jueves, 26 de febrero de 2009

Otro año en blanco...

Aunque para ser justos, hay que decir -ya que es algo que posiblemente no tengamos en mente- que este puede ser tan solo el segundo año consecutivo en el que el Milan no gane nada, hace tan solo dos años ganaron una Champions, una Supercopa y un Mundial de Clubes. Caer en 1/16 de final de la UEFA no es lo que más duele a la afición milanista, a la que lo que más le duele es ver cómo el Scudetto se escapa poco a poco y hoy ha visto como el equipo caía en casa ante el Werder Bremen.

El 1-1 de la ida no era nada malo y jugando en San Siro lo lógico era pensar que el Milan no tendría problemas, es más, el partido transcurrió como era de esperar en la 1ª parte; y Pirlo y Pato pusieron el 2-0 a la media hora, quienes pensaron que ya estaba todo hecho...se equivocaron. Era difícil pensar que el Werder Bremen reaccionaría en la 2ª parte, pero así fue, empezó el asedio, el Milan empezó a sufrir y Pizarro acortó distancias -muchos pensarían que la situación estaba controlado- pero 10 minutos después, volvía a aparecer el delantero peruano para silenciar San Siro. Los rossoneros no podían creer lo que estaban viendo con sus propios ojos, sí, el Bremen había remontando -haciendo méritos y jugando bien- el 2-0.
Diego, Frings, Tziolis, Pizarro y el resto de jugadores de Schaaf se lo merecen, por supuesto, mucho más que un Milan incapaz de mantener la ventaja, aun teniendo en el campo a los Pato, Inzaghi, Seedorf, Beckham, Ambrosini, Pirlo y cía.

Ha sido memorable el Galatasaray-G.Burdeos, con 3-3 en el marcador y estando en el último minuto de partido, los turcos estaban fuera, pero un luego en el último instante de Sabri Sarioglu da el pase al equipo turco, que estará acompañado en 1/8 de final por: el Zenit (ganó en Stuttgart), el Aalborg (también ganó en A Coruña), el St.Etienne (que repitió victoria ante el Olympiacos de Valverde), el CSKA Moscu (que ganó a un Aston Villa que se dejó medio equipo en Inglaterra), el Hamburgo, el PSG, el S.Braga (no, no pudo ser, la remontada del Standard de Lieja no se produjo), el Udinese, el Manchester City, el Ajax, el Marsella y el Shakhtar (que eliminó al Tottenham).

Y es desde Ucrania desde donde llegan dos de las sorpresas de la UEFA: además del Shakhtar, también estará en 1/8 el Dinamo de Kiev, que volvió a empatar ante el Valencia, en este caso por 2-2 (exhibición del joven Kravets) y eliminó a los de Mestalla, que a decir verdad, tienen ahora mismo problemas de mayor magnitud que esta eliminación a manos del Dinamo.
Y sobre todo, tenemos la irrupción del sorprendente Metalist Kharkiv, que se ha colado en los octavos de final de la UEFA tras eliminar a la Sampdoria de Cassano. El modesto equipo ucraniano es la gran revelación del torneo y en la siguiente ronda se enfrentarán a sus compatriotas del Dinamo de Kiev, por lo que ver al Metalist en 1/4 no es ninguna quimera y de producirse, sería una entrañable historia.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Benítez lo consiguió

El partido más esperado de hoy miércoles era, sin lugar a dudas, el Madrid-Liverpol.
Vino Benítez -y su Liverpool- a jugar sus cartas. Sin Gerrard todo cambia y también el esquema, que pasó a ser un 4-4-2 con Kuyt y Torres como jugadores más adelantados. Idéntico esquema usó Juande, y de nuevo vimos a Marcelo como extremo izquierdo, provocando que Robben jugase en la derecha.

En los últimos partidos -cuando Robben no ha jugado- hemos podido comprobar que el Madrid tiene un problema cuando el holandés está en el campo. Su presencia en el once hace que el equipo se vuelva muy previsible, por el simple hecho de que cuando el Madrid tiene el balón solo hay una opción, que es la de buscar a Arjen Robben. La falta de creación hace que todos recurran a Robben, quien no puede hacerlo todo, y hoy ha quedado comprobado que no hay alternativas en la fase ofensiva del equipo de Juande. Todo esto lo sabía Benítez y sobre estas premisas planteó el juego y propuso su opción de juego: con 8 hombres por detrás del balón y renunciando al balón, de forma especialmente significativa durante los primeros 20 minutos. Es cierto que el Madrid dominaba en ese tramo inicial, pero era un dominio estéril, ni había acercamientos al área de Reina, ni mucho menos ocasiones de gol. Se puede decir que estaba cómodo el Liverpool ante un Madrid incapaz de manejar el partido, que tuvo otro problema concreto, y fue la falta de ritmo y de velocidad.
Si a la "Robbendependencia" le unes falta de creación y lentitud, pues están todos los ingredientes para que Benítez vaya teniendo el partido cómo él quiere.

Progresivamente, la posesión del Madrid fue decayendo y fue desesperándose un equipo incapaz también de tener el balón según se acercaba el descanso.
Se estaban cumpliendo los objetivos iniciales de Benítez, a pesar de que la presencia ofensiva de los suyos estaba siendo mínima, con Torres tocado físicamente y con Kuyt y Benayoun más preocupados de trabajar y presionar que de crear peligro. Juande Ramos tenía que buscar soluciones y en el descanso decidió sacar a Marcelo para poner el césped a Guti, lo cual volvió a cambiar el esquema del Madrid: Robben volvió a su puesto natural de extremo izquierdo, y por tanto, el lado derecho quedó prácticamente vacío (recordándonos los tiempos de Schuster y su esquema asimétrico).
Con la presencia de Guti, Juande tenía un objetivo claro: volver a tener el balón y por tanto, alguna alternativa a las jugadas de Robben. Sin embargo, no funcionó el cambio y Guti nunca estuvo cómodo y no sería capaz de superar el férreo marcaje de Mascherano. Por si fuera poco, la proyección ofensiva de un Madrid necesitado de gol fue a menos y Reina estuvo todavía más tranquilo en la 2ª parte que en los primeros 45 minutos.

Benítez lo había conseguido, pasaban los minutos, y seguía teniendo el partido de su lado, como él quería. Solo faltaba que en alguna jugada a balón parado o en alguna jugada puntual, los suyos sacasen ventaja. Y así fue, a solo 10 minutos del final, la eliminatoria que empezaba a tener un color muy gris para el Madrid, se complicó lo indecible cuando Benayoun marcó en una jugada a balón parado. Incluso para ser justos, hay que decir que las mejores ocasiones -que tampoco fueron gran cosa- las había tenido el Liverpool.
Un Rafa Benítez cuestionado porque se le está escapando -por enésima vez- la Premier, ha vuelto a salir victorioso de un combate europeo. Y ahora es Juande quien tiene que buscar la forma de remontar la eliminatoria en Anfield. Rafa ganó la primera "partida de ajedrez" y pocos creen que se le escape esta eliminatoria. En realidad, que la eliminatoria dé un vuelco depende más de los posibles méritos que haga el Madrid que de los deméritos de un Liverpool que ya sabemos en qué ambiente jugará el partido de vuelta.

Lectura recomendada: Pocos goles, mucha diversión
Lectura recomendada: Ribery, lo más deslumbrante

Pocos goles, mucha diversión

Los octavos de final son una locura futbolística: 8 partidos, cada cual más interesante, lo difícil es elegir, o en algunos casos, ordenarse y buscar la forma de ver cuántos partidos quieras ver. Casi a las 3 de la mañana y después de haber visto 3 partidos (el Atleti-Oporto ya era demasiado), escribo estas líneas, embargado en un estado de emoción y satisfacción, que a buen seguro vienen dados por lo mucho que nos han deparado estos inmejorables partidos, en los que se ha visto intensidad, fuerza, táctica, velocidad, buen juego; en definitiva, todo lo que se le puede pedir -y lo que se espera- a la Champions League.

Mucho se hablaba de la superioridad del Barça, pero Claude Puel -sabedor de que el Lyon es inferior- jugó sus cartas y buscó la forma de complicar la vida a los de Guardiola: ahogó al Barça en el centro del campo. La pareja Toulalan-Makoun tenía un único objetivo (y lo cumplieron durante gran parte del encuentro), Ederson se encargaba de aunar ayuda defensiva y salida de balón, Keita y Benzema eran quienes tenían que golpear con su velocidad...y Juninho, digamos que ya había hecho todo lo que tenía que hacer cuando a los 6 minutos colocó magistralmente un golpe franco. Ese gol cayó como un jarro de agua fría y durante los minutos posteriores, el Barça estaba noqueado, sin rumbo. Y el Lyon era dueño de un partido que pudo haber encarrilado si los postes no se hubiesen puesto en el camino de Benzema (su primera parte fue soberbia). Hay que aplaudir al Lyon, que jugó una 1ª parte memorable, impidiendo al Barcelona jugar y estando muy cerca de un segundo gol que hubiera sido decisivo.
Sin embargo, en la 2ª parte todo dio un vuelco, el equipo francés empezó a notar el enorme esfuerzo físico realizado y Xavi empezó a estar más cómodo, y con él, el resto de sus compañeros. Era cuestión de tiempo que el dominio del Barça fuese aa más y que el Lyon tuviese una actitud más timorata. También era cuestión de tiempo que el Barcelona abriese la lata, y con algo más de 20 minutos por jugar, Henry batió a un Lloris que cuajó -una vez más- un partido perfecto. Con el gol del 1-1 todo se calmó, ese resultado sí era muy bueno para un Barcelona que ya tenía todo lo que quería, mientras que el Lyon no tenía capacidad para irse a por el gol de la victoria. El empate se mantuvo inamovible, lo cual significa que el Barça sale de Gerland con la eliminatoria muy encarrilada y el sueño del Lyon se complica -podían soñar con un 1-0, pero así...y teniendo que viajar al Camp Nou...se antoja complicado-. Lo cual no quita que el Lyon haya hecho un sobresaliente partido...y que Benzema se haya mostrado ante toda Europa. Siempre nos quedará la duda de hasta dónde llegaría el Lyon sino le tocase el Barça en 1/8 (ya el año pasado tuvo la mala suerte de toparse con el ManU en 1/8)...aunque mejor no adelantar acontecimientos.

Claude Puel tiró de estrategia y de táctica para hacer frente al poderío del Barcelona, pues de eso mismo -de táctica- estaba plagado el Inter-Manchester United, o lo que es lo mismo: Mourinho vs Ferguson. El escocés lo tenía claro: puso a Fletcher al lado de Carrick y situó a Park en banda izquierda para que este ayudase a Evra a frenar las acometidas de Maicon por banda. La alineación de Mourinho no tenía ningún misterio, repitió la que viene usando en los últimos meses, con 4 hombres en el centro del campo (Cambiasso, Zanetti, Muntari y Stankovic) y con la pareja Ibrahimovic-Adriano (a quién tanta confianza está dando).
Ya sabemos que al Inter no le gusta llevar la iniciativa -se siente cómodo sin el balón- y si enfrente está el United, pues está claro que serán los red devils quienes se adueñen del balón...y así fue desde que el balón echó a rodar. No solo tuvo el balón el Manchester, sino que también tuvo varias ocasiones claras de gol, pero Julio César estuvo sensacional. Al final de ese primer tiempo, despertó Ibrahimovic y con él llegaron los pocos destellos ofensivos de un Inter sin demasiada ambición -jugando en casa, que es lo que verdaderamente sorprende-. Cristiano Ronaldo creó 4 ocasiones clarísimas de gol en esa 1ª parte, más de las que tuvo el Inter, eso dice mucho.
En la reanudación, el Inter parecía un equipo diferente, sin dejar a un lado la intensidad y la presión en el centro del campo, empezó a controlar el juego por momentos, por fin empezaron a llegar balones a Adriano e Ibrahimovic, y por tanto parecía llegar un halo de aire fresco a un partido muy lento y bastante aburrido para el espectador medio. Con el paso de los minutos, quedaba claro que ya no era aquel control absoluto que tenía el ManU en la 1ª parte, sino que estábamos asistiendo a un duelo mucho más igualado, con alternativas y con llegadas de ambos lados, aunque el balón se inclinó ligeramente del lado interista.
Este 0-0 viene a ser algo así como la típica película de la que te esperas mucho, que lo tiene todo, pero que al final -cuando acabas de verla-, haces balance y te quedas algo frío, echas en falta algo. Esta misma película vista por un red devil seguro que lo deja con una sonrisa a sabiendas de que todavía queda un partido de vuelta...en Old Trafford, of course. Esta misma película vista por un neroazzurro puede ser un drama...que podría dejar de serlo si Mourinho sale victorioso de la batalla del Teatro de los Sueños.

Esos 2 partidos estuvieron plagados de detalles, de táctica, de intensidad, de jugadores que hacen las delicias de cualquiera, pero mi condición de gunner hizo que el Arsenal-Roma fuese el partido con el que más disfrutase, supongo que no sería el único al que le pasó eso, porque el partido del Emirates fue el más vistoso. Venía con dudas -y con bajas importantes- el Arsenal, pero pronto despejó toda duda que pudiera haber. La Roma fue a Londres a encerrarse atrás, cediendo el balón y dejando a Totti y Baptista totalmente solos (Vucinic quedó en el banquillo), y poco pudieron hacer para frenar el vendaval del Arsenal. La 1ª media hora del Arsenal fue de lo mejorcito que se recuerda en el Emirates esta temporada, Denilson y Diaby estuvieron inconmensurables, uno -Denilson- manteniendo la posición y dando salida de balón, el otro -Diaby- con total libertad para llegar al área rival, por si fuera poco, Nasri tomó el testigo y el dominio era total, pero como en otras muchas ocasiones al Arsenal le faltaba gol (solo había marcado 2 goles en sus últimos 4 partidos de Premier en el Emirates). Tuvo que aparecer Van Persie para provocar un penalti, que él mismo transformó, se hacía justicia a lo visto en una 1ª parte de marcado acento gunner.
A pesar de ese dominio del Arsenal, en el inicio de la 2ª parte, Bendtner y sobre todo Eboué perdonaron -vamos, que fallaron un imperdonable mano a mano con Doni-, lo cual costaría caro luego, ya que el esfuerzo físico de los primeros 45 minutos pasó factura a un Arsenal que dejó de tener el monopolio del balón, inconscientemente se fue echando hacia atrás, sepultando cualquier posibilidad de ampliar un marcador que no está mal, pero que visto lo visto sobre el terreno de juego se queda corto. Después de este 1-0 y con la posible recuperación de Adebayor, Eduardo y Walcott, el partido de vuelta en el Olimpico de Roma no se lo puede perder nadie, mira que cómo sea algo parecido al partido en el que el año pasado quedó eliminado el Arsenal...

Mañana más, y esperemos que a los españoles les vaya algo mejor que al Atlético, porque el 2-2 de estos no es todo lo bueno que deseariamos, pero aun así -y sin haber visto aun el partido de hoy- creo que Agüero y Forlán pueden decantar a su favor la eliminatoria en Do Dragao.

Aunque lo que de verdad me ha entristecido ha sido la derrota del Swansea en el replay de FA Cup ante el Fulham, hasta aquí llegó un bonito sueño. Ahora habrá que ver si los de Roberto Martínez logran colarse entre los 6 primeros. ¡Qué mala suerte esta coincidencia de fechas entre FA Cup y Champions!

lunes, 23 de febrero de 2009

Por fin llegó

¡Cuánto tiempo llevamos esperando! La temporada futbolística es fantástica, diez meses de fútbol -aprox.- y por si fuera poco, torneos de categorías inferiores en verano o eventos como la Copa Confederaciones -que podremos ver en junio-. Pero como todo en esta vida, el fútbol tiene su momento cumbre,e indudablemente es entre los meses de febrero y junio.
Como ejemplo, tenemos el manido tópico de que todo se decide entre febrero y junio, en ese último tercio de temporada, en el que puedes encumbrarte a la gloria y tirar todo el trabajo realizado a la basura. Aunque si algo, hace especial a este periodo del año, son las rondas finales -y decisivas- de la Champions League.

En los últimos años, es indiscutible la hegemonía del fútbol inglés: 3 ingleses en las semifinales de 2008 (y al otro -el Arsenal- lo eliminó en 1/4 el propio Liverpool), también los mismos 3 ingleses en las semifinales de 2007, y ya en los dos años previos (2005 y 2006) había habido un campeón inglés (Liverpool) y un finalista inglés (Arsenal).
Muchos nos estamos preguntado, ¿hasta dónde llegarán este año los ingleses?, pues no lo sé; pero lo que sí sé es que en una ronda tan tempranera como es la de octavos de final podría producirse el gran batacazo del fútbol italiano. Tres duelos anglo-italianos: Inter-ManU, Arsenal-Roma y Chelsea-Juventus. Después de la eliminación de la Fiorentina, ya solo quedan estos 3 equipos italianos, y la reputación del fútbol de su país está en juego, veremos si salen bien parados.

El partido por excelencia es el Manchester-Inter, para muchos una final anticipada, pero más que
eso, estamos ante el duelo entre el "rey inglés" y el "rey italiano". Un duelo entre el proyecto de Ferguson -que lleva más de 2 décadas en pie- y el de Mourinho -que acaba de comenzar-. Se vuelven a ver las caras estos dos maestros de los banquillos, esta vez el ManU de Sir Alex es el rival a batir -hace unos años, el Chelsea de Mourinho era el rival a batir en Inglaterra- y tendrá que apañárselas para parar a la delantera formada por Adriano e Ibrahimovic, ya que Vidic está sancionado para el partido del martes, mientras que otros posibles centrales como O'Shea, Brown o Evans serán baja o duda hasta el último momento. Por lo tanto, el United tendrá que echar mano de su potencial ofensivo (los Rooney, Tévez, Ronaldo, Berbatov, Nani y cía), aunque es muy probable que sea un partido que se gane en el mediocampo (Mourinho poblará el suyo y Ferguson....ya veremos qué hace Ferguson).
Por otro lado, está el Chelsea -un renovado Chelsea, de verdad que parece otro-, acaba de llegar Hiddink y este cambio de dinámica ya hace que media Europa vuelva a ver en el Chelsea a un equipo poderoso y que llegará lejos en la Champions, yo también lo creo, pero para ello tendrán que superar a la Juventus de un viejo conocido de los blues: de Ranieri, que se da la casualidad de que también está pasando por su mejor momento. Y el técnico italiano se encuentra con un peculiar "problema", ¿cuál?: overbooking de delanteros, ya me direis como va a hacer Claudio para contentar a Amauri, Trezeguet, Del Piero, Giovinco y Iaquinta -vale que dejar en el banquillo a Giovinco no es una novedad, y dejar a Iaquinta tampoco, pero....¿el mito (o sea Del Piero) al banquillo?, o ¿será Amauri?, lo más fácil será dejar al francés como revulsivo-.
Un duelo de equipos venidos a menos es lo que veremos en el Arsenal-Roma, los dos equipos que hasta hace poco hacían disfrutar a todo el continente, están teniendo un año con más oscuros que claros. La Roma ha perdido su identidad...y el Arsenal también, Totti está de capa caída...y Cesc lleva un par de meses en el dique seco, y la defensa de la Roma no transmite seguridad...y la del Arsenal tampoco transmite seguridad. Será una eliminatoria igualada, pero tengo la corazonada de que si el Arsenal pasa a cuartos se convertirá en un equipo muy a tener en cuenta (para entonces habrá recuperado a los lesionados Cesc, Rosicky, Walcott y Eduardo estará al 100%).

El otro equipo inglés, el Liverpool, llegará a Madrid inmerso en una peligrosa dinámica negativa, en Liverpool ya ven como se les escapa otra vez la Premier, y el estado anímico de los reds no tiene nada que ver con el del Madrid, y ahí puede estar la clave de una eliminatoria a priori muy igualada y táctica.
Aunque lo del estado anímico no nos vale cuando hablamos del Lyon-Barcelona por el simple hecho de que el Barça ha tenido un par de traspiés puntuales, nada más. No asusta el Lyon, o mejor dicho, solo asusta Benzema y eso es demasiado poco en una eliminatoria de este nivel. La zaga del Lyon está a años luz de nivel TOP y eso lastra a todo el equipo, tampoco es que sea un equipo que sepa adueñarse de los partidos. Por lo tanto, los franceses tienen dos opciones: confiar en su juego a la contra (tampoco es demasiado temible) o encomedarse a Benzema. Me da pena por Karim, porque si el Lyon fuese más equilibrado -sino le hubiesen sacado a los Essien, Diarra, Tiago y cía- habría algo de igualdad en una eliminatoria de claro color blaugraná.
No es tan difícil decidirse en el Atlético-Oporto. El Atleti no tiene punto medio: por un lado está el demoledor ataque formado por Agüero, Forlán y cía, y por el otro lado, está una defensa de mantequilla y un centro del campo que no sabe a lo que juega; habrá que ver si Agüero es suficiente para vencer a un Oporto muy plano, pero ordenado, y con el peligro que representan Hulk y Lisandro López (más importante aún será la actuación de Meireles y Lucho en la parcela ancha).

Pero no todo en esta Champions son obras de arte, y las eliminatorias Villarreal-Panathinaikos y Sporting-Bayern Munich no están a la altura del resto, deben ser un mero trámite para Villarreal y Bayern, sobre todo para los alemanes. En el caso de los villarrealenses tienen un problema o más bien, dos: que la vuelta se juega en Atenas y ya sabemos lo que eso significa, y sobre todo, que los de Pelligrini son muy irregulares y cuando no tienen el día bueno son muy vulnerables.

Todo listo, 16 equipos dispuestos a proclamarse campeones y varios partidos marcados en nuestras agendas. Solo queda sentarse delante del televisor -o del PC, o de la tele para ver partidos grabados, etc.- y disfrutar con la mejor competición de clubes del planeta fútbol.

sábado, 21 de febrero de 2009

Desde Rusia con amor...

...o mejor dicho, desde Rusia para obrar el milagro.
No, no estamos hablando de la película de la saga de James Bond, los que esteis pensando en Arshavin estais en lo cierto. Sí, ha sido Arshavin uno de los grandes protagonistas del día futbolísticos, ¿y quién ha sido el otro?, pues valorándolo fríamente creo que Guus Hiddink.

Uno (Hiddink) llega a Londres para compatibilizar el puesto de entrenador del Chelsea con el de seleccionador ruso. El otro (Arshavin) llega para recuperar la magia perdida, para volver a levantar a los gunners de sus asientos y para levantar trofeos, of course.
Por fin se fue Scolari, la situación era insostenible y hacía falta un cambio para poder cambiar la dinámica negativa de un equipo que no se puede permitir caer en esta mediocridad. No solo el
Chelsea se había alejado del primer puesto, sino que también empezaba a peligrar la clasificación para la Champions, y el partido de hoy ante el Aston Villa era clave para eso, ¿quién diría hace 6 meses que A.Villa y Chelsea estarían así?
Y se ha visto otra cara al Chelsea, mayor intensidad en medio campo, presión y mejoría en el fútbol ofensivo. Habrá que ver qué sistema usa Hiddink, pero se ha visto una especie de 4-3-3, con muchas variaciones entre los 3 de arriba (Drogba, Anelka y Kalou). Sin embargo, Deco se cae de la alineación, en detrimento de Ballack, que acompañó a Mikel y Lampard. ¡Oh Lampard, qué bueno eres! Gracias por regalarnos jugadas y asistencias como la que diste en el gol de Anelka, -el francés seguro que te está más agradecido que yo-. Y gracia Guus, por devolver la ilusión a esta plantilla repleta de jugadorazos, nosotros, los aficionados lo agradeceremos, la Juve creo que no.

La 1ª parte de los blues fue muy esperanzadora, aunque en la 2ª parte bajó enteros el Chelsea, y el Aston Villa se fue al ataque (acabó jugando con Carew, Heskey, Young, Barry, Petrov, Milner y Agbonlahor); O'Neill, además de excelente estratega, volvió a ser ofensivo, aunque no tuvo la suerte de encontrar el gol del empate. El Chelsea supera al Aston Villa, que llevaba una racha espectacular (no perdía desde el 9 de noviembre) y la llegada de Hiddink hace que los blues vuelvan a marcarse ambiciosos objetivos. Lo dije hace algún tiempo, y lo repito: al Aston Villa le falta profundidad de banquillo y lo puede acabar pagando en estos últimos meses.

Los aficionados del Chelsea estarán emocionados ante la llegada a Londres del holandés Hiddink, pero no tanto como lo estamos los aficionados del Arsenal ante la llegada del mago Arshavin.
El Arsenal lleva muchos partidos sin perder, of course, pero el juego es muy plano y mediocre, el nivel ha decaído de forma alarmante y la 4ª plaza se había complicado sobremanera.
Y hoy -por fin- llegaba el día del debut de Arshavin, un día histórico para los gunners y un día para que Andrey empezase a dejar con la boca abierta -también- a los escépticos.
Ver una alineación en la que de mediocampo hacia delante están: Song, Denilson, Nasri, Arshavin; Van Persie y Bendtner es muy ilusionante.

Hubo un día -no hace tanto tiempo- en el que el Arsenal luchaba por la Premier, pero una lesión resultó ser devastadora. Corría el mes de febrero de 2008, el Arsenal todavía estaba en la pugna por la Premier, cuando Taylor partió la pierna a Eduardo y este dijo adiós a la temporada, importantísima baja, y sobre todo un golpe anímico del que el Arsenal no se recuperaría.
Un año después, también en febrero, el punto de inflexión llega con la vuelta de Eduardo y con el fichaje de Arshavin, quizás sea demasiado tarde para salvar la temporada -cuando hablo de salvar la temporada me refiero a alcanzar la 4ª plaza-, pero no hay que perder la esperanza y hay que luchar en Champions.

Y como era de esperar, Arshavin no defraudó, fue titular y jugó en banda derecha, aunque se movió por todo el frente ofensivo. Pidió el balón, se movió, buscó el área, buscó crear fútbol y tuvo 3 jugadas magníficas en la primera media hora, pero le faltó suerte; la suerte del gol le fue esquiva. La 1ª parte había sido buena, pero se mantenía el 0-0, sin embargo la 2ª parte fue radicalmente distinta, volvimos a ver la versión mediocre del Arsenal, incapaz de poner contra las cuerdas a un Sunderland muy conservador- apenas vimos a Kenwyne Jones-. Andrey solo aguantó hasta el minuto 60, y su sustituto (Vela) tuvo el gol de la victoria en sus botas, pero estando solo en el área, disparó fuera y el Arsenal se queda 5º a 6 puntos del Aston Villa.

Estamos ante el punto de inflexión del Chelsea y del Arsenal, ambos necesitaban un "salvador" y han llegado desde Rusia.

Lectura recomendada: Rafa, ¿el mago?
Lectura recomendada: Not finished
Lectura recomendada: ¿Hay liga?

miércoles, 18 de febrero de 2009

¡Qué suerte que volviste!

Volvió la UEFA, esa gran competición que tantos buenos momentos nos ha dejado en los últimos años. La Champions es el club selecto en el que están los grandes de Europa, por lo que la UEFA está plagada de equipos de nivel medio, equipos de ligas pequeñas (finlandeses, noruegos, rumanos y demás) y ese club grande que siempre acaba apareciendo, para convertirse en el gran favorito a llevarse el título, en este caso, son el Milan, Aston Villa y Valencia algunos de los equipos que dan a la UEFA un cierto sabor a Champions. Pero lo grande del torneo es ver jóvenes futbolistas que se hacen un hueco ante la oportunidad de brillar en el panorama internacional en partidos en los que hay más ojos sobre ellos que de costumbre –no siempre hay tantas miradas puestas en los cracks del Standard, del Olympiacos o del Galatasaray-.

Un menú excepcional, uno no sabe qué partidos elegir, pero todo comienza con el partido del Valencia en Kiev. Silva marca pronto, la eliminatoria se pone muy de cara para el equipo valencianista. En realidad eso no significa nada, porque las ganas de volver a ver al Zenit eran superiores y ya me había decidido por la opción de ver el Zenit-Stuttgart (llamadme raro si quereis), el primer partido oficial del Zenit en la era post-Arshavin. Hay novedades en el equipo de Advocaat, Tymoschuk se irá al Bayern Munich, pero eso será en verano. De momento, ha habido refuerzos -y qué refuerzos-, Huszti es un centrocampista ofensivo húngaro sin mucho nombre, pero que en la Bundesliga ya dio muestras de su calidad jugando en el Hannover. El otro fichaje es un señor fichaje, ni más ni menos que Igor Semshov, ese centrocampista que tanto gustó a toda Europa en la Eurocopa con la selección rusa, dará mucho equilibrio al Zenit y hará que cuando Tymoschuk se vaya no se note demasiado su marcha. Sin embargo, se ha ido el central francés Puygrenier al Bolton (en calidad de cedido) y la defensa sigue siendo desastrosa. En el primer minuto de juego marcaba el debutante Huszti, pero poco después Mario Gómez empataba ante la pasividad de una blandísima zaga rusa. Mientras el nivel defensivo del Zenit y los conceptos tácticos sean tan pobres, no podrá ser un equipo acorde con la calidad que tiene en ataque, sin ir más lejos, en 1/8 de final de Champions veremos equipos que ofensivamente no tienen comparación posible con el arsenal del Zenit, lo cual dice mucho en contra de la defensa y del inexistente equilibrio del equipo ruso. La pieza que más equilibrio da a este equipo (Tymoschuk) es fundamental porque además de ser excelente táctica y defensivamente, aporta en ataque y llega al área, lo que le permite marcar goles como el que puso el 2-1 en el marcador poco antes del descanso.

En la 2ª parte supimos que el Stuttgart estaba contento con el marcador y que su juego conservador acabaría provocando que el Zenit no tuviese el ritmo ofensivo necesario para ampliar la ventaja. Decepcionante partido del portugués Danny, su actuación hoy fue tan mala como el estado del terreno de juego. Se nota el duro invierno de San Petersburgo y el campo estaba en unas condiciones pésimas. No pudo aumentar la ventaja el Zenit y lo puede pagar caro porque ir con un 2-1 a Stuttgart es un riesgo evidente, aunque sus opciones de pasar siguen siendo altas.

A Villa Park llegaba el CSKA Moscu y Vagner Love pronto adelantó a los suyos, haciendo saltar la sorpresa -que tampoco tenemos que considerar que así sea-, pero en Bremen jugaba el Milan y ese partido se llevó toda mi atención. Me esperaba ver un partido lento, en el cual el Milan tuviese el balón, sin ninguna profundidad. Lo que tampoco me esperaba era que el equipo local (el Werder) renunciase de tal manera a la posesión de balón. Hemos visto en los últimos años auténticas exhibiciones ofensivas de un equipo en el que los detalles eran obras de arte y en el que Diego jugaba a su antojo. Sin embargo, los tiempos cambian y el actual Werder no tiene mucho que ver con el que conocíamos hace algunos meses.

Tal y como están las cosas en Milan, un partido en el que Flamini es titular tiene un poco más de interés, gana en atractivo -no digo que sea mejor- un equipo totalmente plano que sin Kaká pierde el norte -si es que lo tenía-. También me alegro de poder ver de vez en cuando a Inzaghi, ¡qué lejos quedan aquellos tiempos en los que a Ancelotti le imponían desde arriba que tenía que jugar con 2 delanteros!. Ahora suele jugar con uno (Pato) que ni siquiera es un jugador de área. Cambian los tiempos también en un Milan en el que lo que debería cambiar es la política de fichajes, pero esa es otra historia y nos desviariamos mucho del tema que nos ocupa.
Y claro, cuando Inzaghi es tu delantero, la zaga rival ya sabe de lo que es capaz y tú ya sabes cuál es el promedio goleador y la eficacia del Pippo, por lo que no sorprende que el 0-1 lo hiciese él (gracias a una recuperación de balón y a una asistencia de Flamini).
En el campo: Pirlo, Ronaldinho, Inzaghi, Seedorf y toda esa pléyade de estrellas (aunque Beckham estaba en el banquillo), pero seamos sinceros, era Flamini el jugador en el que más no fijábamos. Esto es como un artículo de lujo, pocas veces puedes estar en contacto con él, y cuando lo estás, tratas de saborearlo al máximo, ¿soy el único al que le gustaría ver a Flamini siempre titular y no a Ambrosini?
En la 2ª parte hubo una diferencia fundamental: ahora fue el Milan quien renunció a la pelota y el Bremen se vio obligado a buscar el empate, pero si Diego no está acertado (se podría escribir una tesis sobre el incomprensible retroceso del crack brasileño) y tus delanteros no son killers precisamente, pues están en problemas, por mucho que Bonera-Senderos sea la pareja de centrales contra la que juegas.
El Bremen se empieza a parecer al Milan -a otra escala- y Thomas Schaaf ya está tardando en empezar a cambiar un equipo instalado en la apatía y que necesita un cambio de arriba a abajo, si es que quiere volver a aspirar a lo que aspiraban hasta hace poco. De lo que no tiene culpa Schaaf es de que Diego esté como esté, totalmente desconocido, su etapa en Bremen se acabó, y eso lo sabe él igual que lo sabemos nosotros. Solo espero que esta mala temporada suya sea fruto del descontento y de la necesidad de un cambio.
El Milan ganaba sin haber hecho un gran partido, lo cual es habitual -por desgracia-, pero tampoco el Bremen estaba asediando la portería de Dida, lo que le quedaba al equipo alemán era esperar a que algún envío al área o alguna jugada a balón parado cambiase el sino del encuentro, y así fue, fallo de la defensa milanista y Diego que remata a placer. Después de jugadas como estas, me acuerdo de porqué Wenger (y el resto de gunners) dejó de confiar en Senderos.

Me decepcionó el Bremen-Milan y supongo que yo no sería el único, me arrepiento de no haber visto cómo el Aston Villa empataba con el CSKA, aunque haber visto durante 90 minutos a Flamini lo justifica todo.


Esta es la carrera de Szabolcs Huszti (fichaje del Zenit) y así es él:


domingo, 15 de febrero de 2009

Golpe de efecto

Lo anunciaba La Gazzetta dello Sport en su edición de hoy: Megaderby, Ibra-Adriano contro Ronaldinho-Pato. Lo Scudetto passa da qui.

Esta semana toda Italia deseaba que llegase ya el derbi de hoy domingo, en boca de todos estaba este esperadísimo partido. No era un derbi cualquiera, no, era un derbi en el que estaba en juego el Scudetto, como decía la Gazzetta en su edición del jueves, para el Milan este derbi era la última esperanza. En pleno mes de febrero, este partido parecía un ultimatum para un Milan que estaba a 8 puntos del líder, demasiado como para no pensar en otra cosa que no fuese una victoria, lo mismo pensaba un José Mourinho que ya dijo que no firmaba el empate.
La baja por lesión de Kaká era uno de los peros de un derbi que sería el último del gran Paolo Maldini, él mismo se encargó de dar una de las claves del partido:
"We are not as strong physically as Inter but I know how league titles are won.You have to remain calm and play better than our opponents.''
Lo que dice Maldini es una evidencia, está clara la superioridad física del Inter, y el hecho de que el Milan tiene que apostar por el fútbol de toque para plantar a los de Mourinho.


No sorprendió a nadie la alineación de Ancelotti: Abbiati; Zambrotta, Maldini, Kaladze, Jankulovski; Beckham, Pirlo, Ambrosini; Seedorf, Ronaldinho; Pato.
Y también sigue en su línea Mourinho, obsesionado con recuperar a Adriano, dándole minutos, el cambio de sistema ha jugado en favor del brasileño, que hoy ha vuelto a acompañar a Ibrahimovic: Julio César; Maicon, Samuel, Chivu, Santon; Zanetti, Cambiasso, Muntari, Stankovic; Adriano, Ibrahimovic.

La 1ª parte se resume en 2 palabras: balón y pegada. El balón fue cosa del Milan, ellos lo tuvieron, ellos lo movieron y ellos intentaron imponer su juego, fueron los que propusieron algo, aunque llegaron poco al área.
Sin embargo, el Inter jugó su fútbol, no tuvo el balón, pero lo suyo fue la pegada, esa es una de las grandes características de este equipo. El gol de Adriano en el minuto 29 fue ilegal, tocó con la mano el brasileño y no debió subir al marcador, aunque sí lo hizo. Mientras que el segundo gol del Inter es muy típico de los de Mourinho: jugadores llegando desde la segunda línea, en este caso Dejan Stankovic, y gol para poner el 0-2 poco antes del descanso.

Esa diferencia en la pegada es una de las cosas que diferencia a los dos equipos de Milan. El Inter es la pegada personificada, aunque a veces vemos a Adriano fallar un mano a mano con Abbiati, pero admitásmolo, eso no es lo normal. Lo que sí es normal desde hace bastante tiempo es ver al Milan impotente, teniendo el balón (como lo tuvo en el tramo inicial de la 2ª parte) y sin inquietar al portero rival, lo peor es que hoy no solo pasó eso, sino que el Milan también falló defensivamente y le costó mucho frenar al Inter, cuando estos atacaban, menos mal que los interistas tenían el punto de mira un poco desviado, que sino el partido habría quedado visto para sentencia. Sin embargo, un gol de Pato (una vez más, el mejor del Milan) con 20 minutos por jugar hizo que nos emocionásemos pensando que los últimos minutos serían de infarto.

Pero nos equivocamos, los jugadores del Milan estaban agotados físicamente y fueron incapaces de mantener el ritmo, tuvieron algunas ocasiones (Inzaghi tuvo el empate en sus botas), pero Mourinho apenas sudó.
El partido estaba bajo control y la victoria por 2-1 (con la polémica generada por el gol ilegal de Adriano) da al Inter una ventaja de 9 puntos sobre la Juventus y 11 puntos sobre un Milan que el miércoles viajará a Bremen, será uno de los grandes partidos de la UEFA. Porque esta semana tenemos UEFA y partidos como el Zenit-Stuttgart, el Aston Villa-CSKA Moscu, el D.Kiev-Valencia, el Shakhtar-Tottenham y otros partidos interesantes, todos ellos tendrán su hueco en el blog en una semana muy especial.


Lectura recomendada: Balotelli, debe cambiar.

sábado, 14 de febrero de 2009

El sueño interminable

Comenzó como la afición de un grupo minoritario, como ese apunte curioso de un fútbol internacional en el que había una legión de españoles en Liverpool y algunos otros futbolistas españoles en otros importantes equipos del continente. Pero también había un entrañable equipo galés, cuyos años gloriosos llegaran en los ochenta, y que estaba a punto de ascender desde la League One, un técnico español y varios jugadores españoles tenían gran parte de culpa.

La bola de nieve fue creciendo y después de que el equipo ascendiese a Championship, creció el interés y la repercusión de un club que siguió sorprendiendo a propios y extraños. La aparición de Jordi Gómez y una buena adaptación a la segunda categoría del fútbol inglés fueron solo el anticipo de lo que luego llegaría. Vivimos el derbi de Galés con la emoción que se merecía, pero lo que no sabiamos aquella mañana de noviembre era que estaba empezando una increíble racha. Ahora, a mediados de febrero, nos damos cuenta de la grandeza de esta racha de casi 3 meses sin perder, desde el 21 de noviembre. Pero eso no es todo, lo que de verdad lleva al Swansea a la primera página de la actualidad es su FA Cup y su fútbol ofensivo y de toque. Cayó el Portsmouth y hoy podía caer el Fulham a manos del Swansea.

Ya nos sabemos de memoria la alineación de Roberto Martínez, con Jordi Gómez como pieza angular de un proyecto en el que Jason Scotland vive los mejores momentos de su curiosa carrera, y con la llegada en enero de un Nathan Dyer que da una nueva dimensión a un dinámico ataque capaz de destrozar a cualquier defensa, y la del Fulham no iba a ser menos. La zaga del equipo londinense sufrió en sus carnes a Gower ya en el minuto 3: pared perfecta con Scotland y...balón al palón, el efecto óptico hizo que algunos cantásemos gol, pero no lo fue. No había de qué preocuparse, las ocasiones siguieron llegando, el dominio era del Swansea y las triangulaciones de Dyer, Scotland, Gómez, Rangel, Allen y Britton eran lo único que había sobre el césped. Gower tuvo otra ocasión clarísima y también el delantero trinitense volvió loca a la zaga. Lo que hace grande a Scotland no es sólo su olfato de gol, también hay que valorar su trabajo, su desgaste sobre los centrales, su participación en el juego y su inteligencia. ¡Un delantero que para sí lo quisieran muchos equipos!

Poco antes del descanso marcó Garry Monk, ¡sí, el central inglés del Swansea!...pero fue en
propia. La injusticia se había cebado con el equipo local y se había aliado con un Fulham cuya actitud y planteamiento de juego dejaban mucho que desear.
Los jugadores del Swansea y sobre todo Roberto Martínez seguro que no se pusieron nerviosos, eran conscientes de que con toda la 2ª parte por delante y con su apuesta futbolística serían capaces de reengancharse al partido, y así fue.
Todos los elogios que se pueden hacer sobre Scotland son pocos. Su actuación hoy lo define, sus características se han reflejado a la perfección en el partido de hoy, y el gol que marca es propio de un jugador de la talla de Ibrahimovic, por ejemplo. Típico gol de un crack del fútbol mundial, pero no, no lo es, es Jason Scotland, un futbolista peculiar y enormemente infravalorado durante gran parte de su carrera.

El monólogo del Swansea no había terminado, continuó hasta el final y todos vimos lo que quería cada equipo: mientras que el Swansea atacaba sin cesar, el Fulham perdía tiempo y era incapaz de nivelar un partido de claro color galés. Dyer sigue jugando a un nivel altísimo, no exagero si digo que es uno de los futbolistas más veloces que hay en el fútbol actual, también tuvo su ocasión de gol, pero la suerte fue esquiva con un Swansea que no merecía jugar el replay, sin embargo, hace varios meses cualquiera hubiese firmado llegar a un replay en 5ª ronda de FA Cup contra un equipo Premier.

Y si esto nos lo planteamos cuando el Swansea era simplemente un modesto e histórico club de 3ª división (el año pasado, sin ir más lejos), sonaría casi tan inverosímil como la historia contada en El curioso caso de Benjamin Button.


Lectura recomendada: Alemania a los pies de un sorprendente Hertha.
Lectura recomendada: Ni el Swansea ni el Hertha.

EDITO: Se han sorteado los 1/4 de final de FA Cup, y el ganador del Fulham-Swansea jugará contra el Manchester United, casi nada.

jueves, 12 de febrero de 2009

Lo mejor estuvo en Asia

Todos los titulares se los han llevado los distintos amistosos que jugaron ayer las selecciones nacionales. La victoria de España ante Inglaterra se ha llevado muchas páginas y el Francia-Argentina no ha pasado desapercibido.
Multitud de amistosos, varios partidos de la zona europea de clasificación para el Mundial, pero un partido por encima del resto, y no, no se jugó en Europa: el Japón-Australia.

Australia deseaba abandonar la Confederación de Fútbol de Oceanía para unirse a la asiática, para hacer más fácil su camino hacia los Mundiales. Y eso ha hecho que la fase asiática sea muchísimo más interés. La ecuación es fácil: 4 selecciones asiática obtendrán billete para Sudáfrica, pero con la presencia de Australia hay mayor competitividad. Corea del Sur, Japón, Arabia Saudí e Irán son ya habituales de los mundiales, pero ahora también la selección australiana está en la terna de candidatos y las fases de clasificación serán menos "aburridas".
No solo eso, sino que también está la curiosidad de ver cómo Australia se adapta al fútbol asiático. No tiene nada que ver jugarte un billete para un Mundial con las Islas Salomón o con Nueva Zelanda, con jugártelo con los japoneses o surcoreanos.

Y eso se nota, porque en el partido jugado en tierras japonesas, ayer por la mañana (hora española) Japón llevó la voz cantante. En las alineaciones japonesa, nombres como los de Endo, Nakamura, Matsui y cía. Tampoco tiene desperdicio la australiana, liderada por TIm Cahill y con Bresciano, Holman y cía.
La selección japonesa se mantiene fiel a su estilo de fútbol de toque, es lógico hacerlo cuando en tu equipo tienes a Endo y Nakamura. Uno (Endo) ha sido el segundo mejor futbolista asiático en 2008 y llevó a Gamba Osaka a ganar la Champions asiática. Mientras él da recitales en Japón, Nakamura los da en Escocia, con la camiseta del Celtic. Ellos son las estrellas de una selección en la que también hay que tener en cuenta al rapidísimo delantero Tatsuya Tanaka y al jugador del Saint-Etienne Matsui (otro jugador exquisito técnicamente).
El toque se impuso al orden y la táctica en una primera parte en la que los locales tuvieron a merced a una selección australiana muy replegada, y en la que Cahill no apareció, pero le faltó gol a una selección japonesa, que adolece precisamente de eso, de gol, no tienen un killer y eso lo pagaron. Elaboraron fútbol y multitud de buenas jugadas, pero no hubo nadie que las materializase en gol y un partido que debía estar sentenciado al descanso todavía mantenía el marcador de cero a cero al inicio de la segunda parte.

En los primeros compases de la segunda mitad parecía que Australia mejoraba y ganaba peso en el partido, pero fue un pequeñísimo espejismo. Nakamura y sobre todo Endo siguieron apareciendo constantemente, por lo que el partido volvió a tener claros tintes japoneses. Pero al igual que en los primeros 45 minutos se echó en falta pegada en Japón, y Australia sin haber hecho nada y habiendo sido muy inferior volvió a casa con un buen 0-0.

Australia fue inferior, muy inferior, pero eso es normal cuando en un abarrotado estadio japonés se junta la calidad de Nakamura con la magia de Yasuhito Endo.

Lectura recomendada: Korea del Norte presenta su candidatura

miércoles, 11 de febrero de 2009

Balotelli, debe cambiar

Hace algo más de un año, a finales del 2007 empezamos a disfrutar con Balotelli y nos interesamos por su curiosa historia:

Nació en 1990 en Palermo, pero es hijo de inmigrantes (Thomas y Rose Barwuah), y por tanto, de ascendencia ghanesa. A los 3 años, fue adoptado por la familia Balotelli y pasó su infancia en Brescia, hasta que a los 15 años debutó con el primer equipo del Lumenazze (de C1). Los ojeadores del Inter se adelantaron a los del Barcelona, Manchester y Fiorentina, decidieron hacerle una prueba y Balotelli recaló en las categorías inferiores interistas. Y su nombre ya empezaba a sonar a nivel nacional.

Por 340000 € habían fichado una joya que a los pocos meses ya estaba marcando goles en el equipo sub-17 y en el equipo primavera (al que llegó con tan solo 16 años).
Sus exhibiciones eran impropias de un chico de 16 años, que estaba uno o dos peldaños por encima de los chicos de su edad, por lo que celebró su 17 cumpleaños participando en la pretemporada que hizo el primer equipo en el verano de 2007, incluso jugó media hora en el Joan Gamper, en Barcelona.
El 16 de diciembre de 2007 tuvo la oportunidad de debutar en Serie A y tres días más tarde marcó 2 goles en partido de Copa de Italia. Era un aviso de lo que vendría un mes después, cuando en otro partido de copa, en campo de la Juventus, Balotelli marcaba dos golazos al mismísimo Buffon. Dos goles de clase, de delantero listo con buenos conceptos, de definidor elegante, de atacante móvil y molesto para la zaga rival.
Gracias a su exhibición, el Inter había eliminado a la Juve y ese día "SuperMario" dio el salto al primer plano mediático.

Todo esto coincidió con la aparición deslumbrante de Pato en el Milan, así que Moratti y los suyos ya podían presumir de que ellos también tenían un joven crack, en efecto, lo tenían y tuvo bastantes minutos. Vivió in situ la conquista del Scudetto y en verano firmó un nuevo contrato. Además cumplió los 18 años, por lo que pudo obtener la nacionalidad italiana y ser llamado por Casiraghi para la sub-21 italiana.

Sin embargo, lo más importante para SuperMario en el pasado verano fue...la llegada de Mourinho. Hay un antes y un después, aunque sus primeros días con el portugués eran bastante esperanzadores.

Pero empezaron a llegar los momentos grises y las polémicas. Después de un mal partido ante el Panathinaikos, Mourinho cargó contra Quaresma y Balotelli: "Ellos han bajado físicamente debido a que durante la semana no trabajan lo suficientemente duro."
Más claro imposible, y solo fue el primer aviso de Jose, desde entonces Mario ha sido condenado al ostracismo. Al parecer, se le había subido la fama a la cabeza y su actitud no estaba siendo la apropiada.
Ante esto, Balotelli pidió una cesión o un traspaso, pero Mourinho se ha opuesto, ya que él sigue confiando en sus posibilidades, aunque le ha seguido enviando mensajes: Deve cambiare.

La situación del joven ha ido a peor en los últimos días. Sus lágrimas han sido noticia en la prensa italiana, y más recientemente han vuelto a ser portada otras duras declaraciones de Jose Mourinho:

"Un giorno capirà chi lo sta aiutando e chi no. Questa situazione mi fa male, è un bravo ragazzo, spero cresca come giocatore e come uomo. Lavora e sta zitto, come gli ho chiesto di fare."

Le vuelve a decir Mourinho a Balotelli que debe tomar ejemplo del joven Santon y que debe centrarse.
Después de todo, mi reflexión sigue siendo la de que Mourinho quiere lo mejor para Balotelli y para ello es necesario evitar que se convierta en el nuevo Adriano (en el sentido negativo).




Lo que es indudable es que Mario Balotelli tiene todas las condiciones técnicas y físicas para convertirse en uno de los mejores delanteros del planeta y si Mourinho consigue pulirlo y el chico no se hunde anímicamente, se afianzará como uno de los grandes jugadores de la próxima década.
Pero ahora mismo, Balotelli debe cambiar, por el bien de todos nosotros, para que así podamos disfrutar de un delantero capaz de enamorar a cualquiera.

domingo, 8 de febrero de 2009

We need you

Enésimo partido en el que el Arsenal roza lo esperpéntico. Mientras que el Aston Villa consigue 26 de los últimos 30 puntos, los gunners siguen en su línea de juego mediocre, por suerte, hemos ganado bastantes partidos sin haber jugado bien, pero la suerte empieza a desaparecer como era de esperar. 3 empates en los últimos 3 partidos, para complicarse todavía más la clasificación para la próxima Champions. 3 empates y gracias, porque ante el Everton hace 10 días y hoy ante el Tottenham no se hicieron méritos ni para las tablas.

5 puntos de desventaja con respecto al 4º (Chelsea) se antojan más fáciles de remontar que los 7 que ya hay con respecto a un Aston Villa que camina con paso firme hacia su vuelta a la máxima competición continental.
¿Y qué puede hacer Wenger para mejorar esto, cuando estamos ya en pleno mes de febrero? No hay una fórmula mágica, pero recuperar el dinamismo, la calidad y el desequilibrio que poseía el ataque del Arsenal hasta hace unos meses.

La vuelta de Cesc dentro de algo más de un mes ayudará mucho, pero hacen falta más piezas que signifiquen un cambio en el apático juego del Arsenal, cuyo habitual juego de toque desaparece de forma alarmante, la pegada es inexistente, y las bandas...mejor no hablar de las bandas, porque todos sabemos que Sagna es un excelente lateral derecho (pero ofensivamente no es determinante), Clichy lo intenta (pero tampoco es decisivo), mientras que Nasri en banda se pierde casi tanto como Eboué en medio de un derbi de Londres en el que es expulsado por una patada a destiempo.
Poco que decir del viaje a White Hart Lane, hay que darse con un canto en los dientes porque los spurs fueron superiores de principio a fin: Wilson Palacios y Modric estuvieron inmensos, Lennon desbordó una y otra vez, Keane ilusiona a los suyos, y Pavlyuchenko...simplemente tiene la puntería muuuuy desviada y eso hizo que no se moviese el 0-0.

Es el momento de encomendarse a la magia de Arshavin, al que seguro dedicaré muchas líneas en este blog. Sin embargo, si hoy dedico este artículo a Arshavin es porque lo necesitamos ya.

Y algunos os preguntareis porqué el título del post está en inglés. Pues para que Arshavin se adapte a la lengua de Shakespeare, porque sus primeras declaraciones en inglés dejan mucho que desear.




Pero esto no deja de ser una anécdota. Es posible que Andrei tenga algunos problemas para adaptarse al idioma y a la cultura inglesa, pero aquí lo que importa es el lenguaje universal, que es el fútbol: y ese Arshavin lo domina a la perfección.

Sudamericano y más

Día largo el de ayer viernes. Día en el que habitualmente no hay fútbol, o por lo menos fútbol de primer nivel, con la excepción del típico partido de la Bundesliga. Pero ayer disfrutamos de la penúltima jornada del hexagonal final de este Sudamericano sub-20.

Hasta las 4 de la mañana tuvimos que esperar para que se decidiese el Venezuela-Argentina, pero ¡qué partido!, mereció la pena trasnochar para ver cómo la albiceleste volvía a empatar. La actuación de Argentina es penosa, se metieron en el hexagonal después de empatar 3 partidos y ganar 1. Y en esta fase final lo único que han hecho ha sido empeorar: 2 empates y 2 derrotas. Un bagaje tristísimo para un equipo que vivió de las individualidades de Salvio hasta que este se apagó.
El resultado es que Argentina llega a la última jornada con la necesidad de ganar y de que Venezuela no gane. Por tanto, los argentinos necesitan que los uruguayos (que no se juegan nada) no ganen al anfitrión, cosa que suena muy difícil. Pero Argentina se merece no estar en el Mundial.

Sin embargo, Uruguay sí ha hecho los deberes. La derrota ante Brasil y el empate de ayer ante Paraguay impide que los charrúa luchen por el título, pero deben irse con la cabeza alta. Aguirregaray, Viudez, Urretavizcaya, Hernández, García y sobre todo Lodeiro han brillado con luz propia y en septiembre volveremos a disfrutar con su brillante juego en el Mundial sub-20. Muchos de estos chicos se han ganado un buen contrato en el fútbol europeo.

Pero el premio gordo se lo llevó una vez más Brasil. Su comienzo de campeonato fue muy dubitativo, pero en el hexagonal apareció su mejor versión. Los grandes talentos (Dentinho y Douglas Costa) no han sido decisivos ni tan desequilibrantes como pensábamos, pero Giuliano se ha destapado como una de las grandes estrellas del torneo y la eficacia de Walter ha hecho que la canarinha ganase sus 4 partidos del hexagonal.
Es difícil decir quien ha sido el mejor jugador del torneo, pero yo me quedo con Walter. Sigo pensando que Douglas Costa, Salvio, Urretavizcaya o Dentinho tendrán carreras profesionales más exitosas gracias a su talento, pero el Sudamericano ha sido cosa de Walter, su fuerza ha hecho estragos, y su inteligencia y olfato de gol han hecho el resto.

Mañana domingo se juega la última jornada y sabremos si Argentina consigue clasificarse para el Mundial sub-20.

Memorable noche la de ayer con los ojos puestos en Sudamérica, pero hoy sábado tocaba volver al fútbol europeo.
Primero, Bellamy marcó el gol de la victoria del City (siempre lo decimos pero, ¿será este el definitivo arranque del M.City?), luego empató el Hoffenheim in extremis (con gol del joven Wellington) y mantiene el liderato. Pocos minutos después de que Wellington diese un empate al Hoffenheim, Scolari se acercaba un poco más a las puertas del INEM. Otro partido pésimo del Chelsea, incapaz de ganar al Hull. 0-0 en Stamford Bridge y el Chelsea que debe empezar a preocuparse, no por el título (que parece inalcanzable), sino por la 4ª plaza, ya que el Aston Villa ha superado a los blues y Abramovich está viendo algo inédito: a su equipo en 4ª posición.
No tan inédito es ver cómo el Liverpool ganó sus partidos in extremis. Perdía en Portsmouth, pero en los últimos 5 minutos, Kuyt y Torres ejercieron de salvadores.

Ganó el Inter, sin despeinarse (0-3) y el Milan no pudo pasar del empate ante la Reggina y se aleja de los neroazzurros.
Bastante descafeinada la jornada en el Calcio, al contrario que en España, ya que aquí el Madrid-Rácing tenía el aliciente de ver a Faubert, que jugó media hora y apenas tocó el balón. Otro 1-0 que es la 7ª victoria seguida de Juande, en un partido en el que la noticia es que no brilló Robben. Estaba empezando a acostumbrar a todo el mundo a jugar a un nivel estratosférico, pero hoy no pudo ser. La verdadera estrella fue Jonathan Pereira, una auténtica pesadilla para Heinze y Ramos en ambas bandas, menos mal que Lass ayudó en cobertura, que sino el partido del gallego habría sido un escándalo.
Gol de Higuaín, el 13º que marca en liga y otros 3 puntos para un equipo que necesita imperiosamente ganar todos sus partidos.

Parece ser que también tiene que ganar todos los partidos Manolo Jiménez y su Sevilla. No acabo de entender porqué es tan criticado el técnico de un Sevilla, que cada verano ve cómo se le van sus mejores futbolistas (Dani Alves, Poulsen, Keita, etc) y que tiene a su equipo en una dignísima 3ª posición en liga y en disposición de jugar otra final de Copa del Rey. No estaría mal que alguien me explicase el porqué de las críticas a Jiménez.

Hoy el Sevilla no tuvo su mejor día, ni mucho menos, agotados físicamente algunos jugadores en la 2ª parte y sin ideas en ataques. Lautaro brilló en Copa, pero hoy no tuvo el día; sin embargo el punto de inflexión fue la expulsión del Duscher y el posterior gol de un Sergio García que está volviendo a realizar una gran campaña. Pero si algo debe ilusionar a los béticos es ver a Oliveira de nuevo con la camiseta verdiblanca. El delantero brasileño es una mejora sustancial y su calidad servirá para que el equipo tenga una 2ª vuelta muy tranquila, cosa que no tendrá un Sevilla, que luchará hasta el último segundo por volver a meterse en zona Champions, aunque a día de hoy, veo a los de Jiménez bastante mejor que al Villarreal y que al Atlético de Madrid ahora de Abel Resino.

Lectura recomendada: Suspenso y agonía desde Hampshire a Madrid.
Lectura recomendada: El Aston Villa está de moda.
Lectura recomendada: La gran temporada del Swansea.

martes, 3 de febrero de 2009

Arshavin: ilusión y calidad

Se acabó el culebrón. Un culebrón que se ha prolongado en el tiempo, y no estamos hablando de lo que ha sucedido durante el último mes. La salida de Arshavin del Zenit está en boca de todos desde el pasado verano, parecía que se iba, luego se quedó para jugar la Champions. En noviembre ya hablamos de que Arshavin se quería ir definitivamente en enero y que si lo retenían no jugaría para el Zenit.
Pero todo eso no es nada en comparación con lo sucedido en los últimos días. En estas últimas semanas hemos leído varias veces que el Arsenal había llegado a un acuerdo con el jugador, también hemos leído más de una vez que las negociaciones se habían ido al traste. Pero el colofón a toda esta locura ha llegado en estas últimas horas. Primero llegó Arshavin a Londres para cerrar el acuerdo antes del final del mercado de fichajes, que tuvo que ser ampliado debido a la intensa nevada que cayó ayer en Inglaterra y que dificultó las comunicaciones.
Y una de las curiosidades que será recordada de este Deadline's Day será la nevada (anómala y prácticamente histórica) que cayó en la capital inglesa el mismo día en el que el crack ruso cerraba su fichaje por el Arsenal. Gran recibimiento para un futbolista que se ha pasado 27 años "rodeado" de nieve y que cuando por fin sale del fútbol ruso es recibido por una increíble nevada. Casualidades de la vida.

El tema se puede enfocar desde muchos puntos de vista. Económicamente es una de las operaciones más sorprendentes que ha habido en los últimos tiempos. Se ha hablado de que el fichaje se cerró en 13 millones, aunque el Zenit habla de alrededor de 18 millones. Lo que está claro es que tal y como está el mercado es una auténtica ganga. Hay que reconocer que lograr a un jugador del nivel de Arshavin por menos dinero del que el Tottenham ha pagado por Palacios es incomprensible, y así podríamos seguir poniendo decenas de ejemplos.
Nadie puede negar que esta vez el Arsenal ha acertado de lleno en las negociaciones y en el precio. Chapeau, Arsene.

Pero ayer mismo leí algún comentario en webs inglesas de gente diciendo algo así como: A mi el dinero que se haya pagado me da igual, lo que me importa es que sea bueno y mejore al equipo.

Es verdad que económicamente es una operación maestra, pero debemos dejarlo en un segundo plano, ya que lo que realmente importa es que Arshavin rinda a buen nivel y ayude al equipo.
El Arsenal, no lo olvidemos, está 5º a 10 puntos del Manchester United (teniendo estos un partido de menos). Y lo que es peor, estamos ya a 5 puntos del Aston Villa, por lo que meterse en zona Champions no será nada fácil. Es más, si tuviera que jugarme mi dinero y mi cabeza controlase mi corazón diría que el Aston Villa se mete entre los 4 primeros.

La mediocre temporada del Arsenal tiene muchos motivos, pero quizás dos de los más importantes estén siendo los problemas en el centro de la zaga y la falta de un pivote defensivo de primer nivel. Eso es indiscutible y eso ha originado una mayor debilidad de un equipo, que por si fuera poco, ha dado un paso atrás en ataque, un ataque que está lejos del de otros años. Y aquí de lo que se trata es de mejorar, y si se hubieran hecho buenos refuerzos en las posiciones que he dicho (en enero siempre es algo harto complicado) estaríamos los gunners tan contentos, se habría mejorado el equipo porque esas eran las prioridades, lo cual no quiere decir que fichar a Arshavin no mejora el equipo, al contrario. Seguirá habiendo un vacio en el mediocampo (Song lo trata de cubrir, pero hace lo que puede) y en cualquier momento Gallas, Djourou, Silvestre o Touré pueden repetir sus estrepitosos fallos, of course.

Apatía, aburrimiento, falta de creatividad, falta de jugadores desequilibrantes, conformismo, lentitud, posesión de balón insignificante.
Son algunas de las palabras que se usan habitualmente para describir el juego del Arsenal 08/09. La descripción del último partido del Arsenal es muy probable que sea casi idéntica a la descripción del próximo partido que jueguen los gunners y así sucesivamente. El equipo ha entrado en una dinámica negativa en ataque y eso no se lo puede permitir un equipo que basa gran parte de su potencial en el plano ofensivo.

Describir a Arshavin como futbolista sería repetirse: talento puro y calidad diferencial básicamente. El Arsenal necesita a Arshavin, Andrei necesitaba a un equipo como el Arsenal y sobre todo, la afición necesitaba un motivo para la ilusión, un jugador que nos haga disfrutar, un jugador que cambie la inercia de un equipo mediocre, es triste decirlo, pero es la realidad de esta temporada. El otro día miré la lista de partidos de Premier jugados por el Arsenal (24) y mi objetivo era decirme a mi mismo cuales me habían dejado satisfecho y en cuales le daría un notable al equipo. 1, 2 , ....2 y medio....y ya está. 2 partidos brillantes, siendo generosos diriamos que 2 y medio, inaceptable e inconcebible en otros tiempos (no muy lejanos).

Llámenme soñador, iluso o lo que quieran, pero lo único que me puedo imaginar es a Arshavin dando tardes de glorias a los gunners y al equipo mejorando a la par que Arshavin.
Será porque estoy acostumbrado a ver a Arshavin dando recitales y a Arshavin haciendo dos auténticas hazañas( Zenit campeón de UEFA y Rusia semifinalista de Eurocopa).
¿O será que mi corazón le está pudiendo a mi cabeza? No lo sé, el tiempo lo dirá.

Lectura recomendada: Arse-vin o Ar-shame-vin.


domingo, 1 de febrero de 2009

¿Hasta cuándo?

¿Hasta cuándo vamos a tener que aguantar esto? ¿Hasta cuándo va a seguir en el cargo Scolari? ¿Hasta cuándo vamos a jugar como un equipo pequeño ante los grandes de la Premier, y a veces contra los que no son tan grandes? Preguntas como estas se las deben de estar haciendo los aficionados del Chelsea.

Cada semana vemos como el Manchester City toca fondo, una y otra vez, después de cada derrota del City pensamos: "A partir de ahora solo pueden ir hacia arriba y mejorar", pero no, nos equivocamos una semana sí y otra también.
A pesar de no ser tan delicada la situación del Chelsea, sí que da la sensación de que cada semana toca fondo, y el último mes de los blues es para olvidar. Lejos queda aquel equipo todopoderoso que nos enamoraba gracias a su hambre de victoria,gracias a que Mourinho salía a por todas, ya fuera en Champions o en Carling, le daba igual. Aquel equipo tenía una identidad, un carácter, un estilo, forjados por su entrenador.
Pero a lo que se está empezando a acostumbrar el actual Chelsea de Scolari es a empatar en casa ante el Southend (de 3ª división inglesa), a sufrir de lo lindo ante el Stoke y lo que es más grave, a no dar la cara en los partidos ante los grandes.

Todo esto se le ha ido de las manos a Scolari, cuyos primeros meses en el cargo parecían bastante ilusionantes, pero fue un espejismo, ya que no tardaron en llegar los problemas con Deco, con Drogba, la lesión de Essien y una multitud de factores adversos a un entrenador con una brillante carrera como seleccionador (disponiendo de una gran generación de brasileños primero y de una gran generación de portugueses después, todo hay que decirlo), pero que a nivel de clubes está perdiendo el poco crédito que podía tener.
Un entrenador que no es capaz de sacar más de esta extraordinaria plantilla y que está hundido en esta terrible dinámica negativa, solo puede ser destituido por parte de Abramovich, si es que el Chelsea todavía quiere luchar por la Champions.

Está a tiempo Abramovich o Peter Kenyon, o quien sea el que tiene que tomar la decisión, pero ahora es el momento de cambiar la inercia de un equipo. Todavía están a tiempo de salvar la temporada, porque cuesta mucho pensar que el Chelsea esté en disposición de levantar cabeza, sino es con la marcha de Felipao.

Hoy ha sido una nueva muestra de impotencia. Hemos visto 11 magníficos futbolistas sobre el césped de Anfield, pero parecía que ninguno tenía muy claro lo que tenía que hacer. Tiene delito que un jugador con 2 de los mejores laterales del mundo (Bosingwa y Ashley Cole) cree tan poco peligro por las bandas. Tiene delito que un centro del campo con Mikel, Lampard y Ballack no sea capaz de tener el más mínimo control del juego.

Recordó bastante el Liverpool-Chelsea al Manchester United-Chelsea de hace 3 semanas. Hoy nos aburrimos bastante en la 1ª parte, ¿quien lo diría?, ¿como es posible aburrirse en un Liverpool-Chelsea?
Después de bastantes minutos de bostezos y resignación, Mike Riley nos despertó de nuestro letargo cuando expulsó a Lampard (minuto 60). ¿Habría sido distinto el partido sin Frank no hubiese sido expulsado? No lo sabemos, pero tampoco influyó demasiado, ya que el Chelsea estaba jugando mal y siguió jugando mal, aunque con 10 jugadores estuvo a merced de un Liverpool que por fin dio un paso adelante. La posesión se inclinó hacia los reds y en el último suspiro apareció Torres para marcar los 2 goles que mantienen al Liverpool en la pelea por el título.

Si la reflexión que hago sobre el Chelsea, es la de la necesidad de un cambio, y por tanto, de la destitución de Scolari.
En el caso del Liverpool, hago la misma reflexión que Pol Gustems: seguimos entrando al trapo con Steven Gerrard. Uno se cansa de que le consideren ejemplo y que demuestre no serlo en tantas ocasiones. No es
el vídeo del youtube con las caídas libres, tampoco la obra teatral contra el Atlético ni por sus aferes en los bares. Es una voluntad constante de engaño para beneficio. Hoy, amonestado por hacer de la frontal del área una piscina de Marina d'Or.