sábado, 27 de junio de 2009

Nuestros verdugos son finalistas

No sirve de consuelo, pero sí es una curiosidad que las dos selecciones que eliminaron a España en este Europeo Sub-21 han llegado a la final del campeonato, todavía más curioso es que la diferencia de nivel entre Alemania, Inglaterra y España es escasa. También es curiosos que ambos sufrieron de lo lindo en semifinales, es más, Alemania no fue mejor que Italia, e Inglaterra...nos regaló un partido para el recuerdo, difícil de olvidar el Inglaterra-Suecia.

Si la primera semifinales es digna de ser recordada y de formar parte de nuestro videoteca personal...la segunda fue más de lo mismo: partido lento, con pocas ocasiones y una Italia que fue mejor en la 1ª parte ante una Alemania que cedió la iniciativa.
Si recapitulamos nos daremos cuenta de que todo lo bueno que han hecho los alemanes se reduce al partido inaugural: fueron mejores que España e hicieron un buen partido aquel día...pero dieron una pésima imagen ante una débil Finlandia y todavía no se explican cómo han ganado
este partido de semis.

En el combinado italiano vimos lo de casi siempre: la cara mala de un Balotelli apático, individualista y enfadado con el mundo...todo lo contrario que Acquafresca y Giovinco, los que
verdaderamente tiran del carro en el equipo, aunque ayer no fue suficiente la aportación de estos 2 cracks. Pero aun así la 1ª parte de Italia era esperanzadora, habían sido mejores pero no se esperaban que Beck -que hasta ahora había pasado desapercibido en la faceta ofensiva- disparase desde fuera del área y batiese a Consigli. Fue un mazazo para Italia...y para el seleccionador Casiraghi, cuyas decisiones son similares a las de López Caro: de dudoso acierto. Ya habiamos visto a Casiraghi encerrarse atrás ante Suecia sacando del campo todos los delanteros que tenía...hoy dio una nueva muestra de conservadurismo haciendo cambios como Paloschi por Acquafresca o Pisano por Marco Motta. En ningún momento se vio que Italia inquietase a Alemania...a pesar de que los alemanes cuajaron otro partido muy decepcionante: inadvertido Marko Marin por enésima vez, lamentable partido de Ozil...y Dejagah recibiendo una amarilla -que le hará perderse la final-.

Alemania con muy poquito, haciendo lo justo, se ha metido en la final, y sin duda el perdedor del Inglaterra-Suecia se lo merecía más que los alemanes, pero así es el fútbol. El fútbol es capaz de brindarnos un partido en el que Inglaterra marca 3 goles a balón parado en la 1ª mitad...igual que el Milan en la final de Estambul. Por cierto, el primer gol inglés fue en el minuto 1...igual que el Milan en la final de Estambul. Las caras de los anfitriones -Suecia- en el descanso era todo un poema, el partido estaba "perdido", los jugadores estaban hundidos anímicamante, daba la sensación de que solo un gol tempranero haría recobrar la espezanza...pero no llegó ese tanto rápido.
Pasaban los minutos y el 3-0 seguía en el marcador, e incluso Inglaterra tuvo un par de ocasiones en las botas de Walcott. Corría el minuto 67 cuando Berg veía portería, el delantero sueco batía a Hart, pero ya habían pasado casi 25 minutos de la segunda parte, parecía que llegaba un poco tarde ese gol; pero poco después Toivonen marcaba en un lanzamiento de falta y se desataba la locura, un gol más y el empate sería realidad, había que atacar hasta el final y a por ese gol se fueron los suecos con la suerte de que cuentan con el MVP del torneo: Marcus Berg, ¿quién sino iba a empatar el encuentro?
Los que habían recordado la final de Champions de Estambul habían tenido buen ojo, con una única -pero vital- diferencia: que el Liverpool igualó el partido y "mató" en los penaltis", sin embargo los penaltis hicieron llorar a los suecos. En la muerte súbita, el delantero sueco (de origen uruguayo) Guillermo Molins estrellaba el balón en el palo y Suecia decía adiós al torneo.

Posiblemente Suecia no cuente con el talento individual de otras selecciones, posiblemente tenga menos jugadores de élite...pero como equipo han sido los mejores, saben de sus debilidades, pero han peleado como los que más, la delantera Berg&Toivonen ha sido perfecta, y jugadores como Rasmus Elm, Bajrami, Bengtsson, Johansson o Wernbloom han elevado su caché. A mi me hubiera gustado ver a Suecia en la final pero serán ingleses y alemanes quienes la disputen. Y atención a las bajas de ambos: Inglaterra no tiene delanteros (sancionados Fraizer Campbell y Agbonlahor) y Alemania no tiene a su delantero titular...por si fuera poco, Inglaterra no podrá contar con su portero Joe Hart. Aun así, será un gran partido, el próximo lunes.

2 comentarios:

Pablo G. dijo...

Inglaterra, Alemania y España eran las mejores selecciones y con el mal rendimiento español se le puso en bandeja a las otras dos ser las finalistas. Saludos

CARLOS MATEOS GIL dijo...

Veo ligeramente favorita a Alemania por las bajas de Inglaterra, que tendrá unas cuantas. Además los ingleses jugaron con fuego en semifinales y ya se sabe eso de que el fútbol es un deporte que juegan ocne contra once y siempre gana Alemania (menos una vez). Un saludo
http://deparadinha.blogspot.com