viernes, 23 de octubre de 2009

Un barco sin patrón

13 son los años que lleva el Atlético de Madrid navegando a la deriva, 13 son los años que han transcurrido desde que se logró el histórico doblete. Desde la marcha de Radomir Antic en 1998, 14 entrenadores distintos han pasado por el banquillo colchonero, y los aficionados vieron cómo se decretaba la intervención del club, cómo se descendía a 2ª división, cómo se pasaban 2 años en "el infierno" y cómo se vagaba durante varios años en la mediocridad más absoluta. No hubo paciencia con Aragonés, tampoco con Goyo Manzano y menos aun iba a haber con César Ferrando, Bianchi y Pepe Murcia. Fue entonces cuándo se depositó la confianza en el mexicano Javier Aguirre. Venía de hacer un trabajo formidable en Pamplona, pero después de un primer año muy decepcionante tuvo que resignarse y ver cómo Fernando Torres hacía las maletas. Desde entonces, el Atleti empezó a vivir de la pareja Forlán&Agüero, era un equipo sin fútbol, no tenía muy claro a qué jugaba pero los goles de los delanteros sudamericanos fueron suficientes para devolver al Atleti al sitio que le corresponde (la Champions), pero la mejoría era nula, los errores eran los mismos y las carencias no se corregían. Llegado ese punto en el que la evolución del proyecto era nula, el finiquito de Aguirre no se hizo de rogar. Desde entonces, Abel Resino intenta dirigir -con más sombras que luces- un barco que le viene grande. Su destitución se producirá más pronto que tarde, pero encontrar sustituto se está convirtiendo en una tarea harto complicada.


Cerezo, Gil Marín y la afición

En numerosas ocasiones hemos visto como el público del Vicente Calderón se daba la vuelta para increpar a Enrique Cerezo. Su gestión tiene millares de detractores y gran parte de la afición hace tiempo que quiere verlo lejos del Calderón. Cada verano oímos las mismas palabras en boca de Cerezo: "Creo que tenemos un gran equipo. Los fichajes son de una calidad impresionante y estoy seguro de que van a hacer grandes cosas en el Atlético de Madrid." El discurso no cambia, de la misma forma que se repiten los mismos errores año tras año, lo cual no impide que el presidente muestre su habitual ironía en las entrevistas y que se muestre encantado de haberse conocido. Nada ha cambiado en la cúpula atlética en los últimos años, por el club han pasado entrenadores de todo tipo, decenas de futbolistas han sido fichados, pero el equipo no funciona. ¿No será que el problema está arriba?
Ahora parece que Gil Marín ha decidido ceder la gestión deportiva a Enrique Cerezo y desvincularse de la misma; todo ello, en el mismo día en el que Laudrup daba"calabazas" al Atleti.


Defectos y carencias que no se corrigen

En julio de 2007, Fernando Torres abandona el club de sus amores, está a punto de comenzar la segunda temporada de la era Aguirre, que ficha a Forlán para que haga pareja con el 'Kun'. Últimos días del mes de agosto: principio de acuerdo con Riquelme, pero Aguirre desestima la contratación del astro argentino. Nunca sabremos qué hubiera sido del Atleti si Riquelme se hubiese enfundado la casaca rojiblanca, pero el ataque posicional hubiera sido bien distinto. Durante estos dos años, el Atlético ha sido un equipo cuya mejor cara la hemos visto cuándo sus dos puntas han tenido espacios y han podido hacer daño con su velocidad; los problemas han venido en el ataque posicional. Incapacidad para elaborar jugadas y falta de ideas. La tónica ha sido ver una distancia excesiva entre los centrocampistas y los puntas. La transición ofensiva y el doble pivote -por el que han pasado Raúl García, Maniche, Motta, Banega, Santana, Assunçao, Camacho y algún otro- se convirtieron en todo un quebradero de cabeza. Durante todo este tiempo, Aguirre y Abel deberían haberse planteado probar seriamente el 4-3-3 y reforzar el mediocampo; el nivel de Maxi Rodríguez nunca ha vuelto a ser el mismo -ni de lejos- después de su grave lesión, pero ahí sigue, es indiscutible y no han sido muchos los que se han atrevido a cuestionarlo.
Han habido errores tácticos, pero también en la toma de decisiones: parece mentira que todo un Atlético de Madrid no fuese capaz de ir a por Diego cuando este jugaba en el Werder Bremen, tampoco se entiende cómo no fueron a por Modric cuándo este era la joven promesa del Dinamo Zagreb. Y no son los únicos futbolistas que hubieran venido de perlas al Atleti: Miguel Veloso, Lucho González, Samir Nasri, Gaetano D'Agostino, Mesut Özil, Mikel Arteta...¿tan difícil era llevar a uno de estos al Manzanares?
Todavía más sencillo, y casi tan rentable, hubiese sido dar la oportunidad a Ever Banega -¡y que tuviese continuidad!-.


Después de Abel...¿quién?
  1. Michael Laudrup: Llegó en 2007 a España para dirigir al Getafe. Solo estuvo un año ¡pero qué año! Con él, el Getafe jugó una final de Copa del Rey y unos 1/4 de final de UEFA. Sin embargo, lo más importante no fueron los resultados, sino el juego y el estilo de aquel Getafe que tanto nos hizo disfrutar. No sabemos qué ha podido pasar, se reunen, pero esta tarde García Pitarch dice que Laudrup tiene dudas. Primer 'no'.
  2. Quique Sánchez Flores: Si Laudrup era la primera baza, parece que Quique es el plan B, al que tendrá que recurrir el Atlético. Al igual que Laudrup, brilló en Getafe, mientras que sus etapas en Valencia y Lisboa no fueron del todo satisfactorias. No creo que sea el perfil idóneo: ex-jugador madridista...
  3. Luciano Spalletti: Salió de la Roma por la puerta de atrás, pero no debemos olvidar lo que hizo con un equipo sumido en graves problemas económicos. Tiene las ideas claras y sabe a lo que juega: fútbol de toque, llevar la iniciativa del juego...solo espero que los rumores de que Roberto Mancini forma parte de los futuribles sea falso, porque de lo contrario habrá quedado demostrado que García Pitarch -porque ¿es él quién elige entrenador, no?- no sabe lo que busca y no tiene un perfil bien definido.

Las prisas no son buenas consejeras, lo que se hizo mal en verano será difícil de solucionar a estas alturas de curso. Cambiar de entrenador es fácil, cambiar la dinámica negativa del equipo será mucho más difícil...

Edito (12:37): Finalmente será Quique Sánchez Flores quien diriga al Atlético. No me desagrada esta elección, posiblemente la que yo hubiera tomado después de haber "fallado" el Plan Laudrup.

5 comentarios:

Martí dijo...

Buen análisis.

Es muy complicado encontrar el timón del barco. Cualquiera se pone ahí con esa plantilla descompensada i esta afición fiel pero muy exigente.

No creo que el proyecto de Aguirre fuera tan sin sentido y malo como dices. El Atlético volvió a Champions después de muchos años, estaba haciendo una temporada más o menos buena (la siguiente) con un muy buen papel en Europa frente al Liverpool. Pero en enero se perdieron unos cuantos partidos y la afición ya empezó el "Aguirre vete ya". Lo de Riquelme, no sé si hubiera aguantado en el Calderón. Respecto los nombres que citas, seguramente su apuesta fue Jurado, peor que las otras sin duda.

Uno de los "problemas" que tiene el club (a parte de los de arriba, más importante, como comentas) es que la afición tiene una mentalidad de equipo grande con una plantilla que no lo es. A la mínima que las cosas se tuercen una enorme presión recae sobre el entrenador y los jugadores y entablar un proyecto a largo plazo es difícil.

El equipo hace años que juega con un 4-4-2 que en realidad es un 4-2-4 y de esta forma no se puede ser consistente y menos con los mimbres que se tienen en defensa.

Van Aerle dijo...

Coincido contigo en que el Atleti no tiene nada clara su política de quiénes son y qué quieren hacer y como no voy a aportar nada que no sepa todo el mundo, hablo de otra cosa.
Y es que el Atlético de Madrid es uno de los equipo que muestra un proyecto más ilusionantes para cualquiera que quiera darle una vuelta a ese equipo. Primero porque tiene un par de jugadores que marcan claramente la diferencia (Kun y Forlán), después porque tiene otros jugadores que, opinión personal, son de un gran nivel (Maxi, Simao, Asenjo) y después tienen una serie de jugadores muy útiles para cualquier equipo de primera división (Ujfalusi, Assunçao, Jurado, Raúl García...) y por último porque tienen una generación de canteranos que prometen muchísimo y con el tiempo y el ambiente adecuado -eso es lo complicado- pueden aportar muchas cosas y convertirse en jugadores de referencia: Camacho, Koke, Keko, Borja, Pacheco, De Gea, Domínguez, Pulido, Atienza...
A partir de ahí, se puede trabajar en un montón de direcciones porque el Atlético sigue teniendo nombre para incorporar a jugadores importantes,la lista que pones es significativa.
Cualquier director deportivo disfrutaría enormemente con ese proyecto -incluso teniendo en cuenta la deuda y los problemas económicos del equipo-.

Diego dijo...

El problema del Atlético es principalmente la transición defensa-ataque. El medio del campo no engancha con la delantera, el equipo se parte. Además, la defensa es un auténtico coladero. Con lo cual, lo único seguro que tiene el Atleti es el portero y la delantera, y cuando la delantera también se resiente, como pasa ahora, pues el equipo pierde. Deberían apostar por alguien que de algo de creatividad al equipo, ahora mismo lo más salvable en el Atlético es Jurado. No hay mucho más.

Un saludo

Sergio Santomé dijo...

@ Martí

La exigencia de la afición no es proporcional a la calidad de la plantilla, sino a la historia del club. Hablamos del tercer equipo que más ligas ha ganado en nuestro país, por tanto el objetivo del club debe ser estar entre los 3 ó 4 primeros de nuestro fútbol. No obstante, hay que ser realistas y pararse a pensar que este año cumplir ese objetivo de meterse entre los 4 primeros es muy difícil: Barcelona y Madrid están a otro nivel, Valencia y sobre todo Sevilla parecen estar bastante por encima del actual Atleti en cuanto a plantilla.
Paciencia faltó con Manzano, pero creo que los resultados no avalaban ni a Ferrando ni a Bianchi, mientras que con Aguirre sí tuvieron bastante paciencia.
El problema del mexicano es que está 2 años y medio en el cargo, y yo, personalmente, vi poquísima evolución y poquísima mejora en el equipo con respecto al primer año.

Efectivamente, es un 4-4-2 disfrazado de 4-2-4, con mucha distancia entre líneas, con un auténtico boquete en la parcela ancha y con volantes/extremos que no rinden como deberían, hablo de Simao y sobre todo de Maxi. En el caso de Simao no se trata de que lo haga mal, sino de que lo ideal sería que jugase de ‘11’ en un 4-3-3 porque jugando como volante en un 4-4-2 en fase defensiva suele estar desaparecido y el equipo lo nota.


@ Van Aerle

Totalmente de acuerdo. Así como el Atleti tiene grandes defectos, también es innegable que en la plantilla hay muchísimo talento, el que debería ser mejor explotado.


@ Diego

Durante los últimos 2 ó 3 años, en cuanto Agüero, Forlán –o anteriormente Torres- han tenido un pequeño bache goleador el equipo lo ha notado. Ha habido una excesiva dependencia de los delanteros.

Pol Gustems dijo...

De los que suenan quizás me quedaría con Spalletti, porque su último periodo en la Roma no fue bueno pero lo anterior sí, y además es un técnico italiano al que le gusta jugar al futbol y tal. Laudrup parece que ha dicho que no y Quique no me convence porque creo qeu seguiría con planteamientos parecidos a los últimos técnicos que han pasado por el Calderón.

Saludos!!