jueves, 9 de julio de 2009

Ángel Cappa: el filósofo del fútbol (I)

Hace casi 63 años nacía en Bahía Blanca Ángel Cappa, quien desarrollaría su carrera como futbolista, no fue una carrera excesivamente brillante y una grave lesión le obligaría a retirarse prematuramente. Aprovecha esta coyuntura para estudiar Filosofía y Psicología, y por supuesto, para comenzar a sacar el carnet de entrenador pero los acontecimientos se precipitarían en la Argentina de la época.


El fútbol como forma de supervivencia

En 1976 comenzaba la dictadura de Videla y por aquel entonces Ángel militaba en el peronismo de base, y formando parte de esa corriente de izquierda él se dedicaba a repartir panfletos, con el riesgo que ello significaba.
Y su vida cambiaría el día que era parado en un control militar, en el que los agentes lo reconocieron ("¡Cappa, el que jugaba al fútbol!") y lo dejaron pasar. Aquello le hizo tomar una decisión muy clara y era la de abandonar el país; la situación era insostenible y el riesgo era evidente, aquel control había sido en su Bahía Blanca natal donde era conocido por todos, como él mismo ha contado en alguna entrevista, si aquella hubiese sucedido en otro lugar quizás hoy no lo contase.
Vendió su Citroën y se exilió en España, con la idea de intentar vivir del fútbol sin olvidar su actividad política. Seguía militando y junto a otros exiliados crearon la revista Correo Argentino con el fin de denunciar las tropelías de la dictadura, pero el fútbol era su gran pasión y él deseaba trabajar en el mundo del fútbol, lo que no se podía imaginar era que en 1980 un colaborador del seleccionador argentino se iba a poner en contacto con él. Menotti necesitaba gente que siguiese a los jugadores argentinos que estaban en Europa y que siguiese a los rivales de la albiceleste, ese hombre sería Ángel Cappa.
El acuerdo se oficializó el 13 de mayo de 1980, cuando Argentina se enfrentaba a Inglaterra en un partido amistoso en Wembley, allí se vieron Cappa y César Luis Menotti, este último le perguntaría cuántas entradas quería y cómo a Cappa le parecía un abuso pedir más de una se conformó con una, a pesar de que estaba en Londres acompañado por su mujer. Así que su esposa tuvo que ver el partido en un hotel y Cappa comenzaría a trabajar ese día para la federación, que le pagaba los viajes y el hotel.

Cappa tuvo que compaginar el curso de entrenador con su nuevo trabajo, aunque su situación económica no era nada buena y seguía sin poder volver a Argentina, cosa que haría en 1981 cuando la situación se había tranquilizado. Volvió para disfrutar de un evento muy especial, un River-Boca o lo que era lo mismo "el matador" Kempes vs Maradona.
El Mundial de 1982 se acercaba y la selección argentina, que había ganado el anterior Mundial, era una de las favoritas pero no lo tendría fácil y una derrota en el partido inicial provocó que se viesen metidos en una segunda fase durísimo. El sistema de competición era un tanto peculiar, y los equipos que superaban la primera fase accedían a otra fase de grupos: 4 grupos de 3 equipos, de los que solo el primero conseguiría el pase a semifinales. Para más inri, Argentina compartía grupo con Italia y Brasil y perderían los dos partidos.
El trabajo de Cappa como "espía" no había dado resultados y es que, como el propio Ángel dice, "el fútbol es imprevisible y el 'laburo' es un dato más; todos sabemos como juega el Barcelona, ¿no?, bueno, andá y ganale entonces".
La decepción en Argentina era enorme y esa eliminación a manos de italianos y brasileños provocó la destitución de Menotti.


De la mano de Menotti

Se había acabado su trabajo en la federación argentina, pero pocos meses después recibía una llamada de Menotti que estaba a punto de firmar con el Barcelona, y que le proponía formar parte de su cuerpo técnico. Ángel -que todavía no había acabado su curso de entrenador- aceptó y se dispuso a comenzar su primera experiencia en un club, una experiencia que no duraría más de un año y que estaría plagada de luces y sombras. Ese despido por parte del Barcelona separó los caminos de Menotti, el hombre que marcaría para siempre la carrera profesional de Cappa y que le dio la oportunidad de empezar a vivir del fútbol y de disfrutar del deporte que tanto ama. Ángel Cappa obtendría su primer contrato como entrenador en Banfield (por recomendación de Menotti), un modesto club argentino que por aquel entonces militaba en Nacional B (Segunda División) y al que Cappa ascendió a Primera, pero poco después de lograr ese éxito volvía a recibir una oferta por parte de Menotti, este acababa de ser nombrado como nuevo entrenador de Boca Juniors y quería a Ángel a su lado (para trabajar en Inferiores y estar en los entrenamientos)...este dejó Banfield y se fue a Buenos Aires.


Lo que no se esperaba Cappa era que llegaría a coger los mandos de la nave. Su experiencia como entrenador era escasa, pero cuando Menotti tuvo que ser operado de urgencia no hubo más remedio que poner a un joven Ángel Cappa al frente del equipo, un equipo que acababa de terminar el torneo y estaba a punto de disputar la Liguilla. Cappa dirigió al equipo al equipo en los cuatro primeros partidos de la Liguilla, luego volvió "el Flaco". Boca se quedó a tres puntos del campeón: Rosario Central.

La experiencia en Boca se había acabado, si hace dos años Menotti y Cappa se separaban tras dejar Barcelona, ahora se separaban debido a que Menotti se disponía a fichar por el Atlético de Madrid y Cappa volvía a Banfield, donde estuvo menos de un año. Entonces ficharía por Huracán, un par de años antes ya había logrado ascender a Primera a Banfield y ahora debía hacer lo mismo con Huracán, pero no lo consiguió y dejó el cargo al termino de la temporada.

La vida volvería a unir los caminos de Ángel y César Luis en 1990, ahora en Uruguay, al frente de Peñarol. Sería la última vez que trabajaban juntos, esa última experiencia profesional conjunta duró menos de un año, ya que en el verano de 1991 Ángel Cappa cambiaría por completo su vida y su carrera profesional, era el momento de comenzar una nueva etapa tras una década aprendiendo y compartiendo vivencias con César Luis Menotti.

Próxima entrega: Ángel Cappa en España

4 comentarios:

Guille_Depor dijo...

Gran artículo compañero. Muy bien estructurado.
Un saludo

Luis Rodríguez del Teso dijo...

Grande Cappa!!

Al principio cuando lo conocí y empecé a saber de él no me gustaba en demasía, más bien poco, pero con el tiempo sus buenos comentarios me cautivaron. Ahora en el Huracán ha refrendado su buen trabajo, y espero que tenga una oportunidad en España de nuevo en el corto plazo.

Saludos Sergio.

Chechu dijo...

Hola, Sergio. A propóstio de un comentario tuyo en el blog de Pol Gustems, ¿sabes qué ligas internacionales ofrecerá Digital + la próxima temporada?

Gracias ;)

ramos dijo...

Muy grande Cappa, tambien magnifico comentarista cuando estaba en radio Marca era un crack.

Por cierto dicen que cuando acabe su contrato con Huracan (del que ya han salido varios de los cracks) el Xerez esta bastante interesado en el