miércoles, 4 de noviembre de 2009

Media hora esperanzadora

Tenía el Real Madrid que lavar su imagen después de las dolorosísimas derrotas ante el Milan y el Alcorcón. Lo necesitaban los jugadores -unos más que otros-, lo necesitaba el entrenador y lo necesitaba la afición. Se jugaba mucho el Madrid, no solo por el resultado, que también, sino principalmente por la necesidad -obligación diría yo- de dar una buena imagen en su visita a San Siro, un campo en el que nunca antes había ganado pero en el que se encontraría un equipo débil, más débil de lo que se pudo intuir en el partido del Bernabéu. Un partido, por tanto, en el que el Madrid partía como ligero favorito.

1) Sentido común en la pizarra. Ninguna sorpresa en el once titular de Leonardo, no tiene plantilla para sorprender a nadie: Pirlo como mediocentro, escoltado por Ambrosini y Seedorf, con Ronaldinho caído a una banda, Pato cayendo a banda derecha y Borriello de '9'.
Pellegrini mantuvo su 4-4-2 y optó por situar a Arbeloa como lateral izquierdo y adelantar a Marcelo a la posición de volante, Xabi Alonso y Lass en el doble pivote, Kaká partiendo desde la derecha con libertad de movimientos; en punta, Benzema e Higuaín....Raúl en el banquillo.


2) La mejor media hora de la temporada. Había tenido el Madrid algunos momentos de buen juego -no muchos-, principalmente media hora ante el Valladolid e incluso vimos cierta mejoría el pasado sábado contra el Getafe, pero la primera hora en San Siro es lo mejor que se ha visto del Madrid de Pellegrini hasta ahora, con diferencia. Y ojo, no olvidemos que el Madrid estaba sin su mejor futbolista...y no, no hablo de Raúl, tampoco de Guti.
Vimos a un Madrid que dominaba el juego, que tenía la pelota y que llegaba con peligro al área de Dida. Pero la superioridad y el buen juego merengue van más allá: Kaká se sintió por primera vez como el "jefe" del equipo y por sus pies pasaban todos y cada uno de los ataques, a partir de ahí todo podía pasar. Buenas incorporaciones de Marcelo por banda izquierdo, el propio Kaká moviéndose entre líneas sin que ningún jugador milanista pudiese hacerle frente, y un Benzema que por fin se pareció al jugadorazo que es. ¿Qué faltó?, faltó pegada, faltó definición...faltó Cristiano Ronaldo. Me cuesta creer que si en lugar de Higuaín -flojísimo partido el suyo- estuviese el portugués el resultado al descanso sería el mismo. El Madrid merecía ir por delante en el marcador, pero de nada sirve ser mejor y de nada sirve "merecer" sino marcas más goles que el rival. Y al único gol del Madrid (obra de Benzema tras otro error clamoroso de Dida) respondió Ronaldinho con un gol de penalti. El penalti acabaría siendo un punto de inflexión, pero no había motivos para pensar que el Madrid no sería capaz de seguir jugando igual de bien que lo estaba haciendo hasta entonces.

3) Bajón ¿inexplicable?
Hablábamos de media hora sublime, no de un primera parte; vale, se puede entender que después de 30 minutos minutos sobresalientes el Madrid se tomase un respiro en el tramo final de la primera parte. Lo preocupante es que no fue un respiro de 15 minutos, sino que se prolongó hasta el final y no volvimos a ver a ese Madrid brillante del inicio. ¿Qué explicación le damos a la floja segunda parte de un equipo que había jugado tan bien al fútbol en la primera media hora? ¿Cansancio, relajación, frustración por no haber sentenciado en la primera mitad? Sea por lo que fuere, vimos otro Madrid; el Madrid fue otro y por tanto el partido bajó enteros, aunque sorprendentemente el Milan inquietó a Casillas mucho menos de lo que lo había hecho hace un par de semanas.


4) Falta de reacción en el campo...y en el banquillo
El partido pedía a gritos mover el banquillo. Leonardo no lo hizo porque cada vez que mira lo que tiene en el banquillo, para intentar cambiar el rumbo de un partido, es para echarse a llorar. Pellegrini, en cambio, sí tenía interesantes opciones. La entrada de Granero en la última media hora hubiera supuesto un soplo de aire fresco que vendría muy bien al Madrid, ¿por qué no Van der Vaart?, era otra opción válida para hacer que el Madrid volviese a tener el balón y fuese a por el partido. Sin embargo, Pellegrini solo realizó dos sustituciones: tarde y mal. Hombre por hombre (Raúl por Higuaín, Van Nistelrooy por Benzema) y a 15 y 8 minutos del final, respectivamente. Dos cambios que no aportaron nada a un equipo al que hubiera venido mover piezas a 25 ó 30 minutos del final.

5) Cuando vuelva C.Ronaldo...
Mucho se está hablando de la banda derecha del Madrid. Ramos está jugando a un nivel impropio de un jugador de su talla, y si bien hace un par tenía toda la banda derecha para él solo y era una delicia verle jugar, ahora que tenga toda la banda para él se ha convertido en un problema para el Madrid. Hoy -una vez más- el Madrid ha jugado sin volante ni extremo derechos, se suponía que Kaká ocuparía esa zona o que incluso Higuaín podía dejarse caer por esa zona, pero ni el juego del brasileño ni el del argentino debe consistir en ocupar ese espacio. Si hay alguien que tiene que ocupar esa demarcación ese es C.Ronaldo, quien no tardará en volver a los terrenos de juegos. Parece que Pellegrini poco a poco -y no sin varios disgustos de por medio- va encontrando su once. Solo falta que cuando vuelva Ronaldo lo ponga en su puesto natural (extremo derecho), que Kaká juegue en su puesto natural (mediapunta), que Marcelo o preferiblemente Granero juegue como volante izquierdo y que
Benzema juegue como único punta. El proyecto sigue creciendo y si el partido en el Bernabéu fue un paso atrás -y el día del Alcorcón otro-, el partido en San Siro es un paso adelante porque durante media hora hemos visto de lo que es capaz este equipo (sin su mejor futbolista) y hemos visto algo similar a lo que Pellegrini espera tener entre manos dentro de unos meses. Denle tiempo, por favor.

Era previsible la victoria del O.Marsella -no la goleada-, era previsible que lo pasara mal el Bayern ante el Girondins -no que perdiera- y era previsible que el Atlético pelease con el Oporto por la 2ª plaza de su grupo -no que estuviese matemáticamente después de 4 jornadas-.

6 comentarios:

Willy dijo...

Si es cierto que Sergio Ramos viene mostrando un nivel mediocre durante la temporada pero en el partido de ayer no hizo ni mucho menos un mal partido.En ese aspecto no estoy de acuerdo ya que en mi opinión hizo un partido correctisimo.

Saludos

Luisi dijo...

1. Más que sentido común en la pizarra, diría sentido común en el once... A mí la pizarra me sigue costando verla, sinceramente. Ayer por momentos la cosa parecía un 4-2-3-1 (doble pivote, línea de tres y '9'), un 4-4-2 (con Kaká y Marcelo de volantes) y un 4-R-2 (con Alonso y Kaká en los vértices y Lass y Marcelo de interiores). Veo aún demasiada "rotación de puestos", demasiada movilidad para mi gusto. Pero bueno, vuelvo a repetir que sí, hubo sentido común sentando a Raúl. Este nuevo proyecto es sin él.

2. Sí, fueron 30 minutos y no un tiempo entero como dicen muchos, cierto. El penalty pesó en el partido y el estadio se hechó encima del Milan.

3. El bajón de la segunda parte yo lo achaco al cansancio. Ritmo altísimo el visto en la primera parte... y tampoco olvidemos que hacía 3 días ese mismo equipo había jugado durante una hora con uno menos.

4. Pellegrini reaccionó... tarde y mal. El partido pedía a gritos a Granero por un delantero... luego a VDV por un centrocampista... y finalmente a Ruud por el otro delantero. Tres jugadores para darle pausa al partido y dominar el balón.

5. Cuando vuelva CR pues es de suponer que será por Higuaín y que veremos un Madrid aún mejor.

Respecto a la pizarra... como dije en el pirmer punto... he visto varias cosas este año y aún dudo entre el 4-2-3-1 (se utilizan más las bandas) y el 4-R-2 (ideal para Kaká).

Willy dijo...

Yo creo que cuando vuelva CR9 el cambio será por Marcelo.Higuaín y Van Gol se pelearan por la plaza de segundo delantero.Por cierto como crees que éste último,del que hablo en mi blog,rendirá?

saludos

Carlos Pérez dijo...

El Real Madrid de la primera parte fue el mejor de esta temporada y de la pasada, realmente una media hora ejemplar. ¿Serán capaces de regresar a ese estilo el sábado?

Un saludo!

Pablo G. dijo...

Buena lectura del partido. Saludos

Sergio Santomé dijo...

@ Willy

Van Nistelrooy ha sido muy grande, uno de los 5 mejores delanteros de la última década pero me cuesta verlo en este Madrid. Va camino de los 34 años y es francamente complicado que encuentre un hueco entre tanto Benzema, Ronaldo, Raúl, Higuaín, Kaká y cía.