miércoles, 19 de agosto de 2009

Vigente campeón...y favorito

Después de haber acabado con el reinado del Olympique de Lyon, el Girondins necesita nuevos retos. La continuidad de Gourcuff asegura que el equipo será muy competitivo en la Ligue 1...pero ¿lo será en la Champions?
La Champions es la asignatura pendiente de este equipo, cuyo objetivo debe ser meterse en octavos de final, pero la suerte influirá en el devenir del Girondins, y es que el año pasado quedar encuadrado en el mismo grupo que Chelsea y Roma provocó su eliminación ya en la primera fase. Una mejoría es obligatoria, está claro que caer ante todo un Chelsea es comprensible -otra cosa bien distinta es dar una pobre imagen en Stamford Bridge y caer goleado...- pero el Burdeos tenía plantilla cómo haber puesto las cosas más difíciles a una maltrecha Roma.
La suerte que reciba el Girondins en el sorteo de Champions será decisivo, pero por el bien del aficionado, merecen un grupo lo suficientemente "asequible" como para que Blanc y sus pupilos puedan maravillar a Europa con su fútbol.


1) Jugadores a seguir

Cédric Carrasso: Era ya uno de los mejores porteros de la Ligue 1 cuando una grave lesión, durante el verano de 2007, frenó su carrera. Lo que nadie esperaba en Marsella era que aquella lesión que tendría a Carrasso fuera de los terrenos de juego durante medio año serviría para que irrumpiese un, por entonces, desconocido Steve Mandanda que se adueñaría de la portería marsellesa. Carrasso tuvo que buscarse la vida y después de un año en Toulouse llega a Burdeos para ser el relevo del veterano Ramé en la portería.

Yoann Gouffran: Por fin dio el salto hace un año, para fichar por el Girondins. Su primer año en Burdeos no fue todo lo bueno que podía esperar, y salvo sorpresa, seguirá siendo habitual suplente y utilizado como revulsivo en segundas partes o para sustituir en algún partido a los titulares. Tener jugadores de banquillo, del nivel de Gouffran, es fundamental si quieres pelear por ganar la Ligue 1, y Blanc lo sabe. Con él, el equipo abre el campo y puede hacer mucho daño con Gouffran pegado a su banda, la derecha. La venta de Chamakh le daría muchas opciones de ser titular, pero la continuidad del marroquí es lo más probable.

Henri Saivet: Se ha ido a Manchester Gabriel Obertan, pero el Girondins mantiene a varias de sus jóvenes promesas como son Ducasse, Abdou Traoré y sobre todo Grégory Sertic y Henri Saivet. Se espera mucho del joven Sertic, mientras que Saivet debe empezar a despuntar después de un par de años estancado. Brilló con la selección francesa sub-17 hace un par de años, pero todavía tendrá que ganarse un puesto en el Burdeos, para empezar a tener minutos. A punto de cumplir 19 años, Saivet es un extremo rapidísimo, con agilidad y calidad. A su favor juega el "momento" del equipo, un equipo sumido en una inercia positiva ideal para que vayan entrando jóvenes canteranos como es el caso de Saivet.


2) Laurent Blanc, el míster; Gourcuff, el genio

Hace tan solo 2 años que comenzó su carrera como entrenador. Solo tiene 43 años y ya ha conquistado un subcampeonato liguero, una liga y ha sido nombrado entrenador del año de la Ligue 1 en su primer año.
Su corta carrera como entrenador va más allá de los éxitos que ya ha cosechado, ya que lo más importante es su idea futbolística, a la que hasta el momento ha sido fiel, y gracias a ella es uno de los técnicos con mejor futuro a corto-medio plazo, no tardará en entrenar a un grande de Europa. Lo fácil sería comparar a Blanc con Guardiola o incluso con Leonardo, pero no es nada descabellado. El Burdeos cambió por completo, del conservador y defensivo Ricardo Gomes al fútbol vistoso y de toque de Laurent Blanc, pero el salto de calidad llega el pasado verano con Yoann Gourcuff.
Gourcuff había fichado por el Milan cuando era un semidesconocido y no tenía más que 20 años, pero su estancia en Italia no fue satisfactoria. Dos años de suplencias, en un equipo apático y en el que no tenía hueco fueron minando la moral de Gourcuff, para más inri sus esporádicas actuaciones como titular no convencían, las dudas crecían en torno a la figura de aquel joven francés. Necesitaba crecer, necesitaba jugar y necesitaba una cesión, llegó al Girondins, pero pocos -por no decir nadie- creían que Gourcuff pudiera alcanzar el nivel que alcanzó. Se echó el equipo a la espalda y empezó a cuajar buenas actuaciones, se asentó en el equipo, se sintió cómodo y no tardó en hacer auténticas maravillas.
Fue el artífice del campeonato, pero justo entonces concluiría su cesión, mientras que el Milan perdía a su buque insignia. Era tan bajo el valor de Gourcuff un año antes, que Galliani incluyó una cláusula de compra, según la cual el Burdeos podría hacerse con los derechos del jugador pagando 15 millones de euros...viendo el rendimiento del francés en el Calcio, nadie imaginaba que se revalorizaría de esa manera, y por supuesto, nadie en el Milan pensaba que los acontecimientos se precipitarían de esa manera. La ecuación era tan fácil como que en el mes de junio, el Girondins pagaba 15 millones...y el jugador era suyo, ni había derecho de tanteo ni nada por el estilo. A favor del Milan, jugaba el hecho de que a Gourcuff podría interesarle ser el nuevo ídolo de los tifosi y presionar para acabar jugando en Milan...pero prefirió seguir en Burdeos, con vistas al Mundial de Sudáfrica y sabiendo que era lo mejor para él. La ciudad lo adora, allí ha crecido futbolísticamente y otro año brillante le convertirá en pieza importante de la selección francesa, su reto.


3) Secundarios de lujo

De poco serviría tener a un mediapunta como Gourcuff si no tuviese los socios que tiene, con los que se entiende a la perfección y con los que comparte ciertos rasgos futbolísticos.
Todavía no ha concluido el culebrón Chamakh, pero parece que Marouane seguirá en Burdeos después de un verano plagado de rumores sobre su marcha a la Premier. Forma una magnífica delantera con el argentino Cavenaghi, se complementan a la perfección y sus cifras goleadoras no reflejan lo que de verdad son.
Chamakh es la clase, el talento, un punta inteligente, veloz y al que le encanta moverse, siempre ha sido acusado de ser demasiado frío y de no tener gol, pero también se infravaloran cualidades como su capacidad asociativa, su técnica o su buen remate; nunca peleará por ser pichichi de la Ligue 1, pero su rendimiento no se mide en forma de goles.
Lejos quedan aquellos años en los que Cavenaghi emergía como la nueva promesa de River Plate, sus cifras en River le dieron un gran cartel pero se equivocó al fichar por el Spartak de Moscu. Por fin recondujo su carrera deportiva hace algo más de dos años, fichando por el Burdeos, donde es titular y ha recuperado fu olfato goleador. Sin embargo, ha evolucionado y es algo más que un killer, ya no es ese delantero individualista que era, sino que ha "aprendido" a jugar de espaldas, a bajar a recibir y a intervenir más en el juego de equipo.

El tridente Gourcuff, Chamakh, Cavenaghi garantiza que las cosas seguirán funcionando, pero no se queda ahí la cosa. El club ha mantenido a Alou Diarra, mediocentro codiciado por muchos clubes europeos, una "roca", con unas condiciones físicas envidiables, un "extraño" en un centro del campo como el del Burdeos, que se ha reforzado con el checo Plasil, quien competirá con Fernando Menegazzo por la titularidad.
Tampoco debemos olvidarnos de Wendel, un brasileño que campa a sus anchas por las bandas izquierdas del fútbol francés. Juega como volante y lleva ya un par de años a muy buen nivel: tiene velocidad, desborde, pone buenos centros, incluso tiene gol y le pega muy bien desde lejos.
Y es que, este Girondins va más allá de la simple figura de Gourcuff, la presencia de un entrenador como Laurent Blanc y de jugadores como Alou Diarra, Wendel, Chamakh o Cavenaghi convierte al Burdeos en favorito a revalidar título. No porque tenga mejor plantilla que el Lyon -cosa que no tengo clara- sino porque saben a lo que juegan, llevan tiempo haciéndolo, se divierten y no necesitan el rodaje y la fase de adaptación que está teniendo el Olympique de Lyon.

5 comentarios:

Diego dijo...

Gran post Sergio.
Yo creo que este año van a revalidar el título. Además, en Champions creo que van a dar un paso adelante, la experiencia de ganar la liga francesa les va a valer este año, aunque como bien dices también dependerá de quién le toque en la fase de grupos.
Mientras seguiremos disfrutando de Gourcouff.
Un saludo.

el hombre del futbol dijo...

El Burdeos es favorito por su juego. Juegan muy bien, tocan, tocan y tocan para buscar el gol y además tienen un cerebro como Gourcuff para manejar el equipo.

Pero ojo, el equipo va a perder mucho si al final se va Chamakh. He visto los dos primeros partidos del Girondins y siguen jugando igual de bien, manteniendo el estilo, pero Chamakh es uno de los pocos referentes que tiene el Burdeos en cuanto a juego aéreo. Y eso lo van a notar.

Luego hay un jugador que siempre me ha gustado mucho y que cada año va a más: Wendel. Hace dos temporadas muchos de los goles del Girondins venían de disparos lejanos del brasileño pero en cuanto se ha conjuntado al equipo y se ha buscado un líder, sus cifras han bajado. Ahora está más bien de gregario de Gourcuff, pero sigue siendo un muy buen jugador.

Un saludo Sergio.

Erik Bretos Loidi dijo...

Me parece un auténtico equipazo pero veo al Marsella y al Lyon con muchas opciones de ponerles en apuros.

http://www.eldivandelfutbol.blogspot.com/

Guille_Depor dijo...

Yo no coincido el que es el favorito. El Lyon ha formado un gran equipo y pese a empatar en la primera jornada, ha arrasado en la fase previa de Champions. Pásate por mi blog y verás el artículo que he elaborado sobre el pentacampeón.

Trouro dijo...

muuuuy buen post

te he enviado un mail