, Ballack y Deco en mediocampo; Anelka y Drogba en punta.
Ferguson tuvo que hacer frente a las bajas y sacar un once de circunstancias: con la pareja de centrales formada por Brown y Evans, con un trivote formado por Fletcher, Carrick y Anderson, y con un único punta como fue Wayne Rooney. Mucho "mediocampismo" en ambos lados, que se tradujo en mucho músculo y poco fútbol.

Teniendo en cuenta los precedentes de esta temporada, me sorprendió gratamente el Manchester. Está a años luz del equipo que ha dominado el fútbol inglés en los últimos 3 años y la falta de talento en su plantilla es plausible, pero compitieron bien en Stamford Bridge y aprendieron de los errores cometidos en Anfield Road. Si perdieron no fue porque fueran inferiores a su rival sino porque subió al marcador un gol de John Terry que nunca debió haber subido al marcador. No obstante, ese gol dio lugar a los mejores minutos del encuentro. El Manchester tenía 15 minutos por delante, para tratar de conseguir el empate y se fue a por el gol con más corazón que fútbol. Nada cambió el marcador, un marcador a todos luces injusto: porque el gol fue ilegal y porque ayer el Chelsea no fue superior.
El aspirante al título venció al vigente campeón, pero el partido decepcionó y cada vez está más claro que el nivel del Big Four ha bajado con respecto a años anteriores. Solo hay que ver el bajón dado por el ManU y la galopante crisis que acecha Anfield Road y que amenaza con poner a Rafa Benítez en las listas del paro.

PD1: El Arsenal se sitúa 2º en la tabla -con un partido menos-, a tan solo 5 puntos del Chelsea. Y Wenger, al igual q
ue yo, cree que ganar la Premier League este año no es una utopía. Los datos son rotundos: 36 goles en 11 partidos, por parte de unos gunners que no conocen la derrota en sus últimos 13 partidos oficiales.


PD2: El Birmingham acentúa la crisis del Liverpool. 2-2 en Anfield tras piscinazo de N'Gog...

PD3: España ha vencido a Uruguay -en los penaltis- en los 1/4 de final del Mundial Sub-17.
Notabilísimo partido de Sarabia y Borja, que han sido un quebradero de cabeza para los charrúas.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Media hora esperanzadora

Tenía el Real Madrid que lavar su imagen después de las dolorosísimas derrotas ante el Milan y el Alcorcón. Lo necesitaban los jugadores -unos más que otros-, lo necesitaba el entrenador y lo necesitaba la afición. Se jugaba mucho el Madrid, no solo por el resultado, que también, sino principalmente por la necesidad -obligación diría yo- de dar una buena imagen en su visita a San Siro, un campo en el que nunca antes había ganado pero en el que se encontraría un equipo débil, más débil de lo que se pudo intuir en el partido del Bernabéu. Un partido, por tanto, en el que el Madrid partía como ligero favorito.

1) Sentido común en la pizarra. Ninguna sorpresa en el once titular de Leonardo, no tiene plantilla para sorprender a nadie: Pirlo como mediocentro, escoltado por Ambrosini y Seedorf, con Ronaldinho caído a una banda, Pato cayendo a banda derecha y Borriello de '9'.
Pellegrini mantuvo su 4-4-2 y optó por situar a Arbeloa como lateral izquierdo y adelantar a Marcelo a la posición de volante, Xabi Alonso y Lass en el doble pivote, Kaká partiendo desde la derecha con libertad de movimientos; en punta, Benzema e Higuaín....Raúl en el banquillo.


2) La mejor media hora de la temporada. Había tenido el Madrid algunos momentos de buen juego -no muchos-, principalmente media hora ante el Valladolid e incluso vimos cierta mejoría el pasado sábado contra el Getafe, pero la primera hora en San Siro es lo mejor que se ha visto del Madrid de Pellegrini hasta ahora, con diferencia. Y ojo, no olvidemos que el Madrid estaba sin su mejor futbolista...y no, no hablo de Raúl, tampoco de Guti.
Vimos a un Madrid que dominaba el juego, que tenía la pelota y que llegaba con peligro al área de Dida. Pero la superioridad y el buen juego merengue van más allá: Kaká se sintió por primera vez como el "jefe" del equipo y por sus pies pasaban todos y cada uno de los ataques, a partir de ahí todo podía pasar. Buenas incorporaciones de Marcelo por banda izquierdo, el propio Kaká moviéndose entre líneas sin que ningún jugador milanista pudiese hacerle frente, y un Benzema que por fin se pareció al jugadorazo que es. ¿Qué faltó?, faltó pegada, faltó definición...faltó Cristiano Ronaldo. Me cuesta creer que si en lugar de Higuaín -flojísimo partido el suyo- estuviese el portugués el resultado al descanso sería el mismo. El Madrid merecía ir por delante en el marcador, pero de nada sirve ser mejor y de nada sirve "merecer" sino marcas más goles que el rival. Y al único gol del Madrid (obra de Benzema tras otro error clamoroso de Dida) respondió Ronaldinho con un gol de penalti. El penalti acabaría siendo un punto de inflexión, pero no había motivos para pensar que el Madrid no sería capaz de seguir jugando igual de bien que lo estaba haciendo hasta entonces.

3) Bajón ¿inexplicable?
Hablábamos de media hora sublime, no de un primera parte; vale, se puede entender que después de 30 minutos minutos sobresalientes el Madrid se tomase un respiro en el tramo final de la primera parte. Lo preocupante es que no fue un respiro de 15 minutos, sino que se prolongó hasta el final y no volvimos a ver a ese Madrid brillante del inicio. ¿Qué explicación le damos a la floja segunda parte de un equipo que había jugado tan bien al fútbol en la primera media hora? ¿Cansancio, relajación, frustración por no haber sentenciado en la primera mitad? Sea por lo que fuere, vimos otro Madrid; el Madrid fue otro y por tanto el partido bajó enteros, aunque sorprendentemente el Milan inquietó a Casillas mucho menos de lo que lo había hecho hace un par de semanas.


4) Falta de reacción en el campo...y en el banquillo
El partido pedía a gritos mover el banquillo. Leonardo no lo hizo porque cada vez que mira lo que tiene en el banquillo, para intentar cambiar el rumbo de un partido, es para echarse a llorar. Pellegrini, en cambio, sí tenía interesantes opciones. La entrada de Granero en la última media hora hubiera supuesto un soplo de aire fresco que vendría muy bien al Madrid, ¿por qué no Van der Vaart?, era otra opción válida para hacer que el Madrid volviese a tener el balón y fuese a por el partido. Sin embargo, Pellegrini solo realizó dos sustituciones: tarde y mal. Hombre por hombre (Raúl por Higuaín, Van Nistelrooy por Benzema) y a 15 y 8 minutos del final, respectivamente. Dos cambios que no aportaron nada a un equipo al que hubiera venido mover piezas a 25 ó 30 minutos del final.

5) Cuando vuelva C.Ronaldo...
Mucho se está hablando de la banda derecha del Madrid. Ramos está jugando a un nivel impropio de un jugador de su talla, y si bien hace un par tenía toda la banda derecha para él solo y era una delicia verle jugar, ahora que tenga toda la banda para él se ha convertido en un problema para el Madrid. Hoy -una vez más- el Madrid ha jugado sin volante ni extremo derechos, se suponía que Kaká ocuparía esa zona o que incluso Higuaín podía dejarse caer por esa zona, pero ni el juego del brasileño ni el del argentino debe consistir en ocupar ese espacio. Si hay alguien que tiene que ocupar esa demarcación ese es C.Ronaldo, quien no tardará en volver a los terrenos de juegos. Parece que Pellegrini poco a poco -y no sin varios disgustos de por medio- va encontrando su once. Solo falta que cuando vuelva Ronaldo lo ponga en su puesto natural (extremo derecho), que Kaká juegue en su puesto natural (mediapunta), que Marcelo o preferiblemente Granero juegue como volante izquierdo y que
Benzema juegue como único punta. El proyecto sigue creciendo y si el partido en el Bernabéu fue un paso atrás -y el día del Alcorcón otro-, el partido en San Siro es un paso adelante porque durante media hora hemos visto de lo que es capaz este equipo (sin su mejor futbolista) y hemos visto algo similar a lo que Pellegrini espera tener entre manos dentro de unos meses. Denle tiempo, por favor.

Era previsible la victoria del O.Marsella -no la goleada-, era previsible que lo pasara mal el Bayern ante el Girondins -no que perdiera- y era previsible que el Atlético pelease con el Oporto por la 2ª plaza de su grupo -no que estuviese matemáticamente después de 4 jornadas-.