martes, 23 de junio de 2009

Crónica de una muerte anunciada

Horas antes de que se disputase esta última jornada del Grupo A, ya sabiamos que las posibilidades de que España se metiese en semifinales eran infímas, casi tantas como las que tenía Estados Unidos ayer de dar la campanada en la Copa Confederaciones. No hubo suerte, no hubo milagro e Inglaterra no venció a Alemania -no caigamos en la trampa de reprochar nada a los ingleses, ¿quién no jugaría a empatar en una situación así?-.
Nos lo tenemos bien merecido, y los pinchazos ante Alemania e Inglaterra sirvieron para cavar nuestra propia tumba. España estaba obligada a ganar y esperar a que Alemania perdiese, además había que recortar la diferencia en el gol average, por lo que se debía ganar por 3 goles. Hubo alguna esperanza en el tramo final de la 1ª parte cuando Inglaterra -jugando con suplentes- empató su encuentro, pero el 1-1 no se movería, así que la 2ª parte de ambos partidos fue muy deprimente...pero además de nuestra rabia y decepción tuvimos que sufrir un último "ataque de entrenador" de López Caro (dando la nota hasta el último minuto).

Algunos nos pueden tildar de demagogos a los que criticamos de esta forma a López Caro, así que para hacer balance de las inexplicables decisiones del seleccionador echemos la vista atrás y repasemos qué ha sucedido en este Europeo Sub-21:

1) No hay esquema ni estilo definidos. Es algo que ya se pudo apreciar en el playoff de clasificación y en algún que otro partido amistoso, no había un once titular claro, tampoco el equipo ponía en práctica un juego atractivo. Los meses previos al campeonato no fueron muy esperanzadores. Sin embargo, según se fue acercando el Europeo Sub-21 la euforia colectiva y la ilusión iban en ascenso, lo cual es lógico, ya que uno mira la convocatoria de España, Alemania, Inglaterra e Italia...compara...y es cómo para ser muy optimista. Es cierto que alguno ha podido menospreciar a Inglaterra y sobre todo a Alemania, pero la plantilla y la calidad españolas estaban ahí.

2) Sigue el 4-2-3-1. En los meses previos al Europeo, López Caro había trabajado principalmente con un 4-2-3-1, aunque había bastantes dudas al respecto: Raúl García había estado irreconocible en más de una ocasión, jugadores como Piqué, Busquets y Mata acababan de dar el salto a la absoluta. Finalmente España debutó ante Alemania con algunas decisiones difíciles de comprender. La más importante es la de situar a Sisi en banda derecha (renunciando a Pedro León e incluso a Capel), la presencia del doble pivote formado por Javi Martínez y Raúl García provocó que Jurado tuviese que actuar escorado en banda izquierda...con Granero por detrás de Bojan.
A grandes rasgos, no pintaba nada mal el equipo, pero pequeños detalles como la titularidad de Sisi, el hecho de que el doble pivote quitase protagonismo a Jurado y Granero, o que Sergio Sánchez fuese titular, no convencen. Como tampoco convenció -desde el primer día- el discurso del seleccionador, que situó a Sergio Sánchez (un central) como lateral derecho en detrimento de Azpilicueta. La explicación de esto es el intento de tener mayor poderío aéreo -de ahí la presencia de Sergio S. en el once-...lo que no entiendo todavía es porqué se le tenía miedo al juego aéreo alemán, ¿sería por la altura de Marin?, ¿por la de Ozil?, ¿quizás por la de Castro, Aogo, Dejagah o Beck? ¿Tan altos eran los alemanes como para meter a Sergio Sánchez y renunciar a un lateral ofensivo y con buena salida de balón como es Azpilicueta?

3) Falta de reacción. No tardamos en darnos cuenta de que las cosas no iban bien ante Alemania y que en el descanso íbamos empate a 0...y gracias. Se supone que ante esa situación, había que tomar alguna decisión, quizás meter un segundo delantero, buscar el desborde con Capel...o apostar por el talento de Pedro León.
Pues nada de eso, Capel entró tan solo a falta de 20 minutos, ¡Xisco entró a falta de 9 minutos!, ¡y Pedro León jugó 3 minutos!

4) Una nueva oportunidad. España tenía la oportunidad de resarcirse el jueves, ante Inglaterra, una victoria y el pase a semifinales estaría casi en las manos. Los ingleses habían ganado por la mínima ante Finlandia en un partido muy malo por su parte, sin embargo Inglaterra pasaría de ser inferior durante buena parte de su encuentro ante Finlandia a sentirse cómoda ante España.
López Caro desechó su 4-2-3-1...para jugar con algo así como un 4-4-2, que no me atrevería a asegurar que efectivamente era un 4-4-2. Por si no teniamos suficiente con el doble pivote Javi Martínez-Raúl García...López Caro mete a Mario Suárez junto a ellos, con esto no se consigue nada, J. Martínez acabaría jugando como interior derecho, casi como volante, y su aportación al igual que la de Mario y Raúl García sería nula, totalmente anulados por la fuerza y "destrucción" de Muamba y la calidad de Noble. Este se convierte, sin discusión alguna, en el experimento más extraño del seleccionador.

5) Parejita de centrales. Está claro que algo no funciona como debería cuando vemos que Sergio Asenjo es el mejor del equipo, también está claro que algo ha fallado cuando vemos que a lo largo de estos 3 partidos han pasado por el campo 3 parejas de centrales distintas. Marc Torrejón ha sido indiscutible -de lo poco salvable de nuestra selección, junto a Asenjo- pero por su vera han pasado Chico, Javi García y Marcano. Ahora que ha hecho 3 probaturas supongo que López Caro habrá llegado a alguna conclusión al respecto...lástima que no juguemos unas semifinales para que veamos qué pareja de centrales le ha convencido, aunque pensándolo bien, unas semifinales quizás le hubieran servido para probar una 4ª pareja de centrales...o aun mejor, para quitar a nuestro mejor central (Torrejón) y probar con otra gente.

6) ¿Y Granero?, ¿y Pedro León?, ¿y Capel? Se veía un muy buen ambiente en el grupo que viajó a Suecia, teniamos la impresión de que eran un grupo de jóvenes amigos que disfrutaban jugando al fútbol, pero a lo largo del torneo hemos visto cómo la apatía se apoderaba de los nuestros y sobre todo veíamos como algunos caían en el ostracismo.
¿Qué implica un trivote Javi M.-Mario-Raúl García?, pues entre otras cosas implica que se queden en el banquillo ¡Granero, Pedro León y Capel!
No sé si es peor empezar con estos 3 en el banquillo...o que ni siquiera en la 2ª parte pisen el campo Esteban Granero y Pedro León...perdón, Pedro sí pisó el campo, y jugó la friolera de 10 minutos. Después de 3 minutos de la basura ante Alemania le tocaron 10 minutos ante Inglaterra...en progresión para obtener la titularidad en el último partido. Último bandazo -o penúltimo- del seleccionador, que coloca a Pedro León, Jurado y Granero en una línea de tres -¡por fin!- por detrás de Xisco. Este partido ante Finlandia ya sabiamos que era casi intrascendente, aun así sirvió para disfrutar viendo a Granero y Pedro León, almas del equipo y que como no podía ser de otra forma fueron los mejores del equipo...quizás por ello López Caro tomó la decisión de hacerse notar por última vez -esperemos que sea la última vez- y ¡sustituyó a sus dos mejores futbolistas!

1 comentario:

Pol Gustems dijo...

Es una pena el desarollo de este sub 21 con el potencial de jugadores que se tenía. No puedo entrar a cuestionar tus argumentos porque he visto muy poco. Además, me parecen todos muy acertados, así que me los interiorizo.

Saludos!!