viernes, 3 de julio de 2009

Informe: Europeo Sub-21 2009

Una vez terminado el Europeo Sub-21 es hora de analizar a los jugadores que han brillado en Suecia durante las dos semanas que ha durado el torneo.
Marcus Berg es mi MVP -y creo que el de mucha gente-, en un torneo en el que anteriormente habían logrado el premio de mejor jugador, futbolistas como Rudi Voller, Manuel Sanchís, Laurent Blanc, Davor Suker, Luis Figo, Fabio Cannavaro o Andrea Pirlo.


PORTEROS

1. Andrea Consigli (Italia)
El nivel de los porteros en este Europeo ha sido muy alto, pero Consigli ha estado un peldaño por encima de todos. En los últimos años ha sido un habitual en las categorías inferiores italianas y este parece ser el año de su confirmación como portero de primer nivel: fichó por el Atalanta, en el que ya es titular, y su buena actuación en este torneo hace que sean muy creíbles las informaciones que hablan sobre el posible interés del Milan en contratarlo.
Portero alto, pero cuya agilidad y rapidez están fuera de toda duda; tiene muy buenos reflejos, va bien por arriba y también tiene carácter. Su participación en el Europeo ha sido casi perfecta, pero un único error costó muy caro a su equipo: el gol de Beck que dio la victoria a Alemania en semifinales, en una acción en la que Consigli podría haber hecho algo más.

2. Sergio Asenjo (España)

Tres partidos son suficientes para que Asenjo haya sido de lo más destacado del torneo, aunque el excesivo trabajo que tuvo fue un claro síntoma de la inferioridad de España en sus dos primeros partidos. Asenjo ha sido el mejor de la selección española: él solito evitó la derrota ante Alemania y volvió a estar bien ante los ingleses -parando un penalti a Milner-. Una verdadera lástima que sus compañeros no estuviesen a su nivel y una pena no ver a Asenjo más que tres partidos, por suerte lo veremos durante la próxima década en la élite y convertido en uno de los mejores porteros del planeta, sin duda.

3. Joe Hart (Inglaterra)
Ha tenido luces y sombras, pero en términos generales realizó un muy buen campeonato. Se mostró seguro y firme en el juego aéreo, fue uno de los líderes de su selección y solo el partido de semifinales empañó lo que estaba haciendo. Ante Suecia cuajó su peor partido, con un par de acciones en las que se mostró dubitativo, pero las compensó con otras paradas meritorias, aunque en la tanda de penaltis un error infantil le costaría muy caro. Estaba apercibido de sanción y la amarilla que le mostraron en la tanda de penaltis le impediría disputar la final, lo cual fue otro imprevisto para Stuart Pearce.

4. Manuel Neuer (Alemania)
No es una decisión fácil colocar a Neuer en 4ª posición, sus actuaciones dejan muchas dudas. Todos sabemos que es uno de los mejores porteros jovenes de Europa, pero también sabemos que es capaz de lo mejor y lo peor, todavía tiene que pulir algunos defectos. Se ha mostrado especialmente dubitativo en los balones aéreos y no ha transmitido demasiada confianza a su defensa. También le falta calma y a veces es poco ortodoxo en sus acciones. Neuer podía haberlo hecho mucho mejor en este campeonato, y a un portero con sus cualidades hay que exigirle mucho más, esperemos que veamos su lado malo lo menos posible.

5. Jukka Lehtovaara (Finlandia)
Ni el sueco Dahlin, ni el serbio Brkic, ni mucho menos el bielorruso Chesnovski me han convencido, pero sí Lehtovaara.
El portero titular finlandés fue Jaakkola, pero jugó 2 partidos y como Finlandia ya no se jugaba nada en el último partido, dieron la oportunidad a Lehtovaara, quien previsiblemente será el portero de la sub-21 en la fase de clasificación para el próximo Europeo Sub-21. Así que pudimos ver a Lehtovaara ante España ¡y qué grata impresión nos causó!
Vimos a un portero que unos reflejos impresionantes, rapidísimo, dominante en el juego aéreo. Solo fueron 90 minutos, pero vimos a un portero con un interesante potencial, al que habrá que seguir de cerca.


LATERALES DERECHOS

1. Andreas Beck (Alemania)
Los laterales, en general, no han brillado demasiado en este Europeo, y una buena muestra de ello es comprobar que Beck ha sido el mejor lateral derecho aun jugando lejos de su mejor nivel. Jugador de sobra conocido por todos nosotros, internacional absoluto y pieza clave del Hoffenheim.
A pesar de ser joven, es un lateral muy sobrio y tranquilo, no se vuelve loco yéndose al ataque y eso puede acabar siendo un defecto en un jugador con capacidad para ser mucho más determinante. Defensivamente ha estado impecable, pero en una selección alemana muy "atascada" y con problemas a partir de tres cuartos de campo, Beck debía haber subido mucho más al ataque y haber aportado más al maltrecho ataque alemán...y una de las pocas veces que lo hizo, metió a Alemania en la final. Subida por banda y disparo lejano que acabaría siendo el gol que servía para eliminar a Italia en semifinales. Hay que exigirle un poquito más a Beck tanto aquí como en el Hoffenheim, y su primer puesto en este particular ranking dice mucho de lo discreto que han estado el resto de laterales.

2. Marco Motta (Italia)
Siendo sincero, he de decir que pongo a Beck por delante de Motta debido a la relevancia del gol marcado por el alemán en el partido que precisamente mandó a Motta y los suyos para casa.
Hasta entonces, posiblemente Marco Motta fuese el mejor lateral derecho de la competición, jugador ya asentado en la Serie A y que ha formado parte de la mejor zaga del campeonato: la italiana.
Es un lateral derecho muy potente, con buen físico y bastante bueno técnicamente, incansable y muy férreo defensivamente. Sobre todo, estamos ante un lateral muy completo, correcto en casi todos los aspectos del juego.

3. Mikael Lustig (Suecia)
A pesar de su cuerpo de central, es un lateral derecho, y que además es mucho más ofensivo de lo que su aspecto físico pueda dar a entender. Lateral muy alto y potente que se incorpora al ataque creando peligro, incansable y peligroso también en jugadas a balón parado; sin descuidar nunca su trabajo en defensa. Le falta algo de técnica individual y mejorar sus centros. Pero no deja de ser un jugador a seguir, y que muy probablemente acabe dejando el Rosenborg.

4. Martin Cranie (Inglaterra)
Defensa muy polivalente, puede jugar en cualquiera de las posiciones de la defensa y a lo largo del Europeo ha sido el lateral derecho titular de la selección inglesa, aunque también jugó algunos minutos como central.
Jugador muy limitado técnicamente, con problemas para sacar el balón jugado y que apenas se incorpora al ataque; compensa sus carencias con un buen nivel defensivo.

Si hablamos de laterales derechos, no podemos olvidar a César Azpilicueta, que junto a Beck y Motta es el lateral derecho de mayor nivel que había en el Europeo, pero que sin embargo cuajó una actuación muy decepcionante -al igual que el resto de jugadores españoles- y estuvo muy por debajo de lo esperado.


CENTRALES

1. Micah Richards (Inglaterra)
Si en el caso de los laterales hay que hablar del discreto nivel de estos, en el caso de los centrales hay que resaltar el buen nivel exhibido por muchos de ellos. No es fácil decir quién ha sido el mejor, pero si hay que decantarse por uno yo lo hago por Richards. Desde hace un par de años es considerado como uno de los jóvenes centrales con mayor futuro, pero su última temporada con el City ha dejado mucho que desear y ha sido realmente gris. Sin embargo, ha rendido en el Europeo y ha sido, junto a los dos centales alemanes, el mejor central del campeonato. Insuperable en el juego aéreo, potente, con dotes de mando y una gran colocación. Su mayor defecto quizás sean sus carencias para sacar el balón desde atrás, sin olvidarnos de que de vez en cuando sufre en exceso ante atacantes veloces.

2. Jerome Boateng (Alemania)
El seleccionador alemán tenía algunas dudas sobre cuál sería la pareja de centrales, ya que Schwaab tenía opciones de jugar, pero finalmente Howedes y Boateng formaron una pareja de centrales que solo recibió un gol. Boateng es polivalente, ya que puede actuar como lateral derecho y mediocentro, pero aquí lo ha hecho en su posición ideal: central. Es rápido a pesar de su altura, es contundente, está siempre bien colocado, sufre con el balón en los pies y ese es su mayor defecto.

3. Benedikt Howedes (Alemania)
Compañero de Boateng en el eje de la defensa y rindiendo a un gran nivel. Al igual que a Boateng, se le vio algo dubitativo en balones aéreos -a pesar de rozar el 1,90 m- y con algunos despistes puntuales. Por el contrario, es contundente y elegante a la vez, muy inteligente y expeditivo. Llegará lejos en el fútbol alemán.

4. Salvatore Bocchetti (Italia)
La italiana ha sido la mejor línea defensiva, y la pareja de centrales formada por Bocchetti y Andreolli estuvo a muy buen nivel, pero Bocchetti fue la gran revelación. Ya era conocido el potencial de Motta, Andreolli y Criscito, pero Bocchetti llegó al Europeo con menos cartel...y sale de él revalorizado.
En Italia ya lo comparan con Fabio Cannavaro, y las similitudes físicas están ahí: Boccheti también mide menos de 1,80 m, pero tiene un gran salto y va bien por arriba, por si fuera poco es contundente y saca bien el balón desde atrás. Uno de los grandes descubrimientos defensivos del Europeo y que triunfará en la Serie A.

5. Nedum Onuoha (Inglaterra)
El compañero de Micah Richards empezó siendo Mancienne, pero este fue expulsado en el
partido inaugural después de una jugada en la que estuvo muy blandito y perdió la partida ante el delantero finlandés Sadik, que acabaría en penalti y expulsión. Esto sirvió para que Onuoha se hiciera con la titularidad y nadie se la quitase en todo el torneo.
Se conoce muy bien con su compañero de equipo Richards, aunque es cierto que ambos tienen problemas para sacar el balón desde atrás y eso lo notó mucho su selección.
Onuoha es físico, fuerza y contundencia, pero también es velocidad, agilidad, subidas al ataque y calma. Ha progresado muchísimo en los dos últimos años y ha demostrado que está preparado para jugar al más alto nivel.

6. Rasmus Bengtsson (Suecia)

Otro joven semidesconocido hasta el momento, pero que se ha destapado con su buena actuación en el Europeo.
Central elegante y de buen manejo de balón,que domina el juego aéreo y que es lo suficientemente rápido para pelear con cualquier delantero rival. Quizás le falte un pelín de contundencia, que a buen seguro irá teniendo según vaya adquiriendo experiencia.
Su compañero en el centro de la zaga sueca, Mattias Bjarsmyr también tiene cosas interesantes (físico, juego aéreo, contundencia) pero no me convenció y me deja muchas más dudas que Bengtsson, un central que no tardará en dar el salto a una liga más importante.

7. Marco Andreolli (Italia)

Llegaba al torneo con más cartel que Bocchetti, pero estuvo por debajo de su compañero. No termina de dar el salto y no acaba de convencer un Andreolli que casi siempre pasa desapercibido. Central muy "discreto", que no destaca en nada en especial, pero que cumple con su cometido. Bastante alto y con buen físico, se complementó muy bien con Bocchetti.

8. Marc Torrejón (España)

Todos coincidiremos en que Sergio Asenjo fue el mejor jugador de la selección español, pero algún otro futbolista español consiguió un aprobado y Torrejón es uno de ellos: el mejor defensa del equipo. Central alto y con un imponente físico, que saca mucho provecho de su experiencia y la pone en práctica, ya que siempre está tranquillo y bien situado. Se ha tenido que multiplicar por dos, entre otras cosas, porque a lo largo de los tres partidos pasaron por su lado tres centrales distintos (Chico, Javi García y Marcano) y ninguno convenció. Siempre crea peligro a balón parado y organiza la defensa. Está claro que está lejos de la perfección, ya que no destaca ni por su velocidad ni por su técnica, pero en el Europeo ha demostrado porqué es un jugador ya consolidado en la primera división española.

9. Nemanja Pejcinovic (Serbia)

Decepcionó mucho la selección serbia, pero jugadores como Pejcinovic sí se salvan de la quema, aunque el central serbio no pudo mostrar su mejor versión. En otro contexto y pudiendo rendir a su mejor nivel, Pejcinovic hubiese sido uno de los mejores centrales del torneo.
Central con un físico imponente para lo que nos solemos encontrar en jugadores con 21 años. Una auténtica roca, que debe mejorar su velocidad si quiere encontrar acomodo en un equipo importante de Europa. Su compañero, el central Vukovic, también es un jugador a seguir.


LATERALES IZQUIERDOS

1. Domenico Criscito (Italia)
Antes del Europeo muchos nos preguntábamos porqué Criscito no estaba en la plantilla del club al que pertenecía (Juventus)...después del Europeo nos preguntamos porqué la Juve ha traspasado a Criscito al Genoa, para más inri la Juventus no está sobrada en el puesto de lateral zurdo.
También puede jugar como central, pero las necesidades del guión hicieron que Casiraghi situase a Criscito en banda izquierda y respondió con creces.
Es rapidísimo y va muy bien al corte, y que además tiene una muy buena técnica individual que le permite subir al ataque creando peligro. Predilección personal y jugador de equipo grande de Europa.

2. Emil Johansson (Suecia)
Había buenas referencias de Johansson antes del campeonato, y cumplió con lo esperado. Lateral zurdo muy ofensivo, que tiene técnica y pone buenos centros, en algunos partidos debió haber confiado más en sí mismo y subir más al ataque, ya que las diagonales de Bajrami hacia el medio, dejaban todo el carril izquierdo para Johansson. Debe mejorar defensivamente, y sus ayudas a los centrales no fueron todo los buenos que podrían ser.

3. Kieran Gibbs (Inglaterra)
Sigue creciendo poco a poco. El 2009 está siendo su año. Ya en 2008 destacó en el Europeo Sub-19, y ya en 2007 había debutado con la primera plantilla del Arsenal pero es ahora cuando ha dado el gran salto. La lesión de Clichy en el Arsenal hizo que jugase unos cuantos partidos como titular y lo hizo realmente bien. Era uno de los grandes nombres de la selección inglesa en este Europeo, pero el excesivo conservadurismo de Pearce y el estilo de equipo impidió ver la mejor versión de Gibbs, que podía haber sido mucho más determinante en ataque. Su potencial es enorme: es rapidísimo, ágil, bueno técnicamente. Solo tiene que aprender a llegar a campo rival con las ideas más claras e intentar poner mejores centros; además tiene que pulir sus defectos en el plano defensivo.

4. Sebastian Boenisch (Alemania)
Comenzó el torneo como lateral izquierdo titular, pero se lesionó en aquel primer partido contra España y su puesto lo ocupó durante dos partidos Schmelzer, que cumplió con creces y que quizás hubiese merecido ser titular en semifinales y en la final. Sin embargo, Boenisch recuperó la titularidad en esos dos últimos partidos del Europeo.
Ya había sido titular en la final de la Copa de la UEFA con un W.Bremen en el que está totalmente asentado y se ha ganado un puesto como titular.
No es un jugador que me guste demasiado, pero cumple con que se le pide. Es muy alto y un pelín torpe, limitado técnicamente, pero muy voluntarioso. Como digo, no me llama demasiado la atención.


MEDIOCENTROS/INTERIORES

1. Fabrice Muamba (Inglaterra)
No ha sido un torneo en el que los mediocentros hayan estado especialmente brillantes, y que Muamba haya sido el mejor dice mucho del nivel de los jugadores que ocupan esta demarcación.
El que fuese discípulo de Wenger hace un par de años, ha dado un salto cualitativo enorme y ha sido el mejor mediocentro del torneo. Un mediocentro de claro corte defensivo, que anuló a Jurado cuando se enfrentó a España por ejemplo, y que ha hecho a la perfección esa labor oscura que se le pedía. Siempre bien colocado y aprovechando su poderoso físico. Sus limitaciones son más que evidentes, ya que no es un jugador al que vayamos a ver construyendo el juego ni entrando demasiado en contacto con el balón...pero en lo suyo un 10, por lo menos en este Europeo.

2. Luca Cigarini (Italia)

Fue víctima del conservadurismo de Casiraghi, si el seleccionador italiano hubiese sido más valiente, quizás Italia hubiese llegado más lejos, sin embargo Cigarini siempre estuvo metido en los partidos.
Sobre él giró el mediocampo italiano, flanqueado por Marchisio y De Ceglie, y siempre como encargado de situarse justo por delante de los centrales. Su principal virtud no es la visión de juego, tampoco su calidad técnica, es por eso que Italia tuvo muchos problemas en la elaboración de juego. Sí es un mediocentro que saca con cierto criterio el balón, pero que necesita estar apoyando por sus compañeros. Tiene mucho que mejorar en el aspecto ofensivo y quizás deba tener más confianza en sí mismo.

3. Sami Khedira (Alemania)
Una de las piezas claves del equipo alemán, un jugador que sigue progresando año a año, pero que ha dejado un sabor agridulce en este Europeo.
Mediocentro muy completo, que ha destacado por su excelente colocación y su buen trabajo defensivo, pero resultó muy decepcionante ver cuál fue su aportación ofensiva, y es que en un centro del campo en el que Aogo era el otro mediocentro, Khedira tenía que tirar del carro y ser quién moviese el balón. Debía ofrecerse a los centrales, pero en partidos como los de Finlandia e Italia se "autoanuló" y por tanto, Alemania no tuvo elaboración en el centro del campo.
Tampoco aportó Khedira algo que podía haber hecho: llegada al área rival, desde segunda línea.
Así que, la tercera posición de Khedira -jugando por debajo de su mejor nivel- en este particular ranking de mediocentro dice bastante del pobre nivel mostrado por mediocentros e interiores en este torneo

4. Claudio Marchisio (Italia)
Marchisio actuó como interior derecho en ese 4-3-3 casi inamovible de Casiraghi, una posición un tanto desconocida para el juventino, ya que en la Juventus lo hemos visto mucho como mediocentro.
Este puesto de interior no le benefició a Marchisio, ya que a veces acabó escorándose a la banda y hay no es un jugador demasiado aprovechable.
Su trabajo estaba más encaminado a conseguir -junto a Cigarini y De Ceglie- que el mediocampo italiano tuviese superioridad y fuese muy fuerte, y lo consiguieron. Quizás debía haber sido más protagonista del juego italiano, tomar más responsabilidades y estar más en contacto con el balón, y es que Marchisio está capacitado para hacer todo eso. Sin duda, el estilo impuesto por Casiraghi perjudicó a un Marchisio cuyo papel de cerebro del equipo fue arrebatado por Cigarini, en muchos momentos del Europeo dio la sensación de que Cigarini y Marchisio "se pisaban" y chocaban entre sí, ese papel secundario de Marchisio en la medular no ayudó a Italia, donde Marchisio debía haber tenido un papel mucho más importante.

5. Gustav Svensson (Suecia)
Mediocentro de la selección sueca, el encargado de dar equilibrio y cubrir las espaldas a Bajrami, Elm y Wernbloom. Una clara muestra de su excelente trabajo es ver cómo sus ayudas defensivas y su buena colocación permitieron que los laterales suecos -Lustig y Johansson- explotasen su faceta ofensiva gracias al buen hacer de Svensson en las ayudas defensivas.
No es brillante técnicamente y el balón apenas pasaba por sus botas, aunque dice mucho de él que no se complicase la vida y dejase que jugadores mejor dotados técnicamente como Elm y Bajrami tomasen el peso del juego ofensivo. Jugador inteligente y sacrificado ante todo.

6. Mark Noble (Inglaterra) El que a priori debía ser el cerebro inglés, quedó ensombrecido por el estilo de la selección inglesa: selección muy física y hecha para contragolpear. Así que el papel de Noble no fue acorde a lo que Noble está acostrumbrado a hacer en el West Ham.
Fue de los pocos jugadores ingleses capaz de hacer algo interesante con el balón, pero por desgracia el balón pasó muy poco por los pies, aunque llegó a cuajar buenos partidos como contra España.

7. Sergei Kislyak (Bielorrusia)
Una de las gratas sorpresas del torneo, uno de esos jugadores que llegan al torneo sin nombre y siendo un auténtico desconocido, pero que deja muy buen sabor de boca.
Mediocentro muy elegante, un jugador muy bueno técnicamente que ha sido quien ha construido fútbol en la selección bielorruso. Buenos desplazamientos en largo y buena visión de juego, además de un gran disparo lejano. Quizás no sea una aparición fugaz, sino un jugador con nivel como para dar el salto a una liga de mayor nivel, quizás a la Bundesliga como en su día hizo su compatriota Hleb.

8. Lee Cattermole (Inglaterra)
Un trabajador incansable, así podemos definir a Cattermole, interior derecho de esta selección inglesa subcampeona. Jugador que aporta mucho trabajo, despliegue físico, pero muy poco en ataque, y teniendo en cuenta que Pearce ya tenía una roca como Muamba se me antoja prescindible la figura de Cattermole y no es de extrañar que Inglaterra fuese incapaz de llevar la iniciativa en el juego.

9. Dennis Aogo (Alemania)
Sorprendentemente, Horst Hrubesch puso a Aogo junto a Khedira cuando lo más lógico parecía que Castro acompañase a Khedira, y que Ebert ocupase la banda derecha, pero el que fuera pieza clave en el Hamburgo campeón de Europa en el 83 confió en el jugador del Hamburgo, en lo que no creo que sea más que una casualidad.
No me convenció en absoluto el papel de Aogo, un jugador que podría ser bastante aprovechable en banda gracias a su velocidad, pero que como mediocentro no aportó gran cosa. Corrió como el que más, mostró un buen despliegue físico, pero no parece que fuese el compañero ideal de Khedira.

10. Tim Sparv (Finlandia)
El capitán, líder y estrella esta selección finlandesa. Había buenas referencias sobre él antes del torneo, pero el bajo nivel del resto de compañeros le perjudicó y seguramente no ha podido demostrar todo lo que atesora este interior de gran poderío físico.
No es un virtuoso con el balón, sino un llegador, un jugador que hace mucho daño tanto en jugadas a balón parado como llegando desde segunda línea. Tiene muy buen disparo, pero técnicamente le falta mucho para ser ese referente que la selección finlandesa absoluta necesita. No descarto que acabe encontrado un hueco a medio plazo en algún equipo de nivel medio-bajo de Premier League.

Otros:
Dos de los grandes mediocentros del Europeo, a priori, debían ser los españoles Javi Martínez y Raúl García, jugadores consagrados y asentados en primera división, de sobra conocidos por todos, pero que defraudaron y que cuajaron una actuación lamentable.
Se podría decir lo mismo de los serbios Milan Smiljanic y Ljubomir Fejsa, ambos son mediocentros de corte defensivo y que trabajaron, corrieron, lucharon...pero les falta calidad técnica y Serbia lo notó en su escasísimo juego ofensivo; lo cual nos hace ver que ha sido una pena no ver a Nikola Gulan.
Tampoco han tenido demasiados minutos para demostrar su calidad el sueco Andreas Landgren y el inglés Jack Rodwell, dos jugadores muy jóvenes a los que la competencia en su puesto les ha perjudicado.


MEDIAPUNTAS

1. Mesut Ozil (Alemania)
Sino hubiera sido tan irregular, sería el mejor futbolista el Europeo Sub-21, sin discusión. Pero las apariciones de Ozil se reducen a un muy buen partido ante España y a un partido genial en la final ante los ingleses, sin embargo estuvo fuera de combate ante Finlandia y en las semis ante Italia.
Probablemente esa irregularidad sea el gran problema de un Ozil que en el Bremen también se ha mostrado bastante irregular, y de momento es incapaz de solventar ese defecto. Aunque debemos quedarnos con lo bueno, que es la calidad del jugador y lo determinante que ha sido en la consecución del campeonato.
Algo que le ha beneficiado muchísimo ha sido jugar como mediapunta, con mucha libertad y con un único punta. Es un jugador exquisito y cuando el balón pasa por sus botas todo puede pasar, le encanta meter pases milimétricos a la espalda de la defensa pero también realiza jugadas individuales, es rápido y eso lo aprovecha.
Debe mejorar su disparo desde lejos y aprender a ser más constante y participativo; defensivamente no se le puede exigir demasiado ni esperar que haga gran cosa en ese sentido.
Lo que está claro es que tiene que explotar en el Werder Bremen ahora que se ha ido Diego, aunque para ello debe jugar lejos de la banda y con la mayor libertad posible.


2. James Milner (Inglaterra)

Para mi ha sido uno de los tres mejores futbolistas del torneo, junto a Ozil y Berg. En ningún momento ha actuado como mediapunta, sino que lo ha hecho como extremo en ambas bandas e incluso como lateral derecho en buena parte del partido inaugural.

No lo considero un extremo a Milner, sino un mediapunta que por necesidades del guión juega en una banda. Aun jugando en banda, fue el verdadero líder y cerebro de la selección inglesa.
Es un jugador completísimo, que combina calidad técnica, velocidad, desborde, atrevimiento, que tiene como mayor defecto su irregularidad, que le ha perseguido hasta ahora en los casi 7 años que lleva en la Premier. Su última temporada con el Aston Villa y este Europeo invitan al optimismo y da la sensación de que Milner toma más responsabilidades y se muestra mucho más activo en el juego ofensivo.
No estuvo bien en la final -aunque poca culpa tiene de ello, dadas las circunstancias- pero su Europeo ha sido notable, muy por encima del nivel mostrado por algunos de sus compañeros de equipo.

3. Gojko Kacar (Serbia)
El jugador polivalente por excelencia. Solo tiene 22 años y ya se ha dado a conocer a toda Europa gracias a su peculiar trayectoria profesional. Comenzó como central y ya lo hemos como mediocentro, como volante e incluso como mediapunta siendo esta última la posición menos habitual para él. Sin embargo, las necesidades del guión hicieron que Kacar jugase este Europeo como mediapunta, aunque visto lo visto quizás hubiera sido mejor que actuase de mediocentro, lo agradecería él y su selección. Al no ser un mediapunta al uso, ha ejercido más bien como centrocampista llegador, líder del equipo en todos los aspectos y cuya mayor aportación ha sido su carácter y liderazgo y esas llegadas al área; aunque ha quedado claro que como mediapunta se le desaprovecha en exceso, ya que su visión de juego no es especialmente destacable, así como tampoco se siente del todo cómodo. Ha jugado bien sin más, si lo hubiéramos visto como mediocentro quizás hubiésemos visto su mejor versión. Lo que queda claro es que su polivalencia y capacidad para adaptarse a la situación son admirables.

4. Pontus Wernbloom (Suecia)
Como vemos, en la selección sueca todos los titulares han tenido un papel muy importante, y Wernbloom no ha sido menos, ya que su equipo acusó su baja en las semifinales. Se trata de un llegador, no es un mediapunta al uso, pero que además aporta mucho trabajo en la medular ayudando al mediocentro. Le falta algo de técnica individual y visión de juego, pero lo compensa con aquello en lo que destaca: la llegada al área desde segunda línea. Tiene gol y le pega muy bien con ambas piernas.
Lo veremos el año que viene en las filas del AZ Alkmaar disputando la Champions, habrá que ver en qué puesto, y no descarto verlo como interior o como volante.

Otros: En este apartado todos pensábamos que los futbolistas españoles tendrían un hueco, pero tampoco han cumplido las expectativas. Jurado fue quién tuvo una actuación muy gris, víctima también del flojo nivel del equipo y del seleccionador López Caro. Algo más de luz aportó Esteban Granero, muy lejos de su mejor nivel y de lo que puede llegar a hacer, pero que tuvo detalles de su enorme calidad en el último partido que jugamos; es difícil olvidar su suplencia ante Inglaterra, al igual que las suplencias de Pedro León, que también dio buena muestra de lo que puede hacer en los escasos minutos que tuvo. Tampoco tuvieron demasiados minutos, ya que fueron suplentes, el alemán Ben-Hatira y el italiano Antonio Candreva, pero dejaron buen sabor de boca y posiblemente merecieron más minutos. También me quedo con las ganas de ver más minutos a Anton Putilo, el bielorruso.


VOLANTES/EXTREMOS

1. Sebastian Giovinco (Italia)
Uno de los grandes talentos del Europeo Sub-21 y uno de los grandes talentos del fútbol europeo, su futuro es prometedor.
Todos disfrutamos viendo a Giovinco sobre el campo, aunque en este Europeo no ha estado a su mejor nivel, tuvo apariciones puntuales, pero el estilo del equipo provocó que Giovinco no brillase con luz propia.
No es un jugador con una posición bien definida, puede actuar como enganche, al igual que de extremo o segundo punta. En este Europeo ha sido el extremo izquierdo de un equipo en el que Giovinco fue el hombre clave y uno de los pocos capaz de cambiar el rumbo de un partido.
Lo tiene casi todo: velocidad, calidad, descaro, verticalidad, imaginación y visión de juego. Así que si Italia hubiese sido un pelín más ofensiva Giovinco hubiese brillado todavía más, y quizás Italia hubiese llegado a la final.


2. Rasmus Elm (Suecia)
Los hermanos Elm siguen dándose a conocer en el mundo del fútbol. Son tres hermanos, que hicieron al modesto Kalmar campeón. Ahora Viktor empieza a triunfar en el Heerenveen.
Pero es Rasmus el que tiene un futuro más prometedor por delante, a tenor de lo visto durante estas dos semanas en Suecia.
Brillante volante derecho, aunque pienso que podría adaptarse también a la posición de mediapunta ya que es un jugador elegante con buena visión de juego, inteligencia y buen disparo desde lejos. En banda derecha es donde puede sacar partido de su velocidad y de su calidad técnica, pone buenos centros, aunque no acostumbra a llegar hasta línea de fondo, tiende a irse hacia el medio. Tiene multitud de recursos y seguramente llegue a una liga importante.


3. Emir Bajrami (Suecia)

Jugador similar a Elm, tanto en algunas de sus características como en su rendimiento en este Europeo, pero en el perfil opuesto. Ha actuado como volante izquierdo y por esta banda izquierda hizo mucho daño Suecia, Bajrami demostró su buena visión de juego, su calidad técnica y su excelente disparo. Aunque confió más en Rasmus Elm de cara a llegar lejos a corto-medio plazo.

4. Theo Walcott (Inglaterra)
Llegaba junto a Bojan, Balotelli y Giovinco como el gran nombre del Europeo, pero no vimos al mejor Walcott. Las bajas de Agbonlahor y Campbell provocaron que Walcott fuese delantero centro en la final -y así le fue-, aunque hasta entonces había actuado como extremo derecho e incluso algunos minutos en la izquierda. Parece ser que tuvo algún tipo de discusión con el seleccionador inglés y que no le sentó nada bien su suplencia ante España ni su cambio ante Finlandia. Pearce no dio todo el protagonismo que debiera tener Walcott, pero que cuando pudo explotar su desborde y velocidad los rivales lo pagaron -España sobre todo-.
Todavía peca de individualista y debe levantar la cabeza y buscar algún compañero en lugar de querer acabar él mismo jugadas que no llevan a ninguna parte.

5. Gonzalo Castro (Alemania)

Jugador polivalente, no tanto como Kacar...pero casi.
El jugador de ascendencia española está acostumbrado a jugar como lateral derecho en el Bayer Leverkusen y aquí lo hemos visto como volante derecho.
Y su rendimiento tampoco fue como para echar cohetes, rinde mejor como lateral y como mediocentro -en esta posición disputó la final-, ya que como volante apenas desbordó, intervino poco y no es un jugador con unas cualidades indicadas para que juegue ahí. Un jugador específico de banda como Ebert podría haber sido más beneficioso para Alemania...y a Castro le hubiera venido mejor haber actuado como mediocentro a lo largo de todo el torneo.

6. Marko Marin (Alemania)
Otra de las grandes decepciones (parece que este ha sido el Europeo de las decepcionante). Otro que llegaba con el cartel de jugador estelar y que se ha ido de Suecia con más pena que gloria.
Dio un recital en el primer partido -ante España- con todo aquello que le caracteriza: velocidad, desborde, verticalidad y un jugador determinante, un extremo izquierdo espectacular que sin embargo, desapareció en el segundo...en el tercero...y en el cuarto partido que jugó. Así que unas molestias que tenía poco antes de la final del Europeo, sirvieron para que el seleccionador alemán tuviese la excusa perfecta para sentar en el banquillo a Marin sin que nadie le reprochase nada.
Llegó a Suecia como la gran estrella de la selección alemana -junto a Ozil- y sale de Suecia...con un contrato firmado con el Werder Bremen.
Sigo teniendo la sensación de que es un jugador ligeramente sobrevalorado, con más nombre del que merece y que todavía tiene muchísimo por demostrar.

7. Ignazio Abate (Italia)
Jugador nº12 del combinado azzurro. Ha sido habitual su entrada en las segundas partes desde el banquillo. No tenía cabida en el once inicial, pero cuando jugó se situó como volante derecho y dio frescura al equipo, además de potencia, despliegue físico y buenas internadas por banda. Un jugador al que claramente le perjudicó el uso de un 4-3-3 en el que su juego no encaja.

Otros: Zoran Tosic no tiene el caché de los Walcott, Bojan y cía, pero es un jugador del que hay que esperar -y exigirle- mucho más de lo que ha hecho en este Europeo, que ha sido prácticamente nada. Se esperaba bastante de la selección serbia, pero solo Kacar dio la cara -nos quedamos con las ganas de ver más al veloz extremo Nemanja Matic-, y Tosic pasó totalmente inadvertido, pegadito a la banda y sin intervenir lo más mínimo. Algo similar podemos decir de los españoles Diego Capel y Sisi, este último no debió haber jugado tantos minutos.


DELANTEROS

1. Marcus Berg (Suecia)
Aunque su selección cayese en semifinales, Berg fue el mejor futbolista del torneo. 7 goles en 4 partidos es una marca asombrosa y todavía más asombroso es que Berg todavía esté en el Groningen. Media Europa se peleará por Berg a lo largo de este verano, es muy pronto para decir si Berg acabará siendo un jugador de equipo grande de Europa, pero no tengo ninguna duda de que es un jugador de sobra capacitado para ser titular en un equipo de nivel medio-alto tipo Sevilla, Valencia, Everton, Fiorentina,etc. Delantero de área, un auténtico killer con un olfato goleador impresionante y que es letal dentro del área: va bien de cabeza, le pega bien con ambas piernas, es magnífico en el uno contra uno.
Le falta algo de velocidad, técnica y capacidad para moverse mejor fuera del área, pero está más que capacitado para dar el salto a una liga grande de Europa.

2. Robert Acquafresca (Italia)
El nueve de Italia fue una de las grandes figuras del torneo, autor de 3 goles y delantero referencia de Italia.
El Genoa tiene en él a un fenomenal sustituto de D.Milito y Acquafresca seguirá haciendo lo que viene haciendo desde hace tiempo en las categorías inferiores italianas y en el Cagliari.
No es un killer al uso, no es un jugador con mucho gol, sino que es un nueve muy trabajador y que realiza un gran trabajo colectivo. Muy alto (supera el 1,90 m) pero mucho mejor dotado técnicamente de lo que pueda aparentar, también se mueve bien y va bien de cabeza. Solo le falta ese instinto goleador que lo convierta en un delantero de 20 goles por temporada, veremos si lo consigue.

3. Ola Toivonen (Suecia)
El compañero perfecto de Berg, formaron una dupla casi perfecta. Berg representa el nueve puro, el del instinto asesino, el goleador por antonomasía...Toivonen representa ese delantero alto y fuerte que trabaja constantemente y que se mueve mucho, cae a bandas e incluso retrasa su posición por momentos. Toivonen es muy generoso, y sus acciones sirvieron para ayudar a Berg.
Le fue asignado ese papel y lo realizó de maravilla (también marcó goles), estuvo a la sombra de Berg pero su nivel fue altísimo. Va bien de cabeza y sobre todo es muy elegante y le pega bien con ambas piernas.
Tiene margen de mejora, y ya está en las filas del PSV, quién sabe si veremos la dupla Berg-Toivonen en Eindhoven, sería muy interesante que esto sucediese.

4. Ashkan Dejagah (Alemania)
Venía de ser suplente -habitualmente- en el Wolfsburgo de Dzeko y Grafite, y tenía la oportunidad de reivindicarse en este Europeo, donde sería el delantero centro.
Acabó yendo de más a menos, cuajó un gran partido ante España, pero a partir de ahí su rendimiento hasta que en las semifinales recibió una tarjeta amarilla que le hizo perderse la final del campeonato.
No es un nueve de área, sino un delantero muy móvil e inteligente, rápido y que le pega bien con ambas piernas. Necesita continuidad para asentarse en la élite, y en el Wolfsburgo no lo ha tenido durante esta pasada temporada.


5. Mario Balotelli (Italia)
Uno de los protagonistas indiscutibles del Europeo Sub-21 por desgracia para los amantes del fútbol. Y es que vimos las dos caras de SuperMario: la mala y la buena.
En su favor debemos decir que en el 4-3-3 de Casiraghi, Balotelli fue usado como extremo derecho, lugar en el que no se siente nada cómodo y donde no puede explotar todo su potencial.
Un muy buen gol suyo ante Suecia fue la demostración de que es un genio, un delantero completísimo...la roja directa ese mismo día y su nula aportación en semifinales -con alguna jugada muy individualista y egoísta incluida- son la muestra de que todavía no tiene la cabeza bien amueblada.
De lo que sí estoy seguro es de que si alguien aconseja bien y hace cambiar a Balotelli, Italia tiene delantero para rato y toda Europa disfrutará del mejor Balotelli, al que calidad le sobra.


6. Sandro Wagner (Alemania)
La sanción de Dejagah dejaba a Alemania sin su delantero titular en la final, la solución era reforzar el centro del campo y dejar a Sandro Wagner como único delantero...y cumplió, vaya que si cumplió.
Delantero muy alto y espigado, pero que es algo más que eso, como lo demuestra el golazo que marcó ante Inglaterra, un disparo desde la frontal del área en el que demuestra su buena pegada y su calidad. Durante todo el partido había hecho buenos movimientos y peleado con los centrales, pero esos dos goles fueron su momento de gloria. Una pena no haberle visto antes, en este Europeo. Jugador a seguir a partir de ahora y que buscará su hueco en la Bundesliga.

7. Gabriel Agbonlahor (Inglaterra)
La escasez de delanteros de Inglaterra en este Europeo fue alarmante: un jugador cuya posición natural no es la de nueve -Agbonlahor- era el titular, y tanto este como Fraizer Campbell se perdieron la final por sanción, así que un extremo como Walcott tuvo que ocupar el puesto.
Agbonlahor no solo se perdió la final por sanción, sino que ya antes tuvo problemas físicos, no estuvo nada acertado Agbonlahor, demostrando una vez más que de nueve tiene poco.
Se movió mucho -incluso demasiado en algunos movimientos-, siempre cayendo a bandas y participando mucho en el juego colectivo, también sacó provecho de su velocidad, pero como digo es un atacante al que le falta gol y mejorar su remate a puerta.

Otros: Uno de los nombres propios del Europeo ha sido el de Bojan y no precisamente porque haya brillado sino por todo lo contrario, jugó dos partidos y en ninguno hizo nada, en su favor hay que aclarar que el equipo español estaba roto y Bojan solo como un islote arriba, poco o nada pudo hacer ante eso. Igual de discreto fue el paso de Adrián López y Xisco por el torneo y el del serbio Miralem Sulejmani, así como el del italiano Alberto Paloschi, aunque en su caso tiene mucho que ver la nula confianza que tuvo Casiraghi en él. La otra cara de la moneda la encarna un conocido de la afición española: el finlandés Teemu Pukki. Con 16 años ya había debutado en la primera división finlandesa y el Sevilla pronto se fijó en él, en el que parece ser otro gran acierto de esta secretaría técnica. Ha jugado con el Sevilla Atlético y ha llegado a debutar con el primer equipo. Con 19 años ha disputado este Europeo, pero solo fue titular en el tercer partido que jugó Finlandia, eso y los pocos minutos que había tenido en los anteriores partidos sirvieron para que demostrase su velocidad, desparpajo y buenos movimientos. Será difícil que triunfe en un equipo como en el Sevilla, pero Pukki apunta buenas maneras.


Lectura recomendada: Análisis de Italia y Suecia

2 comentarios:

Dani Navedo dijo...

Tremendo análisis compañero.

A mi, personalmente, me gustó el estilo de Suecia, las carreras de Ozil y las buenas paradas de Asenjo, por destacar algo a grandes rasgos.

Saludos!!

Chechu dijo...

Lamentable actuación española en este certamen sub 21. Sólo Asenjo y Torrejón se libraron, siendo el primero uno de los más destacados del torneo, el mejor portero para mí. Me sorprendió en la portería el portero finés que jugó contra España en el último partido de la fase de grupos.
En el lateral derecho destaco a Beck, que a nivel defensivo y ofensivo es bastante bueno. Es un buen lateral derecho, muy completo. Entre los centrales, me gustaron los dos alemanes por encima del resto. En el centro del campo no destacaría a nadie, si acaso al mediocentro de Inglaterra, cuyo físico y buen posicionamiento fueron destacables si bien su llegada al marco rival es bastante limitada. En cuanto a los atacantes, me encantó Özil.Jugando en una posición más centrada y adelantada que en el Werder Bremen lució una velocidad y ténica individuales excelentes, actuando más que de mediapunta diría yo que de delantero directamente. También me gustó Millner, cuya voluntad es gigante y disimula algunas carencias técnicas. No tiene demasiado regate pero siempre suele conseguir lo que se propone. Su compañero Walcott jugó menos de lo esperado por lesión pero tuvo algunas pinceladas buenísimas como contra España. Agbonlahor, por su parte, no hizo prácticamente nada.

Discrepo contigo al considerar la actuación de Granero mejor que la de Jurado. Yo creo que el andaluz estuvo a un nivel bastante superior a Esteban. Jurado tiene una clase magnífica y, pese a no rendir al máximo nivel, tuvo buenas actuaciones; de hecho fue la única inspiración ofensiva española. Los medios de España estuvieron muy mal así, así como Bojan y López Caro, fatal.

Saludos