domingo, 20 de septiembre de 2009

Pasará a la historia

Recuerdo perfectamente el Manchester City de hace 3 temporadas, recuerdo como en la temporada 2006-2007 el City sufrió para salvar la categoría después de realizar una segunda vuelta lamentable, en la que apenas marcó goles y en la que ni siquiera era capaz de ganar en su propio campo. Aquello coincidía con la primera liga de la era Ronaldo&Rooney, mientras el City iba de mal en peor, el Manchester ganaba la Premier y los derbys de Manchester eran igual de desigualados que habían sido durante muchos años. No fue hasta la temporada 2007-2008 cuando el City por fin ganó un partido en Old Trafford, era algo que no había conseguido en la era Premier y era algo que no conseguía desde los años setenta.
Llegó el jeque árabe, llegó el dinero y llegó Robinho, muchos pensaron que sería un proyecto sin pies ni cabeza...los fichajes de Barry, Touré, Lescott, Tévez o Adebayor sirvieron para que muchos se dieran cuenta del error que cometían al dudar de este proyecto, un proyecto que sería mejorable si estuviese en otras manos que no fuesen las de Mark Hughes, no obstante el City tiene equipo para pelear la Premier.

Después de vencer al Arsenal (en un partido más igualado de lo que indica el marcador), el derby de Manchester era una verdadera prueba de fuga, pero no solo para el City sino también para el United. Sin embargo, los skyblues se encontraron con 3 inconvenientes: jugar en Old Trafford, jugar sin sus 2 mejores futbolistas (Adebayor y Robinho) y que Rooney te meta un gol a los 2 minutos.
Con todo se encontró el City, las bajas del togolés y del brasileño condicionaban el partido, mientras que el tempranero gol de Rooney provocó que el balón fuese propiedad del City desde ese momento, pero se echaba de menos la calidad, la magia y la imaginación de Ade y Robi para abrir la lata. Carlitos Tévez no tendrá la técnica de estos dos, no alcanzará su nivel, pero pocos en el mundo del fútbol pelean por un balón tanto como el Apache; si el que pelea es Tévez y el portero del United es un cuestionado Foster no ha de sorprendernos que el argentino robe la cartera a Foster y ponga en bandeja el gol del empate a Barry (¡qué precisión la suya!).

En el mundo del fútbol es muy habitual con la típica frase de "un equipo que domina una parte, otro equipo que domina la otra", lo cual es perfectamente aplicable al derby. El City fue mejor en la primera parte, a pesar de las bajas y de no poder poner en práctica su temible contrataque. Tuvo más el balón y el trivote formado por Barry, De Jong y Ireland asfixió al United, incapaz de generar fútbol. Se hubiera hecho "justicia" si en el último minuto de la primera parte Tévez no hubiera mandado un balón al palo, después de una jugada sublime el balón acabó en botas del Apache, y este estrelló el balón en el palo, la jugada merecía que acabase en gol...y el City merecía irse al descanso por delante.

Si el primer tiempo había sido bueno, digamos que no hay calificativos para describir lo que acabó siendo el segundo tiempo: emoción, ritmo, intensidad, calidad y un desenlace de película.
Fletcher dio primero y Bellamy reaccionó, golazo del galés para poner el 2-2. No se puede decir que Bellamy no lo esté haciendo bien, ante jugadores de la talla de Robinho, Adebayor, Tévez, el lesionado Santa Cruz o Wright Phillips está dando el 120%. El día que estén todos disponibles, Bellamy se tendrá que resignar a ver los partidos desde el banquillo, pero hasta ahora las necesidades del equipo han hecho que juegue en este tramo inicial de la temporada y está jugando cómo pocas veces ha hecho.
No solo lo estaba haciendo bien Bellamy sino todo el equipo...hasta el minuto 60, y es que hasta ese momento estaban haciendo un partido casi perfecto, pero en la última media hora el City se vino abajo y el United fue dueño y señor del partido, entró Antonio Valencia y luego lo haría Owen, pero el gol lo volvería a marcar Fletcher, que repetía como también repetiría en el último minuto Bellamy, su partido fue soberbio y sus dos goles fueron magistrales, como también fue magistral la exhibición de Ryan Giggs, que a sus 35 años jugaba su 30º derby de Manchester y que volvió a dar una clase magistral. Había sido el mejor de su equipo a lo largo de los 90 minutos, pero además en el minuto 95 tuvo la claridad suficiente para ver a Michael Owen totalmente solo dentro del área y poner en bandeja a Owen el 4-3. La aparición de Owen, la exhibición de Giggs, los golazos de Bellamy, la picardía de Tévez, el ambiente, en definitiva, un partido de infarto.

Hace dos años era impensable ver un derby parecido a este, ahora simplemente estamos hablando del primero de los muchos partidazos que veremos en los duelos United-City en los próximos años. Ha sido memorable, así que no me quiero ni imaginar qué hubiera pasado si en esta película también participaran Robinho y Adebayor...

3 comentarios:

Helion dijo...

Tocan unos buenos años de derbies en Manchester. Partidazo que me he perdido y que me gustaría ver, con un gran Giggs.

Saludos desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

Dani Navedo dijo...

Simplemente tremendo.

Como comentó Ferguson después del partido, el United pudo ganar 6-0 o 7-0, pero sufrió muchísimo sobretodo por culpa de sus propios errores.

El City plantó cara durante la última media hora de la primer mitad, pero en la segunda parte no supo contrarrestar los ataques por las bandas del United.

Giggs, simplemente impresionante.

Saludos!!

El Fútbol es Injusto

Chechu dijo...

Después de un primer año bastante mediocre y por ello malo dada la plantilla que tenía el City, Mark Hughes siguió para esta temporada, una decisión que me sorprendió y más con los jeques árabes de por medio. Tienen confianza en él, una confianza que después de verlo en el banquillo del City del año pasado yo no tenía. Pero ahora está haciendo bien las cosas, si bien su trabajo es más sencillo ahora. Habrá que darle un voto de confianza, pero que sepa Mark que aquí en España no habría durado lo que está durando. No quiero ni pensarlo.

Lo de Foster fue un fallo terrible e impropio de un portero de alto nivel pero yo sigo confiando en él y defendiéndole para que ocupe la portería del united en el futuro cuando se retire Van der Saar. Me parece bastante seguro en todo menos con el balón en los pies, faceta en la cual se está mostrando muy nervioso pese a tener un desplazamiento en largo destacable.

En cuanto a Giggs, se resarció de una primera parte para olvidar (como la de Park, que sigue missing). El galés fue crucial apra que el United espabilara y dominara toda la 2ª mitad. Mostró algunos esláloms parecidos a los de antaño y tocó la bola de maravilla tanto en corto como en los centros. También hizo que Evra se reactivara. Pero también hay que decir que el cambio de 4-3-3 a 4-4-2 influyó negativamente en el City, sobre todo por atrasar la línea de medios.

Saludos